¿Se­rá que Stran­ger Things pa­sa­ría el test de Bech­del?

Tam­bién co­no­ci­do co­mo la Re­gla de Bech­del o Mo Mo­vie Mea­su­re, es esen­cial­men­te una ma­ne­ra rá­pi­da de me­dir la ad­he­ren­cia de una pe­lí­cu­la al sesgo de gé­ne­ro de Holly­wood

Publimetro Colombia - - CULTURA - LINNEA ZIELINSKI www.me­tro.us

Stran­ger Things ha to­ma­do a to­dos por sor­pre­sa, con al­gu­nos efec­tos se­cun­da­rios in­tere­san­tes. La nos­tál­gi­ca se­rie de cien­cia fic­ción ha cau­sa­do un au­men­to en la po­pu­la­ri­dad de las co­sas que de otro mo­do se han man­te­ni­do fue­ra de la cul­tu­ra

mains­tream, co­mo las su­da­de­ras con ca­pu­cha de di­no­sau­rios y

Ca­la­bo­zos y dra­go­nes. Pe­ro ¿pa­sa Stran­ger Things el test de Bech­del? Aquí se lo con­ta­mos.

¿En qué con­sis­te?

El test de Bech­del, tam­bién co­no­ci­do co­mo la Re­gla de Bech­del o el Mo Mo­vie Mea­su­re, es esen­cial­men­te una ma­ne­ra rá­pi­da de me­dir la ad­he­ren­cia de una pe­lí­cu­la al sesgo de gé­ne­ro de Holly­wood. To­do lo que se les pi­de a las pe­lí­cu­las pa­ra apro­bar es que, en al­gún pun­to al fi­nal de la pe­lí­cu­la, al me­nos dos per­so­na­jes fe­me­ni­nos tie­nen que te­ner una con­ver­sa­ción que no se tra­te de un hom­bre. Fá­cil, ¿ver­dad? Bueno, no tan­to.

De he­cho, las pe­lí­cu­las en ge­ne­ral tien­den a ser tan ma­las pa­ra cum­plir con es­te re­qui­si­to que a me­nu­do se di­vi­de en tres seg­men­tos di­fe­ren­tes: uno, que hay más de un personaje fe­me­nino; dos, que es­tos dos (al me­nos) per­so­na­jes fe­me­ni­nos real­men­te ha­blan en­tre sí; y tres, que la con­ver­sa­ción que ten­gan en­tre ellas no sea sobre un hom­bre, o un ni­ño, si es­ta­mos ha­blan­do de Stran­ger Things.

En­ton­ces, ¿Stran­ger Things pa­sa la prue­ba de Bech­del?

Bueno, si es­tá pre­gun­tan­do es­pe­cí­fi­ca­men­te sobre la pri­me­ra tem­po­ra­da de la se­rie, la res­pues­ta es un gran no. La úni­ca ver­da­de­ra amis­tad fe­me­ni­na re­tra­ta­da es la que exis­te en­tre Nancy y Barb, la úl­ti­ma sien­do eli­mi­na­da re­la­ti­va­men­te tem­prano en la tem­po­ra­da. Y aún así, sus con­ver­sa­cio­nes gi­ran en torno a Ste­ve.

Pe­ro ¿qué pa­sa con la se­gun­da tem­po­ra­da?

Si con­si­de­ra­mos el úl­ti­mo lo­te de epi­so­dios, cier­ta­men­te hay más per­so­na­jes fe­me­ni­nos y fuer­tes pa­ra el ca­so (so­lo po­de­mos es­pe­rar que la her­ma­na pe­que­ña de Lu­cas, Eri­ca, ten­ga un pa­pel más im­por­tan­te en la ter­ce­ra tem­po­ra­da de la se­rie). Pe­ro real­men­te no se lle­van muy bien.

Ele­ven se en­fren­ta in­me­dia­ta­men­te a Max por­que pa­re­ce que hay es­pa­cio pa­ra una so­la ni­ña en el gru­po de ami­gos. Am­bas ni­ñas tam­bién se es­ta­ble­cen den­tro de trián­gu­los amo­ro­sos que man­tie­nen la di­ná­mi­ca de sus ac­cio­nes e in­ter­ac­cio­nes con otros per­so­na­jes sobre los ni­ños. Por otra par­te, las dos ni­ñas de ca­rác­ter fuer­te es­tán ale­ja­das de ser ami­gas en­tre ellas; la in­ter­ac­ción en­tre ellas es una in­tro­duc­ción muy ten­sa que ape­nas cuen­ta co­mo una con­ver­sa­ción.

Pe­ro ¿qué pa­sa con Ele­ven y Eight, o Ka­li?

Am­bas son ni­ñas, am­bas tie­nen po­de­res, am­bas es­tán en el mun­do sin sus fa­mi­lias, pe­ro los hom­bres tam­bién do­mi­nan sus vi­das y con­ver­sa­cio­nes. Aun­que pue­de ha­ber par­tes de sus con­ver­sa­cio­nes que no men­cio­nan a los hom­bres, Ka­li y Ele­ven es­tán igual­men­te ob­se­sio­na­das con Bren­ner. Las con­ver­sa­cio­nes en­tre las dos chi­cas na­tu­ral­men­te gi­ran en torno a su mu­tuo cap­tor, y al­gu­nas ve­ces sobre su ban­da de com­pin­ches que ayu­da­ron a man­te­ner a Ele­ven y a Eight en­ce­rra­das: les de­ja­re­mos adi­vi­nar el gé­ne­ro do­mi­nan­te de esos per­so­na­jes.

Pe­ro in­clu­so si las con­ver­sa­cio­nes en­tre ellas to­can otros te­mas que no sean hom­bres y ni­ños, ca­si siem­pre es­tán ro­dea­das por la ban­da de fu­gi­ti­vos de Eight, en­tre cu­yos miem­bros hay un par de hom­bres. Mu­chas de sus con­ver­sa­cio­nes se des­car­tan de la prue­ba sim­ple­men­te

por­que los hom­bres es­tán ahí, in­clu­so si so­lo son oyen­tes.

El ejem­plo más cer­cano de con­ver­sa­cio­nes en Stran­ger Things 2 que po­drían ha­ber pa­sa­do la prue­ba fue­ron los cor­tos in­ter­cam­bios en­tre Ele­ven y su tía cuan­do va a en­con­trar­se con su ma­dre. Aun­que la ma­yo­ría de los diá­lo­gos pro­ba­ble­men­te to­ca­ron a Bren­ner, po­dría ha­ber ha­bi­do un bre­ve in­ter­cam­bio en que con­ver­sa­ban sobre su ma­dre sin re­fe­rir­se al doctor diabólico.

¿Pa­sa­rá Stran­ger Things 3 la prue­ba de Bech­del?

Los her­ma­nos Duf­fer, sin du­da, sen­ta­ron las ba­ses pa­ra que el pro­gra­ma no so­lo pa­se, sino que su­pere la prue­ba de Bech­del si quie­ren lle­var­lo allí. Si Max se que­da, ha de­mos­tra­do que es ca­paz de man­te­ner su propia his­to­ria in­de­pen­dien­te de cual­quie­ra de los chi­cos, y qui­zás aho­ra que es­tá cla­ro que no es una ame­na­za, Ele­ven y ella pue­dan for­jar una amis­tad más fuer­te den­tro de la pan­di­lla.

|GETTY IMAGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.