Tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za: así no es la co­sa

Semana Sostenible - - EDITORIAL -

La idea de mo­di­fi­car las re­glas del jue­go pa­ra el tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za en el país no es so­lo in­tere­san­te sino ur­gen­te. Pe­ro la for­ma en que pro­po­ne ha­cer­lo el Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio es inopor­tu­na e in­con­ve­nien­te.

Ten­go ac­ce­so a un pro­yec­to de de­cre­to en el que el Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio, In­dus­tria y Tu­ris­mo de­fi­ne con­cep­tos bá­si­cos pa­ra el tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za y es­ta­ble­ce un Co­mi­té Na­cio­nal de Tu­ris­mo de Na­tu­ra­le­za, com­pues­to úni­ca­men­te por dos en­ti­da­des (ellos mismos y el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te y De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble) y que pro­po­ne po­ner a fun­cio­nar me­jor el eco­tu­ris­mo en el país.

El co­mi­té, que ha re­ci­bi­do bas­tan­te aten­ción tan­to de me­dios co­mo de am­bien­ta­lis­tas, no me preo­cu­pa en el mis­mo sen­ti­do que a otros, por­que no creo ati­na­da la in­ter­pre­ta­ción de que con­du­ci­ría a coad­mi­nis­trar los par­ques. Sin em­bar­go, dos te­mas me pa­re­cen par­ti­cu­lar­men­te dig­nos de men­cio­nar y co­rre­gir.

En pri­mer lu­gar, se men­cio­na la po­si­bi­li­dad de in­vi­tar a par­ti­ci­par en el co­mi­té al Ins­ti­tu­to Co­lom­biano de Bienestar Fa­mi­liar y a la Uni­dad Na­cio­nal pa­ra la Ges­tión del Ries­go de De­sas­tres, pe­ro no a la Uni­dad Ad­mi­nis­tra­ti­va Es­pe­cial de Par­ques Na­cio­na­les Na­tu­ra­les o a los ins­ti­tu­tos de in­ves­ti­ga­ción del sec­tor am­bien­tal. Es­to a pe­sar de un lar­go glo­sa­rio con el que co­mien­za el pro­yec­to (que nos in­tro­du­ce el fan­tás­ti­co mun­do de los re­cur­sos tu­rís­ti­cos na­tu­ra­les, un tér­mino des­co­no­ci­do has­ta el mo­men­to), con­tie­ne con­cep­tos que son res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta de las en­ti­da­des no in­vi­ta­das: ca­pa­ci­dad de carga, pre­ser­va­ción, con­ser­va­ción, área pro­te­gi­da y educación am­bien­tal, en­tre otras. No sé qué sa­ben de esos te­mas los fun­cio­na­rios del Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio, pe­ro sé que en el sec­tor am­bien­tal hay per­so­nas re­co­no­ci­das en el mun­do en­te­ro pre­ci­sa­men­te por su co­no­ci­mien­to téc­ni­co en esas cues­tio­nes. El ejem­plo más cla­ro es Ju­lia Mi­ran­da, la di­rec­to­ra de Par­ques Na­cio­na­les, que ha si­do re­co­no­ci­da y ga­lar­do­na­da de ma­ne­ra reite­ra­da y a quien Min­co­mer­cio inex­pli­ca­ble­men­te de­ja por fue­ra del co­mi­té.

Se­gun­do, el de­cre­to se equi­vo­ca cuan­do crea el Co­mi­té Na­cio­nal de Tu­ris­mo de Na­tu­ra­le­za y a la vez, en un pa­rá­gra­fo, co­mo quien no quie­re la co­sa, abre de par en par la puerta a cual­quier ti­po de in­fra­es­truc­tu­ra den­tro de las áreas pro­te­gi­das.

En opinión de la ma­yor par­te de los ex­per­tos am­bien­ta­les, la in­fra­es­truc­tu­ra pesada de­be es­tar por fue­ra de las áreas pro­te­gi­das. En efec­to, esa es la me­jor for­ma de evi­tar de­sas­tres co­mo los de Ke­nia y Aus­tra­lia, que ya los lle­va­ron a arre­pen­tir­se de su li­be­ra­li­dad con el tu­ris­mo.

En el ca­so de Co­lom­bia, la prohi­bi­ción de­be ser el pun­to de par­ti­da. A par­tir de ahí es­ta­ría la po­si­bi­li­dad de exa­mi­nar, una por una, las pro­pues­tas es­pe­cí­fi­cas de de­sa­rro­llo tu­rís­ti­co den­tro de áreas pro­te­gi­das, de acuer­do con los re­cur­sos na­tu­ra­les y las co­mu­ni­da­des pre­sen­tes. El ob­je­ti­vo es ase­gu­rar­nos de que, en la ba­lan­za, los be­ne­fi­cios a lar­go pla­zo sean mu­cho ma­yo­res que los cos­tos. Es­tas dis­cu­sio­nes, de un al­tí­si­mo ni­vel téc­ni­co, de­ben es­tar por fue­ra de la in­fluen­cia de los sec­to­res pro­duc­ti­vos y par­ti­cu­lar­men­te de los mu­chos pri­va­dos que po­seen pro­pie­da­des den­tro de los par­ques.

El Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio es uno de los más ex­pues­tos al lobby de las em­pre­sas. Quien lo du­de pue­de exa­mi­nar de cer­ca la his­to­ria del pro­gra­ma de trans­for­ma­ción pro­duc­ti­va, en el que en un prin­ci­pio se ele­gían sec­to­res es­tra­té­gi­cos pa­ra la eco­no­mía pa­ra prio­ri­zar in­ver­sio­nes pe­ro aca­bó in­clu­yen­do a ca­si to­das las ca­de­nas pro­duc­ti­vas por­que, ¿quién se aguan­ta­ba es­tar por fue­ra? No tie­ne en­ton­ces sen­ti­do que las re­glas de jue­go pa­ra el tu­ris­mo de las áreas pro­te­gi­das, que por al­go lle­va ese ape­lli­do, que­den a la mer­ced de fun­cio­na­rios re­la­ti­va­men­te vul­ne­ra­bles a la in­fluen­cia de los pri­va­dos.

Co­mo es­tá la pro­pues­ta de de­cre­to, el co­mi­té pa­re­ce na­cer pa­ra so­lu­cio­nar la im­po­si­bi­li­dad de que los fun­cio­na­rios de am­bos sec­to­res se pon­gan de acuer­do. Pa­ra eso no es ne­ce­sa­rio crear ins­ti­tu­cio­nes, sino re­le­var a las per­so­nas de sus car­gos. Es mu­cho lo que el país pue­de ha­cer pa­ra apro­ve­char su ca­pi­tal na­tu­ral, pe­ro la for­ma en es­te ca­so no es la ade­cua­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.