EN CA­LI AMASAN PAN POR LOS JÓVENES CON DIS­CA­PA­CI­DAD

Es­te es el nue­vo pro­yec­to con el que Jei­son Aris­ti­zá­bal, Hé­roe CNN 2016, bus­ca apo­yar a los jóvenes de su fundación

Publimetro Cali - - PORTADA - LI­NA URIBE

Qui­zá exis­ta so­lo una pa­na­de­ría en Ca­li en la que ven­dan un pan que in­vo­lu­cre tan­tos sa­bo­res: ro­llo re­lleno de mai­ci­tos, pi­ña, ja­món, dul­ce de gua­ya­ba, que­so, ma­du­ro y otras de­li­cias, que se pue­de sa­bo­rear por $2500 la por­ción. Pe­ro es­ta no­ve­do­sa fór­mu­la, bau­ti­za­da ‘pan hé­roe’, no lo es so­lo por sus in­gre­dien­tes; a car­go de pre­pa­rar­la ca­da día es­tán jóvenes con dis­ca­pa­ci­dad, quie­nes des­de ni­ños hi­cie­ron par­te de la Aso­cia­ción de Dis­ca­pa­ci­ta­dos del Va­lle y que en los úl­ti­mos años se for­ma­ron en el Se­na pa­ra ini­ciar un pro­yec­to de em­pren­di­mien­to.

El ‘pan hé­roe’ se pue­de con­se­guir en el ba­rrio Ri­car­do Bal­cá­zar, en una es­qui­na por cu­yo nom­bre da­rá ra­zón cual­quier ve­cino de la cua­dra. El ne­go­cio se lla­ma Pa­na­de­ri­tos del Hé­roe con Ca­pas de Amor, y es el más re­cien­te sue­ño cum­pli­do de Jei­son Aris­ti­zá­bal, crea­dor de Aso­dis­va­lle y me­re­ce­dor del re­co­no­ci­mien­to Hé­roe CNN 2016 por su la­bor de 17 años con ni­ños y jóvenes con dis­ca­pa­ci­dad en la ca­pi­tal va­lle­cau­ca­na.

Pa­ra Jei­son, el pro­ble­ma se di­bu­ja­ba con cla­ri­dad: ni­ños de dis­tin­tos sec­to­res de Ca­li acu­dían a su fundación con el fin de par­ti­ci­par en cur­sos y ac­ti­vi­da­des lú­di­cas, pe­ro lue­go se ha­cían adul­tos y em­pe­za­ban a sen­tir las con­se­cuen­cias de un mer­ca­do en el que aún no logra aco­plar­se por com­ple­to la dis­ca­pa­ci­dad. La fal­ta de opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les pa­ra sus chi­cos lo hi­zo pen­sar en un pro­yec­to que des­de ha­ce cin­co años fue for­ta­le­cién­do­se en su me­mo­ria y en su fe: crear una pa­na­de­ría don­de pu­die­ra em­plear a los que es­ta­ban apren­dien­do a fa­bri­car ali­men­tos. Sue­ños de hé­roes.

En la fundación, con la ayu­da de un horno piz­ze­ro, los mu­cha­chos em­pe­za­ron a pro­du­cir pan­de­bo­nos pa­ra prac­ti­car lo que les en­se­ña­ba una maes­tra. Lue­go, gra­cias al apo­yo del Se­na, va­rios se gra­dua­ron co­mo téc­ni­cos en pa­ni­fi­ca­ción y apren­die­ron la­bo­res pro­pias de re­pos­te­ría que hoy les per­mi­ten pre­pa­rar tor­tas con di­fe­ren­tes téc­ni­cas y es­ti­los de de­co­ra­ción. El ‘pan hé­roe’, pre­fe­ri­do por la ma­yo­ría de los clientes, fue una re­ce­ta ori­gi­nal con la que los chi­cos lo­gra­ron crear un pro­duc­to que los iden­ti­fi­ca­ra.

Por lo pron­to, 14 jóvenes es­tán vin­cu­la­dos con el pro­yec­to la­bo­ral. Los equi­pos de pa­na­de­ría lle­ga­ron gra­cias a la do­na­ción de una ma­dri­na que co­no­ció la his­to­ria de Jei­son y su sue­ño de em­plear a los jóvenes de la fundación. Y aun­que du­ran­te el pri­mer mes no re­ci­bi­rán más pa­go que un au­xi­lio de trans­por­te, des­pués de ahí es­pe­ran te­ner un sa­la­rio mí­ni­mo que les per­mi­ta lle­var un sus­ten­to a sus ca­sas y dar­se otros cuan­tos gus­tos. Sa­cri­fi­cios de hé­roes.

La de­ci­sión de no ren­dir­se ja­más

Juan Fe­li­pe Me­jía re­pi­te que su sue­ño es te­ner una pa­na­de­ría. Se tra­ta de un asun­to de fa­mi­lia: des­de su ta­ta­ra­bue­lo has­ta él, pa­san­do por abue­lo, pa­pá y her­mano, se han de­di­ca­do a es­te ofi­cio y él no po­día rom­per la re­gla. No es cues­tión de im­po­si­cio­nes, to­do es pu­ra pa­sión. A sus 20 años y con un sín­dro­me que ata­ca a una de ca­da 20.000 per­so­nas en el mun­do, es­te jo­ven­ci­to es el di­rec­tor del gru­po de pa­na­de­ría y re­par­te su tiem­po en la­bo­res de fa­bri­ca­ción de los pro­duc­tos, aten­ción al clien­te, to­ma de pe­di­dos y to­do lo que pue­da sur­gir en el día a día del ne­go­cio.

Pa­ra él, Jei­son es un ami­go más que su je­fe. “Él nos da la fuer­za, la sa­bi­du­ría y el en­ten­di­mien­to. En es­tos días yo es­ta­ba muy can­sa­do por­que ha­bía tra­ba­ja­do to­do el día y lle­gó Jei­son, me sa­lu­dó, me pre­gun­tó que có­mo es­ta­ba, me abra­zó y en ese mo­men­to sen­tí que me re­gre­só la ener­gía pa­ra se­guir tra­ba­jan­do”, cuen­ta Juan Fe­li­pe. Po­de­res de hé­roes.

Des­de el ba­rrio El Po­bla­do II, en el ex­tre­mo orien­te de la ciu­dad, Juan Fe­li­pe iba to­dos los días a Aso­dis­va­lle pa­ra ocu­par sus ra­tos li­bres en pro­yec­tos ar­tís­ti­cos. Fue bai­la­rín de dan­zas e hi­zo par­te de Aso­di­sal­sa, la or­ques­ta de la fundación, en la que fue tim­ba­le­ro y vo­ca­lis­ta. To­do es­to, di­ce, no hu­bie­ra si­do po­si­ble sin el apo­yo de sus pa­dres. “Ellos siem­pre me di­cen que si­ga ade­lan­te, que yo pue­do, que sí se pue­de, que no me va­ya a echar pa­ra atrás”. En la pa­na­de­ría, uno de sus lo­gros más re­cien­tes fue ha­ber he­cho una tor­ta en forma de gui­ta­rra eléc­tri­ca pa­ra una quin­cea­ñe­ra aman­te del rock.

Del equi­po de los jóvenes de­di­ca­dos a la pas­te­le­ría tam­bién ha­ce par­te In­grid Za­pa­ta, de 24 años. Chi­ca de po­cas pa­la­bras pe­ro con mu­chas ha­bi­li­da­des en sus ma­nos, In­grid tie­ne una fra­se que acu­ña a va­rias si­tua­cio­nes: “To­do lle­ga a su de­bi­do tiem­po”. La usa, por ejem­plo, pa­ra de­cir que por aho­ra en­tre­gan los do­mi­ci­lios a pie, pe­ro que más ade­lan­te ten­drán una bi­ci­cle­ta que les per­mi­ta agi­li­zar es­ta la­bor.

La pro­fe­so­ra Loys Mu­ji­ca, en­car­ga­da de ca­pa­ci­tar­los en re­pos­te­ría, que­dó sor­pren­di­da lue­go de ha­ber tra­ba­ja­do con los jóvenes de Aso­dis­va­lle. “A ellos les en­can­tó, siem­pre iban más allá y no les im­por­ta­ba si nos te­ne­mos que que­dar más tiem­po en las cla­ses. La ex­pe­rien­cia fue ma­ra­vi­llo­sa. La idea es que ha­ya más jóvenes que se va­yan in­vo­lu­cran­do si les gus­ta la de­co­ra­ción de tor­tas”, cuen­ta la mu­jer.

Aho­ra, el an­he­lo de Jei­son es que los ca­le­ños se den la opor­tu­ni­dad de apo­yar el pro­yec­to y pro­bar los pro­duc­tos que ha­cen sus mu­cha­chos. So­bre to­do las tor­tas, que se pue­den en­car­gar por in­ter­net y que, ase­gu­ra, son de­li­cio­sas. Cer­te­zas de hé­roes.

“En es­tos días es­ta­ba muy can­sa­do por­que ha­bía tra­ba­ja­do to­do el día y lle­gó Jei­son, me abra­zó y sen­tí que me re­gre­só la ener­gía” Juan Fe­li­pe

|HROY CHÁ­VEZ - PUBLIMETRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.