Las lec­cio­nes ver­des de la paz en Ruan­da

Tras su­pe­rar uno de los peo­res ge­no­ci­dios de la his­to­ria, Ruan­da se pro­pu­so asu­mir el pos­con­flic­to con una mi­ra­da am­bien­tal.

Semana Sostenible - - SUMARIO -

El ge­no­ci­dio de Ruan­da ocu­pa un lu­gar em­ble­má­ti­co en el in­ven­ta­rio de la vio­len­cia hu­ma­na. La muer­te de cer­ca de un mi­llón de per­so­nas, que lle­vó en­tre otras co­sas a la des­apa­ri­ción del 75 por cien­to de la et­nia de los tut­sis, que­da­rá gra­ba­da pa­ra siem­pre co­mo uno de los epi­so­dios más tris­tes y abe­rran­tes de la his­to­ria. An­te la mag­ni­tud de esa tra­ge­dia, es di­fí­cil ima­gi­nar que de allí pu­die­ra sur­gir un re­la­to ejem­plar.

Pe­ro así es. Des­pués del ge­no­ci­dio, en ese país cen­troa­fri­cano se abrió un ca­mino de es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y re­la­ti­vo pro­gre­so eco­nó­mi­co que ha te­ni­do en el cui­da­do del me­dioam­bien­te uno de sus ejes fun­da­men­ta­les. Es­to tie­ne sen­ti­do no so­lo por­que se tra­ta de un país de mon­ta­ñas bos­co­sas, sa­ba­nas inun­da­bles y eco­sis­te­mas exu­be­ran­tes; sino por­que uno de los prin­ci­pa­les efec­tos de la gue­rra fue pre­ci­sa­men­te la de­gra­da­ción de esa ri­que­za na­tu­ral.

Un in­for­me del Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Me­dio Am­bien­te (Pnu­ma), mues­tra que la vio­len­cia lle­vó al des­pla­za­mien­to de ca­si 3 mi­llo­nes de per­so­nas, la ma­yo­ría de las cua­les se reasen­ta­ron en las sa­ba­nas de la pro­vin­cia orien­tal y en los bos­ques de las tie­rras al­tas en la re­gión del Con­go-ni­lo. Es­ta pre­sión de­mo­grá­fi­ca desem­bo­có en la de­fo­res­ta­ción de ex­ten­sas zo­nas del te­rri­to­rio, cu­yos ca­sos más gra­ves fue­ron la des­apa­ri­ción de la Re­ser­va Na­tu­ral Mu­tu­ra y la trans­for­ma­ción de Gish­wa­ti, que pa­só de te­ner 23.000 hec­tá­reas de bos­que en 1980 a so­lo 600 en el año 2002. Así mis­mo, 15.000 hec­tá­reas de bos­que fue­ron des­trui­das du­ran­te el con­flic­to y 35.000 su­frie­ron al­gún da­ño.

Por esa ra­zón, era fun­da­men­tal que el plan de re­cons­truc­ción y re­con­ci­lia­ción tu­vie­ra un com­po­nen­te am­bien­tal. Aun­que el ge­no­ci­dio con­clu­yó en 1994, tu­vie­ron que pa­sar seis años pa­ra que el go­bierno de ese en­ton­ces for­mu­la­ra el plan Ruan­da Vi­sión 2020, un pro­gra­ma de de­sa­rro­llo cu­ya me­ta úl­ti­ma es con­ver­tir al país en uno de in­gre­so me­dio. Pa­ra ello, se pro­pu­so sor­tear los tres gran­des obs­tácu­los que lo se­pa­ra­ban de ese ob­je­ti­vo: la po­bre­za, el ace­le­ra­do cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal y la de­gra­da­ción am­bien­tal que lo afec­ta­ba, in­clu­so des­de an­tes de la gue­rra (en

1960 ha­bía 607.000 hec­tá­reas cu­bier­tas por bos­ques mien­tras que pa­ra 1995 so­lo que­da­ban 221.000).

En pri­mer lu­gar, a tra­vés del Pro­gra­ma de Tra­ba­jo de In­te­rés Pú­bli­co, cien­tos de pri­sio­ne­ros con­de­na­dos por el ge­no­ci­dio se vin­cu­la­ron en pro­yec­tos de de­sa­rro­llo co­mu­ni­ta­rio y de me­jo­ra­mien­to am­bien­tal. Así, mu­chos de los que par­ti­ci­pa­ron en la gue­rra ter­mi­na­ron de pa­gar sus pe­nas pa­vi­men­tan­do vías, ha­cien­do re­pa­ra­cio­nes lo­ca­ti­vas en es­cue­las y cen­tros de sa­lud, cons­tru­yen­do te­rra­zas pa­ra evi­tar los des­li­za­mien­tos de tierra y par­ti­ci­pan­do en los pro­gra­mas de re­fo­res­ta­ción.

Ade­más de des­con­ges­tio­nar las cár­ce­les, es­te pro­gra­ma fa­ci­li­tó la re­in­te­gra­ción pro­duc­ti­va de los ex­com­ba­tien­tes y pu­so la pri­me­ra pie­dra pa­ra su re­con­ci­lia­ción con el res­to de la so­cie­dad ruan­de­sa. En se­gun­do lu­gar, el go­bierno li­de­ró una ini­cia­ti­va de reasen­ta­mien­to lla­ma­da Imi­du­gu­du, que con­sis­tía en el agru­pa­mien­to de cam­pe­si­nos en vi­llas re­si­den­cia­les do­ta­das con ser­vi­cios pú­bli­cos e in­fra­es­truc­tu­ra bá­si­ca, con el fin de li­be­rar tie­rras pa­ra de­di­car­las a la agri­cul­tu­ra in­ten­si­va.

La ló­gi­ca de es­ta me­di­da es que Ruan­da es el país con ma­yor den­si­dad po­bla­cio­nal de Áfri­ca. Las pro­yec­cio­nes de­mo­grá­fi­cas in­di­can que su po­bla­ción se du­pli­ca­rá en los pró­xi­mos 30 años, lo cual se tra­du­ce en una in­men­sa pre­sión so­bre los re­cur­sos na­tu­ra­les, prin­ci­pal­men­te el agua y la ma­de­ra pa­ra com­bus­ti­ble que pro­vee el 90 por cien­to de la ener­gía to­tal del país. Ha­cia 2007, apro­xi­ma­da­men­te 2 mi­llo­nes de per­so­nas –el 20 por cien­to de la po­bla­ción ru­ral- vi­vía en 5.486 Imi­du­gu­du. La me­ta del go­bierno es que pa­ra 2020, el 75 por cien­to de los ruan­de­ses ha­bi­ten es­te ti­po de aglo­me­ra­cio­nes.

Es­te pro­ce­so se com­ple­men­tó con la pro­mul­ga­ción de una ley iné­di­ta de for­ma­li­za­ción de la tierra que, ade­más de la en­tre­ga de tí­tu­los de pro­pie­dad, con­tem­pla­ba la cons­truc­ción de sis­te­mas de irri­ga­ción, el fo­men­to de la me­ca­ni­za­ción del tra­ba­jo y la pro­mo­ción de di­fe­ren­tes ti­pos de cul­ti­vos co­mer­cia­les que tu­vie­ran un ma­yor ren­di­mien­to eco­nó­mi­co. Esa po­lí­ti­ca tam­bién con­tem­pló la crea­ción de co­mi­tés de tie­rras y tri­bu­na­les lo­ca­les en­car­ga­dos de re­sol­ver los con­flic­tos que se pu­die­ran pre­sen­tar al res­pec­to.

A pe­sar de to­dos es­tos es­fuer­zos, el enfoque am­bien­tal que eli­gió Ruan­da pa­ra ges­tio­nar el pos­con­flic­to es­tá le­jos de ser per­fec­to. To­da­vía per­sis­ten di­fi­cul­ta­des de ac­ce­so a la tierra, al­tos ín­di­ces de de­fo­res­ta­ción y de de­gra­da­ción de los sue­los, pro­ble­mas que se han agra­va­do por cuen­ta de la lle­ga­da de mi­les de con­go­le­ses que han hui­do de las gue­rras re­cien­tes en ese país. En la ac­tua­li­dad, el 11,5 por cien­to de los ruan­de­ses no tie­nen tierra y cer­ca del 29 por cien­to po­see me­nos de 0,2 hec­tá­reas. An­tes del ge­no­ci­dio, el 36 por cien­to de la su­per­fi­cie to­tal del país es­ta­ba cu­bier­ta por bos­ques. Sin em­bar­go, des­de 1991 es­tos han dis­mi­nui­do en un 78 por cien­to, de acuer­do con da­tos de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el De­sa­rro­llo.

Se­gún un in­for­me del Po­pu­la­tion Re­fe­ren­ce Bu­reau (PRB) de Es­ta­dos Uni­dos, en­tre 1993 y 2006 las áreas pro­te­gi­das de Ruan­da se han re­du­ci­do en un 92 por cien­to. Du­ran­te el pos­con­flic­to, los bos­ques se han re­du­ci­do en un 64 por cien­to, por lo que la me­ta de Vi­sión 2020 de au­men­tar la co­ber­tu­ra de bos­que del país en un 30 por cien­to pa­ra 2020 es cla­ve.

To­dos es­tos fac­to­res ha­cen que, en tér­mi­nos am­bien­ta­les, el éxi­to del pos­con­flic­to en Ruan­da sea li­mi­ta­do. El rit­mo de las di­ná­mi­cas po­bla­cio­na­les y la fal­ta de al­ter­na­ti­vas ener­gé­ti­cas y pro­duc­ti­vas si­guen ame­na­zan­do la ca­pa­ci­dad de los eco­sis­te­mas del país pa­ra re­ge­ne­rar­se. Aun así, es in­ne­ga­ble que se tra­ta de una ex­pe­rien­cia no­ve­do­sa de la que otros paí­ses, in­clu­yen­do a Co­lom­bia, po­drían sa­car lec­cio­nes pa­ra en­ca­rar los re­tos que im­pli­ca pa­sar de la gue­rra a la paz sin per­der de vis­ta a la na­tu­ra­le­za. A pe­sar de los gran­des es­fuer­zos, la de­fo­res­ta­ción y la de­gra­da­ción de sue­los se han agra­va­do por la lle­ga­da de mi­les de re­fu­gia­dos con­go­le­ses.

Mu­chos de los ex­com­ba­tien­tes ter­mi­na­ron de pa­gar sus pe­nas ha­cien­do tra­ba­jos am­bien­ta­les

Des­pués del ge­no­ci­dio, en ese país afri­cano se abrió un ca­mino de re­la­ti­vo pro­gre­so eco­nó­mi­co que ha te­ni­do en el cui­da­do del me­dioam­bien­te uno de sus ejes fun­da­men­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.