“Mi mú­si­ca mue­ve a la gen­te” ANÍ­BAL VELÁSQUEZ

Publimetro Barranquilla - - BARRANQUILLA -

‘El rey de la gua­ra­cha’ es­tre­na es­te lu­nes 16 de abril, en Te­le­ca­ri­be, una se­rie que con­ta­rá la his­to­ria de sus éxi­tos, co­mo Ali­cia la fla­ca y La bru­ji­ta

Lu­cien­do sombrero de ala an­cha, bi­go­te, ca­mi­sas con es­tam­pa­dos lla­ma­ti­vos, seis ta­tua­jes y una se­duc­to­ra son­ri­sa que des­te­lla con sus cua­tro dien­tes de oro, el can­tan­te Aní­bal ‘Sen­sa­ción’ Velásquez pre­sen­tó en Ba­rran­qui­lla la se­rie de 20 ca­pí­tu­los que con­ta­rá la his­to­ria de su vi­da en Te­le­ca­ri­be.

La se­rie mos­tra­rá las an­dan­zas, aven­tu­ras y tra­ge­dias que ro­dea­ron al can­tan­te ba­rran­qui­lle­ro, com­po­si­tor e in­tér­pre­te del acor­deón, que si­gue com­pla­cien­do a su pú­bli­co con te­mas in­sig­nes del fol­clor co­mo Las mu­je­res to­das, me gus­tan, me gus­tan; Ali­cia la fla­ca; La bru­ji­ta; Fal­tan cin­co pa’ las do­ce; Be­si­tos del co­ra­zón y mu­chas más.

A sus 81 años, el mú­si­co ha­bló con PU­BLI­ME­TRO so­bre es­te re­to que asu­me co­mo ar­tis­ta y co­mo ac­tor an­te sus se­gui­do­res, quie­nes ad­mi­ran su mú­si­ca.

¿Có­mo pue­de des­cri­bir la se­rie que con­ta­rá la his­to­ria de su vi­da?

Mi his­to­ria no tie­ne gran­des es­cán­da­los con mu­je­res ni que sa­lí de pe­lea, ni que le pe­gué un ti­ro a ‘fu­lano de tal’, co­mo se ve en va­rias no­ve­las, que no son un buen ejem­plo pa­ra los ni­ños. En la se­rie van a po­der ver lo que es crear mú­si­ca y la his­to­ria de dos her­ma­nos que han lu­cha­do du­ran­te to­da su vi­da. Eso me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so, por­que hay no­ve­las que no de­be­rían trans­mi­tir por su vio­len­cia, no son ap­tas pa­ra los ni­ños. Por eso, creo que es­ta se­rie mos­tra­rá co­sas ale­gres, que pue­de ver to­da la fa­mi­lia.

¿Que­dó sa­tis­fe­cho con la ac­tua­ción de Je­ró­ni­mo Can­ti­llo?

Lo veo bien. El mu­cha­cho lo ha­ce muy bien. Tie­ne bas­tan­te pa­re­ci­do a mí cuan­do es­ta­ba más jo­ven, por­que si­go sien­do jo­ven aún (ri­sas), por­que to­da­vía me sien­to bo­ni­to (ri­sas). Va­mos a ver có­mo si­gue en la se­rie. Vien­do la no­ve­la, creo que va a ca­lar muy bien el mu­cha­cho. Yo par­ti­ci­po al fi­nal de la se­rie.

¿Le gus­tó es­tar fren­te a las cá­ma­ras?

Es­ta­ba acos­tum­bra­do a las cá­ma­ras (ri­sas). Ten­go una ex­pe­rien­cia gran­dí­si­ma. En Ve­ne­zue­la tra­ba­jé con las cá­ma­ras en el Ca­nal 2, el Ca­nal 4, en el Ca­nal 8 y tam­bién acá en Co­lom­bia. Ten­go una ex­pe­rien­cia muy ché­ve­re en cá­ma­ras y es­pe­ro se­guir. Es que yo co­mo can­tan­te soy ac­tor, por­que con la mú­si­ca se sien­te de to­do (ri­sas). Can­tan­do y to­can­do ac­túo, y así me gano al pú­bli­co, char­lo con ellos y siem­pre es­toy ac­tuan­do.

¿Cuál es el se­cre­to que tie­ne Aní­bal Velásquez pa­ra con­quis­tar a su pú­bli­co?

Ten­go lo que lla­mo un ‘su­cun­dú’, por­que el sa­bor y las no­tas mu­si­ca­les que in­ter­pre­to, con­ta­gian a la gen­te. No sé, ten­go ese don gra­cias al gran po­der de Dios por­que mi mú­si­ca mue­ve a la gen­te y ese es mi se­cre­to.

¿Có­mo lle­gó la mú­si­ca a su vi­da?

Na­cí en San Pa­chi­to, en la

Vía 40. Allá, mi pa­dre te­nía una tien­da gran­dí­si­ma, lue­go la ven­dió y nos mu­da­mos a Re­bo­lo, el ba­rrio don­de me críe. Allí co­no­cí a Nel­son Pi­ne­do, gran ar­tis­ta tam­bién, que en paz des­can­se, cuan­do éra­mos unos mu­cha­chos y me de­cía: “Yo ten­go un can­cio­ne­ro aquí”, y me co­men­ta­ba que se iba pa­ra Cu­ba, y mien­tras tan­to yo to­ca­ba una dul­zai­na y mi her­mano gol­pea­ba un po­te, y el otro her­mano ras­ca­ba un ra­ya­dor con un te­ne­dor y for­má­ba­mos la re­co­cha. En ese en­ton­ces, los ve­ci­nos se iban amon­to­nan­do, y así fue co­mo la mú­si­ca fue en­tran­do a mi vi­da.

¿Có­mo co­men­zó a in­ter­pre­tar el acor­deón?

Co­men­za­ba a to­car mis pri­me­ros ‘so­nes de sa­po’ con el acor­deón de un her­mano, has­ta que un día me aga­rró con las ma­nos en la ma­sa, en­ton­ces me di­jo que me en­se­ña­ba y me dio las pri­me­ras cla­ses. No co­mía ni al­mor­za­ba, por­que es­ta­ba en­fer­mo por el acor­deón. He si­do mú­si­co des­de los ocho años. To­ma­ba dos pa­los, los ra­ja­ba en el pi­so y eso so­na­ba co­mo mú­si­ca, y sa­ca­ba te­mas co­mo La cu­ca­re­ca o La pi­ña ma­du­ra, y así se me fue me­tien­do la mú­si­ca. Des­pués, con el pen­sa­mien­to, desa­rro­llé una can­ti­dad de gé­ne­ros con una di­gi­ta­ción dis­tin­ta en el acor­deón.

¿Cuál es el pri­mer éxi­to mu­si­cal que re­cuer­da?

Mi pri­mer éxi­to mu­si­cal fue Gua­cha­ra en Es­pa­ña, que fue el que me sa­có al rue­do y des­pués gra­bé Ali­cia la fla­ca, cu­ya le­tra es de mi her­mano José, El tur­co pe­rro, La bru­ji­ta, y to­da­vía estamos tra­ba­jan­do, sa­can­do nú­me­ros nue­vos, es­cri­bien­do y gra­ban­do. En mi ca­sa ten­go un es­tu­dio de gra­ba­ción pa­ra gra­bar mis pro­pios dis­cos.

¿Có­mo lo ha re­ci­bi­do el pú­bli­co in­ter­na­cio­nal?

Es­tu­vi­mos en Eu­ro­pa, don­de fui­mos un éxi­to, y en Youtu­be es­tán las pre­sen­ta­cio­nes en don­de se ve a los fran­ce­ses ‘ti­ran­do pa­se’. El 5 de ma­yo va­mos pa­ra Mon­te­rrey, Mé­xi­co, con el fa­vor de Dios. Es­pe­ra­mos que es­tas pre­sen­ta­cio­nes sean un éxi­to, por­que en Mé­xi­co siem­pre me tra­tan con mu­cho ca­ri­ño. Allá no es que bai­len mu­cho, sino que me es­pe­ran de pie con unos car­te­les y, cuan­do em­pie­zo la es­tro­fa de una can­ción, ellos la can­tan.

La gen­te es­pe­cu­la mu­cho so­bre el nú­me­ro de hi­jos de que tie­ne. ¿Es cier­to que ha en­gen­dra­do cincuenta hi­jos, co­mo ase­gu­ran por ahí?

Voy a con­fe­sar có­mo es la co­sa. Cuan­do la gen­te me pre­gun­ta cuán­tos hi­jos ten­go, yo di­go: 100. Y cuan­do otro me pre­gun­ta, le di­go: 58, por de­cir al­go. La gen­te cree que la vai­na es en se­rio ¿pe­ro real­men­te creen que un hom­bre pue­de te­ner 100 hi­jos?, eso no pue­de ser (ri­sas). La gen­te exa­ge­ra mu­cho. Le­gal­men­te ten­go 23 hi­jos, que siem­pre es al­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.