Ater­cio­pe­la­dos le dio Play a lo que se­rá su nue­vo dis­co

Y pa­ra fi­na­les de ma­yo, la ban­da pla­nea el lan­za­mien­to de su pró­xi­mo ál­bum LA EDUCACIÓN CAM­BIÓ

Publimetro Barranquilla - - SECCIÓN / SUBSECCIÓN - MAU­RI­CIO BA­RRAN­TES @MAURICIOBCH LIZETH CA­DE­NA

¿Có­mo se pue­de en­se­ñar hoy? ¿Po­de­mos lla­mar a lis­tas? ¿Po­de­mos pe­dir de me­mo­ria un tex­to? ¿Evi­ta­mos el uso de los ce­lu­la­res en las cla­ses? El sis­te­ma edu­ca­ti­vo uni­ver­si­ta­rio tie­ne va­rios pro­ble­mas: ha­ce pen­sar que hay es­tu­dian­tes ma­los, cuan­do en reali­dad hay me­to­do­lo­gías que no se adap­tan a ca­da per­so­na; se enal­te­ce a un profesor que tie­ne pu­bli­ca­cio­nes en re­vis­tas in­de­xa­das, pe­ro se ol­vi­da eva­luar si sus es­tu­dian­tes es­tán apren­dien­do o se duer­men en cla­se; y la ri­gi­dez de mu­chas uni­ver­si­da­des evi­ta que sea el es­tu­dian­te el que de­ci­da qué quie­re apren­der, có­mo y en qué mo­men­to.

Por for­tu­na, los pro­fe­so­res ya no son los due­ños de la ver­dad, la educación es ca­da vez más ho­ri­zon­tal gra­cias a que la tec­no­lo­gía y los sa­lo­nes de cla­se, vir­tua­les o pre­sen­cia­les, que sir­ven de escenario de de­ba­te en­tre es­tu­dian­tes y pro­fe­so­res, sin je­rar­quías y sin mie­dos. Allí, los ce­lu­la­res y las re­des so­cia­les no son los enemi­gos a ven­cer, sino las herramientas a uti­li­zar pa­ra que el pro­ce­so de apren­di­za­je sea más com­ple­to y se adap­te a la for­ma de con­su­mir con­te­ni­dos que se tie­ne hoy. Cla­ro, la bue­na en­se­ñan­za sa­be equi­li­brar de ma­ne­ra jus­ta las po­si­bi­li­da­des de lo tec­no­ló­gi­co, con los re­cur­sos de la ex­pe­rien­cia fue­ra del au­la.

Ade­más, una bue­na educación per­mi­te que los es­tu­dian­tes en­tien­dan que to­do en la vi­da no es tra­ba­jar, que tie­nen que des­ti­nar un buen tiem­po al bie­nes­tar, a des­can­sar, a reír, a ha­cer de­por­te, a bai­lar, a com­par­tir con los ami­gos; y así, en me­dio de una con­ver­sa­ción, de una fies­ta, de un día al ai­re li­bre pue­dan pen­sar en nue­vas ideas que pro­mue­van su crea­ti­vi­dad. Las uni­ver­si­da­des de hoy tie­nen que dar­les la su­fi­cien­te li­ber­tad a los es­tu­dian­tes pa­ra que ellos de­ci­dan ir a cla­se por pa­sión y no por una no­ta; a tra­ba­jar por­que quie­ren ser fe­li­ces y no por­que bus­can so­lo ga­nar di­ne­ro; y tam­bién, a po­ner­se lí­mi­tes cuan­do es ne­ce­sa­rio y de­ban de­ci­dir por el bie­nes­tar co­lec­ti­vo y no in­di­vi­dual.

Pe­ro tam­bién la educación es la res­pon­sa­ble de crear ciu­da­da­nos crí­ti­cos, que no co­man cuen­to de las men­ti­ras de los me­dios, de las ór­de­nes de los cí­ni­cos y de las pro­me­sas de los po­lí­ti­cos. Los es­tu­dian­tes tie­nen que sa­ber cuán­do al­zar la voz pa­ra de­cir que al­go es­tá mal, que es in­jus­to y que no pue­de se­guir así. Tie­nen que ser el cam­bio por­que son una ge­ne­ra­ción que en­tien­de la diferencia de co­lo­res, ra­zas, orí­ge­nes y opor­tu­ni­da­des, y así lo­gran ser in­clu­yen­tes pa­ra cons­truir una me­jor so­cie­dad. Ellos, los que un día re­em­pla­za­rán a los co­rrup­tos que aún se eli­gen en el escenario po­lí­ti­co, se­rán je­fes, di­ri­gen­tes, em­pre­sa­rios y pro­fe­so­res que ten­drán una vi­sión dis­tin­ta so­bre los te­mas am­bien­ta­les, cul­tu­ra­les y so­cia­les.

La educación cam­bió, y fue­ron los es­tu­dian­tes los pri­me­ros en en­ten­der­lo. Aho­ra, las uni­ver­si­da­des ten­drán que de­jar de pen­sar tan­to en los ran­kings y en su ego co­mo ins­ti­tu­cio­nes, pa­ra em­pe­zar a de­mos­trar­le al es­tu­dian­te por qué la ‘pla­ti­ca’ que es­tá in­vir­tien­do no se es­tá per­dien­do y que, más que em­pre­sas, son ins­ti­tu­cio­nes que bus­can for­mar me­jo­res ciu­da­da­nos, capaces de ser crí­ti­cos con el pre­sen­te pa­ra po­der un cons­truir un país más jus­to y equi­ta­ti­vo en los pró­xi­mos años. Lue­go de al­gu­nos años sin sa­car al mer­ca­do can­cio­nes iné­di­tas, Ater­cio­pe­la­dos vuel­ve al escenario mu­si­cal con Play, el ade­lan­to de su pró­xi­ma pro­duc­ción dis­co­grá­fi­ca.

La can­ción, que des­de hoy po­drá ser es­cu­cha­da en las di­fe­ren­tes pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, ex­pli­ca en su tí­tu­lo lo que Héc­tor Bui­tra­go y An­drea Eche­ve­rri bus­can de­cir con es­te te­ma.

Y es que la pa­la­bra play tie­ne va­rios sig­ni­fi­ca­dos: play, co­mo ju­gar o to­car un ins­tru­men­to, y play, co­mo aque­llo que es­tá mo­da.

La can­ción, com­pues­ta por An­drea, re­fle­ja los pen­sa­mien­tos de la ban­da so­bre la in­dus­tria mu­si­cal. Y es que, pa­ra ellos, la mú­si­ca de­be ser co­mo un jue­go y he­cha con gus­to, más allá de pen­sar en su éxi­to co­mer­cial, si va a ven­der mu­cho o po­co, o si va a ser nú­me­ro uno de los lis­ta­dos.

“Play ha­bla de la mú­si­ca co­mo ale­gría, bai­le, com­pa­ñía, más allá de ser crea­da pa­ra fi­nes eco­nó­mi­cos”, le con­tó Héc­tor Bui­tra­go a PU­BLI­ME­TRO.

En es­ta oca­sión, la agru­pa­ción no re­gre­sa so­la, pues Play cuen­ta con la co­la­bo­ra­ción de la chi­le­na Ana Ti­joux, co­no­ci­da por su apues­ta de rap so­cial, y tam­bién por otras co­la­bo­ra­cio­nes exi­to­sas con ar­tis­tas co­mo Ju­lie­ta Ve­ne­gas y Jor­ge Drex­ler.

Pe­ro eso no es to­do. La pro­duc­ción de es­te te­ma con­tó con un pe­so pe­sa­do de la mú­si­ca co­mo Ca­cho­rro Ló­pez: “Es una can­ción fu­tu­ris­ta en su so­ni­do, por­que mez­cla los com­po­nen­tes que ya to­dos co­no­cen de los ‘Ater­cio’, pe­ro agre­ga gé­ne­ros co­mo el pop y la elec­tró­ni­ca, tan es­cu­cha­dos por es­ta épo­ca”.

Jus­to 10 años des­pués de ha­ber lan­za­do Río, su sép­ti­mo ál­bum de es­tu­dio, Ater­cio­pe­la­dos da­rá a co­no­cer su nue­vo dis­co, con can­cio­nes iné­di­tas que re­fle­jan lo que ha pa­sa­do con ellos en es­te tiem­po, sus cam­bios de pen­sa­mien­to y una evo­lu­ción en su so­ni­do.

La crea­ción de es­te dis­co ya se en­cuen­tra en su fa­se fi­nal, en la mas­te­ri­za­ción en Los Án­ge­les.

Héc­tor tam­bién le con­tó a PU­BLI­ME­TRO que vie­nen tra­ba­jan­do en es­te ál­bum des­de agos­to del año pa­sa­do. Su lan­za­mien­to se tie­ne pla­nea­do pa­ra ma­yo de es­te 2018.

“La ri­gi­dez de mu­chas uni­ver­si­da­des evi­ta que sea el es­tu­dian­te el que de­ci­da qué quie­re apren­der, có­mo y en qué mo­men­to” “Siem­pre he­mos visto la mú­si­ca co­mo un pa­sa­tiem­po, aun­que eso no quie­re de­cir que no la to­me­mos con se­rie­dad. Por el con­tra­rio, sig­ni­fi­ca que la ve­mos con amor y pa­sión, más allá de que­rer lu­crar­nos con ella” Héc­tor Bui­tra­go

|CORTESÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.