La sal­sa en Ca­li apo­ya a los ni­ños vul­ne­ra­bles

Ade­más de lo que sig­ni­fi­ca para la es­ce­na cul­tu­ral de la ciu­dad, el Museo de la Sal­sa des­ti­na sus ga­nan­cias a ayu­dar a los más ne­ce­si­ta­dos

Publimetro Cali - - NUESTRO ANIVERSARIO - LINA URI­BE

Qui­zá no exis­ta na­die en Ca­li que co­noz­ca tan­to so­bre sal­sa co­mo Carlos Mo­li­na Sa­las. Se enamo­ró de es­te gé­ne­ro mu­si­cal a los seis años cuan­do su pa­pá lo lle­vó a un con­cier­to de La So­no­ra del Ca­ri­be, y des­de los 16 em­pe­zó a asis­tir sin fal­ta a las pre­sen­ta­cio­nes que ha­cían los can­tan­tes en la ciu­dad. Ahí apro­ve­cha­ba para sa­car su cá­ma­ra y to­mar­les la foto del re­cuer­do.

Hoy, 50 años más tar­de, su archivo fo­to­grá­fi­co acu­mu­la 300.000 ne­ga­ti­vos y 40.000 fo­to­gra­fías im­pre­sas. De esas, 1000 es­tán ex­hi­bi­das en el pri­mer pi­so de su ca­sa en el ba­rrio Obre­ro, un es­pa­cio en el que an­tes fun­cio­na­ba una bo­de­ga y que des­de 2015 se con­vir­tió en el Museo de la Sal­sa. Más que un ter­tu­lia­de­ro o una dis­co­te­ca, es un sitio para re­unir­se a apre­ciar to­da la his­to­ria con­ta­da en imá­ge­nes y, cla­ro, dis­fru­tar de bue­na mú­si­ca en com­pa­ñía de unos tra­gos.

En el museo no hay nin­gu­na foto que no ha­ya to­ma­do Carlos. Las paredes es­tán fo­rra­das de cua­dros en los que apa­re­cen ar­tis­tas co­mo Ce­lia Cruz, Is­mael Ri­ve­ra, Al­fre­di­to Li­na­res, Héc­tor La­voe, Franky Ruiz, Gil­ber­to Santa Ro­sa y to­dos los que us­ted se pue­da ima­gi­nar. Tam­bién, hay imá­ge­nes gru­pa­les de or­ques­tas co­mo La So­no­ra Ma­tan­ce­ra, la Or­ques­ta Ara­gón y los Her­ma­nos Le­brón. No en to­das, pe­ro sí en va­rias, Carlos apa­re­ce po­san­do jun­to a los can­tan­tes co­mo si se tra­ta­ra de un in­te­gran­te más de la ban­da.

Y es que su en­tra­da al mun­do sal­se­ro se la dio tam­bién su her­mano Ar­man­do cuan­do se con­vir­tió en el con­gue­ro del Com­bo Swing y em­pe­zó a lle­var­lo a to­das las pre­sen­ta­cio­nes. En esos ires y ve­ni­res co­no­ció a Daniel San­tos, ‘el In­quie­to Ana­co­be­ro’, con quien en­ta­bló una amis­tad que que­dó re­su­mi­da en una foto: año 1980, Daniel es­tá en el bau­ti­zo de la hi­ja de Ar­man­do Mo­li­na y en sus bra­zos sos­tie­ne a Car­li­tos, hi­jo de Carlos y so­brino de Ar­man­do. Una po­se tan fa­mi­liar que per­mi­te in­fe­rir la con­fian­za que se te­nían to­dos ellos. La con­fian­za y el ca­ri­ño.

Por eso no re­sul­ta­ba ex­tra­ño que a la ca­sa de Carlos Mo­li­na lle­ga­ran un día Tony Vega, Andy Mon­ta­ñez o Rey Ruiz, por ci­tar so­lo al­gu­nos ejem­plos. Se reunían a char­lar, a mos­trar sus nue­vos tra­ba­jos mu­si­ca­les o a ver las fo­to­gra­fías, que en ese en­ton­ces es­ta­ban ex­hi­bi­das en el ter­cer pi­so. En sus años de ju­ven­tud, Pi­per Pi­mien­ta se le apa­re­cía en la puer­ta a Carlos para in­vi­tar­lo a la rum­ba. Y esa es la ra­zón por la que a es­te sal­se­ro de Puer­to Te­ja­da se le re­la­cio­na siem­pre con el ba­rrio Obre­ro y has­ta tie­ne una es­ta­tua en el par­que prin­ci­pal: por­que el Pi­per se apa­re­cía a bus­car com­pa­ñía para sus agua e’ lu­los.

Para recordar a Ar­man­do y ren­dir­le un ho­me­na­je, en el Museo de la Sal­sa se con­ser­va la con­ga con la que él to­ca­ba en sus pre­sen­ta­cio­nes. Un ins­tru­men­to de más de 40 años que per­ma­ne­ce in­tac­to en la par­te tra­se­ra del re­cin­to y que no se sal­va de los cu­rio­sos que van has­ta allá a dar­le al­gu­nos gol­pes para es­cu­char esos so­ni­dos que in­vi­tan de in­me­dia­to a la pis­ta. Ca­le­ños. Na­da qué ha­cer.

HROY CHÁVEZ|PUBLIMETRO

El Museo de la Sal­sa es un tem­plo para los dis­có­ma­nos y los ena­mo­ra­dos del rit­mo em­ble­má­ti­co de la ca­pi­tal del Va­lle del Cau­ca.

HROY CHÁVEZ - PUBLIMETRO

Carlos Mo­li­na Sa­las con­vir­tió su pa­sión en bien pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.