DIS­CRI­MI­NAR A LOS ANI­MA­LES YA TIE­NE NOM­BRE

Publimetro Colombia - - NACIÓN - AN­DREA PA­DI­LLA ANIMANATURALIS IN­TER­NA­CIO­NAL, VO­CE­RA CO­LOM­BIA #PORLOSANIMALES @ANDREANIMALIDAD *Las opi­nio­nes ex­pre­sa­das por el co­lum­nis­ta no re­pre­sen­tan ne­ce­sa­ria­men­te las de PUBLIMETRO Co­lom­bia S.A.S.

En di­ciem­bre del año pa­sa­do, la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (RAE) hi­zo más de 3000 mo­di­fi­ca­cio­nes a la ver­sión di­gi­tal de su dic­cio­na­rio, en­tre adi­cio­nes de pa­la­bras y acep­cio­nes, acla­ra­cio­nes o en­mien­das de tér­mi­nos y sig­ni­fi­ca­dos, y su­pre­sio­nes de vo­ca­blos y de­fi­ni­cio­nes en desuso.

Al­gu­nas de es­tas re­for­mas son ‘co­rrec­cio­nes po­lí­ti­cas’ o pre­ci­sio­nes sobre el uso no neu­tral del len­gua­je, por ejem­plo, la aclaración de que ‘se­xo dé­bil’ es una ex­pre­sión que se usa pa­ra re­fe­rir­se al “con­jun­to de las mu­je­res”, pe­ro “con in­ten­ción des­pec­ti­va o dis­cri­mi­na­to­ria”. Otras, en cam­bio, de­sig­nan reali­da­des que ape­nas em­pie­zan a sur­gir en la con­cien­cia so­cial, pe­se a los es­tra­gos que han cau­sa­do du­ran­te si­glos, por ejem­plo, la in­clu­sión del tér­mino ‘apo­ro­fo­bia’, de­fi­ni­do co­mo “fo­bia a las per­so­nas po­bres o des­fa­vo­re­ci­das”.

Una de las adi­cio­nes más in­tere­san­tes es la del tér­mino ‘es­pe­cis­mo’. La RAE lo de­fi­ne co­mo “1. Discriminación de los ani­ma­les por con­si­de­rar­los es­pe­cies in­fe­rio­res” y “2. Creen­cia se­gún la cual el ser hu­mano es su­pe­rior al res­to de los ani­ma­les y por ello pue­de uti­li­zar­los en be­ne­fi­cio pro­pio”. Así que, des­de aho­ra, el bus­ca­dor no co­rre­gi­rá ‘es­pe­cis­mo’ por ‘es­pe­jis­mo’, aun­que lo que sub­yaz­ca al pri­me­ro sea, en efec­to, el es­pe­jis­mo de nues­tra su­pe­rio­ri­dad.

La in­clu­sión del tér­mino ‘es­pe­cis­mo’ en el dic­cio­na­rio de la RAE, con sus acep­cio­nes, es im­por­tan­te por dos ra­zo­nes. Pri­me­ro, por­que per­mi­te de­fi­nir el tra­to in­jus­to que les da­mos a los ani­ma­les co­mo una for­ma de discriminación. En 1975, el fi­ló­so­fo Pe­ter Sin­ger plan­teó que la discriminación con ba­se en la es­pe­cie, es de­cir, el es­pe­cis­mo, es se­me­jan­te a la que se ejer­ce con­tra al­gu­nas per­so­nas por su ra­za (ra­cis­mo) o gé­ne­ro (se­xis­mo). En los tres ca­sos, el gru­po que se atri­bu­ye un ‘es­ta­tus su­pe­rior’ nie­ga al gru­po que ca­li­fi­ca co­mo de ‘es­ta­tus in­fe­rior’ cier­tos atri­bu­tos (ra­cio­na­li­dad, al­ma, au­to­no­mía, cul­tu­ra, len­gua­je, etc.) pa­ra jus­ti­fi­car su do­mi­nan­cia sobre aquel y el de­re­cho a dis­po­ner de las vi­das de quie­nes ar­bi­tra­ria­men­te ex­clu­ye del ám­bi­to de con­si­de­ra­ción mo­ral.

Se­gun­do, por­que pa­ra trans­for­mar una reali­dad o erra­di­car una in­jus­ti­cia es pre­ci­so an­tes nom­brar­la y re­co­no­cer­la. De­cir que el len­gua­je crea reali­dad no sig­ni­fi­ca que el len­gua­je la pre­exis­ta; más bien, que la ha­ce exis­tir en la con­cien­cia co­lec­ti­va. Por eso, aun­que la ex­plo­ta­ción de los ani­ma­les im­pe­re des­de el co­mien­zo de la hu­ma­ni­dad y cons­ta­te­mos su vi­gen­cia en nues­tros días en la exis­ten­cia de ma­ta­de­ros, gran­jas de cría, pe­le­te­rías, zoo­ló­gi­cos y un sin­fín de es­ce­na­rios don­de son abu­sa­dos pa­ra pro­ve­cho hu­mano, es un hi­to pa­ra los de­re­chos de los ani­ma­les po­der nom­brar y ca­rac­te­ri­zar crí­ti­ca­men­te es­tos fe­nó­me­nos con un mis­mo vo­ca­blo.

Y no por­que una pa­la­bra ad­quie­ra vi­da gra­cias a la RAE, sino por­que su adop­ción y re­co­no­ci­mien­to por la ins­ti­tu­ción ofi­cial de la len­gua es­pa­ño­la le im­pri­me una in­ne­ga­ble fuer­za ma­te­rial y sim­bó­li­ca; la sa­ca del ni­cho, la po­ne a cir­cu­lar.

Se­gún la di­rec­to­ra téc­ni­ca del dic­cio­na­rio, la in­cor­po­ra­ción del vo­ca­blo ‘es­pe­cis­mo’ es­tu­vo mo­ti­va­da por nu­me­ro­sas su­ge­ren­cias y so­li­ci­tu­des. Tras com­pro­bar que la pa­la­bra con­ta­ba, además, con abun­dan­te do­cu­men­ta­ción, se pro­ce­dió a su in­cor­po­ra­ción.

Con es­te pre­ce­den­te, qui­zás la RAE adi­cio­ne nue­vas pa­la­bras co­mo ‘sen­tien­cia’ o ‘sin­tien­cia’, que es “la ca­pa­ci­dad de los ani­ma­les hu­ma­nos y no hu­ma­nos de sen­tir y su­frir”; co­rri­ja la de­fi­ni­ción de ‘tau­ro­ma­quia’, que no es “el ar­te de li­diar to­ros”, y su­pri­ma la ter­ce­ra acep­ción de ‘ani­mal’, que de­ni­gra a los ani­ma­les al equi­pa­rar­los a las per­so­nas “de com­por­ta­mien­to ins­tin­ti­vo, ig­no­ran­te y gro­se­ro”. En otras pa­la­bras, qui­zás va­ya­mos erra­di­can­do de la len­gua es­pa­ño­la el es­pe­cis­mo, el se­xis­mo y el ra­cis­mo que per­pe­tua­mos al ha­blar y al es­cri­bir.

“Así que, des­de aho­ra, el bus­ca­dor no co­rre­gi­rá ‘es­pe­cis­mo’ por ‘es­pe­jis­mo’, aun­que lo que sub­yaz­ca al pri­me­ro sea, en efec­to, el es­pe­jis­mo de nues­tra su­pe­rio­ri­dad”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.