EL RE­NA­CER DE LOS HA­BI­TAN­TES DE TRU­JI­LLO, VA­LLE DEL CAU­CA

En­tre 1986 y 1994, es­ta po­bla­ción y sus ve­re­das fue­ron víc­ti­mas de ma­sa­cres y des­apa­ri­cio­nes sis­te­má­ti­cas

Publimetro Barranquilla - - PORTADA - ES­PE­RAN­ZA ARIAS

Una le­ve ne­bli­na ba­ja de la cor­di­lle­ra oc­ci­den­tal y vie­ne acom­pa­ña­da por pe­que­ñas go­tas de llu­via. En el par­que prin­ci­pal hay po­cas per­so­nas. Leen, ha­blan por ce­lu­lar y ca­mi­nan. Son ne­ce­sa­rios so­lo un par de mi­nu­tos en ese lu­gar pa­ra sa­ber que Tru­ji­llo es un pue­blo tran­qui­lo.

Aun­que no siem­pre fue así. So­lo los jó­ve­nes han po­di­do dis­fru­tar de es­te nue­vo Tru­ji­llo, por­que en la me­mo­ria de los más gran­des hay re­cuer­dos que qui­sie­ran bo­rrar, co­mo aque­lla dé­ca­da en la que por sus ca­lles so­lo co­rrían no­ti­cias de ase­si­na­tos, se­cues­tros, tor­tu­ras y des­apa­ri­cio­nes.

En­tre 1986 y 1994, el pue­blo se con­vir­tió en el pun­to de con­cen­tra­ción de va­rios gru­pos ar­ma­dos y con ellos lle­gó la des­gra­cia. Pri­me­ro apa­re­ció el Eln y lue­go los pa­ra­mi­li­ta­res. Pe­ro el Ejér­ci­to, se­gún sus ha­bi­tan­tes y re­por­tes ofi­cia­les, tam­bién fue un ac­tor de la vio­len­cia.

Pa­ra 1995, la po­bla­ción llo­ra­ba a 342 víc­ti­mas. Eran pa­dres, hi­jos y ami­gos que nun­ca vol­vie­ron a ver. Ni vi­vos ni muer­tos.

En su me­mo­ria, los po­bla­do­res de Tru­ji­llo le­van­ta­ron un mo­nu­men­to que se pue­de ver a lo le­jos. Ubi­ca­do en una de las mon­ta­ñas que ro­dean a la po­bla­ción, al­za­ron pa­re­des en for­ma de es­ca­lo­nes y en es­tas es­cri­bie­ron los nom­bres de sus se­res que­ri­dos, acom­pa­ñan­do ca­da lá­pi­da con una es­cul­tu­ra que los re­pre­sen­ta­ra.

En la ci­ma del par­que Mo­nu­men­to se pue­de mi­rar ha­cia aba­jo, ha­cia los es­ca­lo­nes, y leer la fra­se: “En la vio­len­cia la lu­cha per­sis­te. En la im­pu­ni­dad aún re­sis­te y hoy la me­mo­ria es vi­da”.

Aun­que que­da­ron re­za­gos de la vio­len­cia des­pués de los años no­ven­ta, en Tru­ji­llo no han vuel­to a ha­blar de ase­si­na­tos des­de 2012. En es­tos úl­ti­mos años, la ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes de las ve­re­das de­ci­die­ron vol­ver a sus fin­cas pa­ra se­guir tra­ba­jan­do y ol­vi­dar aque­lla épo­ca de te­rror.

El me­jor ejem­plo ocu­rrió en La So­no­ra, una de las ve­re­das de la po­bla­ción, en la que mu­chos cam­pe­si­nos acu­die­ron a la Uni­dad de Res­ti­tu­ción de Tie­rras pa­ra que les de­vol­vie­ran aque­llas tie­rras que al­gu­na vez les qui­tó la vio­len­cia.

Je­sús Ar­nol­do Va­len­cia, Wil­son Ra­mí­rez y José Ma­nuel Or­te­ga son tres de los cua­tro be­ne­fi­cia­rios de la Uni­dad de Res­ti­tu­ción, quie­nes des­pués de un lar­go pro­ce­so lo­gra­ron re­gre­sar a Pla­ya Ri­ca, el ca­se­río don­de siem­pre tu­vie­ron sus fin­cas. No son her­ma­nos, ni si­quie­ra fa­mi­lia­res le­ja­nos, pe­ro com­par­ten una his­to­ria que los une.

Ellos y sus fa­mi­lias tu­vie­ron que sa­lir en 2004 des­pués de ser ame­na­za­dos de muer­te por los pa­ra­mi­li­ta­res. Pe­ro an­tes, en la dé­ca­da an­te­rior, les des­apa­re­cie­ron a sus pa­dres y her­ma­nos.

En 2004, cuan­do fue­ron des­pla­za­dos, el blo­que Ca­li­ma de las Auc, co­man­da­do por alias el Cu­ra, lle­gó a la ca­sa de Je­sús Ar­nol­do, lo ata­ron de ma­nos y pies y lo arras­tra­ron por las mon­ta­ñas has­ta lle­gar a una ca­sa don­de te­nían a otros cam­pe­si­nos. To­dos eran acu­sa­dos de ser co­la­bo­ra­do­res de la gue­rri­lla. Ar­nol­do cuen­ta que du­ran­te to­do un día fue tor­tu­ra­do con dis­pa­ros cer­ca de sus oí­dos, pe­ro al fi­nal fue de­ja­do en li­ber­tad.

La es­po­sa de Wil­son Ra­mí­rez, que era per­so­ne­ra del pue­blo, fue has­ta el si­tio don­de su ve­cino es­ta­ba pa­ra pe­dir que lo sol­ta­ran. Am­bos sa­lie­ron de ahí con vi­da, pe­ro al día si­guien­te lle­gó un pan­fle­to a sus ca­sas, en el que les ase­gu­ra­ban que los ma­ta­rían si no se iban del lu­gar.

“Aquí, el que lle­ga­ba con las ar­mas man­da­ba”, di­jo Wil­son al re­cor­dar aquel día en que le to­có ir­se con to­da su fa­mi­lia a Bo­lí­var.

El re­torno

En 2013, des­pués de co­no­cer la Ley de Víc­ti­mas y Res­ti­tu­ción de Tie­rras, em­pe­zó el pro­ce­so de res­ti­tu­ción de es­tas fa­mi­lias, quie­nes via­ja­ron has­ta Ca­li pa­ra con­tar su ca­so. Des­pués de va­rios jui­cios en los que tu­vie­ron que pre­sen­tar a tes­ti­gos que con­fir­ma­ran los he­chos vio­len­tos que los vic­ti­mi­za­ron, en 2016 un juez fa­lló a su fa­vor y en 2017, por pri­me­ra vez, el Go­bierno les hi­zo el pri­mer des­em­bol­so pa­ra que em­pe­za­ran a desa­rro­llar sus pro­yec­tos pro­duc­ti­vos.

Hoy, Ar­nol­do, Wil­son y Ma­nuel tie­nen cul­ti­vos de ca­fé, pi­men­to­nes y plá­ta­nos, en 49 hec­tá­reas que es­tán a nom­bre de sus fa­mi­lias.

“No­so­tros fui­mos, hi­ci­mos la de­cla­ra­ción, nos vi­si­ta­ron, vie­ron las con­di­cio­nes en las que es­tá­ba­mos y lue­go nos avi­sa­ron que ya ha­bía sa­li­do el fallo”, ma­ni­fes­tó Ar­nol­do.

Wil­son agre­gó que no so­lo se des­pla­za­ron una vez: “Nos to­có por 15 días, un mes, dos me­ses. El des­pla­za­mien­to más lar­go fue el de dos años y fue el úl­ti­mo. Al­gu­nas ve­ces nos re­fu­gia­mos en Tru­ji­llo, en Bo­lí­var, otras ve­ces en Me­de­llín”.

Aho­ra las cua­tro fa­mi­lias vi­ven jun­tas en ese pe­que­ño ca­se­río que de­ci­die­ron lla­mar Pla­ya Ri­ca y jun­to con otras víc­ti­mas crea­ron una coope­ra­ti­va con la que abri­rán una fá­bri­ca de ca­fé pa­ra ex­por­tar el me­jor grano: “Se lla­ma­rá Ca­fé La So­no­ra, el más bueno has­ta aho­ra”.

Y, aun­que no sa­ben si se­rá el me­jor o si es­to les da­rá pa­ra vi­vir dig­na y tran­qui­la­men­te, es­tos tres hom­bres sa­ben que la vio­len­cia ja­más se­rá el ca­mino.

“El ‘co­co’ en Tru­ji­llo era un ca­rro blan­co. Siem­pre que apa­re­cía uno sa­bía que al­guien iba a des­apa­re­cer” Cam­pe­sino de Tru­ji­llo, Va­lle

|JUAN PA­BLO PINO - PU­BLI­ME­TRO

342

Víc­ti­mas hu­bo en Tru­ji­llo, en­tre 1988 y 1994

Fa­mi­lias fue­ron be­ne­fi­cia­rias del pro­gra­ma de Res­ti­tu­ción de Tie­rras

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.