Crí­ti­ca: Más in­có­mo­da que nun­ca

La se­gun­da en­tre­ga del do­cu­men­tal de cambio cli­má­ti­co, pro­ta­go­ni­za­do por Al Go­re, re­sul­ta im­per­di­ble pa­ra quie­nes bus­can en­ten­der por qué las ac­cio­nes de los úl­ti­mos diez años han si­do in­su­fi­cien­tes pa­ra com­ba­tir la prin­ci­pal ame­na­za que en­fren­ta la hu­man

Semana Sostenible - - SUMARIO -

Al igual que su pri­me­ra en­tre­ga, La Ver­dad In­có­mo­da 2 tie­ne co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo que las con­se­cuen­cias y ame­na­zas del cambio cli­má­ti­co se in­terio­ri­cen no so­lo en la men­te de sus au­dien­cias, sino en su co­ra­zón. A di­fe­ren­cia de la an­te­rior, la nue­va ver­sión uti­li­za las ex­pli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas úni­ca­men­te co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra de­mos­trar que el cli­ma ya cam­bió y que mu­chas de las co­sas que va­lo­ra­mos co­mo in­di­vi­duos y so­cie­da­des ya es­tán ba­jo ame­na­za.

En el do­cu­men­tal de 2006 el ca­mino per­so­nal de Go­re y sus pro­ce­sos fa­mi­lia­res y po­lí­ti­cos do­lo­ro­sos fue­ron los mo­ti­vos o he­rra­mien­tas pa­ra hu­ma­ni­zar un te­ma tan ári­do co­mo el de los ci­clos y pa­tro­nes cli­má­ti­cos. En es­ta oca­sión el cam­po de ba­ta­lla es me­nos per­so­nal y más po­lí­ti­co.

Aun­que den­tro del con­ser­va­tis­mo es­ta­dou­ni­den­se el ca­len­ta­mien­to glo­bal ha si­do ob­je­to de ne­ga­ción des­de ha­ce dé­ca­das, el triun­fo elec­to­ral de Do­nald Trump ha­ce que aho­ra el do­cu­men­tal ten­ga un vi­llano más cla­ro y un enfoque me­nos in­ten­so y per­so­nal.

La pe­lí­cu­la tam­bién con­tie­ne una ver­dad di­fí­cil pe­ro cier­ta: la ac­ción in­di­vi­dual no va a ser la so­lu­ción por­que el pro­ble­ma ya ne­ce­si­ta más que un gra­ni­to de are­na. Los cam­bios ne­ce­sa­rios pa­ra sua­vi­zar el desas­tre re­quie­ren de le­gis­la­ción, de he­rra­mien­tas de mer­ca­do y de cam­bios ma­si­vos en los pa­tro­nes de con­su­mo y en ge­ne­ral en nues­tra for­ma de vi­da. Por eso, gran par­te del do­cu­men­tal re­tra­ta el pa­pel del ex­vi­ce­pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se en la mi­nu­cia de las frus­tran­tes y cí­cli­cas con­ver­sa­cio­nes, ne­go­cia­cio­nes y re­ne­go­cia­cio­nes en­tre los po­de­ro­sos que tie­nen en sus ma­nos el cambio de ma­yor es­ca­la.

Pue­de ser que se exa­ge­re un po­co el pa­pel pro­ta­gó­ni­co de Go­re, quien des­pués de to­do, por de­ci­sión de la Cor­te Su­pre­ma de su país, nun­ca fue Je­fe de Es­ta­do. Sin em­bar­go, abrir­nos la po­si­bi­li­dad de sen­tir las frus­tra­cio­nes de los es­ce­na­rios po­lí­ti­cos pue­de ser la úni­ca for­ma de per­mi­tir­nos sen­tir (más que ra­zo­nar) el enor­me lo­gro de los acuer­dos a los que lle­ga­ron los paí­ses du­ran­te la COP 21 de Pa­rís en 2015. La Ver­dad In­có­mo­da 2 lo­gra cons­truir una na­rra­ti­va com­ple­ta que ata los ca­bos de las reali­da­des que es­ta­mos vi­vien­do en pa­ra­le­lo: la com­ple­ji­dad de los acuer­dos, pro­ce­sos po­lí­ti­cos y di­plo­má­ti­cos en el mar­co del re­sur­gi­mien­to de los mo­vi­mien­tos na­cio­na­lis­tas, las di­fí­ci­les de­ci­sio­nes que en­fren­tan las in­dus­trias y la ocu­rren­cia ca­da vez más fre­cuen­te y dra­má­ti­ca de los fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos ex­tre­mos. Es­ta es la nue­va reali­dad.

Las ac­cio­nes in­di­vi­dua­les ya no son su­fi­cien­tes en la lu­cha con­tra el cambio cli­má­ti­co

Pe­ro no to­do es­tá per­di­do, pa­ra los rea­li­za­do­res de la pe­lí­cu­la aún hay es­pe­ran­za. Y aun­que las or­ga­ni­za­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das es­tán aho­ra en el cen­tro de esa es­pe­ran­za, el do­cu­men­tal no nos de­ja ol­vi­dar que a fin de cuen­tas to­das las de­ci­sio­nes son in­di­vi­dua­les, has­ta las que cam­bian el rum­bo de las más gran­des or­ga­ni­za­cio­nes o Es­ta­dos del mundo. El li­de­raz­go se pue­de ejer­cer de for­mas muy dis­tin­tas a las es­pe­ra­das y Al Go­re es un buen ejem­plo de es­to. Per­dió la Pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro su pa­pel co­mo lí­der cli­má­ti­co es­tá aún más cla­ro que an­tes y qui­zás más in­de­pen­dien­te que si hu­bie­ra lle­ga­do a ser el go­ber­nan­te de la pri­me­ra po­ten­cia del mundo.

AL GO­RE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.