Con cla­ses, has­ta los más ‘tron­cos’ po­drán vol­ver­se el al­ma de la fies­ta

En la ca­pi­tal son muy po­pu­la­res las aca­de­mias de bai­le, que ayu­dan a ‘azo­tar bal­do­sa’ a to­do el que no pue­de ni con el pa­so bá­si­co de un me­ren­gue

Publimetro Medellin - - Nuestro Aniversario - GINNA R. SÁNCHEZ Publimetro Co­lom­bia

“Apren­da a bai­lar”, ¿quién no ha vis­to al­gu­na vez pu­bli­ci­dad con es­ta fra­se al ca­mi­nar por al­gún ba­rrio o ave­ni­da de la ca­pi­tal?

Tal vez si ha­ce­mos me­mo­ria re­cor­da­mos le­tre­ros, pa­pe­les o paredes con te­lé­fo­nos de al­gu­na aca­de­mia ofre­cien­do es­te ser­vi­cio, tan­to para los que no dan ni el pa­so bá­si­co de un me­ren­gue, has­ta para los que pa­re­cen un trom­po en la pis­ta de bai­le. Y es así por­que la dan­za no dis­cri­mi­na a na­die, ni si­quie­ra a no­so­tros, los ro­los, que no te­ne­mos pre­ci­sa­men­te la fa­ma de ser bue­nos bai­la­ri­nes en­tre las dis­tin­tas re­gio­nes del país. Qui­zás por ello son tan

“Aho­ra pue­do sa­car a va­rias pa­re­jas a bai­lar, ya no lo voy a pen­sar dos ve­ces”

Jairo Vás­quez, alumno de bai­le de 60 años

po­pu­la­res las aca­de­mias de bai­le en Bo­go­tá.

Eso sí, lo úni­co ga­ran­ti­za­do en torno a es­tos lu­ga­res es tener una ho­ra de rum­ba ase­gu­ra­da, en la que ex­pe­ri­men­ta­rá la ma­yor can­ti­dad de rit­mos con per­so­nas que no juz­ga­rán su des­coor­di­na­ción a la ho­ra de mo­ver las ca­de­ras.

¡Sí se pue­de!

Para co­no­cer a fon­do la tras­cen­den­cia de las es­cue­las de bai­le, lla­ma­mos a uno de los te­lé­fo­nos que se en­cuen­tran pin­ta­dos en la ca­lle y que ofre­cen es­te ser­vi­cio.

Así, lle­ga­mos has­ta la lo­ca­li­dad de En­ga­ti­vá, don­de es­tá si­tua­da la Aca­de­mia de Bai­le Aba­ni­co Rít­mi­co, que tie­ne va­rios años de ex­pe­rien­cia en­se­ñan­do a bai­lar.

Allí, el fuerte so­ni­do de la mú­si­ca y la ale­gría de los asis­ten­tes des­bor­da­ba por to­do el lu­gar an­tes de cru­zar las puer­tas.

Fren­te a un gran es­pe­jo, los apren­di­ces coor­di­nan sus mo­vi­mien­tos uno al la­do del otro, sin pe­na ni ex­cu­sas, pues ‘azo­tan bal­do­sa’ has­ta que los pies no les dan para más.

Re­gue­tón, sal­sa, me­ren­gue, ba­cha­ta y rit­mos que mar­ca­ron una tendencia (co­mo Ma­yo­ne­sa, Ca­rra­pi­cho, El me­neai­to, Ca­li­me­nio, y más) ha­cen par­te del re­per­to­rio que to­dos se go­zan de prin­ci­pio a fin.

“Yo lle­vo un año apren­dien­do a bai­lar, por­que an­tes so­lo sa­bía lo bá­si­co, muy bá­si­co. Bai­lar me ayu­da para el en­tre­na­mien­to fí­si­co y la re­la­ja­ción; me man­tie­ne en for­ma y me qui­ta el estrés. Es un há­bi­to que me ale­gra la vi­da”, re­la­tó Éri­ka Vargas, de 21 años, tras fi­na­li­zar una cla­se.

El ca­so de Juan Carlos, un bo­go­tano de 28 años, es al­go di­fe­ren­te, ya que lle­va un po­co más de un mes tra­tan­do de ‘co­ger­les el pa­so’ a las can­cio­nes, en­tre otras co­sas, para po­der con­quis­tar al­gu­na chi­ca mien­tras rum­bea: “Ini­cié es­te pro­ce­so por­que me can­sé de ver a to­do el mun­do bai­lar en las fies­tas, mien­tras yo es­ta­ba sen­ta­do to­man­do”.

Otro ejem­plo es el de Jairo Vás­quez, quien a sus 60 años to­mó la de­ci­sión de apren­der a bai­lar, por­que se can­só de ir a las fies­tas para sen­tar­se a char­lar: “Aho­ra pue­do sa­car a va­rias pa­re­jas a bai­lar, ya no lo voy a pen­sar dos ve­ces”.

Es­tas per­so­nas son el vi­vo ejem­plo de que no es ne­ce­sa­rio tener unos tra­gos en­ci­ma para ‘sol­tar­se’ y ser el al­ma de la fies­ta en Bo­go­tá, por­que para ‘azo­tar bal­do­sa’ so­lo ne­ce­si­ta de­ter­mi­na­ción, bue­na ac­ti­tud y, por su­pues­to, al­gu­nas cla­ses en la ciu­dad.

|FOTOLIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.