Las ma­fias de la de­fo­res­ta­ción en el Gua­via­re

Semana Sostenible - - MEDIOAMBIENTE -

Es­te de­par­ta­men­to ama­zó­ni­co con­cen­tra cer­ca del 20 por cien­to de las áreas de­fo­res­ta­das en Co­lom­bia. La ma­de­ra se pu­dre en el sue­lo y las ban­das cri­mi­na­les y de nar­co­trá­fi­co se apro­pian de las tie­rras pa­ra ha­cer mi­ne­ría ile­gal y am­pliar la fron­te­ra agrí­co­la.

Se­gún re­por­tes del Ins­ti­tu­to de Hi­dro­lo­gía, Me­teo­ro­lo­gía y Es­tu­dios Am­bien­ta­les (Ideam) en Co­lom­bia exis­ten ocho gran­des nú­cleos de de­fo­res­ta­ción en los cua­les se con­cen­tran la ma­yo­ría de aler­tas. El de­par­ta­men­to más afec­ta­do por es­te fe­nó­meno es el Gua­via­re, pues en su te­rri­to­rio se en­cuen­tran tres de las zo­nas más crí­ti­cas.

El asun­to es de gran­des pro­por­cio­nes si se con­si­de­ra que to­dos sus mu­ni­ci­pios pa­de­cen por la ta­la in­dis­cri­mi­na­da de ár­bo­les. El pri­mer pun­to ca­lien­te es­tá ubi­ca­do en las ve­re­das San Jor­ge, San An­to­nio Al­to, La Unión y El Chau­mal, per­te­ne­cien­tes a San Jo­sé del Gua­via­re y se ex­tien­de has­ta el mu­ni­ci­pio de La Ma­ca­re­na en el Meta, afec­tan­do con­si­de­ra­ble­men­te al Par­que Na­cio­nal Na­tu­ral Sie­rra de La Ma­ca­re­na.

El se­gun­do nú­cleo abar­ca los mu­ni­ci­pios de Ca­la­mar y El Re­torno y po­ne en ries­go el Área Na­tu­ral Úni­ca (ANU) Nu­kak, im­por­tan­te pa­ra el país de­bi­do a su ri­que­za na­tu­ral y cul­tu­ral. La ter­ce­ra zo­na crí­ti­ca del de­par­ta­men­to se en­cuen­tra en el no­ro­rien­te de San Jo­sé del Gua­via­re, en las ve­re­das Ca­ño Mos­co, Ca­ño Ne­gro, Ca­ño Blan­co y el res­guar­do in­dí­ge­na Nu­kak Ma­ku, pue­blo in­dí­ge­na que cuen­ta hoy con me­nos de 1.000 ha­bi­tan­tes.

A di­fe­ren­cia de otros nú­cleos del país, don­de la de­fo­res­ta­ción ha lo­gra­do re­du­cir­se has­ta en un 4 por cien­to, en Gua­via­re el pro­ble­ma per­sis­te e in­clu­so au­men­ta en com­pa­ra­ción con las me­di­cio­nes del Ideam du­ran­te 2016. El in­cre­men­to en la de­fo­res­ta­ción se de­be a desa­rro­llo vial, am­plia­ción de fron­te­ra agro­pe­cua­ria, pra­de­ri­za­ción por es­pe­cu­la­ción de tie­rras y cul­ti­vos de uso ilí­ci­to.

Se­gún da­tos de la Di­rec­ción de Ca­ra­bi­ne­ros de la Po­li­cía Na­cio­nal, la Re­ser­va Na­tu­ral Nu­kak te­nía 786 hec­tá­reas afec­ta­das por la de­fo­res­ta­ción en 2011 y en 2015 ya iban cer­ca de 1.170. Es de­cir, un in­cre­men­to del 49 por cien­to.

“En de­par­ta­men­tos co­mo Gua­via­re y Meta, exis­ten gru­pos or­ga­ni­za­dos al mar­gen de la ley que se apro­ve­chan de la de­fo­res­ta­ción pa­ra ex­plo­tar la re­gión a tra­vés de la mi­ne­ría ile­gal y am­pliar las ru­tas del nar­co­trá­fi­co. En­tre ellas se en­cuen­tran di­si­den­cias de las Farc y ban­das cri­mi­na­les co­mo el Clan del Gol­fo y Los Pun­ti­lle­ros”, ase­gu­ró a Se­ma­na Sos­te­ni­ble el ge­ne­ral Ro­dri­go Gon­zá­lez, di­rec­tor de

Ca­ra­bi­ne­ros y Se­gu­ri­dad Ru­ral de la Po­li­cía.

El Clan del Gol­fo, que ope­ra prin­ci­pal­men­te en Cór­do­ba y el Ura­bá cho­coano y an­tio­que­ño, ha am­plia­do sus zo­nas de in­fluen­cia a otras re­gio­nes del país, en­tre las cua­les se en­cuen­tra gran par­te del te­rri­to­rio ama­zó­ni­co. Por su par­te, los Pun­ti­lle­ros sur­gen co­mo ban­da lue­go de la muer­te de Mar­tín Far­fán, alias Pi­jar­vey, quien di­ri­gía el au­to­de­no­mi­na­do Blo­que Li­ber­ta­do­res del Vi­cha­da, crea­do lue­go de la des­apa­ri­ción de las Au­to­de­fen­sas Uni­das de Co­lom­bia (AUC).

Es­tas ban­das sub­sis­ten gra­cias al nar­co­trá­fi­co y han de­fo­res­ta­do gran par­te del de­par­ta­men­to pa­ra am­pliar nue­va­men­te los cul­ti­vos ilí­ci­tos de co­ca, apro­ve­chan­do la con­di­ción sel­vá­ti­ca del te­rri­to­rio y su difícil ac­ce­so. De he­cho, las hec­tá­reas de co­ca cul­ti­va­das en el Gua­via­re pa­sa­ron de 3.851 en 2012 a 5.423 en 2015, se­gún re­por­tó la Ofi­ci­na de las Na­cio­nes Uni­das con­tra la Dro­ga y el De­li­to.

UNA MA­DE­RA QUE SE PU­DRE

De­fo­res­tar es­ta re­gión sel­vá­ti­ca tie­ne un gran impacto pa­ra el medioambiente, so­bre to­do en mo­men­tos en los que se ha­bla de cam­bio cli­má­ti­co y don­de una de las prin­ci­pa­les es­tra­te­gias pa­ra mi­ti­gar su impacto, en paí­ses co­mo Co­lom­bia, es fre­nar la ta­la in­dis­cri­mi­na­da de ár­bo­les. Co­mo si es­to fue­ra po­co, en Gua­via­re, a di­fe­ren­cia de otras zo­nas del país, la ma­de­ra ta­la­da ni si­quie­ra tie­ne un uso en el mer­ca­do ne­gro. Imá­ge­nes de la Fuer­za Aé­rea mues­tran có­mo al­re­de­dor de las zo­nas afec­ta­das la ma­de­ra se pu­dre sin nin­gún uso.

Es­to se de­be a que, se­gún fuen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal, trans­por­tar­la re­sul­ta su­pre­ma­men­te cos­to­so pa­ra los gru­pos cri­mi­na­les ya que se tra­ta de zo­nas don­de no exis­ten vías y don­de la po­bla­ción más cer­ca­na pue­de en­con­trar­se a cin­co ho­ras na­ve­gan­do en río. Ade­más, el prin­ci­pal ob­je­ti­vo es apro­piar­se de las tie­rras pa­ra lue­go ex­tor­sio­nar a quie­nes deseen rea­li­zar mi­ne­ría o ex­pan­dir su fron­te­ra agrí­co­la y ga­na­de­ra.

Sin em­bar­go, exis­ten más ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas que de­pen­den de la de­fo­res­ta­ción pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo. Una de ellas es co­no­cer el tra­za­do de vías pa­ra ha­bi­tar cer­ca y ob­te­ner una fu­tu­ra com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca por reasen­ta­mien­to.

Es­to era lo que ocu­rría con la vía mar­gi­nal de la sel­va, un pro­yec­to de más de 120.000 mi­llo­nes de pe­sos que a fu­tu­ro pre­ten­de unir a Ecua­dor, Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la, en bus­ca de una sa­li­da por vía te­rres­tre des­de el Pa­cí­fi­co has­ta el Atlán­ti­co, sin cru­zar la cor­di­lle­ra de los An­des. Gru­pos de per­so­nas eran so­bor­na­dos u obli­ga­dos a asen­tar­se cer­ca del área por don­de pa­sa­ría la ca­rre­te­ra. Al ha­cer­lo, em­pe­za­ron a ta­lar in­dis­cri­mi­na­da­men­te los ár­bo­les en las ve­re­das de Puer­to Ca­chi­ca­mo y El Ca­pri­cho en Gua­via­re, así co­mo las ve­re­das Nue­va Co­lom­bia y la Ti­gra en los mu­ni­ci­pios de Vis­ta Her­mo­sa y Puer­to Ri­co en el Meta. El ob­je­ti­vo era ob­te­ner mi­llo­na­rias com­pen­sa­cio­nes por par­te del Es­ta­do una vez em­pe­za­ra la cons­truc­ción de la obra vial, re­cur­sos que ter­mi­na­rían en ma­nos de miem­bros de Los Pun­ti­lle­ros, el Clan del Gol­fo y di­si­den­cias de las Farc.

MUEBLES PA­RA EL ES­TA­DO

Aun­que exis­te un gran su­bre­gis­tro de la ma­de­ra que se tra­fi­ca en Co­lom­bia, las ci­fras de in­cau­ta­cio­nes rea­li­za­das por la Po­li­cía son alar­man­tes. So­lo en­tre enero y ma­yo de es­te año se in­cau­ta­ron 36.251 me­tros cú­bi­cos de ma­de­ra en el país, lo que equi­va­le al car­gue com­ple­to de 1.006 trac­to­mu­las o de 1.647 ca­mio­nes.

Ca­da vez que se de­tie­ne un ca­mión que trans­por­ta ma­de­ra se so­li­ci­ta el sal­vo­con­duc­to úni­co de mo­vi­li­za­ción si se tra­ta de bos­que na­ti­vo o la re­mi­sión de mo­vi­li­za­ción ex­pe­di­da por el Ins­ti­tu­to Co­lom­biano Agro­pe­cua­rio (ICA) si se tra­ta de plan­ta­ción fo­res­tal co­mer­cial. Si no se cum­ple con nin­gu­na de es­tas dos con­di­cio­nes, se in­cau­ta la ma­de­ra y se tras­la­da a las Cor­po­ra­cio­nes Au­tó­no­mas Re­gio­na­les (CAR), las cua­les im­po­nen una me­di­da pre­ven­ti­va y abren in­ves­ti­ga­ción. Al tiem­po se abre un pro­ce­so pe­nal que pue­de im­po­ner­le al tra­fi­can­te penas que van en­tre cua­tro y nue­ve años.

Sin em­bar­go, una vez los ár­bo­les son ta­la­dos, el da­ño es irre­ver­si­ble. “Es muy im­por­tan­te crear un plan de re­fo­res­ta­ción en las zo­nas afec­ta­das pa­ra con­tra­rres­tar los im­pac­tos am­bien­ta­les oca­sio­na­dos y evi­tar la pro­li­fe­ra­ción del nar­co­trá­fi­co y otras eco­no­mías cri­mi­na­les en la zo­na. Pa­ra evi­tar la de­fo­res­ta­ción es muy im­por­tan­te que la fuer­za pú­bli­ca y las au­to­ri­da­des am­bien­ta­les es­ta­blez­ca­mos ca­na­les efi­cien­tes de co­mu­ni­ca­ción”, afir­ma el ge­ne­ral Gon­zá­lez.

Si no se re­du­ce la de­fo­res­ta­ción, lo más “pro­ve­cho­so” que pue­de pa­sar con la ma­de­ra es que ter­mi­ne sien­do uti­li­za­da pa­ra mo­bi­lia­rio del Es­ta­do.

*Si us­ted tie­ne in­for­ma­ción so­bre zo­nas don­de se ta­le ile­gal­men­te flo­ra sil­ves­tre pue­de co­mu­ni­car­se con la Po­li­cía de Ca­ra­bi­ne­ros y Se­gu­ri­dad Ru­ral a los te­lé­fo­nos: 3228198498, 3023054507 o en Bo­go­tá al 6672277 ex­ten­sión 10038.

El in­te­rés de las ban­das cri­mi­na­les en Gua­via­re es apo­de­rar­se de las tie­rras de­fo­res­ta­das

FOTOS: Cor­te­sía Fuer­za Ae­rea, Po­li­cía Na­cio­na e Ideam

Las sel­vas del Gua­via­re y en especial la Re­ser­va Na­cio­nal Na­tu­ral Nu­kak es­tán afec­ta­das por la ta­la in­dis­cri­mi­na­da de ár­bo­les. Las imá­ge­nes arri­ba mues­tran có­mo la de­fo­res­ta­ción se ha to­ma­do la ve­re­da Puer­to Ca­chi­ca­mo en San Jo­sé del Gua­via­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.