Bri­git­te Bap­tis­te Lo inexo­ra­ble

Semana Sostenible - - SUMARIO - Por Bri­git­te Bap­tis­te*

En po­lí­ti­ca se ha­bla de “re­for­mas es­truc­tu­ra­les”

cuan­do se re­quie­re una nue­va ar­qui­tec­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal pa­ra go­ber­nar pro­ce­sos, en eco­lo­gía se ha­bla de “ma­ne­jar do­mi­nios de

es­ta­bi­li­dad” cuan­do se orien­tan los pa­tro­nes de trans­for­ma­ción fí­si­ca y bio­ló­gi­ca de un te­rri­to­rio.

En la ges­tión am­bien­tal in­te­gral, aque­lla que en­tien­de la in­ter­de­pen­den­cia en­tre lo so­cial y lo eco­ló­gi­co, es evi­den­te que trans­for­mar un bos­que en una pra­de­ra com­bi­na am­bas di­men­sio­nes; es un ac­to bio­po­lí­ti­co. Lo más im­por­tan­te de es­te he­cho es la ne­ce­si­dad de do­tar de sus­ten­to em­pí­ri­co a la for­mu­la­ción de esas po­lí­ti­cas, por cuan­to la in­ten­ción y la vo­lun­tad hu­ma­na siem­pre es­ta­rán res­trin­gi­das (no de­ter­mi­na­das) a su ca­pa­ci­dad de in­ter­pre­tar y apli­car las le­yes fí­si­cas, quí­mi­cas y bio­ló­gi­cas que de­fi­nen sus po­si­bi­li­da­des. Así qui­sié­ra­mos, no po­de­mos re­ge­ne­rar ins­tan­tá­nea­men­te una sel­va me­ga­di­ver­sa que se ha con­ver­ti­do en un cul­ti­vo o un es­pa­cio ur­bano.

Con ca­da de­ci­sión am­bien­tal, pro­ven­ga de la iz­quier­da o de la de­re­cha, se hi­po­te­ca un po­co de fu­tu­ro de ma­ne­ra inexo­ra­ble, ya que na­da su­ce­de sin con­se­cuen­cias. La pre­gun­ta cen­tral pa­ra ges­tio­nar la sos­te­ni­bi­li­dad es cuál es la dis­tri­bu­ción es­pa­cial y tem­po­ral más pro­ba­ble de los efec­tos de las de­ci­sio­nes de una trans­for­ma­ción so­cial y eco­ló­gi­ca coor­di­na­da: a ello le lla­ma­mos ca­pa­ci­dad adap­ta­ti­va, que pue­de ser pa­si­va o in­no­va­do­ra. Es de­cir, un bos­que se pue­de re­ge­ne­rar por su pro­pia di­ná­mi­ca o por las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas.

En tiem­pos de de­fo­res­ta­ción in­go­ber­na­ble, ca­be pre­gun­tar­se si es inexo­ra­ble que la so­cie­dad re­quie­ra un ci­clo lar­guí­si­mo de apren­di­za­je en­tre la des­truc­ción del bos­que y su res­ti­tu­ción. Tam­bién nos po­de­mos pre­gun­tar si es inexo­ra­ble que las ciu­da­des se ex­pan­dan sin re­me­dio, o si de­be­mos de­pen­der del pe­tró­leo pa­ra mo­ver la economía. O peor, en­trar in­ne­ce­sa­ria­men­te en la ries­go­sa era del frac­king.

En to­dos los ca­sos, las res­pues­tas de cor­to pla­zo pa­re­cen cons­trui­das so­bre la im­po­si­bi­li­dad de cam­biar de rum­bo: ca­da año trae su afán, pa­re­cie­ran de­cir los sis­te­mas de pla­ni­fi­ca­ción. Cu­rio­sa­men­te, he­mos apren­di­do que los fe­nó­me­nos de­mo­grá­fi­cos, los pa­tro­nes po­bla­cio­na­les, los desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos o la in­no­va­ción ins­ti­tu­cio­nal se pue­den ges­tio­nar con vo­lun­tad po­lí­ti­ca. Sin em­bar­go, esos te­mas son de los que me­nos se es­tá ha­blan­do en la cons­truc­ción del Es­ta­do a me­diano pla­zo, lo que in­di­ca que lo ur­gen­te ca­da vez da me­nos lu­gar a lo im­por­tan­te. Lo inexo­ra­ble, en es­ta di­ná­mi­ca de ace­le­ra­ción de ur­gen­cias, cap­tu­ra­da y re­afir­ma­da por la co­rrup­ción, es el co­lap­so.

Sa­lir de la es­pi­ral per­ver­sa de las inexo­ra­bi­li­da­des am­bien­ta­les re­quie­re pen­sar es­ce­na­rios atre­vi­dos, pe­ro no por ello irres­pon­sa­bles. Re­quie­re da­tos y co­no­ci­mien­to que des­afor­tu­na­da­men­te no pa­re­cen ser una prio­ri­dad y con los cua­les se tra­zan los ca­mi­nos de las de­ci­sio­nes. En ello se jue­gan los gru­pos po­lí­ti­cos su ca­pi­tal in­te­lec­tual, pues an­te las ur­gen­cias, los mo­de­los con­ven­cio­na­les pa­ra de­ba­tir los ro­les de los go­bier­nos se frag­men­tan con pe­li­gro­si­dad, co­mo los bos­ques. Da­do que ya ni si­quie­ra los par­ti­dos po­lí­ti­cos pue­den res­pon­der por agen­das de nin­gún ti­po, los lí­de­res ha­cen de su ca­ris­ma una pro­me­sa, efí­me­ra por per­so­na­lis­ta, que los con­de­na a la ines­ta­bi­li­dad de sus ga­bi­ne­tes, a la rup­tu­ra tem­pra­na de las coa­li­cio­nes que los lle­va­ron al po­der y al des­pres­ti­gio me­diá­ti­co po­se­lec­to­ral.

La op­ción no es el au­to­ri­ta­ris­mo ni el cau­di­llis­mo, que tam­po­co mar­chan por el ca­mino de la sos­te­ni­bi­li­dad. La op­ción es la in­no­va­ción ins­ti­tu­cio­nal que ar­ti­cu­la ac­to­res in­clu­so an­ta­go­nis­tas, cons­tru­ye con­fian­za y de­fi­ne acuer­dos y pro­gra­mas fle­xi­bles, pe­ro de lar­go pla­zo pa­ra ges­tio­nar la bio­di­ver­si­dad y los ser­vi­cios eco­sis­té­mi­cos. An­te lo inexo­ra­ble, lo inima­gi­na­ble.

Así qui­sié­ra­mos, no po­de­mos re­ge­ne­rar de in­me­dia­to una sel­va me­ga­di­ver­sa que se con­vir­tió en un cul­ti­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.