Aún no aca­ban los ma­les

Los ga­na­de­ros de Co­lom­bia en­tra­ron en pá­ni­co por cuen­ta de la fie­bre af­to­sa en el ga­na­do. Aun­que el país su­peró el te­ma, el ro­bo de ani­ma­les si­gue preo­cu­pán­do­los, mien­tras el con­tra­ban­do de car­ne plan­tea un ries­go pa­ra la sa­lud de los co­lom­bia­nos.

Semana Sostenible - - SUMARIO -

Re­cien­te­men­te Co­lom­bia su­peró el pro­ble­ma ge­ne­ra­do por la reapa­ri­ción de la fie­bre af­to­sa en el ga­na­do. Es­ta en­fer­me­dad, cau­sa­da por un vi­rus, afec­ta prin­ci­pal­men­te a los bo­vi­nos, en los que ge­ne­ra fie­bre al­ta y úl­ce­ras en la bo­ca, las pe­zu­ñas y las ubres, lo que pue­de con­du­cir­los a la muer­te por ina­ni­ción.

Si bien la en­fer­me­dad no plan­tea ries­gos pa­ra los hu­ma­nos y no ne­ce­sa­ria­men­te es mor­tal en los ani­ma­les, su apa­ri­ción pu­so en ja­que a un gran sec­tor de la economía co­lom­bia­na. “Es­te vi­rus es su­ma­men­te con­ta­gio­so y se pro­pa­ga a ve­lo­ci­da­des im­pre­sio­nan­tes. Una per­so­na pue­de traer­lo en la ro­pa e in­clu­so en los za­pa­tos. Una vez que la en­fer­me­dad apa­re­ce en al­gún lu­gar es ne­ce­sa­rio sa­cri­fi­car to­do el ga­na­do cer­cano pa­ra así erra­di­car el vi­rus”, afir­ma Ol­ga Lu­cía Díaz, di­rec­to­ra téc­ni­ca de Epi­de­mio­lo­gía Ani­mal del Ins­ti­tu­to Co­lom­biano Agro­pe­cua­rio (ICA). El sec­tor es­ta­ba preo­cu­pa­do ya que pa­ra ex­por­tar car­ne es ne­ce­sa­rio con­tar con una cer­ti­fi­ca­ción que ga­ran­ti­ce que el país se en­cuen­tra li­bre de la en­fer­me­dad. La pre­sen­cia de cual­quier fo­co de es­te vi­rus cau­sa la pér­di­da del es­ta­tus sa­ni­ta­rio.

El asun­to era tan im­por­tan­te y te­nía tan preo­cu­pa­das a las au­to­ri­da­des que pa­ra so­lu­cio­nar los tres fo­cos de af­to­sa re­por­ta­dos en Nor­te de San­tan­der, Cun­di­na­mar­ca y Arau­ca el ICA tu­vo que sa­cri­fi­car más de 3.300 ani­ma­les. No ca­be du­da que re­sol­ver es­te pro­ble­ma era pri­mor­dial pa­ra el sec­tor ga­na­de­ro.

Sin em­bar­go, otra de las di­fi­cul­ta­des que preo­cu­pa a los pro­duc­to­res es el cons­tan­te ro­bo de sus ani­ma­les, fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo abi­gea­to. Se­ma­na

Sostenible pre­sen­ta una ra­dio­gra­fía del hur­to y con­tra­ban­do

de ga­na­do en el país y có­mo es­to in­cre­men­ta la pos­te­rior dis­tri­bu­ción de car­ne de du­do­sa pro­ce­den­cia o en con­di­cio­nes inade­cua­das de sa­lu­bri­dad.

Se­gún da­tos del Sis­te­ma de In­for­ma­ción Es­ta­dís­ti­co De­lin­cuen­cial, Con­tra­ven­cio­nal y Ope­ra­ti­vo de la Po­li­cía (Sied­co) en 2016 los abi­geos hur­ta­ron 8.030 ca­be­zas de ga­na­do en Co­lom­bia, mien­tras que so­lo en­tre enero y ju­lio de es­te año ya iban 7.102.

La zo­na más crí­ti­ca es la com­pren­di­da por los de­par­ta­men­tos de An­tio­quia y Cór­do­ba, don­de se pre­sen­ta­ron 587 ro­bos el año pa­sa­do, mien­tras que la ci­fra del pri­mer se­mes­tre de 2017 ya se ubi­ca­ba en 1.487. Le si­guen Cun­di­na­mar­ca y Bo­ya­cá don­de de 135 hur­tos pa­sa­ron a 251 sin to­da­vía ter­mi­nar el año. Por el con­tra­rio, en Va­lle del Cau­ca y Cau­ca pa­re­ce ha­ber una ten­den­cia a la ba­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.