San Luis, ca­mino a con­ver­tir­se en te­rri­to­rio des­mi­na­do

Ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, co­mu­ni­dad y em­pre­sa pri­va­da se unie­ron pa­ra lo­grar la cer­ti­fi­ca­ción de 14 ve­re­das co­mo li­bres de sos­pe­cha de mi­nas an­ti­per­so­nal en es­te mu­ni­ci­pio del orien­te an­tio­que­ño. En­tre to­dos bus­can re­cu­pe­rar la con­fian­za tras lar­gos años de

Semana Sostenible - - RESPONSABILIDAD SOCIAL -

En mu­chos mu­ni­ci­pios de Co­lom­bia la gue­rra no se ter­mi­na­cuan­do­se­des­ar­man los com­ba­tien­tes. Ese he­cho es ape­nas el co­mien­zo de un lar­go pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción de los te­rri­to­rios que vi­vie­ron de pri­me­ra mano la vio­len­cia. Uno de los pri­me­ros pa­sos es la des­con­ta­mi­na­ción de las ve­re­das don­de se ins­ta­la­ron mi­nas an­ti­per­so­nal, uno de esos te­rri­bles le­ga­dos que que­dan tras el con­flic­to y que si­guen afec­tan­do la vi­da de los po­bla­do­res du­ran­te mu­chos años más.

Eso es lo que es­tá ocu­rrien­do ac­tual­men­te en San Luis, un mu­ni­ci­pio del orien­te an­tio­que­ño que su­frió co­mo po­cos la cruel­dad de la gue­rra co­lom­bia­na. Por allí pa­sa­ron los gue­rri­lle­ros y lue­go los pa­ra­mi­li­ta­res de­jan­do tras de sí una es­te­la de muer­te y des­po­jo de la que hoy se em­pie­za ape­nas a re­cu­pe­rar. Mues­tra de ello no es so­lo el re­torno de mi­les de per­so­nas que hu­ye­ron pa­ra sal­var sus vi­das, sino los tra­ba­jos de des­mi­na­do que se vie­nen rea­li­zan­do en las ve­re­das del mu­ni­ci­pio por par­te de la Di­rec­ción Des­con­ta­mi­na Co­lom­bia, Ba­ta­llón de Des­mi­na­do Hu­ma­ni­ta­rio nú­me­ro 60, con el apo­yo de las co­mu­ni­da­des, la al­cal­día mu­ni­ci­pal, la OEA y Cel­sia con su pro­yec­to Por­ve­nir II, pa­ra ase­gu­rar que allí se pue­de vol­ver a vi­vir tran­qui­la­men­te.

UN GRAN SALTO

En agos­to pa­sa­do, San Luis dio un gran salto en ese pro­pó­si­to. En una ce­re­mo­nia rea­li­za­da en el mu­ni­ci­pio an­tio­que­ño de Co­cor­ná, los lí­de­res de 14 ve­re­das del mu­ni­ci­pio re­ci­bie­ron de ma­nos del pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos el do­cu­men­to que cer­ti­fi­ca que esos lu­ga­res es­tán li­bres de sos­pe­cha de mi­nas an­ti­per­so­nal. “Es­te es un pa­so muy gran­de que da San Luis por­que aho­ra te­ne­mos la tran­qui­li­dad de que no nos va­mos a en­con­trar con un ar­te­fac­to que no dis­tin­gue enemi­gos o inocen­tes ni di­fe­ren­cia a hu­ma­nos y a ani­ma­les.”, di­ce An­sel­mo Co­lo­ra­do, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Jun­tas de Ac­ción Co­mu­nal de San Luis.

Los ve­ci­nos de esas lo­ca­li­da­des no fue­ron los úni­cos que sus­pi­ra­ron de ali­vio. El anun­cio tam­bién se con­vir­tió en una gran no­ti­cia pa­ra el pro­yec­to hi­dro­eléc­tri­co Por­ve­nir II que desa­rro­lla Cel­sia en 12 de esas 14 ve­re­das cer­ti­fi­ca­das. Se tra­ta, sin du­da, de un pa­so de­fi­ni­ti­vo, pues es una exi­gen­cia le­gal que los lu­ga­res don­de se pla­nean gran­des obras de in­fra­es­truc­tu­ra ofrez­can la se­gu­ri­dad de que no exis­ten es­tos ar­te­fac­tos mor­ta­les.

El tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción pa­ra lo­grar la cer­ti­fi­ca­ción co­men­zó a prin­ci­pios de 2016, cuan­do el Ba­ta­llón de Des­mi­na­do Hu­ma­ni­ta­rio nú­me­ro 60 fue en­car­ga­do de ras­trear y des­con­ta­mi­nar de ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos el área ru­ral de San Luis. “De in­me­dia­to en­tra­mos en con­tac­to con fun­cio­na­rios de la Al­cal­día y de Cel­sia, a pro­pó­si­to del pro­yec­to que cons­trui­rán. Y aun­que es­ta es una la­bor que co­rres­pon­de al Es­ta­do, des­de el prin­ci­pio la em­pre­sa di­jo que se que­ría vin­cu­lar y ofre­ció sus re­cur­sos pa­ra fa­ci­li­tar­la”, afir­ma el co­ro­nel Ómar Leal, co­man­dan­te del Ba­ta­llón.

En ese sen­ti­do, la com­pa­ñía pu­so a dis­po­si­ción de los hom­bres de Leal un ac­ti­vo que en prin­ci­pio no pa­re­ce cuan­ti­fi­ca­ble, pe­ro cu­ya exis­ten­cia fue tras­cen­den­tal pa­ra el éxi­to de la mi­sión: la con­fian­za que ha cons­trui­do con la gen­te des­de cuan­do lle­gó a la re­gión en 2009. “El apor­te más im­por­tan­te fue el acer­ca­mien­to con la co­mu­ni­dad. Ellos lle­van mu­cho tiem­po en la zo­na y a tra­vés de su ofi­ci­na de aten­ción y sus tra­ba­ja­do­res so­cia­les nos fa­ci­li­ta­ron el ac­ce­so a los lí­de­res co­mu­na­les”, re­cuer­da Leal.

Sin es­te apo­yo el pro­ce­so ha­bría si­do mu­cho más com­pli­ca­do, pues la in­ves­ti­ga­ción se ha­ce a par­tir de las de­nun­cias y la in­for­ma­ción de los po­bla­do­res, que son quie­nes sa­ben en dón­de han ocu­rri­do in­ci­den­tes y afec­ta­cio­nes por cuen­ta de las mi­nas an­ti­per­so­nal. “El equi­po de Por­ve­nir II fue vi­tal por­que nos ayu­dó a lle­gar más rá­pi­do. En to­tal los tra­ba­jos de cam­po tar­da­ron seis me­ses, pe­ro si hu­bié­ra­mos es­ta­do so­los to­da­vía es­ta­ría­mos en la mi­tad o in­clu­so más atra­sa­dos en el pro­ce­so”, re­co­no­ce el co­ro­nel.

En el rá­pi­do re­sul­ta­do tam­bién in­flu­yó el apor­te de Cel­sia en la lo­gís­ti­ca ne­ce­sa­ria pa­ra lle­gar a ve­re­das a más de tres ho­ras de ca­mino del cen­tro po­bla­do por vías ter­cia­rias, pe­ro so­bre to­do, el afor­tu­na­do he­cho de que en esa zo­na de San Luis no se en­con­tra­ron mi­nas an­ti­per­so­nal. “Acá la gue­rra fue muy com­pli­ca­da con la pre­sen­cia de gue­rri­lla y pa­ra­mi­li­ta­res, por eso pen­sá­ba­mos que íba­mos a en­con­trar mu­chas mi­nas”, re­cuer­da Pe­dro Nel Du­que, pre­si­den­te de la Jun­ta de Ac­ción Co­mu­nal de la ve­re­da La Cum­bre, una de las 12 ubi­ca­das en el área de in­fluen­cia de Por­ve­nir II.

“Acá lle­ga­ron los en­car­ga­dos del des­mi­na­do y pre­gun­ta­ron que quié­nes te­nían sos­pe­chas de mi­nas en sus fin­cas. Lue­go nos pre­pa­ra­ron pa­ra ac­tuar en el mo­men­to que hi­cié­ra­mos las vi­si­tas, pa­ra que no fué­ra­mos a to­car na­da y que re­por­tá­ra­mos cual­quier no­ve­dad por in­sig­ni­fi­can­te que fue­ra”, ex­pli­ca Du­que. El re­sul­ta­do fue una in­vi­ta­ción a se­guir ca­mi­nan­do tran­qui­la­men­te por el te­rri­to­rio. “Re­vi­sa­mos mu­chos sec­to­res y no en­con­tra­mos na­da de pe­li­gro. So­lo lo que so­bró de las ex­plo­sio­nes y vai­ni­llas de ba­las. Es que en esa zo­na ya la gen­te ha­bía re­tor­na­do ha­ce ra­to e in­ter­ve­ni­do sus fin­cas y no ha­bía pa­sa­do na­da. Es­tá­ba­mos se­gu­ros, pe­ro igual hi­ci­mos las re­vi­sio­nes y afor­tu­na­da­men­te to­do sa­lió bien”, di­ce el lí­der co­mu­nal.

"El apor­te más im­por­tan­te de Cel­sia en el pro­ce­so fue el acer­ca­mien­to con la co­mu­ni­dad"

CER­TI­FI­CA­CIÓN DEL MU­NI­CI­PIO

Pe­ro la mi­sión de li­be­rar el te­rri­to­rio de es­tas ame­na­zas no con­clu­ye allí. El des­mi­na­do hu­ma­ni­ta­rio con­ti­nua­rá has­ta que las 48 ve­re­das de San Luis y su área ur­ba­na se de­cla­ren co­mo li­bres de sos­pe­cha de mi­nas, lo que po­si­bi­li­ta­rá el re­torno de las fa­mi­lias a mu­chos de los lu­ga­res que cer­có la vio­len­cia y da­rá co­mien­zo a una nue­va his­to­ria. Es­ta com­ple­ja la­bor tam­bién con­ta­rá con el apo­yo de Por­ve­nir II, pues su in­ten­ción es que to­do el mu­ni­ci­pio sea un te­rri­to­rio se­gu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.