Vam­pi­ros en Ca­li, ¿mi­to o reali­dad? BRAN­DON ARA­GÓN

Hoy se lle­va­rá a ca­bo el Con­gre­so Mun­dial de Drá­cu­la en Ca­li, un en­cuen­tro aca­dé­mi­co y lú­di­co que bus­ca com­par­tir his­to­rias vam­pí­ri­cas de la ciu­dad

Publimetro Cali - - CALI - LI­NA URIBE

En­tre 1963 y 1966, 39 ni­ños de­sa­pa­re­cie­ron en la ca­pi­tal va­lle­cau­ca­na y sus cuer­pos fue­ron ha­lla­dos en me­dio de cam­pos abier­tos, des­com­po­nién­do­se y con se­ña­les de tor­tu­ra. Los ase­si­na­tos se le atri­bu­ye­ron al ‘mons­truo de los man­go­nes’, una ate­rra­do­ra cria­tu­ra que se­cues­tra­ba a los pe­que­ños y no los de­ja­ba re­gre­sar a ca­sa con vi­da. El mi­to se ex­pan­dió a voces y las fa­mi­lias de la épo­ca en­cen­die­ron las alar­mas pa­ra no ser víc­ti­mas de tan des­gra­cia­dos su­ce­sos.

La forma de pro­ce­der del ‘mons­truo de los man­go­nes’ te­nía cier­tas si­mi­li­tu­des con el Drá­cu­la que Bram Sto­ker des­cri­be en su no­ve­la, re­la­to que a su vez es­tu­vo ins­pi­ra­do en Vlad Te­pes, un san­gui­na­rio prín­ci­pe ru­mano del si­glo XV. Ese pri­mer ‘Drá­cu­la ca­le­ño’ le fue en­dil­ga­do a un pres­tan­te em­pre­sa­rio de la ciu­dad, due­ño de uno de los ho­te­les más re­co­no­ci­dos, de quien se de­cía que su­fría de leu­ce­mia y ne­ce­si­ta­ba la san­gre de los ni­ños pa­ra sus tra­ta­mien­tos mé­di­cos.

Más allá de lo reales o fan­ta­sio­sas que pue­dan re­sul­tar esas his­to­rias, lo cier­to es que en Ca­li exis­ten tri­bus ur­ba­nas con cos­tum­bres vam­pí­ri­cas, que hoy se re­uni­rán en el Cen­tro Cul­tu­ral Com­fan­di, jun­to a otros in­tere­sa­dos en el te­ma, pa­ra dar­le pa­so al Con­gre­so Mun­dial de Drá­cu­la. Bran­don Ara­gón, an­tro­pó­lo­go or­ga­ni­za­dor del even­to y co­no­ci­do co­mo ‘el Maes­tro del la­do os­cu­ro’, ha­bló de los de­ta­lles de es­te en­cuen­tro aca­dé­mi­co y lú­di­co.

¿De dón­de le sur­gió la idea de ha­cer un Con­gre­so Mun­dial de Drá­cu­la?

En Ca­li hay mu­chas tri­bus ur­ba­nas de chi­cos in­tere­sa­dos en el te­rror y que­ría ha­cer una reunión con ellos en es­tos días de Halloween. En un prin­ci­pio lo pen­sé co­mo un even­to aca­dé­mi­co, una char­la en la que par­ti­ci­pa­ran co­le­gas de la Uni­ver­si­dad del Va­lle, pe­ro ha te­ni­do una gran aco­gi­da y he­mos ido agre­gan­do ac­ti­vi­da­des. En la tar­de, en el Cen­tro Cul­tu­ral Com­fan­di, ten­dre­mos una char­la con aca­dé­mi­cos que van a ex­po­ner di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta so­bre lo que es el vam­pi­ris­mo en la ciu­dad, có­mo se ori­gi­nó y có­mo se sos­tie­ne. Es­to se­rá de 3:00 p.m. a 5:00 p.m. Des­pués, en la Bi­blio­te­ca del Cen­te­na­rio, ha­brá ac­ti­vi­da­des lú­di­cas pa­ra el fo­men­to de la lec­tu­ra y la es­cri­tu­ra en una ‘no­che del te­rror’, que va has­ta me­dia­no­che.

¿Qué tan cier­to es eso de que en Ca­li hu­bo un vam­pi­ro?

Lle­vo ha­cien­do in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la des­apa­ri­ción de los 39 ni­ños en los años se­sen­ta, ca­sos que aún es­tán en la im­pu­ni­dad. Esas his­to­rias son vam­pí­ri­cas y hay va­rias lí­neas de in­ves­ti­ga­ción en torno a ellas. Sin te­ner la cer­te­za de que di­chos ase­si­na­tos fue­ron res­pon­sa­bi­li­dad de la per­so­na que se ru­mo­ra, pue­do de­cir que exis­te otra gen­te que com­par­te gus­tos con los vam­pi­ros que ha re­crea­do la li­te­ra­tu­ra y el ci­ne: pa­ra el con­gre­so, por ejem­plo, me lla­mó una se­ño­ra que di­ce que be­be san­gre por­que le ali­men­ta el al­ma. Es­toy bus­can­do el es­pa­cio pa­ra que ella par­ti­ci­pe por­que es al­go que pue­de no ser del agra­do de to­dos los asis­ten­tes.

Di­ce que aún exis­ten tri­bus ur­ba­nas con prác­ti­cas de vam­pi­ros, ¿qué ca­rac­te­rís­ti­cas tie­nen sus in­te­gran­tes?

Ellos pre­fie­ren sa­lir de no­che, se vis­ten de ne­gro y les tie­nen re­pul­sión a las co­sas sa­gra­das. Ha­ce po­co, su­pe de unos jóvenes uni­ver­si­ta­rios que dor­mían en ataú­des que al­qui­la­ban en las fu­ne­ra­rias. De­cían que eso los re­la­ja­ba y los ins­pi­ra­ba. Hay otros que be­ben san­gre, co­mo la se­ño­ra que me con­tac­tó, y si­guen to­da esa ico­no­gra­fía que ven­den los re­la­tos de vam­pi­ros. Sin em­bar­go, me­tién­do­nos en la par­te más real del ser hu­mano, siem­pre ha ha­bi­do sec­tas muy po­de­ro­sas que ha­cen prác­ti­cas os­cu­ras. Sa­cán­do­lo de la par­te li­te­ra­ria, hay gru­pos se­cre­tos que has­ta nues­tros días prac­ti­can ese ti­po de ac­ti­vi­da­des.

Otro de sus pro­yec­tos es ha­cer un cen­so de fan­tas­mas en Ca­li, ¿có­mo es eso?

A mí me lle­gan esas ideas lo­cas… Ha­ce un tiem­po hi­ce un ma­pa de la bru­je­ría en Ca­li y en una de las vi­si­tas de cam­po me ha­bla­ron de un fan­tas­ma. Ahí pen­sé que se­ría in­tere­san­te te­ner un re­gis­tro de cuán­tos fan­tas­mas ha­bía en la ciu­dad con ba­se en los re­por­tes de los ca­le­ños. Em­pe­cé a ha­cer el cen­so, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción me ayu­da­ron con la con­vo­ca­to­ria. La gen­te co­men­zó a lla­mar­me y el pro­yec­to se ha ex­ten­di­do más de lo que pen­sa­ba, pues mu­chas ve­ces re­por­tan fan­tas­mas pe­ro re­sul­tan ser duen­des, re­za­gos de bru­je­ría o su­ges­tio­nes.

¿Cuán­tos fan­tas­mas ha cen­sa­do?

Lle­vo 122, pe­ro me fal­tan otros que ten­go ubi­ca­dos. Pa­ra in­cluir­lo en la lis­ta, yo voy has­ta el lu­gar y el fan­tas­ma tie­ne que apa­re­cer: ha­cer­se sen­tir, de­jar­se ver o de­jar­se oír.

¿Cree en Dios?

A mí me bau­ti­za­ron co­mo ca­tó­li­co y lo si­go sien­do, lo que pa­sa es que cuan­do uno va vi­vien­do se va en­con­tran­do dis­tin­tas co­sas. Una vez es­tu­ve en una con­fe­ren­cia afro­co­lom­bia­na y el po­nen­te lan­zó una pre­gun­ta: ¿en qué mo­men­to te dis­te cuen­ta de que eras ne­gro? Ahí em­pe­cé a ver que co­mo afro­des­cen­dien­tes te­nía­mos raí­ces en otras re­li­gio­nes, en la san­te­ría, en el vu­dú, en la ma­cum­ba. He in­ves­ti­ga­do, pe­ro aún no me de­ci­do a en­trar di­rec­ta­men­te a nin­gu­na de esas co­rrien­tes.

Tam­bién lo co­no­cen co­mo el ‘Maes­tro del la­do os­cu­ro’, ¿de dón­de sa­lió ese so­bre­nom­bre?

He ido crean­do ese per­so­na­je pa­ra que la gen­te me iden­ti­fi­que. Por ahí otro ami­go me di­jo que me­jor me hi­cie­ra lla­mar ex­per­to en ocul­tis­mo.

Pa­re­ce que los vam­pi­ros siem­pre han con­vi­vi­do con no­so­tros, ¿de­be­mos te­ner­les mie­do?

El Drá­cu­la que to­dos co­no­ce­mos, ins­pi­ra­do en la vi­da de Vlad Te­pes, no fue el pri­mer vam­pi­ro. An­tes de él ha­bía mu­chas his­to­rias suel­tas, in­clu­so pri­me­ro exis­tie­ron las vam­pi­re­sas des­de los Im­pe­rios grie­go y ro­mano. Drá­cu­la se po­si­cio­nó co­mo el po­der mas­cu­lino y con él apa­re­ció la fi­gu­ra del gue­rre­ro, se­duc­tor y opo­si­tor del cris­tia­nis­mo, por eso es tan fa­mo­so. Eso es lo que crea la ne­bu­lo­sa en el vam­pi­ris­mo, que to­do el mun­do pien­sa en Drá­cu­la, pe­ro lo real­men­te pe­li­gro­so son esas sec­tas que per­ma­ne­cen has­ta nues­tros días, a esas hay que te­ner­les más cui­da­do.

“Ellos pre­fie­ren sa­lir de no­che, se vis­ten de ne­gro y les tie­nen re­pul­sión a las co­sas sa­gra­das” Bran­don Ara­gón, ‘el Maes­tro del la­do os­cu­ro’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.