El al­to pre­cio de un me­tal inú­til

Semana Sostenible - - OPINIÓN - Por Ca­ro­li­na Gar­cía Ar­be­láez*

Ha­ce unos me­ses me hi­ce la prueba de mer­cu­rio. To­ma­ron un me­chón de mi pe­lo y lo lle­va­ron al la­bo­ra­to­rio pa­ra de­ter­mi­nar si es­ta­ba acu­mu­lan­do un me­tal al­ta­men­te tó­xi­co pa­ra el sis­te­ma neu­ro­ló­gi­co.

El re­sul­ta­do de 1,12 par­tes por mi­llón me alar­mó. Su­pe­ra­ba li­ge­ra­men­te la con­cen­tra­ción má­xi­ma de una par­te por mi­llón que re­co­mien­da la Agen­cia de Pro­tec­ción Am­bien­tal de Es­ta­dos Uni­dos. Es­tar fue­ra del ran­go no es sor­pren­den­te en Co­lom­bia. Se­gún Mer­cury Watch, es el ter­cer país que más li­be­ra mer­cu­rio. La cau­sa prin­ci­pal es la mi­ne­ría, que uti­li­za el me­tal lí­qui­do pa­ra se­pa­rar el oro de las ro­cas o are­na don­de se en­cuen­tra. El mer­cu­rio con­ta­mi­na el ai­re, sue­lo y agua. Ahí se trans­for­ma en me­til­mer­cu­rio, un com­pues­to or­gá­ni­co más no­ci­vo que el pro­pio me­tal.

Co­lom­bia es el vi­gé­si­mo pro­duc­tor de oro a ni­vel mun­dial, pe­ro 88 por cien­to de sus ex­por­ta­cio­nes pro­vie­nen de la mi­ne­ría ile­gal. En­tre 2013 y 2015, el Sis­te­ma Na­cio­nal de Vi­gi­lan­cia en Sa­lud Pú­bli­ca re­por­tó 1.126 ca­sos de in­to­xi­ca­ción por mer­cu­rio en el país. Ha­ce un año se pu­bli­ca­ron imá­ge­nes del río San Bin­go, que des­apa­re­ció por la mi­ne­ría. Es­te ca­so icó­ni­co mues­tra lo que es­tá pa­san­do en el te­rri­to­rio: 1.150 fuen­tes hí­dri­cas cru­zan mu­ni­ci­pios con mi­ne­ría ile­gal.

El pro­ble­ma no so­lo es la ile­ga­li­dad. La in­dus­tria mi­ne­ra ha dis­mi­nui­do el uso de mer­cu­rio, pe­ro uti­li­za cia­nu­ro. Si esa sus­tan­cia no se re­cu­pe­ra ade­cua­da­men­te sus efec­tos pue­den ser le­ta­les. La Cia­nu­ra­da, una que­bra­da ve­ne­no­sa en Se­go­via y Re­me­dios, es una mues­tra de ello. Ade­más, la ex­trac­ción de oro -en el río o en la mi­na- afec­ta los acuí­fe­ros, de­fo­res­ta e im­pac­ta eco­sis­te­mas es­tra­té­gi­cos co­mo los pá­ra­mos, que pro­du­cen 70 por cien­to del agua que con­su­mi­mos.

En me­dio de la fie­bre mi­ne­ra pa­sa­mos por al­to una pre­gun­ta cla­ve: ¿Pa­ra qué sir­ve el oro? La res­pues­ta es cru­da: pa­ra ca­si na­da. Es un me­tal inú­til. Se­gún el Con­se­jo Mun­dial del Oro, so­lo 7 por cien­to de la de­man­da se usa pa­ra pro­du­cir ma­te­ria­les elec­tró­ni­cos y pró­te­sis den­ta­les. Me­nos de una dé­ci­ma par­te tie­ne va­lor in­dus­trial y po­dría re­em­pla­zar­se por di­fe­ren­tes alea­cio­nes.

Por otro la­do, 45 por cien­to de la pro­duc­ción glo­bal tie­ne un des­tino ab­sur­do. Se trans­for­ma en mo­ne­das, lin­go­tes, me­da­llas, fon­dos ne­go­cia­bles en el mer­ca­do e in­ver­sio­nes de los ban­cos cen­tra­les. Hay 76.000 to­ne­la­das de oro ate­so­ra­das en edi­fi­cios de al­ta seguridad, una re­ser­va tan gran­de que po­dría abas­te­cer la de­man­da in­dus­trial por 186 años, sin ne­ce­si­dad de más mi­nas. Tan so­lo en el de­pó­si­to Fort Knox en Es­ta­dos Uni­dos hay 530.000 lin­go­tes que su­man 4.600 to­ne­la­das.

An­tes, la mo­ne­da de los paí­ses de­pen­día del pa­tró­no­ro que fi­ja­ba el va­lor de una uni­dad mo­ne­ta­ria da­da una can­ti­dad de oro. Sin em­bar­go, es­te sis­te­ma se aca­bó en el si­glo pa­sa­do. Aho­ra el sis­te­ma fi­nan­cie­ro se ba­sa en al­go in­tan­gi­ble pe­ro más po­de­ro­so: la con­fian­za. Al fin de cuen­tas, las di­vi­sas so­lo tienen va­lor por­que no­so­tros se lo atri­bui­mos. Lo mis­mo pa­sa con el oro. Es una fic­ción: so­lo va­le por­que nos con­ven­ci­mos de que así es. La di­fe­ren­cia es que el costo de im­pri­mir bi­lle­tes es in­sig­ni­fi­can­te mien­tras que los eco­sis­te­mas y nuestra sa­lud pa­gan el pre­cio de ex­traer oro.

Fi­nal­men­te, el 47 por cien­to res­tan­te, la ma­yor par­te de la de­man­da, se des­ti­na a ela­bo­rar jo­yas. Más de la mi­tad de los adul­tos de Es­ta­dos Uni­dos celebran San Va­len­tín y uno de ca­da cin­co com­pra jo­yas pa­ra re­ga­lar. Po­cos –o nin­guno– sa­ben qué se es­con­de de­trás del ob­se­quio. La or­ga­ni­za­ción Earth­works re­por­tó que pa­ra pro­du­cir un ani­llo de oro se ge­ne­ran cer­ca de 20 to­ne­la­das de desechos, el equi­va­len­te a tres bu­ses es­co­la­res.

Com­pra­mos oro cre­yen­do que tie­ne un va­lor es­pe­cial, pe­ro en reali­dad es­ta­mos en­ce­rra­dos en nuestra pro­pia tram­pa. Le da­mos va­lor a un me­tal inú­til en lu­gar de pro­te­ger lo pre­cia­do: agua lim­pia, eco­sis­te­mas sa­nos y sa­lud pa­ra to­dos. No es fá­cil rom­per pa­tro­nes cul­tu­ra­les que llevan an­cla­dos mi­les de años y re­pre­sen­tan in­tere­ses mi­llo­na­rios. Si no lo ha­ce­mos ten­dre­mos que re­sig­nar­nos a vi­vir con tie­rra, ai­re y ríos con­ta­mi­na­dos, pe­ces tó­xi­cos y mer­cu­rio en nues­tros cuer­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.