La po­bre­za as­fi­xia

Semana Sostenible - - PORTADA AIRE TÓXICO -

A di­fe­ren­cia de otras ciu­da­des co­lom­bia­nas, Bo­go­tá ca­da vez tie­ne ma­yor in­for­ma­ción so­bre la ca­li­dad de su aire. Sin em­bar­go, dis­mi­nuir los ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción y su impacto en la po­bla­ción más po­bre si­gue sien­do un ob­je­ti­vo en el que ha­ce fal­ta tra­ba­jar.

Uno de los pun­tos más con­ta­mi­na­dos del país se en­cuen­tra en Bo­go­tá. La es­ta­ción de mo­ni­to­reo de aire Car­va­jal-la Se­vi­lla­na, en el sur de la ciu­dad, re­por­ta al­tos ni­ve­les de po­lu­ción y so­lo es su­pe­ra­da por dos zo­nas in­dus­tria­les y mi­ne­ras en Mag­da­le­na y Ce­sar. Lo crí­ti­co es que el nú­me­ro de per­so­nas ex­pues­tas a ma­te­rial par­ti­cu­la­do en el aire en es­te sec­tor de la ca­pi­tal es mu­cho ma­yor que en los otros dos de­par­ta­men­tos.

En­tre los fac­to­res que in­flu­yen pa­ra que es­to ocu­rra es­tán el ser una zo­na in­dus­trial; la cer­ca­nía con la au­to­pis­ta Sur, un área de al­to trá­fi­co vehi­cu­lar por la que se en­tra y sa­le de la ca­pi­tal, que ade­más cuen­ta con una tron­cal de Trans­mi­le­nio; y mu­chas vías al­re­de­dor sin pa­vi­men­tar.

En su In­for­me del Es­ta­do de la Ca­li­dad del Aire en Co­lom­bia 2011-2015, el Ideam iden­ti­fi­có que du­ran­te cua­tro de los cin­co años me­di­dos, Car­va­jal-la Se­vi­lla­na re­gis­tró par­tí­cu­las sus­pen­di­das to­ta­les en el aire ma­yo­res a 100 mi­cro­gra­mos so­bre me­tro cú­bi­co (μg/m3), el má­xi­mo per­mi­ti­do por el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te. Lo an­te­rior es aún más preo­cu­pan­te si se tie­ne en cuen­ta que la nor­ma co­lom­bia­na es más la­xa que la su­ge­ri­da por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). Por ejem­plo, mien­tras el lí­mi­te co­lom­biano pa­ra PM10 es de 50 μg/m3 la re­co­men­da­ción de la OMS es de 20 μg/m3.

Ade­más, es ne­ce­sa­rio que Co­lom­bia eva­lúe la co­ber­tu­ra que tie­nen sus es­ta­cio­nes de mo­ni­to­reo de aire pa­ra sa­ber si la for­ma en que es­tán dis­tri­bui­das abar­ca to­do el te­rri­to­rio que se desea ana­li­zar. “El di­se­ño ac­tual de la red de Bo­go­tá de­be­ría ser re­eva­lua­do por­que no sa­be­mos si es­tá cu­brien­do la to­ta­li­dad del área ur­ba­na. Es­to ocu­rre en ge­ne­ral en to­do el país”, ase­gu­ra Ós­car Ju­lián Gue­rre­ro, in­ves­ti­ga­dor del Ideam que par­ti­ci­pó en la ela­bo­ra­ción del in­for­me.

A pe­sar de es­to, Bo­go­tá cuen­ta con 13 es­ta­cio­nes fi­jas y una mó­vil y con es­ta in­for­ma­ción, sus­cep­ti­ble de me­jo­rar, tra­ba­jan dis­tin­tas au­to­ri­da­des. Tal es el ca­so de la Se­cre­ta­ría Dis­tri­tal de Sa­lud, en­ti­dad que cuen­ta con es­tu­dios que han per­mi­ti­do es­ta­ble­cer la re­la­ción en­tre ca­li­dad del aire y al­gu­nos sín­to­mas de en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias. “La ca­pi­tal, a di­fe­ren­cia de Me­de­llín y Ca­li, tie­ne un sis­te­ma de vi­gi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca ex­clu­si­vo pa­ra

los efec­tos en sa­lud por con­ta­mi­na­ción del aire”, afir­ma Ka­ta­li­na Me­di­na, in­ge­nie­ra am­bien­tal de la Sub­di­rec­ción de De­ter­mi­nan­tes en Sa­lud de la Se­cre­ta­ría Dis­tri­tal de Sa­lud.

En Bo­go­tá el 20 por cien­to de la en­fer­me­dad res­pi­ra­to­ria es atri­bui­ble a la con­ta­mi­na­ción del aire. Eso quie­re de­cir que de 1,5 mi­llo­nes de ca­sos que en pro­me­dio se atien­den anual­men­te en la ciu­dad, 300.000 pue­den aso­ciar­se a la ex­po­si­ción a ma­te­rial par­ti­cu­la­do (PM10 y PM2,5). “Lo que se ha en­con­tra­do es que el au­men­to de ma­te­rial par­ti­cu­la­do en las zo­nas don­de la po­bla­ción es­tá más ex­pues­ta, pue­de in­cre­men­tar en un 24 por cien­to la ex­pec­to­ra­ción, en un 10 por cien­to la tos, en un 37 por cien­to las si­bi­lan­cias en la no­che, en un 28 por cien­to las si­bi­lan­cias en el día y en un 14 por cien­to el au­sen­tis­mo es­co­lar”, ase­gu­ra Me­di­na.

To­dos es­tos ries­gos se cal­cu­la­ron en­tre 2007 y 2010 y lo cier­to es que el au­sen­tis­mo es­co­lar (in­di­ca­dor de impacto) de­bi­do a la con­ta­mi­na­ción del aire vie­ne en au­men­to. En es­te mo­men­to la se­cre­ta­ría es­tá pro­ce­san­do in­for­ma­ción del año pa­sa­do, que les per­mi­ti­rá es­ta­ble­cer re­la­cio­nes en­tre el ma­te­rial par­ti­cu­la­do y otras va­ria­bles co­mo ta­ba­quis­mo, hu­me­dad, dor­mir con ani­ma­les, en­fer­me­da­des pre­via­men­te ad­qui­ri­das, fá­bri­cas cer­ca a la vi­vien­da, en­tre otras.

EL ÍNDICE BOGOTANO DE CA­LI­DAD DEL AIRE

A me­dia­dos de ma­yo las Se­cre­ta­rías de Am­bien­te y Sa­lud die­ron a co­no­cer el Índice Bogotano de la Ca­li­dad del Aire (Ibo­ca), que se pu­bli­ca en la pá­gi­na web del Ob­ser­va­to­rio de Sa­lud Am­bien­tal de Bo­go­tá. En un ma­pa se mues­tra el pro­nós­ti­co de las con­di­cio­nes del aire en las di­fe­ren­tes lo­ca­li­da­des de la ca­pi­tal.

La ca­pi­tal co­lom­bia­na es la úni­ca ciu­dad del país que cuen­ta con una he­rra­mien­ta co­mo es­ta. Sin em­bar­go, en­tre el sis­te­ma de mo­ni­to­reo re­ci­be va­rias crí­ti­cas en las que se in­di­ca que en di­ver­sas oca­sio­nes al­gu­nas de las es­ta­cio­nes de la ca­pi­tal se en­cuen­tran apa­ga­das o no es­tán apor­tan­do da­tos al Ibo­ca.

Bo­go­tá ca­te­go­ri­za la ca­li­dad del aire en fa­vo­ra­ble, mo­de­ra­da, re­gu­lar, ma­la, muy ma­la y pe­li­gro­sa. Aun­que nin­gu­na lo­ca­li­dad ha lle­ga­do a las ca­te­go­rías muy ma­la o pe­li­gro­sa, la lo­ca­li­dad de Ken­nedy es una de las más crí­ti­cas y su aire siem­pre os­ci­la en­tre mo­de­ra­mo­ni­to­rear do y re­gu­lar. Ca­so con­tra­rio es el de Usa­quén, lo­ca­li­dad que ca­si siem­pre pre­sen­ta los me­jo­res ín­di­ces.

A ma­ne­ra de ejem­plo, se­gún el Ibo­ca, el sá­ba­do 24 de ju­nio de es­te año Fon­ti­bón, Teu­sa­qui­llo, Puen­te Aran­da, Bo­sa y Ken­nedy pre­sen­ta­ban con­di­cio­nes mo­de­ra­das. Es de­cir, la con­cen­tra­ción de PM10 en 24 ho­ras se en­con­tra­ba en­tre 55 y 154 μg/m3 (va­lo­res de­ter­mi­na­dos por la au­to­ri­dad am­bien­tal pa­ra ese ran­go, mien­tras que 50 es lo má­xi­mo per­mi­ti­do por la OMS). Por su par­te, el ni­vel de PM2,5 en 24 ho­ras es­ta­ba en­tre 12,1 y 35,4 μg/m3 (25 es lo má­xi­mo per­mi­ti­do por la OMS). El res­to de lo­ca­li­da­des te­nían con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles en su aire.

Se­gún da­tos de la Red de Mo­ni­to­reo de Ca­li­dad del Aire de la Se­cre­ta­ría de Am­bien­te, la es­ta­ción de me­di­ción Car­va­jal-la Se­vi­lla­na, que sue­le re­por­tar los ma­yo­res ín­di­ces de con­ta­mi­na­ción de la ciu­dad, pre­sen­tó el 24 de ju­nio un pro­me­dio de 26,9 μg/m3 pa­ra PM 2,5 y de 74,5 pa­ra PM 10. Nue­va­men­te, am­bas ci­fras es­tán den­tro de lo per­mi­ti­do en la nor­ma co­lom­bia­na, pe­ro por fue­ra de los má­xi­mos su­ge­ri­dos por la OMS.

Es­to mues­tra que el sur de la ciu­dad es la zo­na que con­cen­tra ma­yor con­ta­mi­na­ción en Bo­go­tá. “Allá te­ne­mos una se­rie de va­ria­bles que con­flu­yen y ha­cen ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción no so­lo de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud sino de otras au­to­ri­da­des co­mo Am­bien­te, Mo­vi­li­dad e in­clu­so las al­cal­días lo­ca­les”, afir­ma Ka­ta­li­na Me­di­na.

Fi­nal­men­te, Bo­go­tá y en ge­ne­ral to­do el país en­fren­tan un obs­tácu­lo. Co­lom­bia cuen­ta con bue­nos es­pe­cia­lis­tas en medioambiente y sa­lud, pe­ro son muy po­cos los que sa­ben de am­bos te­mas y sus re­la­cio­nes. Sin du­da, es­te es un gran desafío pa­ra el sec­tor aca­dé­mi­co, que ne­ce­si­ta for­mar más pro­fe­sio­na­les en es­tas áreas que ca­da vez co­bran más re­le­van­cia en un mun­do que in­ten­ta mi­ti­gar los efec­tos am­bien­ta­les y de sa­lud vin­cu­la­dos a un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co e in­dus­trial que no pa­ra.

Las au­to­ri­da­des dis­tri­ta­les tie­nen cla­ro que el sur es la zo­na más con­ta­mi­na­da de Bo­go­tá

El Ob­ser­va­to­rio de Sa­lud Am­bien­tal de Bo­go­tá, pu­bli­ca dia­ria­men­te el pro­nós­ti­co de ca­li­dad del aire pa­ra ca­da lo­ca­li­dad. Fon­ti­bón, Teu­sa­qui­llo, Puen­te Aran­da, Bo­sa y Ken­nedy , en ver­de, las más con­ta­mi­na­das el 24 de ju­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.