DE­TRÁS DEL GOL DE LA 15 DE MILLOS

Henry Ro­jas se me­tió en la his­to­ria del club em­ba­ja­dor, pe­ro de­trás de es­to hay otra his­to­ria que se de­be con­tar.

Publimetro Colombia - - PORTADA - MI­GUEL RUIZ @Mi­gueRuiZ

Aun­que no se de­be­rían con­tar los he­chos en pri­me­ra per­so­na, a me­nos que sea una crónica y sea quien es­cri­be el pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal de la his­to­ria, en es­ta opor­tu­ni­dad es vá­li­do el ejer­ci­cio y ya lo irán en­ten­dien­do. Mu­chas son las lec­tu­ras y mi­ra­das que se la han da­do al gol de Henry Ro­jas pa­ra la es­tre­lla 15 de Mi­llo­na­rios, pe­ro hay una que so­lo la sa­be él, su familia, sus ami­gos y yo, que tu­ve la for­tu­na de sa­ber­la.

Le­jos de con­tar que el tan­to ano­ta­do el pa­sa­do 17 de di­ciem­bre fue obra del ju­ga­dor con la ca­mi­se­ta 17, na­ci­do un 27 del mes 7 de 1987, es más im­por­tan­te sa­ber por qué Henry Ro­jas no fue ti­tu­lar en los úl­ti­mos par­ti­dos, por qué es­tu­vo dos me­ses fue­ra de las can­chas, por qué es­ta­ba más ago­ta­do que sus com­pa­ñe­ros y cuál fue la de­ci­sión que to­mó pa­ra lle­gar a es­ta final con la po­si­bi­li­dad de ju­gar des­de el mi­nu­to 77.

Com­pli­ca­da le­sión

El 2 de sep­tiem­bre se ju­ga­ba el par­ti­do Mi­llo­na­rios vs. Alian­za Pe­tro­le­ra y, a di­fe­ren­cia de lo que ve­nía pa­san­do en los en­cuen­tros an­te­rio­res, Henry Ro­jas no fue ti­tu­lar. Des­pués de las mo­les­tias que ha­bía sen­ti­do, ha­bló con el cuer­po téc­ni­co y de­ci­die­ron dar­le po­cos mi­nu­tos. En ese en­cuen­tro los azu­les ga­na­ron 1-0, Henry en­tró en el mi­nu­to 77 por Jhon Du­que y fue el úl­ti­mo en­cuen­tro an­tes de em­pe­zar su re­cu­pe­ra­ción.

Des­pués de los exá­me­nes y che­queos, se des­cu­brió que Ro­jas te­nía una pu­bal­gia que le im­pe­día rea­li­zar mo­vi­mien­tos con nor­ma­li­dad por el do­lor y la in­fla­ma­ción en la zo­na in­gui­nal y pú­bi­ca. Le diag­nos­ti­ca­ron cer­ca de cua­tro se­ma­nas de re­cu­pe­ra­ción, pe­ro fi­nal­men­te fue­ron diez pa­ra vol­ver a las can­chas.

El re­gre­so no fue tan fe­liz

El 12 de no­viem­bre se dio el re­gre­so de Henry en una du­ra vi­si­ta fren­te al Hui­la y en un par­ti­do sin go­les, Rus­so le dio nue­ve mi­nu­tos (ven que no to­do era con el nú­me­ro 7), pe­ro el do­lor y las mo­les­tias no se ha­bían ido.

Una se­ma­na des­pués, el ju­ga­dor vol­vió a ser su­plen­te, en­tró en los úl­ti­mos 17 mi­nu­tos del 5-1 con­tra De­por­ti­vo Ca­li, pe­ro las sen­sa­cio­nes no eran bue­nas. Por eso, con­sul­tan­do con el cuer­po téc­ni­co y mé­di­co del club, él de­ci­dió ha­cer al­go más pa­ra re­cu­pe­rar­se y em­pe­zó a asis­tir a te­ra­pias par­ti­cu­la­res, des­pués de los en­tre­na­mien­tos y an­tes de las con­cen­tra­cio­nes, sa­cri­fi­can­do ho­ras de des­can­so y tiem­po con su familia. Lo im­por­tan­te era re­cu­pe­rar­se pa­ra la rec­ta final de la Li­ga Águi­la II-2017.

En es­te pun­to en­tro yo, que es­ta­ba en va­ca­cio­nes y acom­pa­ña­ba a mi ma­dre al mis­mo si­tio de te­ra­pis­tas pa­ra tra­tar una frac­tu­ra de di­fí­cil re­cu­pe­ra­ción que ella su­frió ha­ce ca­si dos años. Y fue el mar­tes 21 de no­viem­bre cuan­do fui tes­ti­go del mo­men­to y la for­ma co­mo Henry ha­bla­ba con la re­cep­cio­nis­ta del lu­gar, in­ten­ta­ba aco­mo­dar sus ci­tas a los ho­ra­rios de en­tre­na­mien­to.

Ese día le pre­gun­té so­bre su si­tua­ción, me co­men­tó que ca­da vez que ju­ga­ba sen­tía las mo­les­tias, que en el club no lo que­rían so­bre­car­gar y que es­ta­ba ha­cien­do es­to pa­ra vol­ver rá­pi­do. Ob­via­men­te de­be ser frus­tran­te te­ner una le­sión en el mo­men­to más im­por­tan­te del año, re­cor­dan­do que en el pri­mer se­mes­tre otra le­sión, esa vez en el to­bi­llo, lo de­jó por fue­ra de las se­mi­fi­na­les con Na­cio­nal.

En las ho­ras de es­pe­ra en aquel si­tio me en­con­tré otras dos ve­ces con Ro­jas, lle­ga­ba a la ho­ra en pun­to pa­ra su te­ra­pia y sa­lía una ho­ra des­pués, ya mar­can­do las 7 de la no­che. Mis va­ca­cio­nes ter­mi­na­ron el pri­me­ro de di­ciem­bre, no pu­de se­guir acom­pa­ñan­do a mi ma­dre a sus te­ra­pias y tam­po­co pu­de vol­ver a ha­blar con Henry, sin em­bar­go, ca­da vez que un hin­cha o un comentarista cues­tio­na­ba la no ti­tu­la­ri­dad del vo­lan­te, yo te­nía la res­pues­ta y no que­ría con­tar­la, por lo me­nos no sin pre­gun­tar­le al pro­ta­go­nis­ta si po­día ha­cer­lo.

El gol es­ta­ba guar­da­do

En los par­ti­dos de cuar­tos de final y se­mi­fi­na­les, Ro­jas ape­nas pu­do ju­gar 20 mi­nu­tos; su­man­do los po­cos se­gun­dos que ju­gó en la vuel­ta con­tra La Equi­dad en­tran­do por Mos­que­ra y an­te la ex­pul­sión de Du­que, los seis que ju­gó en la ida an­te el Amé­ri­ca don­de tu­vo un re­ma­te que se es­tre­lló en el tra­ve­sa­ño y en la vuel­ta con­tra los es­car­la­tas un re­ma­te mor­di­do fue con­tro­la­do por Be­ja­rano. Por for­tu­na en nin­guno de esos par­ti­dos hi­zo fal­ta ese gol.

Los hin­chas y pe­rio­dis­tas se­guían pre­gun­tán­do­se la ra­zón pa­ra no con­tar con Henry por más mi­nu­tos en el cam­po, yo te­nía la res­pues­ta, pe­ro no ha­bía po­di­do con­sul­tar­le y no era pru­den­te pu­bli­car al­go que él no ha­bía da­do a co­no­cer.

El gol de la es­tre­lla 15

En la ida de la final, Rus­so no man­dó a Henry al cam­po. El 1-0 a fa­vor y el jue­go del equi­po ha­cían ver que no se ne­ce­si­ta­ba de su es­fuer­zo, pe­ro pa­ra la vuel­ta era di­fe­ren­te, se se­guía es­pe­ran­do que el to­li­men­se fue­ra ti­tu­lar. Cuan­do el mar­ca­dor se pu­so en con­tra de los em­ba­ja­do­res, mu­chos co­men­ta­ris­tas lo pe­dían en el cam­po pa­ra ba­jar el rit­mo, sin em­bar­go, so­lo has­ta los 77 mi­nu­tos del jue­go y an­te la ne­ce­si­dad de con­tro­lar a San­ta fe y dar­le un ai­re al me­dio­cam­po, el DT azul lo man­dó a la can­cha en re­em­pla­zo de Juan Gui­ller­mo Do­mín­guez.

Pa­sa­ron nue­ve mi­nu­tos, los ro­jos ha­bían vuel­to a po­ner el glo­bal igua­la­do y la de­fi­ni­ción pa­re­cía que lle­ga­ba a los pe­na­les, pe­ro lle­gó el re­bo­te que le que­dó per­fec­to a Henry, quien to­mó el ba­lón de pri­me­ra y con un zur­da­zo lo pu­so muy le­jos de Ró­bin­son Za­pa­ta pa­ra ce­rrar así la his­to­ria y po­ner la es­tre­lla de Na­vi­dad de co­lor azul.

La au­to­ri­za­ción de Henry:

Al final de la pre­mia­ción, la aten­ción de los me­dios se fue con el ca­pi­tán An­drés Ca­da­vid, el ar­que­ro Ni­co­lás Vi­ko­nis, ‘Ca­ra­chi­to’ Do­mín­guez, el go­lea­dor Ay­ron del Va­lle y la jo­ven fi­gu­ra Jhon Du­que, pe­ro yo en­tré bus­can­do al au­tor del gol y a quien me po­día dar los ‘de­re­chos de au­tor’ pa­ra con­tar la his­to­ria de­trás del gol de Henry Ro­jas pa­ra la es­tre­lla 15 de Mi­llo­na­rios. Me di­jo que sí, le pe­dí una en­tre­vis­ta y sin nin­gún pro­ble­ma ac­ce­dió.

|JUAN PA­BLO PINO - PU­BLI­ME­TRO

Henry Ro­jas pa­só a la lar­ga his­to­ria de Mi­llo­na­rios co­mo el au­tor de un go­la­zo que le en­tre­gó el tí­tu­lo a su equi­po fren­te al ri­val de pa­tio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.