Ca­ro­li­na Gar­cía En el ojo del hu­ra­cán

Semana Sostenible - - SUMARIO - Por: Ca­ro­li­na Gar­cía Ar­be­láez*

Vi­vi­mos una pe­lí­cu­la de te­rror. Ha­bía ca­rros vo­lan­do so­bre nues­tras ca­be­zas, con­te­ne­do­res de 40 pies vo­lan­do de iz­quier­da a de­re­cha”, di­jo en en­tre­vis­ta con The Guar­dian una de las víc­ti­mas del hu­ra­cán Ir­ma en Ber­mu­da. “Ese ti­po de co­sas uno las ve en te­le­vi­sión, pe­ro ja­más es­pe­ra que ocu­rran en la reali­dad”.

Ir­ma des­tru­yó el 90 por cien­to de los edi­fi­cios de Bar­bu­da y la mi­tad de la po­bla­ción per­dió su ho­gar. San Mar­tín y las Is­las Vír­ge­nes tu­vie­ron la mis­ma suer­te. Sin em­bar­go, no fue la úni­ca pe­lí­cu­la de ho­rror de los úl­ti­mos me­ses. Vi­mos a In­dia, Ne­pal y Ban­gla­desh ba­jo el mon­zón más in­ten­so de la úl­ti­ma dé­ca­da, que ma­tó a 1.400 per­so­nas y de­jó a más de 40 mi­llo­nes – equi­va­len­te a to­da la po­bla­ción de Ar­gen­ti­na–. Lue­go Har­vey, la tor­men­ta que arra­só con Hous­ton y ba­tió el ré­cord de ma­yor pre­ci­pi­ta­ción en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. Los da­ños pue­den su­pe­rar los 160 mil mi­llo­nes de dó­la­res que cos­tó Ka­tri­na en 2005.

Es­ta vez, el desas­tre no le to­có a Co­lom­bia. No obs­tan­te, ha­ce tan so­lo sie­te años las inun­da­cio­nes ma­si­vas eran nues­tra reali­dad. El país en­fren­ta­ba el peor Fe­nó­meno de La Ni­ña en su his­to­ria: la fa­mo­sa ola in­ver­nal que cos­tó cer­ca de 2,2 por cien­to del PIB en da­ños de in­fra­es­truc­tu­ra y vi­vien­da y de­jó dam­ni­fi­ca­da al 7 por cien­to de la po­bla­ción. En ese mo­men­to las fo­tos no eran de Hous­ton, Mia­mi, Mum­bai ni Be­ra­be­ri, sino de Gra­ma­lo­te, Be­llo, La Mo­ja­na, el ca­nal del Di­que, y mu­chos mu­ni­ci­pios y re­gio­nes que pa­de­cie­ron inun­da­cio­nes, ava­lan­chas y re­mo­cio­nes en ma­sa.

Los desas­tres na­tu­ra­les nos ate­rro­ri­zan. En 2016, la ONG Health­ca­re Ready en­cues­tó a más de un mi­llón de es­ta­dou­ni­den­ses y les pre­gun­tó qué ti­po de even­to te­men que afec­te a su co­mu­ni­dad. Más de una ter­ce­ra par­te de la mues­tra res­pon­dió los desas­tres na­tu­ra­les, mien­tras que so­lo 14 por cien­to con­tes­tó que los ata­ques te­rro­ris­tas. Sin em­bar­go, Te­xas y Flo­ri­da, los dos es­ta­dos más afec­ta­dos por los re­cien­tes hu­ra­ca­nes, eli­gie­ron a Trump, un es­cép­ti­co del cambio cli­má­ti­co.

Sa­be­mos que el cambio cli­má­ti­co vuel­ve los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les más in­ten­sos, fre­cuen­tes e im­pre­de­ci­bles. La ba­se de da­tos de desas­tres in­ter­na­cio­na­les (Em-dat) re­por­ta que des­de 1970 los desas­tres na­tu­ra­les de ori­gen cli­ma­to­ló­gi­co, hi­dro­ló­gi­co y me­teo­ro­ló­gi­co se han cua­dru­pli­ca­do. Y aun así, cuan­do ocu­rren, nos sor­pren­den. Que­da­mos pa­ra­li­za­dos. En

shock. Acu­di­mos a la fe. En Mia­mi, de­ce­nas de per­so­nas se reunie­ron en las pla­yas a re­zar pa­ra que Ir­ma no los im­pac­ta­ra, ¡co­mo si la apa­ri­ción de hu­ra­ca­nes más in­ten­sos fue­ra pro­duc­to de la fu­ria de un ser di­vino y no de nues­tras emi­sio­nes de ga­ses efec­to in­ver­na­de­ro!

Tam­bién pa­de­ce­mos en Co­lom­bia es­ta ce­gue­ra em­pe­der­ni­da. Aun­que so­mos uno de los paí­ses más vul­ne­ra­bles, le apos­ta­mos a los com­bus­ti­bles fó­si­les – res­pon­sa­bles del cambio cli­má­ti­co– co­mo mo­tor de de­sa­rro­llo. Mien­tras de­ce­nas de paí­ses se inun­da­ban, la vi­ce­mi­nis­tra de Ener­gía, Rutty Pao­la Or­tiz, sa­lió or­gu­llo­sa a de­cla­rar que el frac­king, una prác­ti­ca muy cues­tio­na­da por sus im­pac­tos am­bien­ta­les, te­nía luz ver­de en Co­lom­bia. Y aun­que el mi­nis­tro de Am­bien­te la des­min­tió y ase­gu­ró que pri­me­ro se ha­ría un plan a cin­co años pa­ra te­ner los es­tu­dios ne­ce­sa­rios, to­da la dis­cu­sión de­mues­tra la es­tre­chez men­tal de nues­tro Go­bierno. En lu­gar de desa­rro­llar un pro­gra­ma am­bi­cio­so pa­ra des­ple­gar las ener­gías re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les –el fu­tu­ro del mundo–, se­gui­mos so­ñan­do con au­men­tar nues­tras re­ser­vas de pe­tró­leo en 3 mil mi­llo­nes de ba­rri­les con frac­king. Cual­quie­ra di­ría que so­mos sui­ci­das.

¿Có­mo es­pe­rar al­go di­fe­ren­te con más de lo mis­mo? No ven­drá un mi­la­gro di­vino ni tec­no­ló­gi­co que nos sal­ve en el fu­tu­ro. ¡Ya es­ta­mos en el ojo del hu­ra­cán! Y aun­que pue­da pa­re­cer una zo­na se­gu­ra, cual­quier pa­so en fal­so que de­mos en los pró­xi­mos años se tra­du­ci­rá en vi­das per­di­das e im­pac­tos de­vas­ta­do­res. Tris­te­men­te, si no cam­bia­mos ra­di­cal­men­te y con ur­gen­cia, es­to que vi­mos con ho­rror se­rá so­lo el co­mien­zo del fu­tu­ro que nos es­pe­ra.

En lu­gar de desa­rro­llar ener­gías re­no­va­bles, so­ña­mos con au­men­tar las re­ser­vas de pe­tró­leo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.