La vi­da des­pués de la gue­rri­lla y ‘los pa­ras’ en el sur del Pu­tu­ma­yo

A tra­vés de los pro­gra­mas de la Uni­dad de Res­ti­tu­ción de Tie­rras la vi­da tie­ne un nue­vo nor­te para más de mil per­so­nas que al­gu­na vez vi­vie­ron los ho­rro­res de la gue­rra en el Va­lle del Gua­muez, Pu­tu­ma­yo

Publimetro Medellin - - Nuestro Aniversario - JUAN PA­BLO PINO - PUBLIMETRO

Hoy, gra­cias a la la­bor de la Uni­dad de Res­ti­tu­ción de Tie­rras, al­re­de­dor de 1200 per­so­nas han lo­gra­do vol­ver a po­ner su tie­rra a pro­du­cir. Ideas de agri­cul­tu­ra, por­ci­cul­tu­ra y ga­na­de­ría tie­nen ca­la­do en las fér­ti­les tie­rras del sur del Pu­tu­ma­yo, gra­cias al acom­pa­ña­mien­to es­ta­tal. “Ima­gí­ne­se, yo nun­ca me ima­gi­né vol­ver a po­der sem­brar al­go aquí. Yo te­nía unas va­qui­tas, pe­ro eso no da­ba ni para el arrien­do. Ya aho­ra es dis­tin­to, yo es­toy fe­liz, ya es­toy más tran­qui­la. Cuan­do lle­gó el pro­gra­ma de la Uni­dad de Res­ti­tu­ción de Tie­rras la gen­te me de­cía que no me me­tie­ra, que eso era del Es­ta­do para qui­tar­me la tie­rra. Y yo pen­sé, ¿ya qué más pue­do per­der? Le pe­dí a Dios que me ayu­da­ra y vea, ya ten­go mi tie­rri­ta bien otra vez”, cuen­ta Cla­ra Eli­sa Sa­las, que tie­ne su pre­dio en la ve­re­da La Es­me­ral­da de la ins­pec­ción El Pla­cer.

La Hor­mi­ga, El Ti­gre y El Pla­cer son los nom­bres de tres pe­que­ños pue­blos ubi­ca­dos en el sur del Pu­tu­ma­yo, que se­gu­ra­men­te han si­do es­cu­cha­dos mu­chas ve­ces por los co­lom­bia­nos, de­bi­do a la in­ten­sa gue­rra que se vi­vió allí. Ter­mi­nan­do la dé­ca­da de los no­ven­ta, hom­bres li­de­ra­dos por los her­ma­nos Cas­ta­ño y ba­jo el apa­dri­na­mien­to del Blo­que Cen­tral Bo­lí­var lle­ga­ron al mu­ni­ci­pio de Puer­to Asís para ex­ten­der­se rá­pi­da­men­te por el sur del Pu­tu­ma­yo. Uti­li­zan­do las ma­sa­cres, los pa­ra­mi­li­ta­res ba­jo el man­do de Ra­fael An­to­nio Lon­do­ño, co­no­ci­do con el alias de Ra­fa Pu­tu­ma­yo, lle­ga­ron a las ins­pec­cio­nes de La Hor­mi­ga y El Pla­cer, per­te­ne­cien­tes al mu­ni­ci­pio del Va­lle del Gua­muez. Lo hi­cie­ron con la ex­cu­sa de com­ba­tir la gue­rri­lla mar­xis­ta.

Mien­tras tan­to, co­mo par­te del Blo­que Sur de las Farc, ope­ra­ban en la mis­ma zo­na los Fren­tes 32 y 48, es­pe­cial­men­te es­te úl­ti­mo. Es­tos fren­tes es­ta­ban ba­jo el man­do de alias Raúl Re­yes, quien fue aba­ti­do en la mis­ma zo­na, del la­do ecua­to­riano, en 2008. Las Farc con­tro­la­ban el co­mer­cio de co­caí­na en el Pu­tu­ma­yo y su trán­si­to des­de el sur de Co­lom­bia ha­cia Ecua­dor. Por es­ta ra­zón, tam­bién las Auc de­ci­die­ron lle­gar al Pu­tu­ma­yo.

Des­de en­ton­ces, se li­bró la san­grien­ta gue­rra. “No nos de­ja­ban sa­lir de las ca­sas. Uno no po­día pa­sar de una ve­re­da a otra por­que de una lo lla­ma­ban los ‘pa­ras’, que por­que si uno sa­lía era para ir a avi­sar­le a la gue­rri­lla”, cuen­ta Ma­ría An­gé­li­ca Pérez, re­si­den­te en­ton­ces en la ve­re­da La Es­me­ral­da, de la ins­pec­ción El Pla­cer. “Uno acos­tum­bra­ba a man­dar al es­po­so a tra­ba­jar con los hi­jos, y a la ho­ra del al­muer­zo uno iba a lle­var­les la co­mi­da. Cuan­do lle­ga­ron los pa­ra­mi­li­ta­res, eso ya no se pu­do ha­cer más”.

Al Va­lle del Gua­muez se lle­ga lue­go de ca­si cua­tro ho­ras de ca­mino des­de Mo­coa, en una ca­rre­te­ra que has­ta aho­ra es­tá sien­do cons­trui­da por el Go­bierno. Aún hoy la ca­rre­te­ra tie­ne tra­mos am­plios sin pa­vi­men­tar. Va­rias ve­ces hay que cru­zar puen­tes pro­vi­sio­na­les por don­de, ade­más del trá­fi­co re­gu­lar, pasan los ca­rro­tan­ques de las em­pre­sas pe­tro­le­ras que abun­dan en la zo­na. Es nor­mal, mien­tras se tran­si­ta por la ca­rre­te­ra que pri­me­ro pa­sa por El Ti­gre, ver ca­sas y pro­pie­da­des en es­ta­do de aban­dono. La Hor­mi­ga es­tá ca­si una ho­ra des­pués de pa­sar la Ins­pec­ción del Ti­gre, y fi­nal­men­te se lle­ga a El Pla­cer. Es­te es qui­zás el pue­blo más pe­que­ño de los tres, el más re­ti­ra­do y en el que se­gu­ra­men­te me­nos pre­sen­cia del Es­ta­do hay.

To­do es­to sir­vió co­mo un fér­til cal­do de cul­ti­vo para que la gue­rra se asen­ta­ra allí. Fal­ta de Es­ta­do, co­ca, po­bre­za, gue­rri­lla, pa­ra­mi­li­ta­ris­mo y un pa­so fron­te­ri­zo cer­ca. Co­mo si fue­ra un frag­men­to de Me­men­to, Cla­ra Eli­sa Sa­las con­sig­na en un pa­pel aque­llas no­tas que no pue­de ol­vi­dar: “Fe­cha de des­pla­za­mien­to, 20 de ju­nio de 2000. En­fren­ta­mien­to en el que hu­bo tres ci­vi­les muer­tos, dos ni­ñas y un jo­ven en 2005. Fe­cha en que se des­mo­vi­li­za­ron las Auc fue en sep­tiem­bre de 2007”, re­za la no­ta. “Yo ten­go en mi ca­sa unas te­jas de zinc en las que to­da­vía se ven los im­pac­tos de las ba­las, pe­ro aho­ra es­tán ba­jo las te­jas nue­vas que ten­go, las que me die­ron para ha­cer la ca­sa. De to­das for­mas, las ten­go ba­jo las te­jas nue­vas para que la gen­te me crea, por­que la gen­te di­ce que uno cuen­ta men­ti­ras, pe­ro no, mi ca­sa que­dó en me­dio del fue­go y por eso me fui. A mí me dio mucho mie­do”, cuen­ta Cla­ra Eli­sa.

To­da la gen­te de las ve­re­das del Pla­cer, co­mo La Es­me­ral­da y Los Ángeles, hu­yó ate­mo­ri­za­da. Por cer­ca de tres años de­ja­ron aban­do­na­dos sus pre­dios que fue­ron, en mu­chos ca­sos, ocu­pa­dos por los ca­si 800 hom­bres que lle­ga­ron a tener las Auc en Pu­tu­ma­yo. “Yo tu­ve a los ‘pa­ras’ seis me­ses me­ti­dos en mi ca­sa. No me de­ja­ban ni pa­sar a la co­ci­na. Una noche oye­ron un rui­do afue­ra, co­mo que al­guien ca­mi­na­ba, y em­pe­zó la llu­via de ba­las. Se die­ron cuen­ta de que no era gen­te sino un no­vi­llo que yo te­nía. Eso lo hi­cie­ron chi­cha­rrón y se lo co­mie­ron”, ter­mi­nó su re­la­to Cla­ra Eli­sa.

En me­dio de la incertidumbre, los po­bla­do­res de las ve­re­das del Pla­cer de­ci­die­ron vol­ver en 2003. Aún así, vi­vie­ron los ho­rro­res de la gue­rra va­rios años más, has­ta la des­mo­vi­li­za­ción de las Auc en 2006 (Cla­ra Eli­sa di­ce que su­ce­dió en 2007), que por ese en­ton­ces es­ta­ban ba­jo las ór­de­nes de alias Ma­ca­co. “A mí se me que­dó una vez la men­te en blan­co. Yo tra­ta­ba de no acor­dar­me de to­do lo que vi. Yo vi mo­rir mu­cha gen­te y, por tra­tar de no recordar, me que­dé con la men­te en blan­co. El mé­di­co me di­jo que te­nía que po­ner de mi par­te para po­der recordar, pe­ro es que uno que­da con mu­chos trau­mas y acor­dar­se de eso due­le mucho”, afir­ma Ma­ría An­gé­li­ca Pérez.

Hoy, los cul­ti­vos de pi­mien­ta que cre­cen más de dos me­tros y pa­re­cen co­mo los guar­dia­nes de jardines im­pe­ria­les de los campos en la en­tra­da a la Ama­zo­nía, son los que más se ven en la zo­na. “Yo no voy a de­cir que no tu­ve co­ca, yo la tu­ve, y de eso vi­ví mucho tiem­po. Es que no ha­bía para más, pe­ro aho­ra ten­go mi pi­mien­ta, y es­toy fe­liz”, di­ce Cla­ra Eli­sa.

Aho­ra más fa­mi­lias tie­nen la tran­qui­li­dad de que ni la co­ca ni los gru­pos ar­ma­dos ron­dan por los campos del Va­lle del Gua­muez. Pe­ro la au­sen­cia del Es­ta­do es aún evi­den­te, sin ca­rre­te­ras, sin sa­lud, sin co­mu­ni­ca­cio­nes y, sin un co­mer­cio com­pe­ti­ti­vo, el sur del Pu­tu­ma­yo si­gue sien­do un lu­gar dé­bil, don­de la ten­ta­ción de lo ilí­ci­to pue­de ser fuerte. Es, a la vez, la mues­tra viva de que los ho­rro­res de la gue­rra cau­san daños irre­pa­ra­bles, pe­ro tam­bién es la prue­ba de que, con in­ver­sión y con po­si­bi­li­da­des, la som­bra de la ile­ga­li­dad pue­de ser ilu­mi­na­da con la luz de la paz.

2300 Hec­tá­reas han si­do res­ti­tui­das a sus ver­da­de­ros pro­pie­ta­rios en Pu­tu­ma­yo

|JUAN PA­BLO PINO - PUBLIMETRO

|JUAN PA­BLO PINO - PUBLIMETRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.