Ca­rros an­ti­guos: la afi­ción por la his­to­ria que du­ra to­da una vi­da

Para cien­tos de per­so­nas, un ca­rro de más de 35 años no es so­lo un vehícu­lo vie­jo, sino un es­ti­lo de vi­da

Publimetro Medellin - - Nuestro Aniversario - JUAN MANUEL RE­YES juan.re­yes@publimetro.co

A es­te la­do, un Ford Mus­tang de 1965 ex­hi­be su di­se­ño clá­si­co y sus fuer­tes to­nos ro­jos jun­to a un pe­que­ño Volks­wa­gen Kar­mann Ghia. Un ru­gi­do anuncia la lle­ga­da de un Ja­guar Mk II de 1956, que con to­do y el fe­lino sal­tan­do de su ca­pó, ha­ce su en­tra­da al Pai­pa Ho­tel y Cen­tro de Con­ven­cio­nes en­tre de­ce­nas de BMW, Mer­ce­des-benz, Pors­che y Triumph.

Co­mo es­tos tres, más de 150 ca­rros fa­bri­ca­dos an­tes de 1980 par­ti­ci­pa­ron en el Rally Ha­cien­das Cho­pard, un even­to bi­a­nual rea­li­za­do el 2 de sep­tiem­bre, en­tre Guas­ca y Pai­pa. Con los ca­rros lle­ga la al­ga­ra­bía de una co­lec­ción de vie­jos ami­gos, un gru­po fa­mi­liar y mu­chos cu­rio­sos, atraí­dos por au­tos que los lle­van a sus re­cuer­dos de in­fan­cia.

Para Roberto Ni­gri­nis, di­rec­tor del por­tal www.ca­rrosy­cla­si­cos.com, la afi­ción a los au­tos an­ti­guos re­mi­te, jus­ta­men­te, a la in­fan­cia. “Las per­so­nas que tie­nen un ca­rro an­ti­guo tie­nen gus­to por los ca­rros, por la his­to­ria, y mu­chas ve­ces, ape­go a un mo­de­lo. Ya sea por­que un fa­mi­liar te­nía un Buick, o iba de pa­seo en el BMW del ami­go de la uni­ver­si­dad, o por­que sim­ple­men­te su pri­mer ca­rro fue un Es­ca­ra­ba­jo, al­go ha­ce que se enamo­re es­pe­cí­fi­ca­men­te de ese ca­rro”, di­jo a PUBLIMETRO.

Uno de los par­ti­ci­pan­tes del Rally Ha­cien­das, Ju­lio Ga­vi­ria Scio­vi­lle, ex­pli­ca que la afi­ción na­ció co­mo una si­tua­ción fa­mi­liar: “Mi pa­dre me lle­va­ba a los Cir­cui­tos de San Die­go en los años cin­cuen­ta y se­sen­ta, y tam­bién nos lle­va­ba a otras ca­rre­ras. Siem­pre es­tu­vi­mos me­ti­dos en el te­ma de los au­to­mó­vi­les, y cuan­do se pre­sen­tó la opor­tu­ni­dad, pu­de com­prar mi vehícu­lo, que man­ten­go 28 años des­pués”.

Es­te es un Volks­wa­gen Sci­roc­co de 1978. El vehícu­lo fue el pri­mer in­ten­to de la mar­ca ale­ma­na de ofre­cer un de­por­ti­vo con mo­tor de­lan­te­ro re­fri­ge­ra­do con agua, el mis­mo del Golf GTI y el Pas­sat. No mu­chos lle­ga­ron a Co­lom­bia, de­bi­do a las res­tric­cio­nes a la im­por­ta­ción exis­ten­tes en­tre 1970 y 1992 –con un bre­ve intermedio en 1981– pe­ro los que lle­ga­ron fue­ron muy que­ri­dos por su desem­pe­ño des­ta­ca­do.

Para otros, la atrac­ción es la co­mo­di­dad, co­mo ex­pli­ca Ni­gri­nis: “Mi vehícu­lo an­ti­guo es un Che­vro­let Che­ve­lle de 1966, fue mi pri­mer ca­rro y lo ten­go des­de que era jo­ven. Siem­pre me ha gus­ta­do la co­mo­di­dad de los vehícu­los es­ta­dou­ni­den­ses. Otros gus­tan del desem­pe­ño de mar­cas co­mo Al­fa Romeo, Pors­che o los de­por­ti­vos bri­tá­ni­cos”.

Un es­pec­tácu­lo fa­mi­liar

Mu­chos ni­ños se enamo­ran de los au­to­mó­vi­les del Rally Ha­cien­das Cho­pard. Los vehícu­los an­ti­guos y clá­si­cos atraen a las fa­mi­lias, y se con­vier­ten en un plan que va pa­san­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Ca­da quien iden­ti­fi­ca los tiem­pos de su gus­to, y es al­go que, se­gún Ni­gri­nis, pue­de in­clu­so iden­ti­fi­car la edad del afi­cio­na­do.

“A los aman­tes de los ca­rros an­ti­guos les gus­ta co­lec­cio­nar los ca­rros de su ni­ñez. En los años se­ten­ta, se veían mucho los ca­rros es­ta­dou­ni­den­ses de la pos­gue­rra. Hoy se ven au­tos de los se­ten­ta, in­clu­so vehícu­los muy co­mu­nes de esa épo­ca, co­mo el Re­nault 4 o el Fiat To­po­lino, y ahí em­pie­zan a apa­re­cer los de los ochen­ta”, ase­gu­ra.

Un ca­rro an­ti­guo, se­gún la le­gis­la­ción co­lom­bia­na, es aquel que ten­ga más de 35 años de fa­bri­ca­ción y se man­ten­ga en es­ta­do original. Para de­ter­mi­nar su con­di­ción, se ne­ce­si­ta un pe­ri­to. En cam­bio, el au­to clá­si­co es un vehícu­lo de fa­bri­ca­ción li­mi­ta­da, he­cho an­tes de los años cin­cuen­ta y que es es­pe­cial por su ca­rác­ter. “Un Sim­ca pue­de ser an­ti­guo, pe­ro clá­si­co ya ven­dría a ser un Pac­kard del 34, muy lu­jo­so y ex­clu­si­vo”, ex­pli­ca Ni­gri­nis.

Ga­vi­ria ase­gu­ra que hay un am­plio gru­po de ami­gos que no so­lo par­ti­ci­pan de even­tos de au­tos an­ti­guos, sino de ex­cur­sio­nes en ca­mio­ne­tas 4×4, adap­ta­das para uso of­froad ex­tre­mo. En to­dos es­tos even­tos, los gru­pos no so­lo sir­ven para brin­dar­se so­por­te, sino co­mo un plan de fi­nes de se­ma­na.

Los gru­pos se aso­cian de acuer­do con los in­tere­ses par­ti­cu­la­res: los aman­tes de los mus­cle cars tie­nen clu­bes

“A los aman­tes de los ca­rros an­ti­guos les gus­ta co­lec­cio­nar los ca­rros de su ni­ñez”

Roberto Ni­gri­nis, di­rec­tor del por­tal www.ca­rrosy­cla­si­cos.com

ex­clu­si­vos para los de­por­ti­vos es­ta­dou­ni­den­ses de la dé­ca­da de 1960. Otros se aso­cian de acuer­do con las mar­cas, sien­do los más im­por­tan­tes los clu­bes de mar­cas co­mo Pors­che, BMW y Mer­ce­des-benz. Tam­bién hay aso­cia­cio­nes re­gio­na­les en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país.

|COR­TE­SÍA

|COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.