Mí­ni­mos co­mu­nes

Semana Sostenible - - OPINIÓN - Por Da­vid Bo­ja­ni­ni*

Pa­re­ce difícil te­ner un cli­ma de po­la­ri­za­ción ma­yor que el que vi­vi­mos ac­tual­men­te en Co­lom­bia.

Sin em­bar­go, el ca­rác­ter emo­cio­nal de la po­lí­ti­ca na­cio­nal, la de­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, la au­sen­cia de li­de­raz­gos só­li­dos, la con­fron­ta­ción elec­to­ral que se ini­cia y la ten­ta­ción po­pu­lis­ta de mu­chos ha­cen pen­sar que es ur­gen­te ac­tuar pa­ra no caer más hon­do.

Co­mien­zo por reite­rar la le­gi­ti­mi­dad de los in­tere­ses pro­pios de los di­ver­sos sec­to­res y la im­por­tan­cia de res­pe­tar la di­ver­si­dad ideo­ló­gi­ca que ca­rac­te­ri­za cual­quier de­mo­cra­cia se­ria. Por eso, el re­to que te­ne­mos aho­ra es cons­truir, des­de las di­ver­sas ideas e in­tere­ses, ver­da­de­ros pro­pó­si­tos com­par­ti­dos. Aun­que es­to pa­re­ce ob­vio, la reali­dad na­cio­nal evi­den­cia nues­tra in­ca­pa­ci­dad pa­ra es­ta­ble­cer esos mí­ni­mos co­mu­nes.

¿Cuá­les son esos asun­tos que no de­be­rían es­tar en dis­cu­sión y que son bá­si­cos pa­ra crear va­lor com­par­ti­do? Aquí pre­sen­to al­gu­nas re­fle­xio­nes pa­ra mo­ti­var la con­ver­sa­ción: en pri­mer lu­gar, la con­so­li­da­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas con pers­pec­ti­va de sos­te­ni­bi­li­dad. Es de­cir, po­lí­ti­cas, que ade­más de ser per­ti­nen­tes y bien en­fo­ca­das, sean eco­nó­mi­ca­men­te via­bles en el lar­go pla­zo y se ba­sen en la res­pon­sa­bi­li­dad ac­tual y fu­tu­ra que de­be guiar a quie­nes las con­du­cen. En es­ta mis­ma lí­nea es­tá la im­por­tan­cia de con­tar con un mar­co nor­ma­ti­vo que ge­ne­re con­di­cio­nes pa­ra la con­fian­za y la in­ver­sión, y que es­té res­pal­da­do por un sis­te­ma de jus­ti­cia que ac­túe te­nien­do en cuen­ta el in­te­rés co­mún -que no sig­ni­fi­ca des­co­no­cer los de­re­chos del in­di­vi­duo-, los lí­mi­tes eco­nó­mi­cos pro­pios de cual­quier sis­te­ma y la in­dis­pen­sa­ble es­ta­bi­li­dad en las re­glas del jue­go.

Otro mí­ni­mo co­mún, que de­be su­pe­rar la dis­cu­sión ideo­ló­gi­ca, es re­co­no­cer la im­por­tan­cia de la ini­cia­ti­va pri­va­da, co­mo ba­se del desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial. En es­te mar­co la em­pre­sa pri­va­da, ba­sa­da en bue­nas prác­ti­cas y con un mo­de­lo de ges­tión res­pon­sa­ble, ha de­mos­tra­do ser la prin­ci­pal fuen­te de ge­ne­ra­ción de ri­que­za -en­ten­di­da co­mo la ge­ne­ra­ción de be­ne­fi­cios pa­ra mu­chos, y no la acu­mu­la­ción de po­cos-.

El desafío que te­ne­mos y que in­vi­ta a la re­fle­xión de to­do el sec­tor em­pre­sa­rial es for­ta­le­cer esas prác­ti­cas res­pon­sa­bles, pa­ra que to­da la so­cie­dad re­co­noz­ca el va­lor de la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va for­mal, que desa­rro­lla re­la­cio­nes ga­nar­ga­nar, pien­sa en el lar­go pla­zo, ac­túa a par­tir de la éti­ca, es cons­cien­te de su en­torno, y en­tien­de que su per­ma­nen­cia es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­da a su ca­pa­ci­dad pa­ra apor­tar al desa­rro­llo de la so­cie­dad, ge­ne­ran­do bie­nes­tar y com­pe­ti­ti­vi­dad.

Es­te ti­po de prác­ti­cas de­ben ser la guía y no la ex­cep­ción de las di­ná­mi­cas em­pre­sa­ria­les del país, en to­dos los cam­pos. Por su­pues­to, eso plan­tea un lla­ma­do a la trans­for­ma­ción de mu­chas for­mas de ac­tua­ción que han he­cho ca­rre­ra a lo lar­go de la his­to­ria y que han pro­mo­vi­do la inequi­dad y la ile­ga­li­dad. En es­te mis­mo sen­ti­do, tam­bién es esen­cial ha­blar del ro­tun­do re­cha­zo que de­be ge­ne­rar­nos a to­dos, co­mo so­cie­dad, cual­quier ac­to de apro­pia­ción de los bie­nes pú­bli­cos pa­ra be­ne­fi­cio pri­va­do. Hoy más que nun­ca ne­ce­si­ta­mos evi­den­ciar el com­pro­mi­so de ciu­da­da­nos, go­bier­nos y em­pre­sas con la trans­pa­ren­cia. Es vi­tal re­cu­pe­rar la con­fian­za e im­pul­sar el cre­ci­mien­to.

El mo­men­to que vi­ve ac­tual­men­te el país nos re­cla­ma a to­dos ma­yor con­cien­cia so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad que te­ne­mos pa­ra su­pe­rar di­fe­ren­cias y ac­tuar con un con­cep­to cla­ro del equi­li­brio: en las re­la­cio­nes, en la for­ma de con­su­mir y de re­tri­buir, en la ma­ne­ra de im­par­tir jus­ti­cia, en la con­cep­ción del en­torno y en el re­co­no­ci­mien­to del otro. Cuan­do el equi­li­brio se rom­pe, co­men­za­mos a ser in­via­bles.

La in­vi­ta­ción es a asu­mir la cons­truc­ción de una so­cie­dad sos­te­ni­ble co­mo un mí­ni­mo co­mún, más allá de las di­fe­ren­cias co­yun­tu­ra­les. So­lo so­bre esa ba­se po­de­mos cons­truir va­lor com­par­ti­do.

Es esen­cial ha­blar del re­cha­zo que nos de­be ge­ne­rar la apro­pia­ción de bie­nes pú­bli­cos pa­ra be­ne­fi­cio pri­va­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.