P&R

Publimetro Cali - - MUNDO -

¿Cuá­les son los fac­to­res que im­pul­san es­te apa­ren­te gi­ro ha­cia la de­re­cha en los go­bier­nos de Amé­ri­ca del Sur?

Lo que te­ne­mos, di­ría yo, es el ago­ta­mien­to del ci­clo po­lí­ti­co de la lla­ma­da ‘Nue­va Iz­quier­da’. No di­go que se es­ta co­rrien­te se vaya a aca­bar pe­ro el re­la­to tie­ne más pro­ble­mas. La ra­zón prin­ci­pal, creo yo, que es la co­rrup­ción y la clep­to­cra­cia. La iz­quier­da lle­gó al po­der enar­bo­lan­do en­tre otras ban­de­ras, además de la jus­ti­cia so­cial, la de la trans­pa­ren­cia, y la ver­dad es que eso hoy ha que­da­do en du­da, al me­nos en Bra­sil y Ar­gen­ti­na. Otra co­sa son los paí­ses del área an­di­na, que mi­ran ha­cia el Pa­cí­fi­co. En ge­ne­ral han si­do go­bier­nos mu­cho más con­ser­va­do­res y que han pues­to gran in­te­rés ha­cia el Asia-pa­cí­fi­co, con­cen­trán­do­se en una aper­tu­ra eco­nó­mi­ca y li­be­ral al mundo. In­clu­so go­bier­nos que sa­lie­ron elec­tos con un dis­cur­so más re­for­mis­ta, como Ollan­ta Hu­ma­la, ter­mi­na­ron vas­cu­lan­do ha­cia po­si­cio­nes bas­tan­te más con­ser­va­do­ras.

Con­si­de­ran­do el re­sul­ta­do de las pri­ma­rias en Chi­le, don­de el Fren­te Am­plio ob­tu­vo un gran por­cen­ta­je de vo­tos, ¿la gen­te es­pe­ra una re­no­va­ción del re­la­to de la iz­quier­da?

Lo que di­ría es que pri­me­ro, el ca­so de Chi­le no es­tá muy sin­cro­ni­za­do con el res­to del con­ti­nen­te en to­das las va­ria­bles. Es­to, por­que en­tre otras co­sas Chi­le tu­vo una aper­tu­ra li­be­ral y al li­bre mer­ca­do mu­cho antes que el res­to de la re­gión, du­ran­te la dic­ta­du­ra. Y du­ran­te to­dos los go­bier­nos de iz­quier­da pos­te­rio­res a la dic­ta­du­ra, la ver­dad es que se ha con­ser­va­do esa pos­tu­ra de aper­tu­ra. Re­cién aho­ra, te­ne­mos un fe­nó­meno si­mi­lar al que ha ha­bi­do en el res­to de Amé­ri­ca La­ti­na en la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo XXI. Una iz­quier­da que desafía a los sec­to­res más con­ser­va­do­res, gru­pos re­for­mis­tas y más so­cial­de­mó­cra­tas.

¿Có­mo in­flu­ye en es­te des­gas­te del re­la­to es­ta per­so­ni­fi­ca­ción del po­der que ha ca­rac­te­ri­za­do a la iz­quier­da en Amé­ri­ca del Sur? Chá­vez y Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la, Co­rrea en Ecua­dor, los Kirch­ner en Ar­gen­ti­na, Evo Mo­ra­les en Bo­li­via…

No creo que pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na sea tan aje­na la per­so­na­li­za­ción del re­la­to. Di­ría que por el con­tra­rio, en ge­ne­ral hay una ten­den­cia bien acu­sa­da ha­cia el me­sia­nis­mo po­lí­ti­co. La per­so­na­li­za­ción de la po­lí­ti­ca se da por­que en Amé­ri­ca La­ti­na han fa­lla­do los ca­na­les ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra re­sol­ver cri­sis y pro­ble­mas so­cia­les. Es­to da es­pa­cio pa­ra que aparezcan per­so­na­li­da­des po­pu­lis­tas que ofrez­can so­lu­cio­nes por fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes. So­lu­cio­nes mu­cho más in­me­dia­tis­tas. Amé­ri­ca La­ti­na ha si­do tie­rra fér­til pa­ra ese ti­po de per­so­na­li­da­des. Pe­ro lo que ocu­rre es que hoy, con to­do el cam­po me­diá­ti­co y las de­nun­cias mu­cho más trans­pa­ren­tes, las per­so­na­li­da­des que tu­vie­ron una tre­men­da po­pu­la­ri­dad tam­bién se han vis­to en­vuel­tas en es­cán­da­los de co­rrup­ción, ha­cien­do que la ciu­da­da­nía les ha­ya ido pro­gre­si­va­men­te qui­tan­do apo­yo.

¿Cuá­les son las di­fe­ren­cias de la de­re­cha que se dan en Amé­ri­ca La­ti­na con es­te au­ge de­re­chis­ta que he­mos vis­to en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa?

Creo que hay que ha­cer al­gu­nas di­fe­ren­cias. En Es­ta­dos Uni­dos el po­pu­lis­mo ha exis­ti­do des­de el si­glo XIX. De he­cho el po­pu­lis­mo na­ce en Ru­sia y en los es­ta­dos del Me­dio Oes­te de EEUU; son bá­si­ca­men­te res­pues­tas a cues­tio­nes ru­ra­les. En Amé­ri­ca La­ti­na es don­de tie­ne es­te gi­ro ha­cia el mundo ur­bano. Y des­de esa pers­pec­ti­va yo creo que el fe­nó­meno de la ‘la­ti­noa­me­ri­ca­ni­za­ción’ de la po­lí­ti­ca con Trump es nue­vo. En el ca­so de Eu­ro­pa, las de­re­chas han si­do con­ser­va­do­ras, pe­ro aho­ra te­ne­mos un ele­men­to dis­tin­to: la apa­ri­ción de gru­pos neo­na­cio­na­lis­tas, neo­fas­cis­tas, ul­tra­na­cio­na­lis­tas que es­tán aca­pa­ran­do vo­tos. Y que bá­si­ca­men­te, en ese pro­ce­so se han va­li­do de es­tra­te­gias que no ne­ce­sa­ria­men­te dis­tan de lo que han si­do los po­pu­lis­mos la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Apa­re­ce el re­la­to de ‘los de aba­jo contra los de arri­ba’ que rom­pe el eje iz­quier­da-de­re­cha, y don­de se de­fien­te una iden­ti­dad de pue­blo es­pe­cí­fi­ca. Es si­mi­lar a los po­pu­lis­mos de iz­quier­da en Amé­ri­ca La­ti­na, pe­ro aún cuan­do la es­tra­te­gia pue­de ser si­mi­lar, el pro­yec­to po­lí­ti­co es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te.

|GETTY

GIL­BER­TO ARAN­DA Doc­tor en Es­tu­dios La­ti­noa­me­ri­ca­nos, pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios In­ter­na­cio­na­les de la Uni­ver­si­dad de Chi­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.