El aban­dono del ho­gar

Al­gu­nos afir­man que de­di­car­se a las la­bo­res do­més­ti­cas es im­por­tan­te, pe­ro po­cos le de­di­can su­fi­cien­te tiem­po. Un re­cien­te es­tu­dio mues­tra la per­cep­ción del te­ma en 20 paí­ses y có­mo to­da­vía la so­cie­dad va­lo­ra más otras ac­ti­vi­da­des.

Semana Sostenible - - SUMARIO -

Mu­chas per­so­nas di­cen que el ho­gar es el lu­gar más im­por­tan­te pa­ra ellos o por lo me­nos uno de los más im­por­tan­tes. Sin em­bar­go, la reali­dad mues­tra que lo que se di­ce no sue­le co­rres­pon­der con lo que se vi­ve. Su re­le­van­cia es­tá más que de­mos­tra­da pe­ro la so­cie­dad de hoy en día vi­ve tan “ocu­pa­da” que ter­mi­na por des­cui­dar­lo en­te­ra­men­te.

Br­yan San­der­son, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Ho­me

Re­nais­san­ce, en

Reino Uni­do, ase­gu­ra que el ho­gar es “el pri­mer con­tac­to del ser hu­mano con la so­cie­dad. Es el pri­mer lu­gar del que se sien­te par­te y es el te­cho ba­jo el que re­ci­be el cui­da­do y la edu­ca­ción ne­ce­sa­rios pa­ra

el de­sa­rro­llo de la per­so­na”. De­bi­do a es­to, la Fun­da­ción en alian­za con la Uni­ver­si­dad Aus­tral de Ar­gen­ti­na y el Inal­de Bu­si­ness School de la Uni­ver­si­dad de la Sa­ba­na en Co­lom­bia, crea­ron el Ín­di­ce Glo­bal del Ho­gar. En él, in­da­gan acer­ca de la per­cep­ción que 5 mil per­so­nas en 20 paí­ses (Ar­gen­ti­na, Bo­li­via, Bra­sil, Ca­na­dá,

Chi­le, Co­lom­bia, Ecua­dor, El Salvador, Es­pa­ña, Es­ta­dos Uni­dos, Fi­li­pi­nas, Gua­te­ma­la, Ita­lia, Ke­nia, Mé­xi­co, Pa­ra­guay, Pe­rú, Por­tu­gal, Reino Uni­do y Uru­guay) tie­nen so­bre es­te te­ma.

San­dra Idro­vo Car­lier, di­rec­to­ra del Cen­tro Cultura, Tra­ba­jo y Cui­da­do del Inal­de y coau­to­ra del es­tu­dio, ase­gu­ra que el prin­ci­pal ob­je­ti­vo del Ín­di­ce Glo­bal del Ho­gar es “sen­si­bi­li­zar a los par­ti­ci­pan­tes de la en­cues­ta so­bre el va­lor de su pro­pio tra­ba­jo en el ho­gar co­mo una con­tri­bu­ción al de­sa­rro­llo hu­mano. Es­to nos per­mi­ti­rá iden­ti­fi­car ca­mi­nos pa­ra pro­mo­ver y desa­rro­llar un ma­yor re­co­no­ci­mien­to del va­lor so­cial que tie­ne el cui­da­do de nues­tros ho­ga­res”. Se­ma­na Sostenible pre­sen­ta al­gu­nos de los re­sul­ta­dos más sig­ni­fi­ca­ti­vos de la en­cues­ta.

En­tre to­dos los da­tos que se re­co­lec­ta­ron, San­dra Idro­vo es­ta­ba se­gu­ra de que se iba a con­fir­mar una pa­ra­do­ja: las per­so­nas di­cen que les im­por­ta la vi­da del ho­gar, pe­ro es muy po­co el tiem­po que de­di­can a es­te te­ma por­que se dan cuen­ta de que la so­cie­dad va­lo­ra más otras co­sas. De­di­car­se a la ca­sa ha car­ga­do con un es­tig­ma so­cial. “La edad de­las­per­so­nas­quehan­con­tes­ta­do nues­traen­cues­tae­sen­pro­me­dio40 años. Mi hi­pó­te­sis es que la pa­ra­do­ja em­pe­za­rá a des­apa­re­cer con­for­me más jo­ven sea la gen­te. Pien­so que las per­so­nas en­tre los 20 y 30 años ya ac­túan de acuer­do con lo que pien­san. Ade­más, ac­tual­men­te hay mu­chos hom­bres que no tie­nen nin­gún mie­do a de­cir que se quie­ren que­dar en la ca­sa”, ase­gu­ra.

HO­GAR VERSUS TRA­BA­JO

Las au­to­ras del es­tu­dio es­tán con­ven­ci­das de que mien­tras exis­ta un arrai­go fa­mi­liar, ha­brá es­ta­bi­li­dad y que cuan­do es­ta se da­ña los otros com­po­nen­tes de la vi­da em­pie­zan a ve­nir­se aba­jo en cas­ca­da. Aun­que mu­chos no lo­gren di­men­sio­nar la re­la­ción, es­to afec­ta di­rec­ta­men­te la pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral en las or­ga­ni­za­cio­nes. “Mu­chos di­rec­to­res de Re­cur­sos Hu­ma­nos se cues­tio­nan por­que no en­cuen­tran el ta­len­to pa­ra los car­gos en sus or­ga­ni­za­cio­nes. Quie­ren un pro­fe­sio­nal que ha­ga mil ta­reas y que ade­más en­tre a las sie­te de la ma­ña­na y sal­ga a las cin­co de la tar­de. Por el con­tra­rio, las per­so­nas al­ta­men­te ca­pa­ci­ta­das bus­can otro ti­po de tra­ba­jo”, ase­ve­ra Idro­vo. Los da­tos del es­tu­dio tam­bién les mues­tran a las or­ga­ni­za­cio­nes que es­ta si­tua­ción no va más, que pro­duc­ti­vi­dad se re­la­cio­na con fle­xi­bi­li­dad y que es­to no sig­ni­fi­ca per­der el con­trol. “Las or­ga­ni­za­cio­nes tie­nen que cam­biar y ca­da vez les que­da me­nos tiem­po”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.