TRANS­MI­LE­NIO VS. ME­TRO

Publimetro Colombia - - OPINIÓN / BOGOTÁ - ADOL­FO ZABLEH DURÁN @AZABLEH *Las opi­nio­nes ex­pre­sa­das por el co­lum­nis­ta no re­pre­sen­tan ne­ce­sa­ria­men­te las de PU­BLI­ME­TRO Colombia S.A.S.

Se po­drían lle­nar li­bros so­bre la his­to­ria del me­tro en Bo­go­tá. El que no exis­te, ob­vio. Des­de su in­mi­nen­te cons­truc­ción, des­de ha­ce apro­xi­ma­da­men­te me­dio si­glo, has­ta có­mo nos he­mos acos­tum­bra­do a que Trans­Mi­le­nio ha­ga lo mis­mo, pe­ro sien­do más ba­ra­to. De­ba­tes po­lí­ti­cos, di­le­mas am­bien­ta­lis­tas, aná­li­sis eco­nó­mi­cos, el te­ma da pa­ra to­do. Y si nos po­ne­mos a com­pa­rar con otras ciu­da­des, no del mun­do, sino de la re­gión, es ca­si ri­dícu­lo que no ten­ga­mos me­tro. Qui­to, que es co­mo la cuar­ta par­te de Bo­go­tá, es­tá cons­tru­yen­do ya el su­yo.

Y aun­que pa­re­ce que es­ta vez sí va­mos a te­ner uno, la po­si­ción de Pe­ña­lo­sa al res­pec­to siem­pre me ha con­fun­di­do, y eso que me con­si­de­ro un vo­tan­te me­dia­na­men­te in­for­ma­do. Al­gu­na vez di­jo que no se po­día ha­cer me­tro en Bo­go­tá, mien­tras que Sa­muel Mo­reno, su ri­val por la al­cal­día en ese en­ton­ces, di­jo lo con­tra­rio y ga­nó las elec­cio­nes. Lue­go cam­bió de po­si­ción y lo vio con bue­nos ojos, pa­ra lue­go vol­ver a de­fen­der a Trans­Mi­le­nio. Des­pués vol­vió al me­tro, pe­ro ha os­ci­la­do en­tre el sub­te­rrá­neo y el ele­va­do, mo­de­los que ha cri­ti­ca­do o ala­ba­do se­gún la ma­rea po­lí­ti­ca, su es­ta­do de áni­mo, los con­se­jos de los ex­per­tos o las co­ti­za­cio­nes que lle­gan. Ya pa­re­ce que se­rá ele­va­do y que así nos fui­mos, pe­ro va­ya uno a sa­ber, por­que se­gún las úl­ti­mas in­for­ma­cio­nes, hay pla­ta pa­ra cons­truir­lo, pe­ro no hay es­tu­dios que lo ava­len.

Aho­ra leo que ya em­pe­za­ron los es­tu­dios y los di­se­ños de las nue­vas tron­ca­les de Trans­Mi­le­nio en la ave­ni­da

68 y la ave­ni­da Ciu­dad de Ca­li, to­do por un va­lor de

36.000 mi­llo­nes de pe­sos. Eso, su­ma­do al anun­cio so­bre el tren li­ge­ro y que es­ta­rá lis­to en 2021 pa­ra unir a Fa­ca­ta­ti­vá con el cen­tro de la ciu­dad. Y es­tá bien, to­do lo que sea pa­ra me­jo­rar el trans­por­te pú­bli­co de Bo­go­tá es bien­ve­ni­do, pe­ro con me­tro a bor­do. Sin esa vai­na, mo­ver­se acá se­gui­rá sien­do un caos (y con me­tro tam­bién, pe­ro al me­nos ten­dre­mos otra op­ción).

Exis­ten dos fac­to­res ob­vios den­tro de lo que se le pue­de cri­ti­car a Trans­Mi­le­nio y al Sitp en ge­ne­ral. El pri­me­ro es que te­ner co­rre­do­res ex­clu­si­vos pa­ra es­tos dos sis­te­mas con se­má­fo­ros ca­da

80 me­tros o me­nos ha­ce que la vai­na no flu­ya, y ahí sí el me­tro es tre­men­da­men­te más rá­pi­do. El se­gun­do es que muy Trans­Mi­le­nio y muy Sitp, pe­ro esa gen­te se si­gue pa­san­do los se­má­fo­ros en ro­jo y blo­quean­do las in­ter­sec­cio­nes co­mo cual­quier ca­mio­ne­ro de ve­re­da, con el per­dón de los ca­mio­ne­ros y de las ve­re­das.

Es que no pue­de ser que con­duc­to­res y vehícu­los que re­pre­sen­tan al Dis­tri­to, que es­tán pa­ra ser­vir y ha­cer de la ciu­dad un lu­gar me­jor, la vuel­van más in­vi­vi­ble. Ya de por sí da ra­bia cuan­do un ca­rro par­ti­cu­lar, ahí sí na­da de ca­mio­nes de ve­re­da, se pa­sa el se­má­fo­ro cuan­do no to­ca. Ro­jo o ver­de, da la mis­ma, les bas­ta una so­la im­pru­den­cia pa­ra blo­quear dos ca­lles, y en­ci­ma quien ma­ne­ja po­ne ca­ra, cuan­do la po­ne, de “es­to no es con­mi­go”.

En­ton­ces es peor si pa­sa con los con­duc­to­res de bu­ses dis­tri­ta­les, que no so­lo tie­nen una ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad, sino que ma­ne­jan vehícu­los tres ve­ces más gran­des. Pe­ro es­to les tie­ne sin cui­da­do, si­guen sin­tien­do que la vía es de ellos y que los de­más tie­nen que es­pe­rar. La Al­cal­día o el de­par­ta­men­to res­pon­sa­ble de es­to ten­dría que so­lu­cio­nar el pro­ble­ma y san­cio­nar a quien lo ha­ce. Me­jor eso que ob­viar las fal­tas, que es lo que ha­cen los po­li­cías que las pre­sen­cian.

Es­to no pa­sa­ría con el me­tro, y so­lo por eso ya hay pun­to a fa­vor su­yo. Eso sí, hay que apren­der a ca­mi­nar pa­ra des­pués co­rrer, y si no so­mos ca­pa­ces de res­pe­tar un se­má­fo­ro, qui­zá no nos me­re­ce­mos so­lu­cio­nes más avan­za­das.

|AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.