CO­CA: LA MA­TA DE LA VI­DA, LA MUER­TE Y EL OL­VI­DO PA­RA EL CHO­CÓ

Por ser uno de los departamentos en el que hay me­nos cul­ti­vos de co­ca, el Go­bierno no lo in­clu­yó en el sis­te­ma de sus­ti­tu­ción. En­ton­ces, ¿qué al­ter­na­ti­vas tie­nen los que vi­ven de la siem­bra de es­ta plan­ta?

Publimetro Colombia - - PORTADA - ES­PE­RAN­ZA ARIAS es­pe­ran­za.arias@pu­bli­me­tro.co

En la ter­ce­ra par­te del es­pe­cial de PU­BLI­ME­TRO des­de la re­gión sel­vá­ti­ca de es­te de­par­ta­men­to, ha­bla­mos con los cam­pe­si­nos que vi­ven des­de aden­tro el con­flic­to, en una zo­na en la que su úni­co me­dio de sub­sis­ten­cia son los cul­ti­vos de co­ca, y pa­ra la cual el Go­bierno no con­tem­pla la sus­ti­tu­ción

Eran ca­si las 10:00 a.m. El fo­tó­gra­fo que me acom­pa­ñó en es­ta tra­ve­sía y yo es­tá­ba­mos en una ca­sa de pa­la­fi­to a ori­llas de un afluen­te que desem­bo­ca en el río San Juan, en el de­par­ta­men­to de Cho­có. Las ta­blas des­gas­ta­das que ser­vían de pa­red so­lo ta­pa­ban el fren­te de la vi­vien­da y una par­te de los cos­ta­dos. El fon­do es­ta­ba des­cu­bier­to y lo úni­co que se­pa­ra­ba a la ca­sa de la sel­va era el me­tro y me­dio de al­tu­ra de las vi­gas que la sos­te­nían.

Aun­que al ini­cio del día se ha­bían aso­ma­do ra­yos de sol, con el pa­so de las ho­ras, el cie­lo se fue nu­blan­do y las go­tas em­pe­za­ron a caer. Los dos hom­bres y la mu­jer que vi­ven en ese pe­que­ño lu­gar ha­bla­ban es­po­rá­di­ca­men­te en­tre ellos, mien­tras oían en un ra­dio de pi­las có­mo avan­za­ba el pa­ro in­dí­ge­na.

El so­ni­do de la llu­via co­men­zó a mez­clar­se con el de va­rios he­li­cóp­te­ros. El rui­do se in­ten­si­fi­ca­ba a me­di­da que las ae­ro­na­ves de las au­to­ri­da­des se acer­ca­ban. Nos mi­ra­mos de in­me­dia­to, in­ter­cam­bian­do pen­sa­mien­tos sin pro­nun­ciar una so­la pa­la­bra. Es­cu­char he­li­cóp­te­ros en la ciu­dad es nor­mal, pe­ro en un te­rri­to­rio que es­tá en me­dio del con­flic­to, es si­nó­ni­mo de en­fren­ta­mien­tos, de vio­len­cia.

Sin em­bar­go, nues­tra ca­ra de te­rror en na­da se ase­me­ja­ba a la de los cam­pe­si­nos. “Esa es la Po­li­cía. Vie­nen a erra­di­car co­ca por aquí cer­ca”, nos ex­pli­ca­ron. Se­gún los ha­bi­tan­tes del Me­dio San Juan, en la re­gión hay mi­les de hec­tá­reas de cul­ti­vos de co­ca que es­tán sien­do erra­di­ca­das po­co a po­co por la Po­li­cía. De he­cho, ellos cul­ti­va­ban es­ta ho­ja por­que era el úni­co me­dio de sus­ten­to que te­nían, pe­ro de­bi­do a la vio­len­cia tu­vie­ron que de­di­car­se a la siem­bra de arroz pa­ra el con­su­mo pro­pio, por­que no re­sul­ta ren­ta­ble pro­du­cir pa­ra ven­der­le a las gran­des com­pa­ñías.

Las ae­ro­na­ves mi­li­ta­res pa­sa­ron por en­ci­ma de la ca­sa de pa­la­fi­to y el so­ni­do se de­tu­vo muy aden­tro de la sel­va. Dos ho­ras des­pués aban­do­na­ron el lu­gar. No hu­bo rá­fa­gas de dis­pa­ros des­de la tie­rra ni bom­bas lan­za­das des­de el cie­lo. El ce­se al fue­go fue res­pe­ta­do por am­bas par­tes.

En otra épo­ca, el pa­so de he­li­cóp­te­ros de las Fuer­zas Mi­li­ta­res so­bre cam­pa­men­tos del Eln o el des­em­bar­co de uni­da­des del Ejér­ci­to y la Po­li­cía en fin­cas con cul­ti­vos de co­ca hu­bie­ran cau­sa­do en­fren­ta­mien­tos en los que, inevi­ta­ble­men­te, la po­bla­ción ci­vil hu­bie­ra que­da­do atra­pa­da. Hoy, la si­tua­ción es dis­tin­ta.

Des­pués del me­dio­día em­pe­za­ron a apa­re­cer en el río lan­chas rá­pi­das en las que se mo­vi­li­za­ban los miem­bros del fren­te Oc­ci­den­tal del Eln, los mis­mos a los que les es­tá­ba­mos si­guien­do el ras­tro. Tras es­pe­rar du­ran­te 24 ho­ras en la vi­vien­da de esos tres cam­pe­si­nos, una lan­cha con va­rios gue­rri­lle­ros nos re­co­gió. Ahí em­pren­di­mos un via­je a un pun­to del río San Juan, don­de pa­sa­mos va­rios días jun­to a los in­sur­gen­tes y la co­mu­ni­dad pa­ra en­ten­der el cán­cer que con­su­me al de­par­ta­men­to y que au­men­ta la des­con­fian­za de la gen­te ha­cia el Es­ta­do.

El Pro­gra­ma Na­cio­nal In­te­gral pa­ra la Sus­ti­tu­ción de Cul­ti­vos de Uso Ilí­ci­tos (Pnis) fue crea­do es­te año me­dian­te un de­cre­to de la Pre­si­den­cia pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de las dro­gas ilí­ci­tas, así co­mo que­dó pac­ta­do en el cuar­to pun­to del acuer­do de paz con las Farc. Se­gún el pa­pel, al fi­na­li­zar es­te año es­pe­ran ha­ber sus­ti­tui­do 50.000 hec­tá­reas de cul­ti­vos ilí­ci­tos y erra­di­ca­do otras 50.000. Pe­ro el pro­gra­ma de sus­ti­tu­ción no in­clu­yó al Cho­có.

De los 32 departamentos que con­for­man Colombia, la sus­ti­tu­ción se ha­rá en los 12 departamentos don­de hay más cul­ti­vos de co­ca: Pu­tu­ma­yo, Nor­te de San­tan­der, Gua­via­re, An­tio­quia, sur de Cór­do­ba, Na­ri­ño, Ca­que­tá, Me­ta, Vi­cha­da, Va­lle del Cau­ca, Cau­ca y Arau­ca. Nue­va­men­te, el Cho­có que­dó a un la­do.

Eso sien­te la gen­te que vi­ve en ese pun­to del Pa­cí­fi­co co­lom­biano y que no en­tien­de por qué, sien­do el Cho­có uno de los departamentos que his­tó­ri­ca­men­te ha te­ni­do los ín­di­ces más al­tos de po­bre­za, el Go­bierno no les da la opor­tu­ni­dad de ha­cer par­te del pro­gra­ma de sus­ti­tu­ción, con el que ca­da fa­mi­lia re­ci­bi­rá un to­tal de 36 mi­llo­nes de pe­sos a lo lar­go de dos años.

Al lle­gar a la po­bla­ción a la que nos lle­vó el Eln, ve­mos a un gru­po de hom­bres afros api­lan­do arroz y lue­go de ca­mi­nar va­rios me­tros nos en­con­tra­mos con otros dos que ex­traen el ju­go de la ca­ña de azú­car en una má­qui­na que flo­ta en el río. Cru­za­mos el sa­lu­do con va­rios ha­bi­tan­tes y des­pués de un tiem­po em­pe­za­mos a con­ver­sar con uno de ellos so­bre la se­gu­ri­dad y los cul­ti­vos de co­ca.

“La se­mi­lla de la co­ca la tra­je­ron ha­ce mu­chos años los pa­ra­mi­li­ta­res. Se la en­tre­ga­ban al cam­pe­sino pa­ra que la sem­bra­ra con el com­pro­mi­so de ven­dér­se­la úni­ca­men­te a ellos”, con­tó. “Lue­go, em­pe­za­ron a po­ner­le nor­mas a las co­mu­ni­da­des. En eso apa­re­cie­ron las Farc y des­pués el Eln”, ex­pli­ca­ba es­te hom­bre de 72 años. “Ahí co­men­zó el cho­que, por­que las Farc em­pe­za­ron a sem­brar y a com­prar. Las Farc pa­ga­ban la co­ca un po­co más ca­ra y por eso la gen­te pre­fe­ría ven­dér­se­la a ellos. Así co­men­zó la muer­te”, di­jo mien­tras se aga­rra­ba las ma­nos y aga­cha­ba su ca­ra.

Des­pués de dé­ca­das de con­flic­to ar­ma­do, las Farc aban­do­na­ron el te­rri­to­rio gra­cias a la fir­ma del acuer­do y el Eln to­mó con­trol de esas zo­nas en el Cho­có. Pe­ro pa­ra es­te cam­pe­sino, la paz no sir­vió de mu­cho, por­que la vio­len­cia “da­ñó la vi­da que te­nía”.

“Uno fi­nal­men­te se acos­tum­bra. Mu­chos se han ido, pe­ro uno se que­da aquí y tie­ne que vi­vir con eso”, nos di­jo re­fi­rién­do­se a los cons­tan­tes en­fren­ta­mien­tos en­tre los mi­li­ta­res y gue­rri­lle­ros, cu­ya cau­sa es, en­tre otras co­sas, por la erra­di­ca­ción de cul­ti­vos que, así co­mo lo di­jo ‘Uriel’, el co­man­dan­te del fren­te Oc­ci­den­tal del Eln, “la gen­te no siem­bra ho­ja de co­ca por­que sí. La gen­te siem­bra ho­ja de co­ca por­que es la úni­ca al­ter­na­ti­va que tie­ne”.

En­ton­ces, en­tre los re­la­tos de de­ce­nas de en­fren­ta­mien­tos que ha so­por­ta­do es­te vie­jo cam­pe­sino con­ti­nuó di­cien­do: “El pro­ble­ma de la siem­bra de co­ca es que el Go­bierno ha es­ta­do con el te­ma de la sus­ti­tu­ción, pro­me­tien­do pla­ti­ca, pe­ro aquí so­lo han fu­mi­ga­do”.

Y así, mien­tras ha­blá­ba­mos so­bre có­mo el Es­ta­do ig­no­ra­ba al Cho­có una vez más, so­bre có­mo es­te hom­bre te­nía que re­plan­tear su vi­da cuan­do ya ha­bía vi­vi­do más de la mi­tad, se vol­vió a es­cu­char el so­ni­do de he­li­cóp­te­ros. “¡Ahí vie­nen!”, gri­tó un gue­rri­lle­ro pa­ra po­ner en aler­ta a los de­más. Pe­ro to­dos se que­da­ron quie­tos, mi­ran­do có­mo las ae­ro­na­ves pa­sa­ban muy cer­ca de los te­chos. Tem­bla­mos, su­da­mos, es­pe­ra­mos que al­guien co­rrie­ra pa­ra ir de­trás de ellos. Pe­ro so­lo es­cu­cha­mos a un gue­rri­lle­ro de­cir: “Qué im­po­ten­cia la que se sien­te”. Tal vez la mis­ma que los cam­pe­si­nos de la zo­na.

|JUAN PA­BLO PINO - PU­BLI­ME­TRO

JUAN PA­BLO PINO - PU­BLI­ME­TRO

Cam­pe­si­nos cul­ti­va­do­res de arroz ven pa­sar sus días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.