DIE­GO BO­NE­TA RE­VI­VE EL DRA­MA DE LUIS MI­GUEL EN UNA NUE­VA SE­RIE

Fil­ma­da en Mé­xi­co, Luis Mi­guel, la se­rie ha­ce un re­co­rri­do des­de la in­fan­cia del ar­tis­ta, pa­san­do por las dé­ca­das del ochen­ta y noventa, cuan­do el ar­tis­ta al­can­zó el éxi­to en La­ti­noa­mé­ri­ca y el mun­do

Publimetro Medellin - - Portada - LIZETH CA­DE­NA lizeth.ca­de­na@publimetro.co

La vi­da per­so­nal del fa­mo­so ‘Sol de Mé­xi­co’, uno de los ar­tis­tas más enig­má­ti­cos de La­ti­noa­mé­ri­ca, se­rá re­ve­la­da des­de es­te do­min­go 22 de abril en Net­flix con el es­treno de Luis Mi­guel, la se­rie, una pro­duc­ción que bus­ca hu­ma­ni­zar al ído­lo. PUBLIMETRO ha­bló con Die­go Bo­ne­ta, ac­tor ele­gi­do pa­ra dar­le vi­da al po­li­fa­cé­ti­co ar­tis­ta, una ta­rea que sin du­da no fue na­da fá­cil de rea­li­zar.

“Que­re­mos con­tar una his­to­ria que lo pue­da enal­te­cer, pe­ro al mis­mo tiem­po que mues­tre un la­do que na­die co­no­ce de él. To­do uni­do con el pe­gan­te de lo di­ver­ti­do y lo hu­mano”

Die­go Bo­ne­ta

Va­rias per­so­nas ase­gu­ran que hay pa­ra­le­los en­tre su vi­da y la de Luis Mi­guel, vi­das dis­tin­tas, pe­ro al mis­mo tiem­po si­mi­la­res. ¿Qué tan cier­to es es­to?, ¿qué se­me­jan­zas en­cuen­tra us­ted?

Ha ha­bi­do si­mi­li­tu­des, pe­ro tam­bién as­pec­tos di­fe­ren­tes. Los dos em­pe­za­mos a la mis­ma edad, él na­ció con una voz pri­vi­le­gia­da, pe­ro yo no. Yo tu­ve que rom­per­me la ca­ra 18 años pa­ra po­der can­tar sus can­cio­nes. Nues­tras na­cio­na­li­da­des son prác­ti­ca­men­te las mis­mas: ita­liano, puer­to­rri­que­ño, es­pa­ñol.

Cuan­do me que­dé con el pa­pel sí sen­tí que, in­di­rec­ta­men­te, lle­va­ba va­rios años co­ci­nan­do es­te per­so­na­je, y una de las pri­me­ras co­sas que hi­ce fue mos­trar­le al pro­duc­tor de la se­rie un vi­deo en el que es­toy can­tan­do La chi­ca del bi­ki­ni azul a los 12 años y un ar­tícu­lo del Sol de Mé­xi­co, en don­de me com­pa­ra­ban con él.

Te­ner si­mi­li­tu­des con un per­so­na­je de es­te ti­po es al­go que no me ha­bía pa­sa­do an­tes.

Ade­más, hu­bo otra gran se­me­jan­za que lo lle­vó a acep­tar in­ter­pre­tar a Luis Mi­guel en es­ta se­rie...

Cu­rio­sa­men­te, an­tes de que me que­da­ra con el pa­pel, yo es­ta­ba ar­man­do el pro­yec­to de con­tar su vi­da, pe­ro en el ci­ne.

Cuan­do me sen­té a ha­blar con los pro­duc­to­res, y en ge­ne­ral con el equi­po de tra­ba­jo, les pe­dí que me con­ta­ran có­mo que­rían na­rrar la his­to­ria, y me di­je­ron: “Die­go, Luis Mi­guel es­tá su­per­me­ti­do en el ro­llo y hay dos pe­lí­cu­las que men­cio­na to­do el tiem­po co­mo re­fe­ren­cias: Ray y Walk the Li­ne”. Y les res­pon­dí: “Son las mis­mas cin­tas que yo te­nía en cuen­ta pa­ra mi pro­yec­to”. Fue en­ton­ces cuan­do di­je sí, lo quie­ro ha­cer.

Jen­ni­fer Ló­pez, a pe­sar de su ex­ten­sa ca­rre­ra, si­gue sien­do Se­le­na. ¿No te­me que le pa­se lo mis­mo, que sea de aquí en ade­lan­te el ‘Luis Mi­guel de la se­rie’?

No sé qué va­ya a pa­sar, no sé si siem­pre me que­de en la piel de Luis Mi­guel o si es­te sea el per­so­na­je de mi ca­rre­ra. Lo que sí pue­do de­cir aho­ra es que es el per­so­na­je que más me ha cos­ta­do in­ter­pre­tar y el que más me es­tá cos­tan­do qui­tar­me. Fue al­go raro, al­go que ja­más me ha­bía pa­sa­do, y es que, cuan­do me qui­ta­ron el tra­je, el pe­lo, y vol­ví a ser Die­go, no me re­co­no­cí en el es­pe­jo.

¿Có­mo cam­bió la ima­gen que te­nía de Luis Mi­guel?

Na­ció una admiración a la per­so­na que va más allá de lo que es co­mo ar­tis­ta. Des­de ni­ño he si­do muy fa­ná­ti­co de su mú­si­ca, pe­ro lue­go de co­no­cer su vi­da y lo du­ra que ha si­do, so­lo me res­ta sen­tir res­pe­to por quien es co­mo ser hu­mano.

Y es que, a fin de cuen­tas, eso es lo que desea­mos ha­cer con es­ta se­rie, no­so­tros que­re­mos mos­trar a ese Luis Mi­guel que es ser hu­mano.

En­ton­ces, ¿có­mo lo des­cri­bi­ría aho­ra?

Yo lo des­cri­bo a mis ami­gos nor­te­ame­ri­ca­nos, que no sa­ben quién es, co­mo el Frank Si­na­tra y el El­vis Pres­ley la­tino.

Pa­ra con­ver­tir­se en

Luis Mi­guel tu­vo una pre­pa­ra­ción den­sa y lar­ga...

La pre­pa­ra­ción fue más in­ten­sa que el ro­da­je. Con eso pue­do de­cir­lo to­do. A mí me

to­có ha­cer un Luis Mi­guel muy es­pe­cí­fi­co, de eda­des exac­tas.

Lo cier­to es que leí bas­tan­te, tu­ve que ver vi­deos de to­do ti­po, ha­blar con per­so­nas que lo co­no­cie­ron por aquel en­ton­ces, ha­blar con el mis­mo Luis Mi­guel y do­cu­men­tar­me con to­do aque­llo que me die­ra lu­ces de la per­so­na y el ar­tis­ta que era en aque­lla épo­ca.

Sin em­bar­go, el ro­da­je tam­bién fue ex­te­nuan­te

Lo com­pli­ca­do fue gra­bar la se­rie sin con­ti­nui­dad, es de­cir, un día ha­cía­mos es­ce­nas de ca­pí­tu­los di­fe­ren­tes, y to­dos eran con ‘Luis Mi­gue­les’ com­ple­ta­men­te dis­tin­tos. Y es que, por ejem­plo, hay ges­tos que él hacía en con­cier­tos y en­tre­vis­tas de los años ochen­ta, pe­ro en los noventa ya no.

En­ton­ces, por eso yo car­ga­ba to­dos los días con una car­pe­ta muy grue­sa con los li­bre­tos y ano­ta­cio­nes es­cri­tas al la­do, de esos as­pec­tos que de­bía te­ner el Luis Mi­guel de de­ter­mi­na­do año, y to­do tra­tan­do de que no hu­bie­ra erro­res de con­ti­nui­dad.

¿Qué le que­da de sus en­cuen­tros con Luis Mi­guel?, ¿al­gu­na anéc­do­ta en par­ti­cu­lar?

En de­ter­mi­na­do mo­men­to le en­se­ñé un clip de la re­crea­ción que hi­ci­mos del vi­deo de Cuan­do ca­lien­ta el sol. Aga­rró mi te­lé­fono, le hi­zo zoom y di­jo: “Es­te soy yo. Die­go, es que es­te soy yo”. Y nos abra­za­mos, y sen­tí que es­ta­ba ha­cien­do bien mi tra­ba­jo.

|COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.