SRI MATAJI SHAKTIANANDA, MAES­TRA DEL YO­GA, VI­SI­TÓ NUES­TRO PAÍS

La la pri­me­ra mu­jer en la his­to­ria de Amé­ri­ca en ser re­co­no­ci­da por las más al­tas je­rar­quías es­pi­ri­tua­les de In­dia, vi­si­tó nues­tro país ofre­cien­do di­fe­ren­tes en­se­ñan­zas re­la­cio­na­das con el ser

Publimetro Colombia - - PORTADA - MO­NI­CA GAR­ZÓN mo­ni­ca.gar­zon@pu­bli­me­tro.co

Erika Tuc­ker o tam­bién lla­ma­da Sri Mataji Shaktiananda, la pri­me­ra mu­jer re­gen­te maha­man­da­lesh­war pa­ra el he­mis­fe­rio occidental de la tra­di­ción vé­di­ca en la his­to­ria, es de­cir, una de las lí­de­res es­pi­ri­tua­les más im­por­tan­tes en Amé­ri­ca, vi­si­tó Co­lom­bia.

Su vi­si­ta se da en el marco de una gi­ra por di­ver­sos paí­ses en­tre los que se en­cuen­tran Co­lom­bia, Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, con el ob­je­ti­vo de dar a co­no­cer la mi­le­na­ria en­se­ñan­za de rea­li­za­ción es­pi­ri­tual: el shi­va kri­ya yo­ga (SKY), otor­ga­da a la hu­ma­ni­dad a tra­vés de su maes­tro, el Maha­va­tar Ba­ba­ji.

En en­tre­vis­ta con PU­BLI­ME­TRO, nos con­tó la mi­sión de an­clar una nue­va con­cien­cia es­pi­ri­tual que le per­mi­ta al ser hu­mano un al­to gra­do de au­to­co­no­ci­mien­to.

¿En qué mo­men­to co­men­zó su co­ne­xión es­pi­ri­tual que la lle­vó a ser hoy Sri Mataji Shaktiananda?

A ra­zón de un epi­so­dio de do­lor pa­ra mi al­ma –en ese mo­men­to en­ten­di­do así– sien­to que tu­ve un im­pac­to en mi con­cien­cia, al per­der de for­ma trá­gi­ca a mi ma­dre en un ac­ci­den­te de trán­si­to, even­to que me afec­tó mu­cho.

Es­ta ex­pe­rien­cia po­dría ver­se co­mo una his­to­ria un po­co dra­má­ti­ca si la ve­mos des­de el do­lor, una his­to­ria de go­zo si la ve­mos des­de las for­mas de evo­lu­ción que ca­da uno se bus­ca y de es­ta­ble­cer pro­ce­sos in­ter­nos que le den a uno una ra­di­ca­li­dad y un cam­bio pro­fun­do.

A par­tir de allí, pa­sé unos años de pro­fun­do cues­tio­na­mien­to tan­to in­terno co­mo ex­terno, acer­ca de las for­mas de evo­lu­cio­nar que uno se bus­ca aquí, en es­ta vi­da. Tras en­fren­tar esos con­flic­tos, de caer en cri­sis pro­fun­das, co­nec­té con se­res de luz que tra­tan de al­gu­na for­ma de sa­car­me de mi in­cons­cien­cia y creo que con for­tu­na y con mi dis­po­si­ción, lo lo­gra­ron.

Sen­tí de al­gu­na ma­ne­ra que es­ta­ba bien abrir­me a al­go es­pi­ri­tual que no ha­bía con­tem­pla­do an­tes. Los maes­tros que se me acer­ca­ron me res­ta­ble­cie­ron el sen­ti­do ori­gi­nal que tie­ne la vi­da, que es el go­zo. Re­des­cu­brí lo que po­dría ha­ber si­do mi con­di­ción es­pi­ri­tual de vi­das an­te­rio­res, al­go que me ayu­dó a res­ta­ble­cer lo que uno trae. Así que me lan­cé a una vi­da es­pi­ri­tual pro­fun­da y de ser una pe­rio­dis­ta pa­sé a ha­cer­me swa­mi en el año

2006, y me hi­cie­ron maha­man­da­lesh­war en el Kumb­ha­me­la de Allaha­bad en el

2007 en la In­dia (re­co­no­ci­mien­to al lo­gro es­pi­ri­tual y a la mi­sión que ade­lan­to).

En mí no ha ha­bi­do nin­gu­na in­ten­ción de nom­brar­me o im­po­ner­me co­mo na­da. Más bien cuan­do ocurrió to­do, me sen­tí con mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad y quien pue­da en­ten­der mi con­di­ción co­mo maes­tra es­pi­ri­tual, swa­mi, guía es­pi­ri­tual, maha­man­da­lesh­war, es­tá bien. La gen­te de­be in­ter­pre­tar­me des­de su pro­pia vi­sión.

¿Qué la hi­zo in­tere­sar­se por el yo­ga y crear una es­cue­la?

La pro­pues­ta que ofrezco des­de la ins­truc­ción que he re­ci­bi­do del Maha­va­tar Ba­ba­ji (nom­bre da­do a un yo­gui que en­se­ña­ba téc­ni­cas de rea­li­za­ción es­pi­ri­tual, es­pe­cial­men­te lo que se co­no­ce co­mo kri­ya yo­ga) es un po­de­ro­so sis­te­ma de ele­va­ción de con­cien­cia, el cual es­tá le­jos de la es­pi­ri­tua­li­dad su­per­fi­cial que pre­do­mi­na.

Es­ta cien­cia del ser es universal. To­das las cul­tu­ras es­pi­ri­tua­les que han ha­bi­ta­do el pla­ne­ta han desa­rro­lla­do es­te co­no­ci­mien­to y, a pe­sar de que pue­da ha­ber si­do co­no­ci­da con di­fe­ren­tes nom­bres, es la mis­ma cien­cia de ac­ti­va­ción del cuer­po de luz y de al­can­ce de la ilu­mi­na­ción.

Pue­de ser re­ci­bi­do por cual­quier per­so­na, sin im­por­tar su re­li­gión, su cre­do o cul­tu­ra. Es­ta en­se­ñan­za es un sis­te­ma de va­rias áreas de sa­bi­du­ría del yo­ga que se in­te­gra a par­tir de: man­tra yo­ga, dh­ya­na yo­ga (me­di­ta­ción), sur­ya yo­ga y hat­ha yo­ga (pos­tu­ras fí­si­cas), ho­ma vy­dia (fue­go sa­gra­do), geo­me­tría sa­gra­da, ac­ti­tud kri­ya y en­se­ñan­zas de re­ve­la­ción, en­tre otros.

La Sa­bi­du­ría que se me ha per­mi­ti­do dis­pen­sar, es pro­yec­ta­da a tra­vés de la Es­cue­la Valores Di­vi­nos (EVD), una es­cue­la de desa­rro­llo de con­cien­cia, un es­pa­cio don­de pue­de apren­der a ac­ti­var su ser en su for­ma más ple­na. El pro­pó­si­to es en­tre­gar a to­dos los se­res la sa­bi­du­ría mi­le­na­ria

del kri­ya yo­ga, las téc­ni­cas y las he­rra­mien­tas más ele­va­das pa­ra el al­can­ce de la au­to­rrea­li­za­ción, el ni­vel de con­cien­cia cós­mi­ca pro­yec­ta­do pa­ra la hu­ma­ni­dad.

¿Qué es exac­ta­men­te la me­di­ta­ción y por qué hay una ten­den­cia a pen­sar en es­ta prác­ti­ca co­mo al­go mís­ti­co?

La me­di­ta­ción es la ex­pe­rien­cia in­ter­na del al­ma, la for­ma de con­tac­to en­tre el hom­bre y su con­cien­cia di­vi­na. Es la ex­pe­rien­cia de la be­lle­za y la ver­dad del ser, en co­mu­nión con los más su­bli­mes ni­ve­les de con­cien­cia cós­mi­ca.

Cla­ra­men­te, hay mu­cho más que se de­be saber so­bre la me­di­ta­ción por­que las per­so­nas des­co­no­cen sus be­ne­fi­cios y con­si­de­ran que de­ben saber al­go pa­ra prac­ti­car­la. Es im­por­tan­te la guía, pe­ro la téc­ni­ca se va cons­tru­yen­do en ca­da per­so­na des­de la ex­pe­rien­cia pro­pia, bas­ta con pro­po­ner­se y dis­po­ner­se co­mo com­pro­mi­so al­can­zar paz in­te­rior des­de el con­tac­to que da.

¿El yo­ga es be­ne­fi­cio­so pa­ra to­do el mun­do?

El yo­ga co­nec­ta en las per­so­nas as­pec­tos fí­si­cos, men­ta­les y es­pi­ri­tua­les por­que per­mi­te in­te­grar des­de la prác­ti­ca fí­si­ca, la aten­ción cons­cien­te a lo que so­mos, sen­ti­mos y as­pi­ra­mos. Con­du­cién­do­nos a tra­vés de es­ta prác­ti­ca a desa­rro­llar en no­so­tros ma­yor con­cien­cia, res­pe­to y co­ne­xión con nues­tra esen­cia, con nues­tro ser.

¿Qué con­se­jo le da­ría a las per­so­nas que nun­ca han prac­ti­ca­do el yo­ga?

El yo­ga sig­ni­fi­ca “Unión con la Di­vi­ni­dad” o “Unión con Dios”, por tan­to de­jo al­go cla­ro: na­ce­mos hom­bres y mo­ri­mos hom­bres. Y esa no es la idea.

El hom­bre de­be arries­gar­se a ser Dios, a ser com­ple­men­to ab­so­lu­to de ese con­cep­to, al­can­zán­do­lo.

“El yo­ga co­nec­ta en las per­so­nas as­pec­tos fí­si­cos, men­ta­les y es­pi­ri­tua­les”

Sri Mataji Shaktiananda

|CORTESÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.