EXEM­PLEA­DOS DE AGUAS DE BO­GO­TÁ CUEN­TAN EL DRA­MA QUE VI­VEN

PUBLIMETRO co­no­ció las de­nun­cias de exem­plea­dos de la em­pre­sa que has­ta el 11 de febrero se en­car­ga­ba de re­co­ger la ba­su­ra del 52% de la ciu­dad. Ase­gu­ra­ron que fue­ron mal­tra­ta­dos por el Es­mad y su de­re­cho al tra­ba­jo fue vul­ne­ra­do

Publimetro Colombia - - PORTADA - PA­ME­LA LÓ­PEZ pa­me­la.lo­pez@publimetro.co

El pa­no­ra­ma en la ca­rre­ra 21 n.º 44-07/17, se­de ad­mi­nis­tra­ti­va de Aguas de Bo­go­tá (AB), des­de el lu­nes de es­ta se­ma­na es el mis­mo: al me­nos unos 100 em­plea­dos, in­clu­so más, se agol­pan en la puer­ta de la em­pre­sa pa­ra exi­gir su car­ta de des­pi­do, un cer­ti­fi­ca­do la­bo­ral y otro pa­ra re­cla­mar las ce­san­tías, así co­mo pa­ra pe­dir ex­pli­ca­cio­nes de por qué se que­da­ron sin tra­ba­jo cuan­do en­tró el nue­vo es­que­ma de aseo, se­gún ellos, sin pre­vio avi­so.

PUBLIMETRO co­no­ció his­to­rias de per­so­nas que lle­va­ban cin­co años tra­ba­jan­do en AB, aque­llas que por al­gún ti­po de le­sión o en­fer­me­dad fue­ron re­ubi­ca­das in­ter­na­men­te y que aho­ra no sa­ben qué ha­cer, así co­mo re­la­tos de lo que pa­só el día de la in­ter­ven­ción en la plan­ta y del en­fren­ta­mien­to con el Es­mad. Al­gu­nos nom­bres fue­ron cam­bia­dos y otros de­ci­die­ron re­ser­var­se su iden­ti­dad.

La in­ter­ven­ción

El pri­me­ro de febrero se con­vir­tió en un día ne­gro pa­ra mi­les de tra­ba­ja­do­res de Aguas de Bo­go­tá. Si bien va­rios me­dios de co­mu­ni­ca­ción, in­clui­do es­te, in­for­ma­ron que lo que se ha­bría ini­cia­do co­mo una pro­tes­ta pa­cí­fi­ca se con­vir­tió en una ba­ta­lla cam­pal, los exem­plea­dos de la em­pre­sa, que ase­gu­ran ha­ber es­ta­do esa no­che y ma­dru­ga­da en el en­fren­ta­mien­to, cuen­tan otra his­to­ria.

“Ese día, un co­man­dan­te ase­gu­ró que te­nía una or­den del al­cal­de pa­ra sa­car­nos co­mo fue­ra de la ba­se y le di­jo a uno de los lí­de­res del sin­di­ca­to: ‘Us­te­des va­yan y ha­blan con ellos (los em­plea­dos que es­pe­ra­ban el cam­bio de turno), que sal­gan a las bue­nas o los sa­ca­mos a la fuer­za’. El mis­mo co­man­dan­te di­jo que era una or­den di­rec­ta del al­cal­de”, co­men­tó Ro­dri­go Lu­na*, con­duc­tor de ca­mio­nes recolectores, que es­tu­vo ese día en la ba­se.

Los en­fren­ta­mien­tos no se hi­cie­ron es­pe­rar e in­clu­so al­gu­nos ex­tra­ba­ja­do­res se­ña­lan que mien­tras es­pe­ra­ban el turno los sor­pren­die­ron con agua y ga­ses la­cri­mó­ge­nos, y que los ca­mio­nes que re­sul­ta­ron da­ña­dos en reali­dad ya es­ta­ban fue­ra de ser­vi­cio: “El al­cal­de nos sa­có a la fuer­za de la plan­ta. Esos ca­rros que la Al­cal­día di­ce que es­ta­ban da­ña­dos, es­ta­ban allá va­ra­dos des­de ha­ce tres años y les sa­ca­ban los re­pues­tos pa­ra po­nér­se­los a otros. Esos ca­rros ya es­ta­ban da­ña­dos y los que rom­pie­ron

los pa­no­rá­mi­cos fue­ron los del Es­mad con ga­ses la­cri­mó­ge­nos”, co­men­tó uno de los exem­plea­dos de AB que pre­fi­rió re­ser­var su iden­ti­dad.

La ver­sión que se ha ma­ne­ja­do des­de el Dis­tri­to, y que ha men­cio­na­do va­rias ve­ces el al­cal­de En­ri­que Pe­ña­lo­sa, es que ese día hu­bo un sa­bo­ta­je de al­gu­nos tra­ba­ja­do­res de AB que pin­cha­ron las llan­tas y rom­pie­ron los es­pe­jos de los vehícu­los, lo que afec­tó el cro­no­gra­ma de re­co­lec­ción de ba­su­ra en la ciu­dad y des­en­ca­de­nó la emer­gen­cia am­bien­tal y sa­ni­ta­ria. La Ad­mi­nis­tra­ción lle­vó los ca­sos pun­tua­les an­te la Fis­ca­lía pa­ra una res­pec­ti­va ju­di­cia­li­za­ción.

“Ha ha­bi­do sa­bo­ta­je y van­da­lis­mo, pe­ro además ‘ma­to­neo’, ame­na­zas a mu­chos tra­ba­ja­do­res, in­clu­so a sus fa­mi­lias, es ver­gon­zo­so es­to que se ha da­do. Así que quie­ro agra­de­cer a to­dos los tra­ba­ja­do­res que a pe­sar de eso han ayu­da­do a que es­ta ope­ra­ción se pue­da nor­ma­li­zar”, se­ña­ló el al­cal­de Pe­ña­lo­sa.

En el lim­bo

Lo úni­co cla­ro que tie­nen los cien­tos de des­em­plea­dos que van dia­ria­men­te a la se­de ad­mi­nis­tra­ti­va de Aguas de Bo­go­tá es que no sa­ben qué ha­cer. “Nun­ca nos avi­sa­ron que nos iban a de­jar sin tra­ba­jo. A prin­ci­pios del año pa­sa­do, el ge­ren­te nos reunió y nos di­jo que el es­que­ma de aseo iba a cam­biar, pe­ro que to­do se­guía igual”, co­men­tó una de las per­so­nas que es­pe­ra des­de el lu­nes su car­ta pa­ra re­cla­mar las ce­san­tías.

Otros tes­ti­mo­nios coin­ci­den en que la em­pre­sa nun­ca les in­for­mó for­mal­men­te que se abri­ría la li­ci­ta­ción pa­ra el nue­vo es­que­ma, ni que se que­da­rían sin em­pleo por­que no sa­bían a dón­de lle­var la ho­ja de vi­da: “Nos hu­bie­ran reuni­do pa­ra de­cir­nos que no iban a li­ci­tar y dar­nos un preavi­so o ha­cer que las nue­vas em­pre­sas nos em­pal­men. Pe­ro él (ge­ren­te) no tu­vo los pan­ta­lo­nes su­fi­cien­tes pa­ra de­fen­der­nos. Nos en­te­ra­mos por los me­dios y por au­dios que la em­pre­sa se aca­ba­ba”, aña­dió otro hom­bre que lle­va­ba tres años y cua­tro me­ses con AB.

“Nos sa­ca­ron de la em­pre­sa co­mo si fué­ra­mos la­dro­nes”, fue el re­cla­mo de va­rias per­so­nas que ha­bla­ron con es­te me­dio. Fren­te a es­te te­ma, el Dis­tri­to ha di­cho reite­ra­da­men­te que les han so­li­ci­ta­do a los nue­vos ope­ra­do­res el in­gre­so de los más de 3500 em­plea­dos de Aguas de Bo­go­tá. Has­ta el mo­men­to, y se­gún la úl­ti­ma ci­fra en­tre­ga­da por la Uaesp, por lo me­nos 1250 per­so­nas tie­nen em­pleo.

Sin em­bar­go, hay otra que­ja re­cu­rren­te y es que a los nue­vos ope­ra­do­res no les re­ci­ben la ho­jas de vi­da o se las re­ci­ben, pe­ro no los lla­man o los rechazan por cual­quier mo­ti­vo. “Lle­vé la ho­ja de vi­da a uno de los ope­ra­do­res, pe­ro me re­cha­za­ron por­que es­toy cie­go. ¡Pe­ro yo veo bien! Fui con­duc­tor de ca­mión re­co­lec­tor por cin­co años en AB y veo per­fec­ta­men­te”, ase­gu­ró Al­fre­do Gon­zá­lez*.

“Es­ta­mos preo­cu­pa­dos por­que no te­ne­mos tra­ba­jo. Por la edad que ten­go no me re­ci­ben ni pa­ra ba­rrer. Era con­duc­tor de ca­mión re­co­lec­tor y tra­ba­jé los cin­co años que du­ró la em­pre­sa, pe­ro vie­ne uno acá y le di­cen que no hay pa­pe­les, al otro la­do (los otros ope­ra­do­res) no lo lla­man, y a los que han re­ci­bi­do los de­jan unos días y los sa­can”, ase­gu­ró Ra­mi­ro Fle­chas*.

Asi­mis­mo, mu­chos coin­ci­die­ron en que los que es­tán vin­cu­la­dos son “las ca­be­zas de Aguas de Bo­go­tá, los in­ge­nie­ros, los du­ros, esos son los que es­tán ubi­ca­dos con los nue­vos ope­ra­do­res”.

“Los de res­tric­ción”

Ol­ga Fi­gue­roa* ha su­fri­do de cua­tro her­nias dis­ca­les y ha si­do so­me­ti­da a dos ope­ra­cio­nes de co­lum­na. En su es­pal­da lle­va cua­tro tor­ni­llos y dos pla­cas de me­tal, ser­vía los tin­tos en Aguas de Bo­go­tá des­pués de que la re­ubi­ca­ran in­ter­na­men­te por­que el ba­rri­do de las ca­lles le pro­vo­có pro­ble­mas gra­ves de sa­lud.

Ol­ga tie­ne 45 años y cua­tro hi­jos que man­te­ner, es ma­dre sol­te­ra y se pre­gun­ta quién la re­ci­bi­rá así de en­fer­ma: “Dí­ga­me, ¿qué va­mos a ha­cer los de res­tric­ción? Si a uno no le dan tra­ba­jo por la edad, me­nos por es­tar en­fer­mo”, ase­gu­ró a PUBLIMETRO.

Ol­ga ha­ce par­te del gru­po que se co­no­ce en AB co­mo ‘los de res­tric­ción’ o ‘los en­fer­mos’, co­mo se di­cen ellos mis­mos. A otra mu­jer, quien tam­bién de­ci­dió re­ser­var­se su iden­ti­dad, ba­rrer le es­ta­ba pro­vo­can­do do­lo­res de es­pal­da, que so­lo lo­gra­ba cal­mar to­man­do pas­ti­llas. Sin em­bar­go, el do­lor de es­pal­da no hi­zo que se ga­na­ra un pues­to en ese ‘se­lec­to’ gru­po, sino un bra­zo, que se­gún ella, se lo par­tió un miem­bro del Es­mad el día de la to­ma a la plan­ta. “Eso lo hi­cie­ron con la in­ten­ción de que que­dá­ra­mos mal y por eso man­da­ron al Es­mad. Es­toy sin EPS, sin tra­ba­jo y con un bra­zo par­ti­do”, ase­gu­ró.

En en­tre­vis­ta con es­te me­dio, el se­cre­ta­rio de Há­bi­tat, Gui­ller­mo He­rre­ra, ase­gu­ró: “Aquí es im­por­tan­te re­cor­dar­les a los bo­go­ta­nos que ve­nía­mos ha­cien­do un es­fuer­zo ge­nuino pa­ra acom­pa­ñar­los (a los tra­ba­ja­do­res de AB) an­te los nue­vos ope­ra­do­res de ser­vi­cio, pa­ra que pue­dan te­ner una opor­tu­ni­dad en el es­que­ma de aseo (...). Ve­nía­mos acom­pa­ñan­do a unos 1700 em­plea­dos de Aguas de Bo­go­tá y an­tes de los ac­tos de van­da­lis­mo, se ha­bían con­tra­ta­do a unos 500 (aho­ra 1250 se­gún la úl­ti­ma ci­fra en­tre­ga­da por la Uaesp) y ha­bía unos 1100 que se­guían ese pro­ce­so de pre­sen­ta­ción de su ho­ja de vi­da, de exá­me­nes mé­di­cos y de la ve­ri­fi­ca­ción de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les que exi­ge la ley pa­ra ser con­tra­ta­dos”.

“Es­ta­mos preo­cu­pa­dos por­que no te­ne­mos tra­ba­jo. Por la edad que ten­go no me re­ci­ben ni pa­ra ba­rrer”

Ra­mi­ro Fle­chas, exem­plea­do Aguas de Bo­go­tá*

Sin pa­pe­les

Co­mo si no fue­ra po­co el dra­ma de no te­ner em­pleo, los exem­plea­dos de AB ma­dru­gan a dia­rio pa­ra re­cla­mar su car­ta de des­pi­do, cer­ti­fi­ca­do de ce­san­tías y otros pa­pe­les que ne­ce­si­tan pa­ra so­bre­vi­vir mien­tras se em­plean o pa­ra so­li­ci­tar tra­ba­jo en otra em­pre­sa. “Es­to es muy tris­te, por­que uno vie­ne acá y ni si­quie­ra abren la puer­ta, lo atien­de a uno el ce­la­dor o las que ba­rrían la ca­lle con no­so­tros, pe­ro que se cre­cie­ron por­que las as­cen­die­ron”, ase­gu­ró una mu­jer que lle­va des­de el lu­nes pi­dien­do un se­llo, que no tie­ne el cer­ti­fi­ca­do, pa­ra re­cla­mar sus ce­san­tías.

Así pa­san la ma­ña­na. Se lle­nan de pa­cien­cia, con un ci­ga­rri­llo en la mano y en la otra un tin­to. Al­gu­nos se can­sa­ron de pe­lear, de gri­tar, de gol­pear la puer­ta; otros, en cam­bio, se afe­rran a la en­tra­da exi­gien­do una res­pues­ta, pi­dien­do sus pa­pe­les y es­pe­ran­do una opor­tu­ni­dad. “Lás­ti­ma la em­pre­sa, es­tá­ba­mos muy con­ten­tos y ha­cien­do las co­sas bien. El úni­co error acá es que Pe­ña­lo­sa sea el al­cal­de, por­que en vez de ha­cer cre­cer la em­pre­sa la aca­ba y mi­re có­mo es­ta­mos no­so­tros”, ase­gu­ró Óscar Ló­pez, un ope­ra­rio de re­co­lec­ción de 28 años.

*Los nom­bres fue­ron cam­bia­dos a pe­ti­ción de los en­tre­vis­ta­do

|PA­ME­LA LÓ­PEZ-PUBLIMETRO

Des­de las 8:00 a.m., o mu­cho an­tes, los exem­plea­dos de AB se agol­pan en la puer­ta pa­ra pe­dir sus pa­pe­les. Mu­chos aún es­tán si tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.