Ca­ro­li­na Sa­nín Cier­tos pri­vi­le­gios

La economía de la ex­clu­sión im­pli­ca que el ex­clu­yen­te que­da ne­ce­sa­ria­men­te ex­clui­do; por una par­te, aque­llos a quie­nes ex­clu­ye lo evi­tan a su vez (o le te­men, o lo ase­dian real o ima­gi­na­ria­men­te) y, por otra par­te, que­da por fue­ra del con­jun­to más am­plio

Semana Sostenible - - SUMARIO - Por: Ca­ro­li­na Sa­nín*

La vi­da en el nor­te de Bo­go­tá, la zo­na que ha­bi­tan las per­so­nas con ma­yo­res re­cur­sos eco­nó­mi­cos de la ciu­dad, ilus­tra la es­tu­pi­dez de la ex­clu­sión y la ce­gue­ra de las éli­tes co­lom­bia­nas con res­pec­to a lo pú­bli­co. En un país en que lo pú­bli­co ha si­do sis­te­má­ti­ca­men­te des­cui­da­do y con­sue­tu­di­na­ria­men­te con­si­de­ra­do co­mo lo con­ce­di­do a los po­bres, los re­par­ti­do­res de lo pú­bli­co, cre­yen­do que se que­dan con la me­jor par­te —con “su” par­te— se han pri­va­do de la par­ti­ci­pa­ción en lo de to­dos y, con ello, de su ex­pe­rien­cia de per­so­nas ur­ba­nas. Se han ro­ba­do a sí mis­mos y se han pre­ci­pi­ta­do a em­po­bre­cer su vi­da.

Sal­vo por tres o cua­tro par­ques y al­gu­nas ca­lles con som­bra, don­de es­te mes los jaz­mi­nes y los ca­ba­lle­ros de la no­che dan olor, ca­si to­do el nor­te de Bo­go­tá es ho­rro­ro­so y su­cio. Pa­re­ce per­ma­nen­te­men­te cu­bier­to con una mez­cla de ce­ni­za y gra­sa, y el ai­re es de hu­mo. Tie­ne ace­ras (no co­mo la ma­yor par­te del sur, don­de no las hay), pe­ro es­tán ro­tas y des­he­chas y son hos­til­men­te al­tas (co­mo si tam­bién de allí se qui­sie­ra ex­cluir a la gen­te) gra­cias a los ofi­cios de un al­cal­de que cre­yó que ha­cer obras era amon­to­nar pa­vi­men­to so­bre el pa­vi­men­to in­for­me. La po­bre­za de la ima­gi­na­ción, el re­cur­so ili­mi­ta­do a la imi­ta­ción, una no­ción in­fun­da­da del lu­jo y la ten­den­cia a la exa­ge­ra­ción han da­do lu­gar a un la­be­rin­to rec­ti­lí­neo y uni­for­me de pa­re­des de la­dri­llo sin re­vo­car, el ma­te­rial que en al­gún mo­men­to del si­glo XX se ofi­cia­li­zó co­mo el me­jor dis­fraz de la ciu­dad de­bi­do a la opinión de un pu­ña­do de ar­qui­tec­tos so­bre­va­lo­ra­dos —y a lo me­jor (la pre­ten­sión to­do lo ha­ce po­si­ble), a la nos­tal­gia de las rui­nas pom­pe­ya­nas—. La de­mo­li­ción es cons­tan­te y es­tre­pi­to­sa. El so­ni­do del nor­te es el de la má­qui­na que de­rri­ba ca­da ca­sa y ca­da edi­fi­cio que re­fle­je una idea o un es­ti­lo o que pue­da ins­pi­rar­le al tran­seún­te al­gu­na pre­gun­ta so­bre la in­ti­mi­dad y so­bre el otro.

Lo más ca­la­mi­to­so de la vi­da en el nor­te no es, sin em­bar­go, la feal­dad del lu­jo sin va­lor, sino el en­cie­rro. A sus vi­vien­das uni­for­mes de uni­for­me la­dri­llo, los ha­bi­tan­tes del nor­te so­lo pue­den en­trar si les abre la puer­ta un por­te­ro uni­for­ma­do a quien en igua­les me­di­das te­men y me­nos­pre­cian. De su zo­na les es di­fí­cil sa­lir por los tran­co­nes (que afec­tan a los ca­rra­zos y a las car­ca­chas por igual) y por­que, así co­mo los po­bres, ca­re­cen de un trans­por­te pú­bli­co efi­cien­te. Los adul­tos ri­cos vi­ven en una zo­na res­trin­gi­da de cua­ren­ta cua­dras. Sus hi­jos en cambio via­jan le­jos ca­da día, a los co­le­gios pri­va­dos de las afue­ras, don­de lle­gan vo­mi­ta­dos des­pués de re­co­rri­dos de una ho­ra, que co­mien­zan an­tes de las seis de la ma­ña­na. Los adul­tos vi­ven acan­to­na­dos, y los ni­ños, en el cam­pa­men­to. Na­die en la ciu­dad.

En el nor­te ve uno los mis­mos co­mer­cios que se re­pi­ten de ca­lle en ca­lle: tien­das sin ten­de­ros, que pa­re­cen no ser de na­die y po­drían es­tar —y de he­cho es­tán— en cual­quier otro lu­gar su­pues­ta­men­te pri­vi­le­gia­do del mundo. Sus clien­tes son to­dos pa­re­ci­dos en­tre sí y qui­sie­ran tam­bién pa­re­cer de cual­quier otro lu­gar del mundo. A ve­ces en el nor­te so­lo pa­re­cen in­di­vi­duos los tra­ba­ja­do­res de los ha­bi­tan­tes del nor­te: los ven­de­do­res, los ce­la­do­res, las em­plea­das do­més­ti­cas, que lle­gan a la zo­na ca­da día des­pués de re­co­rri­dos tor­tuo­sos. Lle­gan de la ciu­dad al des­tar­ta­la­do y cos­to­so re­duc­to nor­te­ño. Atra­vie­san ave­ni­das, nom­bres y ac­ci­den­tes. Re­co­rren cur­vas. Ellos, los que en­tran y sa­len, vi­ven en una ciu­dad, a di­fe­ren­cia de sus pa­tro­nes, que son los pue­ble­ri­nos de nin­gu­na par­te.

A ve­ces en el nor­te so­lo pa­re­cen in­di­vi­duos los tra­ba­ja­do­res de los ha­bi­tan­tes del nor­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.