Re­sis­tir a pe­sar de las mos­cas

Aun­que vi­vir al la­do del ba­su­re­ro de Bo­go­tá tie­ne mo­les­tas im­pli­ca­cio­nes, los ha­bi­tan­tes del ba­rrio El Mo­chue­lo se opo­nen a la am­plia­ción de la ope­ra­ción que pro­po­ne el al­cal­de y que pa­ra ellos sig­ni­fi­ca­ría el des­tie­rro.

Semana Sostenible - - SUMARIO -

Una mos­ca ne­gra ago­ni­za so­bre la lo­na ver­de. Es­tá pe­ga­da a ella por sus alas y ape­nas lo­gra mo­ver el res­to de su cuer­po en cor­tos es­pas­mos que ca­da vez son más dé­bi­les. En­tre tan­to, a unos po­cos cen­tí­me­tros de allí, otra mos­ca in­cau­ta ate­rri­za so­bre la te­la y co­mien­za su an­gus­tian­te ca­mino ha­cia la muer­te. Es­tá ad­he­ri­da a la te­la por uno de sus cos­ta­dos. Al prin­ci­pio su pa­ta­leo es de­ses­pe­ra­do, pe­ro lue­go em­pie­za a des­fa­lle­cer y en me­nos de 20 se­gun­dos pa­sa, jun­to a su com­pa­ñe­ra, a ha­cer par­te de esa in­nu­me­ra­ble can­ti­dad de in­sec­tos que ca­da mi­nu­to cae en las tram­pas de los fun­cio­na­rios de Do­ña Jua­na en su in­ter­mi­na­ble in­ten­to por do­mi­nar­las.

Es­te enor­me te­lón es­tá ex­ten­di­do a lo lar­go de la re­ja que pro­te­ge la es­cue­la de El Mo­chue­lo, el ba­rrio de Ciu­dad Bo­lí­var que es­tá se­pa­ra­do del bo­ta­de­ro ape­nas por una ca­lle es­tre­cha. Ha­ce 10 mi­nu­tos es­ta­ba lim­pio, pe­ro en 24 ho­ras es­ta­rá com­ple­ta­men­te ne­gro, re­ple­to de mos­cas pro­ve­nien­tes de la mon­ta­ña de desechos acu­mu­la­dos du­ran­te 30 años en ese mis­mo lu­gar. En­ton­ces la lo­na se­rá re­ti­ra­da y re­em­pla­za­da. Y así se pon­drá en mar­cha nue­va­men­te la es­té­ril lu­cha por con­tro­lar una pla­ga que no des­apa­re­ce­rá has­ta que se to­me una de­ci­sión di­fe­ren­te a en­te­rrar la basura.

A pe­sar de es­tas ac­cio­nes y de unos pla­tos ama­ri­llos que se usan co­mo tram­pas den­tro de las ca­sas, las mos­cas in­te­gran el eco­sis­te­ma de El Mo­chue­lo. Es­tán en to­das par­tes, se me­ten por las ven­ta­nas, vue­lan so­bre las co­ci­nas y se pe­gan en las ollas, en los pla­tos y en los va­sos. Ha­cen par­te de la co­ti­dia­ni­dad de es­tos bo­go­ta­nos. Has­ta se po­dría de­cir que en cier­to sen­ti­do la mol­dean, pues mu­chas de las ru­ti­nas se han adap­ta­do a la pre­sen­cia per­ma­nen­te de es­tos des­agra­da­bles in­sec­tos.

“Ape­nas sa­le el sol co­mien­zan a dar vuel­tas por to­da la ca­sa”, ex­pli­ca Yaz­mín Mu­ñoz, una mu­jer de 39 años que vi­ve jus­to en fren­te del bo­ta­de­ro. “Por eso uno tra­ta de desa­yu­nar muy tem­prano pa­ra no te­ner que es­tar es­pan­tán­do­las to­do el tiem­po. En el al­muer­zo sí es más com­pli­ca­do, con una mano cu­bri­mos el pla­to y el va­so y con la otra nos to­ca co­mer lo más rá­pi­do que po­de­mos. Una mos­ca en la co­mi­da es su­fi­cien­te pa­ra que se me qui­te el ape­ti­to”, aña­de Mu­ñoz.

Por esa re­la­ción di­rec­ta en­tre in­ten­si­dad de luz y pre­sen­cia de mos­cas es que la ma­yo­ría de las co­ci­nas en el ba­rrio son es­pa­cios os­cu­ros y ce­rra­dos, don­de de­jar so­bras de co­mi­da al ai­re li­bre es un

de gran­des pro­por­cio­nes. “Acá hay que la­var to­da la lo­za ape­nas se usa y to­ca la­var­la nue­va­men­te an­tes de vol­ver a uti­li­zar­la”, cuen­ta Yu­ra­ni, una ama de ca­sa de 33 años, quien vi­ve a dos ca­sas de su her­ma­na Yaz­mín.

En Mo­chue­lo siem­pre hay mos­cas en el ai­re, pe­ro hay mo­men­tos en los que el nú­me­ro au­men­ta de tal ma­ne­ra que su pre­sen­cia pa­sa de lo to­le­ra­ble a lo in­so­por­ta­ble. Esas cri­sis ge­ne­ral­men­te se pre­sen­tan cuan­do los ope­ra­do­res del re­lleno de­jan mu­cho tiem­po la basura ex­pues­ta al sol. Cuan­do eso pa­sa, al­guno de los ve­ci­nos lla­ma a un fun­cio­na­rio de la em­pre­sa pa­ra in­for­mar­le la si­tua­ción y pe­dir­le que la so­lu­cio­ne, aun­que es­ta con­ver­sa­ción no siem­pre se desa­rro­lla en los me­jo­res tér­mi­nos.

“Cuan­do se al­bo­ro­tan yo lla­mo y ma­dreo a esos ma­nes pa­ra que ven­gan y fu­mi­guen”, ex­pli­ca Sa­muel Aya, un cam­pe­sino de 32 años que cul­ti­va una fin­ca ubi­ca­da en la fron­te­ra con el lí­mi­te pos­te­rior del ba­su­re­ro. “An­tes fu­mi­ga­ban aden­tro de las ca­sas con un lí­qui­do sin olor que no era tó­xi­co se­gún la fi­cha de se­gu­ri­dad que nos mos­tra­ban. Pe­ro ya no les per­mi­ti­mos la en­tra­da por­que aho­ra usan uno que hue­le mu­chí­si­mo a ve­neno y que tie­ne ni­vel cua­tro de to­xi­ci­dad. Afue­ra sí lo de­ja­mos apli­car por­que si no los mos­cos nos tra­gan”, sen­ten­cia Aya.

“AMOR A LA TIERRA A PE­SAR DE TO­DO”

El Mo­chue­lo es una zo­na de tran­si­ción en don­de Bo­go­tá de­ja de ser un mons­truo de ce­men­to y se con­vier­te en la re­gión mon­ta­ño­sa y agrí­co­la que sir­ve de an­te­sa­la al pá­ra­mo de Su­ma­paz. Es­tá di­vi­di- do en dos par­tes, la al­ta y la ba­ja, y aun­que en los úl­ti­mos años ha vi­vi­do un pro­ce­so de ur­ba­ni­za­ción in­for­mal, to­da­vía con­ser­va gran par­te de su esen­cia ru­ral. Hay ga­na­de­ría y cul­ti­vos de ce­bo­lla, pa­pa, ar­ve­ja y fre­sas que abas­te­cen los mer­ca­dos del sur de la ciu­dad.

“Acá se ha he­cho agri­cul­tu­ra des­de ha­ce más de un si­glo, mis bi­sa­bue­los le he­re­da­ron a mis abue­los y ellos a mis pa­dres”, di­ce Aya, “por eso no es jus­to que el al­cal­de di­ga que no­so­tros lle­ga­mos a in­va­dir es­te lu­gar. Fue el re­lleno el que se me­tió en nues­tras tie­rras y en nues­tras vi­das”. Él era muy pe­que­ño cuan­do eso pa­só, pe­ro en la me­mo­ria de los an­cia­nos de El Mo­chue­lo es­tá ese sá­ba­do de no­viem­bre de 1988, cuan­do el en­ton­ces al­cal­de An­drés Pas­tra­na inau­gu­ró el ba­su­re­ro con la pro­me­sa de que iba a du­rar diez años y que des­pués se iba a con­ver­tir en uno de los par­ques más es­pec­ta­cu­la­res de Amé­ri­ca La­ti­na.

“Yo te­nía 9 años cuan­do lle­gó la Jua­na”, re­cuer­da Yaz­mín, “lo que hoy son esas mon­ta­ñas de basura era una ex­pla­na­da en don­de ha­bía la­gu­nas y un mon­tón de ár­bo­les. Mi pa­pá te­nía una fin­ca ahí den­tro y me acuer­do que sa­lía­mos por las tar­des a co­ger re­na­cua­jos y abe­jas en en­va­ses de vi­drio”. La tierra del pa­dre de Yaz­mín fue ex­pro­pia­da en 2008 pa­ra que la Cor­po­ra­ción Au­tó­no­ma de Cun­di­na­mar­ca (CAR) im­ple­me­ne­rror

“Cuan­do se al­bo­ro­tan las mos­cas lla­mo y ma­dreo a esos ma­nes pa­ra que ven­gan y fu­mi­guen”

En El Mo­chue­lo siem­pre hay mos­cas. Y aun­que los fun­cio­na­rios del ba­su­re­ro po­nen tram­pas pa­ra con­tro­lar­las, el pro­ble­ma se aca­ba­rá so­lo has­ta que se to­me una de­ci­sión di­fe­ren­te a en­te­rrar la basura.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.