¿Qué se pue­de arro­jar por el sa­ni­ta­rio?

Ir al ba­ño es una de las ac­ti­vi­da­des del hom­bre du­ran­te el día. Sin em­bar­go, hay un pe­que­ño de­ta­lle al que no le pres­ta­mos mu­cha aten­ción y que si­gue ge­ne­ran­do mu­chas du­das: ¿se de­ben o no arro­jar en el sa­ni­ta­rio re­si­duos dis­tin­tos a los que pro­du­ce nuest

Semana Sostenible - - SUMARIO -

La res­pues­ta es no, no se de­be arro­jar na­da más. Pe­ro la ra­zón prin­ci­pal no es que las tu­be­rías se ta­pen, de he­cho, hay mu­chos más ar­gu­men­tos de pe­so de­trás de es­ta prohi­bi­ción. A con­ti­nua­ción le con­ta­mos por qué to­do se de­be arro­jar a la ca­ne­ca.

Con­do­nes: mu­chos de­ci­den arro­jar los pre­ser­va­ti­vos al sa­ni­ta­rio en ca­sa, ho­te­les y mo­te­les. Es­to no se de­be ha­cer por­que el sis­te­ma de tu­be­rías se vuel­ve más pro­pen­so a ta­par­se y co­mo el con­dón no es bio­de­gra­da­ble, no se­ría ra­ro que en un pró­xi­mo pa­seo de río se en­cuen­tre con la prue­ba feha­cien­te de lo que bo­tó unos me­ses atrás por el re­tre­te. El mis­mo prin­ci­pio apli­ca pa­ra toa­llas hú­me­das, tam­po­nes, toa­llas hi­gié­ni­cas y co­pi­tos.

Pa­pel Hi­gié­ni­co: mu­chas ve­ces pen­sa­mos que “bo­tar un pe­da­ci­to no ten­drá ma­yo­res con­se­cuen­cias”, pe­ro en reali­dad se pro­du­cen gra­ves se­cue­las, aun­que el pa­pel sea bio­de­gra­da­ble. En nues­tro país es mí­ni­mo el por­cen­ta­je de sis­te­mas de al­can­ta­ri­lla­do que desem­bo­can en plan­tas de tra­ta­mien­to, por lo que el pa­pel arro­ja­do irá di­rec­ta­men­te a un río, la­go, la­gu­na o que­bra­da, con­ta­mi­nán­do­las in­me­dia­ta­men­te.

Ca­be anotar que paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co acep­tan que el pa­pel se arro­je por el sa­ni­ta­rio, pe­ro es­to se de­be a que gran par­te de la red de al­can­ta­ri­lla­do es­tá co­nec­ta­da a plan­tas de tra­ta­mien­to.

Me­di­ca­men­tos: arro­ja­dos por el inodo­ro o el la­va­ma­nos con­ta­mi­na­rán fuen­tes hí­dri­cas y los or­ga­nis­mos acuá­ti­cos desa­rro­lla­rán pro­ble­mas de cre­ci­mien­to o de­fec­tos ge­né­ti­cos. Así mis­mo, en un país co­mo Co­lom­bia las aguas con­ta­mi­na­das po­drían ser­vir pa­ra re­gar ver­du­ras y fru­tas, con lo que con­ta­mi­na­rían des­de un ini­cio los ali­men­tos.

Acei­tes y otros desechos:

un so­lo li­tro de acei­te pue­de lle­gar a con­ta­mi­nar 1.000 li­tros de agua. Pin­tu­ras y re­si­duos lí­qui­dos de lim­pia­do­res y otros quí­mi­cos de­ben desechar­se ade­cua­da­men­te ya que re­pre­sen­tan un pe­li­gro pa­ra la vi­da acuá­ti­ca de ríos y que­bra­das.

Co­li­llas de ci­ga­rri­llos: el ta­ba­co en es­ta pre­sen­ta­ción tie­ne un sin­nú­me­ro de agen­tes quí­mi­cos que al en­trar en con­tac­to con el agua la con­ta­mi­nan de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Es­to sin te­ner en cuen­ta que al ser tan pe­que­ñas re­quie­ren de más de dos des­car­gas pa­ra per­der­las de vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.