As­bes­to: el p

12 ¿Se le ocu­rre al­gu­na cau­sa por la que el Go­bierno o los le­gis­la­do­res de nues­tro país de­ja­ron que un ma­te­rial asesino lle­gue a su ca­sa, a su vi­da y lo ma­te len­ta­men­te co­mo si us­ted y su exis­ten­cia no va­lie­ran na­da? No sa­be­mos las cau­sas, pe­ro en Co­lom­bi

Publimetro Medellin - - Aniversario -

tem­pe­ra­tu­ras.

El ma­te­rial, que pa­re­cie­ra ha­ber si­do un mi­la­gro por sus cua­li­da­des de re­sis­ten­cia al ca­lor, y su for­ma com­pac­ta, es­tá en los ho­ga­res de mi­llo­nes de co­lom­bia­nos y en em­pre­sas sir­vien­do co­mo el per­fec­to asesino, eje­cu­tan­do el cri­men per­fec­to, ma­tan­do sin de­jar hue­llas que lo in­cri­mi­nen, pe­ro sí ras­tros en la sa­lud de quie­nes en­cuen­tra a su pa­so.

“Mi es­po­so mu­rió por ju­gar con su pa­pá”

Ra­fael Alfonso Ma­yor­ga tra­ba­jó en Eter­nit, una em­pre­sa con pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal que fa­bri­ca y co­mer­cia­li­za pro­duc­tos para la in­dus­tria de la cons­truc­ción, des­car­gan­do la fi­bra de as­bes­to de los ca­mio­nes que la trans­por­ta­ban des­de la mi­na has­ta la plan­ta para com­pac­tar­lo y usar­lo en los di­fe­ren­tes pro­duc­tos que fa­bri­ca­ban.

En 1996, ini­ció con do­len­cias en el pe­cho y la es­pal­da. Tras una ex­haus­ti­va bús­que­da mé­di­ca, se en­cuen­tra que te­nía res­tos de as­bes­to en sus pul­mo­nes.

“Los pul­mo­nes se le em­pe­za­ron a lle­nar de lí­qui­dos y se los tu­vie­ron que dre­nar, pe­ro el neu­mó­lo­go di­ce que no se pue­de ha­cer na­da, pues su en­fer­me­dad era me­so­te­lio­ma pleu­ral, un tu­mor que se pe­ga al pul­món. Nos di­je­ron que no ha­bía na­da que ha­cer, que él iba a mo­rir, y efec­ti­va­men­te fallece des­pués de mucho do­lor en el año 2000”, cuen­ta Cecilia Riaño, una bo­go­ta­na de 47 años y ma­dre de dos jóvenes que no so­lo per­dió a su sue­gro, sino tam­bién al amor de su vi­da.

Luis Alfonso Ma­yor­ga, es­po­so de Cecilia, fa­lle­ció de 44 años, el 27 de agos­to, de 2013, des­pués de una en­fer­me­dad su­ma­men­te do­lo­ro­sa y que ya era co­no­ci­da para la fa­mi­lia Ma­yor­ga Riaño: mi­so­te­lio­ma pleu­ral, un ti­po de cán­cer agre­si­vo y ca­si in­tra­ta­ble.

“Cuan­do nos di­je­ron del tu­mor, cla­ro que sa­bía­mos lo que era, pe­ro nos pre­gun­ta­mos por qué si él no ha­bía es­ta­do ex­pues­to al as­bes­to”, se­ña­la Riaño, quien que­dó viu­da, con dos ni­ños de 11 y 15 años.

Lo que pro­vo­có la muer­te de Luis Alfonso sí fue el as­bes­to, el mis­mo que ma­tó a su pa­pá, a pe­sar de que es­te nun­ca tra­ba­jó cer­ca de él, pues era in­ge­nie­ro de sis­te­mas. La reali­dad su­pera la fic­ción.

“In­da­gan­do por las cau­sas, des­cu­bri­mos que el pa­pá de mi es­po­so lle­va­ba sus ove­ro­les in­fes­ta­dos de fi­bras de as­bes­to para la­var­los a la ca­sa. Los ni­ños, en ese en­ton­ces, ju­ga­ban con las fi­bri­tas que vo­la­ban. Creían que era nie­ve. Ahí fue cuan­do mi es­po­so in­ha­ló el ma­te­rial”, aco­ta Riaño.

Lo que pa­re­ce una his­to­ria in­creí­ble es la reali­dad de cien­tos de per­so­nas que se de­cla­ran víctimas del as­bes­to y que han car­ga­do con las te­rri­bles con­se­cuen­cias de es­tar cer­ca del mi­ne­ral mal­di­to.

“Soy mé­di­ca y me es­pe­cia­li­zo en cán­cer,

Ra­fael Alfonso Ma­yor­ga: 16 de ju­lio de 2000. |COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.