Los po­bres ru­ra­les y el me­dioam­bien­te

Los in­gre­sos en el cam­po son mu­cho me­no­res que en la ciu­dad, y los cam­pe­si­nos ob­tie­nen gra­tis gran par­te de lo que ne­ce­si­tan del me­dioam­bien­te. Por eso, si es­te no se con­ser­va, los ín­di­ces de po­bre­za del país se agra­va­rán.

Semana Sostenible - - SUMARIO - Por Juan Pa­blo Ro­me­ro Ro­drí­guez*

Una per­so­na en la ciu­dad pue­de com­prar sus ali­men­tos en un su­per­mer­ca­do y ac­ce­der a pro­duc­tos de otras re­gio­nes del mundo a pre­cios re­la­ti­va­men­te ra­zo­na­bles. Las op­cio­nes son muy va­ria­das: con o sin agro­quí­mi­cos, con o sin con­ser­van­tes, ba­jos en gra­sa, ba­jos en sal, con me­nos azú­car e in­clu­so sin ca­lo­rías. Así mis­mo, si desea co­ci­nar pue­de ha­cer­lo gra­cias a ser­vi­cios pú­bli­cos de elec­tri­ci­dad o gas na­tu­ral.

Una per­so­na de la ciu­dad tam­bién se be­ne­fi­cia de los sis­te­mas de al­can­ta­ri­lla­do, que ca­na­li­zan el agua llu­via pa­ra evi­tar inun­da­cio­nes que po­drían afec­tar su pa­tri­mo­nio; vías que le per­mi­ten lle­gar a su lu­gar de tra­ba­jo y obras de in­fra­es­truc­tu­ra co­mo mu­ros de con­ten­ción, que lo ha­cen me­nos vul­ne­ra­bles a los desas­tres.

Sin em­bar­go, los po­bres en las zo­nas ru­ra­les vi­ven de ma­ne­ra muy di­fe­ren­te. Cul­ti­van el ali­men­to que con­su­men en por­cio­nes pe­que­ñas de su te­rreno, lo pes­can de los ríos cer­ca­nos, o lo ca­zan. To­man el agua de al­gu­na fuen­te cer­ca­na a sus pre­dios, sin nin­gún ti­po de tra­ta­mien­to y co­ci­nan con le­ña que re­co­gen del mon­te.

En la ru­ra­li­dad los eco­sis­te­mas re­gu­lan inun­da­cio­nes y pre­vie­nen des­li­za­mien­tos, adi­cio­nal- men­te, el en­torno na­tu­ral sir­ve co­mo me­dio de trans­por­te, por ejem­plo en co­mu­ni­da­des ubi­ca­das cer­ca de los ríos.

Po­cas ve­ces nos de­te­ne­mos a pen­sar que quie­nes vi­ven en el cam­po re­ci­ben gra­tis mu­chas de las co­sas que el me­dioam­bien­te les brin­da. Ade­más, se­gún ci­fras del De­par­ta­men­to Ad­mi­nis­tra­ti­vo Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (Da­ne), una fa­mi­lia ur­ba­na com­pues­ta por 4 per­so­nas tu­vo en 2014 un in­gre­so pro­me­dio men­sual de 2.721.996 pe­sos, mien­tras que una exac­ta­men­te igual en el cam­po ga­nó 960.140 pe­sos, es de­cir, so­lo el 35 por cien­to de lo que se ga­na en pro­me­dio en un cen­tro ur­bano. Si tu­vie­ran que em­pe­zar a pa­gar por lo que re­ci­ben de for­ma gra­tui­ta del me­dio na­tu­ral, se­rían mu­cho más po­bres.

El es­tu­dio 'La Economía de los Eco­sis­te­mas y la Bio­di­ver­si­dad' (TEEB por sus si­glas en in­glés) ob­ser­vó es­te fe­nó­meno en 2009. Los au­to­res hi­cie­ron un ejer­ci­cio en tres zo­nas ru­ra­les de Bra­sil, In­do­ne­sia e In­dia don­de cuan­ti­fi­ca­ron, en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, cuán­to cos­ta­ría re­em­pla­zar lo que las per­so­nas po­bres de áreas ru­ra­les re­ci­ben del me­dioam­bien­te. Pa­ra el ca­so de la In­dia en­con­tra­ron que una per­so­na de­bía in­ver­tir el 46,6 por cien­to de su in­gre­so pa­ra re­em­pla­zar lo que re­ci­be del me­dio na­tu­ral. En In­do­ne­sia el por­cen­ta­je al­can­zó 74,6 y en Bra­sil 89,9.

Con ba­se en lo an­te­rior, es ape­nas ló­gi­co plan­tear que si se des­me­jo­ra la ca­li­dad am­bien­tal de las per­so­nas po­bres que vi­ven en el cam­po, es­tas se­rán ca­da vez más po­bres, lo que a su vez po­dría ge­ne­rar enor­mes con­flic­tos y desafíos no so­lo eco­nó­mi­cos sino tam­bién am­bien­ta­les y so­cia­les.

El pro­fe­sor es­pa­ñol Joan Mar­tí­nez Alier, en su acla­ma­da pu­bli­ca­ción ya ha­bía ana­li­za­do es­te fe­nó­meno a pro­fun-

Mar­tí­nez mos­tró que las co­mu­ni­da­des se han vis­to afec­ta­das en su sus­ten­to por la dis­mi­nu­ción de la ca­li­dad am­bien­tal de sus te­rri­to­rios y han da­do du­ras pe­leas con­tra em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les muy po­de­ro­sas al­re­de­dor del mundo. Al­gu­nos ejem­plos ci­ta­dos es­tán en paí­ses co­mo Ecua­dor, Ni­ge­ria, Bir­ma­nia, Co­lom­bia, en­tre otros. Y es que los po­bres ru­ra­les son am­bien­ta­lis­tas por de­fec­to, ya que sus me­dios de sub­sis­ten­cia de­pen­den di­rec­ta­men­te del me­dio na­tu­ral y si es­te se des­me­jo­ra, lo mis­mo ocu­rre, de ma­ne­ra dra­má­ti­ca, con su ca­li­dad de vi­da.

A pe­sar de lo an­te­rior, es im­por­tan­te ana­li­zar có­mo, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, mu­chas de las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas ru­ra­les ame­na­zan en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va los eco­sis­te­mas. Por ejem­plo, de acuer­do con el Ins­ti­tu­to de Hi­dro­lo­gía, Me­teo­ro­lo­gía y Es­tu- dios Am­bien­ta­les (Ideam), una de las prin­ci­pa­les cau­sas de la de­fo­res­ta­ción en el país ha si­do la ga­na­de­ría ex­ten­si­va. Por su par­te, in­for­mes de Green­pea­ce Co­lom­bia, ase­gu­ran que la am­plia­ción de la fron­te­ra agrí­co­la en los pá­ra­mos se ge­ne­ra de­bi­do a las ac­ti­vi­da­des agro­pe­cua­rias, prin­ci­pal­men­te la ga­na­de­ría do­ble pro­pó­si­to (car­ne y le­che) y a los cul­ti­vos de pa­pa, ce­bo­lla jun­ca, en­tre otros.

¿Có­mo ha­cer en­ton­ces pa­ra que el 70 por cien­to de la po­bla­di­dad. ción de Co­lom­bia que vi­ve en ca­be­ce­ras mu­ni­ci­pa­les en­tien­da que los po­bres en la ru­ra­li­dad de­pen­den fuer­te­men­te del me­dioam­bien­te? Es pro­ba­ble que se de­ba en­ten­der co­mo un ejer­ci­cio de paz, en el que las per­so­nas de las ciu­da­des po­da­mos ver más allá de nues­tros pro­ble­mas lo­ca­les y en­ten­da­mos que la ru­ra­li­dad so­mos to­dos. La his­to­ria nos ha mos­tra­do que no ac­tuar so­bre los pro­ble­mas del cam­po nos ha lle­va­do a inú­ti­les años de gue­rra.

Otro re­to im­por­tan­te es­tá en mo­ti­var a la ru­ra­li­dad pa­ra que no se afec­te a ella mis­ma. Es­ta tam­bién es una ta­rea muy com­pli­ca­da, ya que no so­lo re­quie­re im­pul­sar pro­ce­sos cul­tu­ra­les, sino pro­mo­ver la re­con­ver­sión pro­duc­ti­va e in­cen­ti­var la con­ser­va­ción de eco­sis­te­mas na­tu­ra­les a cambio de re­co­no­ci­mien­tos en di­ne­ro o en es­pe­cie.

A pe­sar de lo com­ple­jo que pue­da pa­re­cer, ac­tuar so­bre el man­te­ni­mien­to de la ca­li­dad am­bien­tal de­be ser una res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos si que­re­mos es­tar uni­dos en la me­ta de dis­mi­nuir la de­sigual­dad de nues­tro país.

Una per­so­na en el cam­po ga­na so­lo el 35 por cien­to de lo que se ga­na en pro­me­dio en un cen­tro ur­bano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.