Los más pi­los del país son de un co­le­gio en Ciu­dad Bo­lí­var

Publimetro Cali - - NUESTRO ANIVERSARIO -

Alejandra Díaz Gon­zá­lez: pri­mer pues­to en el Ic­fes 2012 y be­ca­da en la Uni­ver­si­dad de Los An­des, en Cien­cias Po­lí­ti­cas. In­grid Gó­mez Guar­gua­tí: in­ge­nie­ra quí­mi­ca de la Uni­ver­si­dad In­dus­trial de San­tan­der, ob­tu­vo un pun­ta­je de 107 en ma­te­má­ti­cas en la prue­ba Ic­fes. Mi­chael In­fan­te: se pre­sen­tó dos ve­ces a la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal para estudiar Me­di­ci­na y pa­só las dos ve­ces, ini­cia el pró­xi­mo se­mes­tre. Ca­mi­la Mo­reno, una de las me­jo­res de su sa­lón, y una ‘du­ra’ en ma­te­má­ti­cas y fí­si­ca, quie­re estudiar Me­di­ci­na en Los An­des.

Es­tos jóvenes ha­cen par­te del Ins­ti­tu­to San Pa­blo Após­tol (Is­pa), que tie­ne co­mo fi­lo­so­fía no ser un co­le­gio más, sino del que se gra­dúan los me­jo­res del país. Co­mo el ca­so de Wi­lais Quin­te­ro, li­cen­cia­do en Es­pa­ñol e In­glés, egre­sa­do y aho­ra do­cen­te del Is­pa: “Des­de muy pe­que­ños nos men­ta­li­zan y nos pre­pa­ran para en­trar a una uni­ver­si­dad y si es pú­bli­ca, me­jor. Cuan­do es­tu­dia­ba en Is­pa veía a los pro­fe­so­res que le en­tre­ga­ban mucho al co­le­gio y por eso me atra­jo la do­cen­cia; me pre­sen­té a la Pe­da­gó­gi­ca y pa­sé. Lue­go se dio la po­si­bi­li­dad de en­se­ñar en el co­le­gio, una opor­tu­ni­dad que, des­pués de sie­te años, agra­dez­co, ade­más por­que es­ta es mi for­ma de re­tri­buir to­do lo que hi­cie­ron por mí”.

Wi­lais es un ‘pro­fe al­ter­na­ti­vo’, di­rían las ma­más, pe­ro en el sa­lón de cla­se le di­cen ‘Bo­ni­ce’. “Me en­can­ta mi nom­bre y mis es­tu­dian­tes siem­pre me di­cen: ‘Pro­fe, Bo­ni­ce a 200’. Me río por­que son pe­la­dos ché­ve­res, in­te­li­gen­tes y ha­cen par­te de una co­mu­ni­dad que pue­de ge­ne­rar cam­bios en el país”.

Y es que, pre­ci­sa­men­te, el Is­pa, fun­da­do ha­ce 40 años por el pa­dre Isaías Gue­rre­ro, es una co­mu­ni­dad que pre­pa­ra a los más pi­los del país sin pe­dir un so­lo pe­so. Es­te co­le­gio no tie­ne uni­for­mes ni pen­sión ni ma­trí­cu­las; no ha­cen ba­za­res o al­gún ti­po de re­co­lec­ta, sim­ple­men­te se sos­tie­nen con los tra­ba­jos de im­pre­sión di­gi­tal, con­fec­ción, fa­bri­ca­ción de to­mas de co­rrien­te, ca­chu­chas, im­pre­sión 3D e im­pre­sión en ma­de­ra. Tie­nen su pro­pia in­dus­tria.

“Una edu­ca­ción es más com­ple­ta cuan­do un jo­ven tie­ne con qué de­fen­der­se”, di­ce el pa­dre Gue­rre­ro, mien­tras ca­mi­na por la pe­que­ña huerta que tie­ne el co­le­gio, la mis­ma que sir­ve de ta­ller para los más pe­que­ños y la que da co­se­cha de ha­bas, maíz y ar­ve­ja para re­par­tir­las en­tre los em­plea­dos. Con ca­si 90 años en­ci­ma, el pa­dre conoce al de­re­cho y al re­vés to­do lo que ha­cen sus es­tu­dian­tes, y es­tá con­ven­ci­do de que apren­der a ha­cer al­go es bá­si­co. Eso sí, pre­fie­re no ro­bar­se el pro­ta­go­nis­mo y re­vi­sar la huerta o ca­mi­nar por el co­le­gio, “es me­jor que ha­ble con los es­tu­dian­tes, ellos son la cara de Is­pa”, ase­gu­ra.

El nue­vo on­ce

Ca­mi­la Mo­reno, ‘la du­ra’ en fí­si­ca y ma­te­má­ti­cas, es una adic­ta a las se­ries que se de­ja ro­bar los sus­pi­ros por In­fan­te, al­guien que le gus­ta y que so­lo ella sa­be quién es. Sin em­bar­go, Ca­mi­la tie­ne cla­ro que quie­re ser la me­jor y ga­nar­se una be­ca en Los An­des o en la Na­cio­nal para estudiar Me­di­ci­na. Ese es su sue­ño.

Ca­mi­la Mo­reno y Es­te­ban Les­mes ha­cen par­te del nue­vo on­ce: “Lo que pa­sa es que a mi­tad de año, el on­ce que es­tá en cur­so pre­sen­ta el Ic­fes y el exa­men de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal. A par­tir de ese mo­men­to, no­so­tros, los que es­ta­mos en dé­ci­mo, nos con­ver­ti­mos en el nue­vo on­ce, así que pa­sa­mos a ver te­mas de on­ce”.

“Du­ra­mos seis años pre­pa­rán­do­nos para los exá­me­nes, no so­lo un año. Des­de sex­to, em­pe­za­mos a estudiar”, di­ce Es­te­ban, quien ade­más to­ca la ba­te­ría, los bon­gos y el triángulo en la or­ques­ta del co­le­gio. Y co­mo si no le bas­ta­ra, apren­de de elec­tri­ci­dad y me­cá­ni­ca en los ta­lle­res que dic­tan du­ran­te la jor­na­da es­co­lar. Ade­más, es pi­lo en ma­te­má­ti­cas, quí­mi­ca y es­pa­ñol.

Por el mis­mo ca­mino va Mi­chael, quien to­ca el sa­xo­fón al­to y ter­mi­nó el co­le­gio ha­ce unos me­ses, pe­ro quie­re tan­to al Is­pa que va to­dos los días. “Lo que más me gus­ta es que siem­pre ven nues­tras cua­li­da­des y, co­mo nos di­ce el pa­dre, so­mos unos ¡va­lo­ra­zos!, en­ton­ces eso es ché­ve­re. A mí me va bien en to­do, pe­ro creo que mi fuerte son las cien­cias na­tu­ra­les. Me pre­sen­té dos ve­ces a la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal y las dos ve­ces pa­sé, el pri­mer pun­ta­je fue 802 y el se­gun­do fue 817”.

To­dos los es­tu­dian­tes del Is­pa tie­nen en co­mún que son chi­cos de ba­jos re­cur­sos, es­tra­tos 1 y 2, que vi­ven en ba­rrios vul­ne­ra­bles, pe­ro que aun así han si­do ca­pa­ces de ale­jar­se de ca­mi­nos que no les ayu­da­rían a tener una be­ca en las me­jo­res uni­ver­si­da­des del país.

“A mí me gus­ta la li­ber­tad que nos dan. So­mos un co­le­gio di­fe­ren­te. Dar una edu­ca­ción gra­tis no es fá­cil. Dar una edu­ca­ción gra­tis y de bue­na ca­li­dad es aún más di­fí­cil y eso nos lo han re­ga­la­do acá. Es que es ché­ve­re por­que acá el tra­ba­jo se vuel­ve edu­ca­ción y así po­de­mos ayu­dar a nues­tras fa­mi­lias y al co­le­gio. Is­pa es mi ho­gar”, di­ce Ca­mi­la.

Las de sex­to

El Is­pa no tie­ne pri­ma­ria y quien entra al co­le­gio ini­cia su vi­da es­co­lar des­de sex­to. Bian­ca Ruiz y Sofía Ri­ve­ra en­tra­ron a la ins­ti­tu­ción es­te año y le es­tán me­tien­do to­da la ficha a apren­der in­glés. “¿Tú sa­bes in­glés, por­que yo so, so. Ya ca­si”, di­ce Bian­ca, quien vi­ve en Sie­rra Mo­re­na y ma­dru­ga to­dos los días para que uno de los fun­cio­na­rios del plan­tel la lle­ve en ca­rro.

Sofía to­da­vía no de­ci­de qué estudiar, pe­ro cree que se­rá Me­di­ci­na o al­gún ti­po de in­ge­nie­ría. “Me gus­ta estudiar. Cuan­do lle­go a la ca­sa si­go es­tu­dian­do mien­tras le ayu­do a mi ma­má con mis her­ma­nos, pe­ro siem­pre es­toy en la me­sa ha­cien­do ta­reas”.

A Bian­ca le pa­re­ce muy cool no usar uni­for­me, así ha­bla para afi­nar su in­glés, “es que en mi an­te­rior co­le­gio siem­pre se des­co­sía la jar­di­ne­ra y se me per­dían las me­dias, y en Is­pa me gus­ta que lo de­jan ves­tir­se a uno co­mo quie­ra”.

Has­ta aho­ra ini­cia­ron su ca­mino en la ins­ti­tu­ción, pe­ro ya tie­nen cla­ro qué ta­ller van a to­mar cuan­do lle­guen a no­veno, gra­do en el que ini­cian con es­tas cla­ses. Bian­ca quie­re apren­der de con­fec­ción, por­que no quie­re lle­var la ro­pa des­co­si­da; ade­más de me­cá­ni­ca. Sofía quie­re apren­der de im­pre­sión di­gi­tal y 3D.

El co­le­gio

El Is­pa tie­ne tres se­des: se­de Li­ber­ta­dor, en la ca­lle 32 sur; se­de Jer­su­sa­lén y Po­to­sí, en Ciu­dad Bo­lí­var. De ese co­le­gio sa­len los más pi­los del país, los que se ga­nan las be­cas y los que se dan el lu­jo de pre­sen­tar, ca­da vez que quie­ran, los exá­me­nes de ad­mi­sión en cual­quier uni­ver­si­dad, con la se­gu­ri­dad de que los van a apro­bar.

Ca­mi­la ama su co­le­gio, tie­ne nos­tal­gia por­que ca­da vez es­tá más cer­ca de de­jar­lo, pe­ro es­pe­ra que lle­gue el tiem­po per­fec­to para de­vol­ver­le to­do lo que ha he­cho por ella, lo mis­mo pien­san sus com­pa­ñe­ros. “Is­pa en­se­ña más que a ser bue­nos es­tu­dian­tes, en­se­ña a ser bue­nas per­so­nas. Pue­de so­nar cli­ché, pe­ro es en se­rio, siem­pre nos en­se­ñan a tra­ba­jar por los de­más y to­do lo ha­ce­mos sin áni­mo de lu­cro. La edu­ca­ción que dan acá va más allá, nos di­fe­ren­cia­mos de los de­más por­que lo que ha­ce el Ins­ti­tu­to San Pa­blo Após­tol po­cos lo ha­cen. So­mos unos ¡va­lo­ra­zos!”.

|PA­ME­LA LÓPEZ - PUBLIMETRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.