Bo­ca­ce­rra­da: un pue­blo ol­vi­da­do has­ta por Dios

Cri­sis am­bien­tal, au­sen­cia es­ta­tal y apa­tía de la co­mu­ni­dad. Es­tos tres ma­les tie­nen en la rui­na a Bo­ca­ce­rra­da, un pue­blo de afro­des­cen­dien­tes ubi­ca­do en una ale­ja­da pe­ro exu­be­ran­te zo­na de Su­cre. Su his­to­ria es pa­re­ci­da a la de cien­tos de co­mu­ni­da­des rur

Semana Sostenible - - PORTADA -

So­bre Bo­ca­ce­rra­da ni si­quie­ra se pue­de de­cir que sea un pue­blo aban­do­na­do a la bue­na de Dios. De he­cho, pa­re­cie­ra que has­ta el mis­mí­si­mo Dios se ol­vi­dó de los 479 afro­des­cen­dien­tes que vi­ven en es­te ca­se­río cos­te­ro ubi­ca­do jus­to an­tes de que Su­cre se con­vier­ta en Bo­lí­var. Bas­ta mi­rar la igle­sia pa­ra te­ner esa im­pre­sión. La ca­sa del Se­ñor en Bo­ca­ce­rra­da no tie­ne te­cho, mu­cho me­nos puer­ta; sus pa­re­des es­tán des­con­cha­das y agrie­ta­das; las cam­pa­nas de bron­ce que al­gu­na vez cau­sa­ron or­gu­llo por pa­re­cer­se a las de la Ca­te­dral de Mi­lán hoy su­cum­ben ba­jo una grue­sa ca­pa de óxi­do, o me­jor di­cho, de ol­vi­do.

Aden­tro, por su­pues­to, la igle­sia ca­re­ce de esa es­pe­cie de mís­ti­ca si­len­cio­sa que ca­rac­te­ri­za a es­tos lu­ga­res. Un gra­fi­ti es­cri­to en una de las pa­re­des en le­tras ro­jas de­cla­ra el amor de dos per­so­nas. En la par­te pos­te­rior, de­trás de lo que de­be­ría ser el atrio, el tem­plo de Dios es más bien una le­tri­na que al­gu­nos usan cuan­do les da pe­re­za ir has­ta los man­gla­res que bor­dean el pue­blo.

Por­que en Bo­ca­ce­rra­da no exis­ten los ba­ños, al me­nos esos es­pa­cios do­ta­dos de ta­za, la­va­ma­nos y du­cha que sir­ven pa­ra que el agua se lle­ve las su­cie­da­des hu­ma­nas. Por lo me­nos las fí­si­cas, cla­ro. Ma­ría del Car­men Ro­drí­guez, una mu­jer de 53 años de edad, acuer­pa­da y de ca­ra ri­sue­ña, ex­pli­ca el me­ca­nis­mo al­ter­na­ti­vo. “Lo ha­ce­mos en unos ca­mi­nos que tra­za­mos

en el mon­te o en pla­ti­llos vo­la­do­res” di­ce, y lue­go suel­ta una car­ca­ja­da. Los ob­je­tos a los que se re­fie­re son las he­ces em­pa­ca­das en bol­sas y lan­za­das in­dis­tin­ta­men­te al río, a un po­tre­ro del pue­blo que sir­ve co­mo ba­su­re­ro o a los pro­pios man­gla­res.

Ima­gi­nar la po­si­bi­li­dad de un sis­te­ma sa­ni­ta­rio 'mo­derno' pa­ra Bo­ca­ce­rra­da cho­ca de in­me­dia­to con el he­cho de que nin­guno de los ha­bi­tan­tes tie­ne ac­ce­so a agua po­ta­ble. Re­co­gen la llu­via en in­vierno y en tem­po­ra­das se­cas al­gu­nos de ellos van has­ta un ca­ño a ho­ra y me­dia de dis­tan­cia pa­ra traer­la. Lue­go la ven­den a 1.000 o a 2.000 pe­sos se­gún del ta­ma­ño de la pim­pi­na, que en el me­jor de los ca­sos es de cua­tro li­tros. “Le da­mos las gra­cias al Se­ñor que aho­ri­ta nos la es­tá re­ga­lan­do de arri­ba. En es­te mo­men­to no nos es­ta­mos ga­nan­do na­da, ¿con qué íba­mos a pa­gar­la si la tu­vié­ra­mos que com­prar?”, se pre­gun­ta Ma­vin Mi­ran­da, de 45 años. En la ma­dru­ga­da ella sa­lió a pes­car con su ma­ri­do y lue­go de sa­car una par­te de la fae­na pa­ra su ca­sa, ven­der la otra y res­tar el di­ne­ro de la ga­so­li­na, ape­nas le que­da­ron 4.000 pe­sos.

La igle­sia en rui­nas es el sím­bo­lo de la de­ca­den­cia de Bo­ca­ce­rra­da, un pue­blo de pes­ca­do­res en los li­mi­tes en­tre Su­cre y Bo­lí­var.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.