EL HUE­VO DU­RO

Publimetro Colombia - - NACIÓN - AN­DRÉS OSPINA ES­CRI­TOR Y REA­LI­ZA­DOR DE RA­DIO AN­DRES@BOGOTALOGO.COM @ELBLOGOTAZO *Las opi­nio­nes ex­pre­sa­das por el co­lum­nis­ta no re­pre­sen­tan ne­ce­sa­ria­men­te las de PU­BLI­ME­TRO Colombia S.A.S.

So­lo una mi­no­ría de pri­vi­le­gia­dos com­pren­de la re­le­van­cia in­he­ren­te a un hue­vo du­ro, y por lo tan­to, se mues­tra ca­paz de apre­ciar­lo en to­da la gran­de­za y com­ple­ji­dad de sus di­men­sio­nes y va­ria­bles. El hue­vo du­ro es un cuer­po cur­vi­lí­neo, con su con­te­ni­do so­li­di­fi­ca­do y re­ves­ti­do por una co­ra­za ama­ri­lla, blan­ca o jas­pea­da, ele­va­do a ali­men­to po­pu­lar gra­cias a la gu­la hu­ma­na. Pe­ro hay más: pa­ra que un hue­vo du­ro sea ver­da­de­ra­men­te du­ro y que nin­gún pu­ris­ta ven­ga a de­gra­dar­lo o a su­plan­tar­lo con imi­ta­cio­nes, to­do hue­vo du­ro de­be es­tar mu­cho más du­ro que su her­mano blan­do… el hue­vo ti­bio, tam­bién su­cu­len­to. Lo an­te­rior de­man­da, des­de lue­go, un cálcu­lo pre­ci­so con res­pec­to a su tiem­po y su tem­pe­ra­tu­ra de coc­ción. Así las co­sas, na­da peor que un aso­mo de blan­de­za en un pre­ten­di­do hue­vo du­ro.

Al­go tan de­li­ca­do co­mo un hue­vo du­ro no con­sien­te tér­mi­nos me­dia­nos ni ti­bie­zas. Se tra­ta de un asun­to cien­tí­fi­co, de quí­mi­ca y fí­si­ca ele­men­ta­les: el tiem­po de coc­ción del hue­vo du­ro de­pen­de de la al­tu­ra, la tem­pe­ra­tu­ra y de otros fac­to­res exó­ge­nos, ca­si siem­pre in­ma­ne­ja­bles y alea­to­rios. De una co­ne­xión nu­me­ro­ló­gi­ca y cien­tí­fi­ca del co­mes­ti­ble con el cos­mos. O se es hue­vo du­ro o se es hue­vo ti­bio. To­da ins­tan­cia in­ter­me­dia re­sul­ta pro­fa­na.

Mi re­la­ción con los hue­vos du­ros es­tá ta­pi­za­da de am­bi­güe­da­des. Co­mo mu­chos re­pre­sen­tan­tes de nues­tra cla­se me­dia, en al­gún mo­men­to tem­prano de mi exis­ten­cia pro­fe­sé un fas­ti­dio apren­di­do por el hue­vo du­ro. En mi ig­no­ran­cia ma­ni­fes­té cier­tos es­te­reo­ti­pos eli­tis­tas y des­de mi ru­ta de co­le­gio abo­gué por la cri­mi­na­li­za­ción de su por­te en lon­che­ras, al con­si­de­rar­lo una eti­que­ta so­cial de pé­si­mo gus­to. Pa­ra mi des­hon­ra, has­ta lle­gué a de­ni­grar de aque­llos con­dis­cí­pu­los cu­yos pa­dres o acu­dien­tes in­clu­ye­ran hue­vos du­ros co­mo in­su­mos nu­tri­cio­na­les den­tro de su die­ta es­co­lar. Y me mo­fé de quie­nes en con­tex­tos es­tu­dian­ti­les o la­bo­ra­les, des­preo­cu­pa­dos del se­ña­la­mien­to co­lec­ti­vo, osa­ran in­cor­po­rar uno o dos, pe­la­dos o sin pe­lar, den­tro del por­ta­co­mi­das.

Has­ta aven­tu­ré pa­ra­le­los ab­sur­dos al equi­pa­rar cier­tos ya­ci­mien­tos in­fec­tos de agua o re­pre­sas ma­lo­lien­tes con hue­vos du­ros. Si iba por el Sal­to del Te­quen­da­ma, igua­la­ba el per­fu­me de su to­rren­te azu­fra­do con el de los hue­vos du­ros que cier­tos ami­gos míos ha­bían traí­do al pa­seo. En su­ma fui, lo ad­mi­to, de quie­nes en era es­co­lar ha­lla­ron en los hue­vos du­ros aje­nos un pre­tex­to pa­ra ejer­ci­tar el ruin ejer­ci­cio del bull­ying, in­clu­so an­tes de que tal di­ná­mi­ca tu­vie­ra nom­bre en­tre los his­pa­noha­blan­tes. Pe­ro ya ma­du­ro y con el pre­jui­cio su­pe­ra­do lo di­go sin pu­dor: el hue­vo du­ro es un acom­pa­ñan­te nu­tri­ti­vo ex­cep­cio­nal. Los he­chos lo com­prue­ban: em­pa­na­da co­lom­bia­na sin hue­vo du­ro no es del to­do em­pa­na­da. Fi­gu­ras icó­ni­cas co­mo el gran Hum­pty Dum­pty o el mis­mí­si­mo Hue­vo­du­ro de Condorito ger­mi­na­ron gra­cias a es­te. Por eso, des­de mi hu­mil­de ovo­lac­to­ve­te­ga­ria­nis­mo y sin que me pa­tro­ci­ne gre­mio al­guno, hoy pue­do de­cla­rar­me fa­ná­ti­co y de­fen­sor irres­tric­to del hue­vo du­ro en arro­ces, pi­ca­do en gua­ca­mo­les, en me­nús de píc­nics, em­pa­re­da­dos y has­ta en los ad­ve­ne­di­zos hue­vos de Pas­cua que aho­ra ador­nan cen­tros co­mer­cia­les. En con­cor­dan­cia con lo ex­pues­to y aun­que pa­ra mu­chos la pre­sen­te co­lum­na si­ga, en pa­la­bras muy vul­ga­res, “te­nien­do hue­vo”, con­si­de­ro de ri­gor reivin­di­car la po­si­ción sal­va­do­ra del hue­vo du­ro co­mo un em­ble­ma nu­tri­cio­nal de ex­cep­ción. Y es­pe­ro que así sea has­ta el fin de los hue­vos. ¡Has­ta el

otro hue­vo!

“Co­mo mu­chos re­pre­sen­tan­tes de nues­tra cla­se me­dia, en al­gún mo­men­to tem­prano de mi exis­ten­cia pro­fe­sé un fas­ti­dio apren­di­do por el hue­vo du­ro”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.