JUS­TI­CIA ES­PE­CIAL: ¡IN­CONS­TI­TU­CIO­NAL!

Publimetro Medellin - - Nuestro Aniversario -

co­mo Eter­nit, es que ellos pro­te­gen los pro­ce­sos y que se han tec­ni­fi­ca­do para que sus tra­ba­ja­do­res no in­ha­len las fi­bras, pe­ro ten­go el ca­so de una ami­ga que su­fre de me­so­te­lio­ma por­que el pa­pá lle­ga­ba a la ca­sa y se lle­va­ba las fi­bras pe­ga­das en el ca­be­llo”, cuen­ta Ye­ni­feth.

“El Go­bierno no quie­re prohi­bir­lo”

“Lo más tris­te es que el Go­bierno no ha­ga na­da cuan­do sim­ple­men­te po­dría prohi­bir­lo y ya, pe­ro yo me ale­jé de la lu­cha con­tra el as­bes­to por­que me des­ani­mé al ver que to­dos ‘brie­gan’ para que eso si­ga así. El Mi­nis­te­rio de Sa­lud po­dría re­gu­lar el uso del as­bes­to, pe­ro no lo ha­ce”, cuen­ta Cecilia Riaño.

En 2011, Min­sa­lud ex­pi­dió la re­so­lu­ción 007 de no­viem­bre, en la que re­gu­la­ba el uso del cri­so­ti­lo, el úni­co ti­po de as­bes­to que se pue­de usar en el país, e im­pu­so unas re­glas para las em­pre­sas que lo usa­ban y de es­ta ma­ne­ra tra­ba­jar con to­das las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes para evi­tar que los tra­ba­ja­do­res ter­mi­nen por in­ha­lar las fi­bri­llas.

“En­tien­do que aho­ra hay du­chas en las fá­bri­cas y que hay có­mo la­var los uni­for­mes para no lle­vár­se­los a la ca­sa. ¿Pe­ro qué pa­sa con las per­so­nas que tie­nen te­jas o tu­be­rías o los tan­ques de agua en sus ho­ga­res? El día que una te­ja de Eter­nit se rom­pe, las fa­bri­ca­das con as­bes­to em­pie­zan a sol­tar el pol­vo y la gen­te de lo tra­ga en sus ca­sas. Cuan­do se ero­sio­na una tu­be­ría o un tan­que, se des­pren­den esas par­tí­cu­las y van a pa­rar a nues­tros es­tó­ma­gos por me­dio del agua”, di­ce Ye­ni­feth.

“El pro­ble­ma es que no ha ha­bi­do vo­lun­tad des­de el Go­bierno para prohi­bir­lo. No ha­bría ne­ce­si­dad de ha­cer na­da de es­to des­de el la­do le­gis­la­ti­vo, si des­de arri­ba se hi­cie­ran las co­sas”, cuen­ta la se­na­do­ra del Par­ti­do Con­ser­va­dor, Nadia Blel, quien ha lu­cha­do El pa­sa­do mar­tes se eli­gie­ron los 51 ma­gis­tra­dos que “con­for­ma­rían”, la de­no­mi­na­da Jus­ti­cia Es­pe­cial para la Paz, de la cual, en ma­yor me­di­da, ha­rán par­te el Tri­bu­nal para la Paz y un nú­me­ro com­ple­jo de sa­las de jus­ti­cia, en­tre las que se des­ta­ca la lla­ma­da Sa­la de Am­nis­tía, la cual so­lo ha­ce par­te ex­ten­si­va de los acuer­dos lle­va­dos a ca­bo en La Habana en­tre el Go­bierno Na­cio­nal y las Farc. Sien­do así las co­sas, po­dría­mos afir­mar que, de ma­ne­ra cla­ra, ver­ti­cal y ex­pre­sa, sí se ne­go­ció la jus­ti­cia en La Habana, no so­lo por­que es­ta jus­ti­cia no exis­te co­mo tal en el mar­co de nues­tra Cons­ti­tu­ción, sino por­que tam­po­co hay acuer­dos den­tro del Le­gis­la­ti­vo para sa­car ade­lan­te un ac­to le­gis­la­ti­vo que ha­bi­li­te al­go inexis­ten­te.

Los re­pa­ros a es­te es­per­pen­to ju­di­cial son va­rios. Ya sa­be­mos có­mo se co­la­ron ma­fio­sos, je­fes de ofi­ci­nas de si­ca­rios, y cuan­ta por­que­ría exis­te en el mun­do del ham­pa. Por mucho me­nos ju­di­cia­li­za­ron y per­si­guie­ron a Luis Carlos Res­tre­po, ex­co­mi­sio­na­do de Paz, que se en­cuen­tra en el exi­lio. No se lo­gra com­pren­der có­mo se pue­den ele­gir ma­gis­tra­dos para una ju­ris­dic­ción es­pe­cial que no exis­te en el mun­do le­gal, te­nien­do en cuen­ta que, para los jue­ces, el acuer­do en­tre las Farc y el Go­bierno Na­cio­nal, so­la­men­te es un acuer­do po­lí­ti­co, sin los con­te­ni­dos ju­rí­di­cos su­fi­cien­tes que per­mi­tan, de al­gu­na ma­ne­ra, exi­gir su cum­pli­mien­to. Si eso lo di­ce un Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, ¿có­mo es po­si­ble que se cree una jus­ti­cia que no exis­te en la Car­ta?

En nom­bre de la paz se han he­cho los peo­res ho­rro­res y erro­res en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, en nom­bre de la paz y la pu­ri­fi­ca­ción de la ra­za, Himm­ler, se­cuaz na­zi del ‘Füh­rer’, hi­zo to­do ti­po de ex­pe­ri­men­tos y he­chos cien­tí­fi­cos abo­mi­na­bles con mi­les de ni­ños, Himm­ler sa­bía que los tri­bu­na­les no ten­drían nin­gu­na com­pa­sión con él y que los ra­se­ros de jus­ti­cia se­rían bas­tan­te ver­ti­ca­les, por eso pre­fi­rió en­ve­ne­nar­se. Do­lo­ro­sa­men­te, aquí, a quie­nes re­clu­ta­ron me­no­res, a quie­nes ri­gie­ron cien­tos de campos de con­cen­tra­ción de se­cues­tra­dos, en­ca­de­na­dos de cue­llo y ma­nos, se les rin­de ho­me­na­je. Qué la­men­ta­ble es que una so­cie­dad guar­de si­len­cio y no re­cha­ce, con to­tal in­dig­na­ción, el más re­cien­te ho­me­na­je a alias ‘Mono Jo­joy’.

Los re­pa­ros a la JEP pue­den ser cien­tos. En la me­di­da en que pa­sen los días, más se co­no­ce­rá y sal­drá a la opi­nión pú­bli­ca, para ha­cer­nos a una idea de los fi­nes y mó­vi­les de la crea­ción de un tri­bu­nal que se en­cuen­tra, no so­lo por fue­ra de la Cons­ti­tu­ción, sino por en­ci­ma de ella: ¡vi­vir para con­tar! Hoy es­tá el ga­li­ma­tías ju­rí­di­co en el Con­gre­so, en don­de las ma­yo­rías ha­cen has­ta lo im­po­si­ble para lo­grar ha­bi­li­tar la Cons­ti­tu­ción a la de­sig­na­ción de los ma­gis­tra­dos de la JEP, los cua­les, de en­tra­da, tie­nen un pre­jui­cio y orien­ta­ción ideo­ló­gi­ca, lo que la­men­ta­ble ha­ría com­pro­bar que la crea­ción de es­te tri­bu­nal so­lo bus­ca­ría aca­bar con lo po­co que nos que­da de ins­ti­tu­cio­na­li­dad y, de pa­so, lle­var a Uri­be a la cár­cel por­que eso, de en­tra­da, ya lo sa­be­mos.

Hoy se­ría pru­den­te ha­cer­nos una se­ria de cues­tio­na­mien­tos co­mo, por ejem­plo: el tra­ta­mien­to de la JEP, los de­ser­to­res, la fal­ta de coope­ra­ción para la erra­di­ca­ción to­tal de cul­ti­vos ilí­ci­tos, la li­mi­ta­ción de com­pe­ten­cias de la jus­ti­cia or­di­na­ria y la JEP, ta­les co­mo quién di­ri­mi­rá los con­flic­tos de com­pe­ten­cia y la ju­di­cia­li­za­ción de afo­ra­dos por par­te de es­ta ju­ris­dic­ción, to­da vez que no exis­te nin­gu­na prohi­bi­ción ex­pre­sa den­tro del pro­yec­to ni den­tro de la mis­ma na­tu­ra­le­za de la JEP y, so­bre to­do, la ne­ce­sa­ria re­co­pi­la­ción nor­ma­ti­va que con­tem­ple la ex­tra­di­ción de ca­be­ci­llas de las Farc so­li­ci­ta­dos con el pro­pó­si­to de ser juz­ga­dos por con­duc­tas de­lic­ti­vas que afec­ten a ciu­da­da­nos ex­tran­je­ros y sus re­gí­me­nes ju­rí­di­cos.

Ana Cecilia Ni­ño: 8 de enero de 2017. |COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.