Cuan­do el re­ci­cla­je se con­vier­te en sal­va­vi­das

En­ka es una com­pa­ñía pai­sa que en­con­tró en el re­ci­cla­je de bo­te­llas de PET la fór­mu­la pa­ra evi­tar la quie­bra y con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te de sos­te­ni­bi­li­dad em­pre­sa­rial.

Semana Sostenible - - RESPONSABILIDAD SOCIAL - Es­ta his­to­ria fue po­si­ble gra­cias a Ban­co­lom­bia.

Con el re­ci­cla­je del PET lo im­por­tan­te no es el pro­duc­to en sí mis­mo, sino lo que se ha­ce des­pués con él

En­ka de Co­lom­bia es una de las po­cas em­pre­sas co­lom­bia­nas que ha en­con­tra­do una opor­tu­ni­dad en la cual la ma­yo­ría ve sim­ple basura. Gra­cias al re­ci­cla­je de bo­te­llas de PET no so­lo lo­gró sal­var a su em­pre­sa de la ban­ca­rro­ta, sino que la con­vir­tió en uno de los re­fe­ren­tes na­cio­na­les en ma­te­ria de sos­te­ni­bi­li­dad em­pre­sa­rial. Es­ta his­to­ria co­mien­za en 2003, cuan­do Ál­va­ro Hin­ca­pié asu­mió la pre­si­den­cia de En­ka, una com­pa­ñía pai­sa de in­su­mos in­dus­tria­les y tex­ti­les que es­ta­ba al bor­de de la quie­bra, a pe­sar de ha­ber do­mi­na­do el mer­ca­do co­lom­biano du­ran­te cer­ca de 40 años. “La in­va­sión de ma­te­rias pri­mas asiá­ti­cas ha­bía cau­sa­do que el va­lor de nues­tra deu­da fue­ra igual a las ven­tas. Las po­si­bi­li­da­des en ese mo­men­to eran en­tre­gar­nos o lu­char por la com­pa­ñía, y es­co­gi­mos la se­gun­da op­ción”, afir­ma.

Su plan con­sis­tió en dar­le un re­vol­cón to­tal a la com­pa­ñía, que im­pli­có de­ci­sio­nes tan ra­di­ca­les co­mo la de ce­rrar la lí­nea de pro­duc­ción de fi­bra ti­po al­go­dón, aun­que es­ta fue­ra la esen­cia de su ne­go­cio. “Te­nía­mos que acep­tar que lo que se es­ta­ba ha­cien­do ha­bía si­do muy ren­ta­ble en el pa­sa­do, pe­ro que las nue­vas con­di­cio­nes del mundo nos obli­ga­ban a dar un gi­ro drás­ti­co y re­de­fi­nir nues­tra ac­ti­vi­dad”, re­cuer­da Hin­ca­pié.

Lue­go de co­no­cer las ex­pe­rien­cias de otras com­pa­ñías al­re­de­dor del mundo, En­ka iden­ti­fi­có una opor­tu­ni­dad en re­ci­clar bo­te­llas de PET y con­ver­tir­las en re­si­nas y fi­bras con al­to va­lor agre­ga­do. En es­ta re­no­va­ción ra­di­cal fue fun­da­men­tal el acom­pa­ña­mien­to de Ban­co­lom­bia, que no so­lo fi­nan­ció in­ver­sio­nes por más de 23 mi­llo­nes de dó­la­res, sino que pres­tó ase­so­rías es­pe­cia­li­za­das en ca­da una de las fa­ses del pro­gra­ma de trans­for­ma­ción.

“Con el re­ci­cla­je del PET en­ten­di­mos que más im­por­tan­te que el pro­duc­to en sí mis­mo, es lo que se ha­ce des­pués con él. La cla­ve es­ta­ba en re­cu­pe­rar esos en­va­ses y vol­ver a or­ga­ni­zar mo­le­cu­lar­men­te y qui­mi­ca­men­te es­te ma­te­rial pa­ra ha­cer nue­va ma­te­ria pri­ma. Si lo­grá­ba­mos eso ce­rrá­ba­mos el ci­clo, pe­ro tam­bién íba­mos a con­quis­tar otros ni­chos

del mer­ca­do”, ex­pli­ca Hin­ca­pié. Hoy En­ka es lí­der en el re­ci­cla­je de PET en Co­lom­bia y el 45 por cien­to de los pro­duc­tos que com­po­nen su por­ta­fo­lio son fa­bri­ca­dos con ma­te­rias pri­mas re­ci­cla­das. De los 5 mil mi­llo­nes de bo­te­llas de plás­ti­co que se desechan ca­da año en el país, cer­ca de una quin­ta par­te son re­cu­pe­ra­das y trans­for­ma­das en las dos plan­tas que la em­pre­sa cons­tru­yó pa­ra ese fin. De allí sa­len con­ver­ti­das en fi­bras pa­ra la ela­bo­ra­ción de ro­pa de ho­gar y geo­tex­ti­les, y re­si­nas pa­ra la fa­bri­ca­ción de nue­vos em­pa­ques

en con­tac­to con ali­men­tos cu­yo uso es­tá au­to­ri­za­do por el Ini­vi­ma, la FDA es­ta­dou­ni­den­se y la EFSA eu­ro­pea y ho­mo­lo­ga­do por las más im­por­tan­tes mar­cas de be­bi­das del pla­ne­ta.

LAS CI­FRAS DEL ÉXI­TO

En 2016 las ven­tas de re­si­nas fa­bri­ca­das a par­tir de ma­te­rias pri­mas re­ci­cla­das se in­cre­men­ta­ron un 38 por cien­to, con­so­li­dán­do­se co­mo una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de in­gre­sos pa­ra la com­pa­ñía. “El do­mi­nio de los asiá­ti­cos nos de­mos­tró que es­tá­ba­mos en un ne­go­cio que no po­día­mos man­te­ner. Fue en­ton­ces cuan­do pen­sa­mos en que pa­ra ser sos­te­ni­bles ne­ce­si­tá­ba­mos ofre­cer un pro­duc­to de al­to va­lor agre­ga­do que nos per­mi­tie­ra per­ma­ne­cer en el mer­ca­do en el lar­go pla­zo”, di­ce Hin­ca­pié.

Pe­ro la sos­te­ni­bi­li­dad tie­ne otros dos pi­la­res: el am­bien­tal y el so­cial. En am­bos, En­ka ha lo­gra­do al­tos es­tán­da­res de cum­pli­mien­to. Apar­te del re­ci­cla­je de plás­ti­co, que evi­ta que ca­da año cer­ca de mil mi­llo­nes de bo­te­llas ter­mi­nen en los ba­su­re­ros o acu­mu­lán­do­se en las gi­gan­tes­cas is­las de es­te ma­te­rial que se han for­ma­do en el mar, los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos de es­ta em­pre­sa tam­bién tie­nen im­pac­tos po­si­ti­vos en tér­mi­nos de aho­rro ener­gé­ti­co. “Ha­blan­do de ener­gía, fa­bri­car nues­tras ma­te­rias pri­mas a par­tir del re­ci­cla­je equi­va­le a te­ner a una ciu­dad co­mo Ar­me­nia (Quin­dío) to­tal­men­te apa­ga­da. Es­ta­mos ha­blan­do de cer­ca de 262 mil ho­ga­res. Tam­bién pro­du­ci­mos 72 por cien­to me­nos de dió­xi­do de car­bono. Aho­ra que ha­bla­mos tan­to de con­ta­mi­na­ción del ai­re y sa­be­mos que el 80 por cien­to vie­ne de fuen­tes mó­vi­les, es­to co­rres­pon­de a re­ti­rar de las ca­lles apro­xi­ma­da­men­te 10 mil vehicu­los”, ex­pli­ca el pre­si­den­te.

Ban­co­lom­bia ha si­do alia­do cla­ve en el trán­si­to a la sos­te­ni­bi­li­dad de En­ka, co­mo lo es hoy en día pa­ra de­ce­nas de em­pre­sas a lo lar­go y an­cho del país. Y es que más allá de ofre­cer op­cio­nes que

re­quie­ran de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros, el área de sos­te­ni­bi­li­dad de Ban­co­lom­bia se ha con­ver­ti­do en una fuen­te de con­se­jo y ac­tua­li­za­ción pa­ra sus clien­tes, des­de los más gran­des has­ta los más pe­que­ños.

En­ka cuen­ta con una red de más de 10 mil re­ci­cla­do­res y cen­tros de aco­pio dis­tri­bui­dos en 27 de­par­ta­men­tos del país. “Los re­cu­pe­ra­do­res am­bien­ta­les aho­ra cuen­tan con me­di­das to­tal­men­te di­fe­ren­tes por­que se de­fi­nen unos pre­cios que se res­pe­tan y se les pa­ga de con­ta­do. Ha­ce ape­nas unos años no se re­co­gía un ki­lo de PET y aho­ra es­ta ac­ti­vi­dad le re­por­ta $50 mil mi­llo­nes anua­les al sec­tor re­ci­cla­dor”, cuen­ta Hin­ca­pié.

Vis­to en pers­pec­ti­va, el apo­yo de Ban­co­lom­bia co­bra más re­le­ven­cia por­que fue pres­ta­do cuan­do En­ka es­ta­ba en una si­tua­ción muy di­fí­cil y las pro­ba­bi­li­da­des de que la res­truc­tu­ra­ción fue­ra exi­to­sa eran in­cier­tas, pe­ro tam­bién cuan­do los te­mas de re­ci­cla­je y economía cir­cu­lar se per­ci­bían co­mo de ni­chos le­ja­nos. “Era un te­ma ries­go­so por­que si uno es­tá en cui­da­dos in­ten­si­vos y se equi­vo­can con el tra­ta­mien­to, fá­cil­men­te uno se va. Pe­ro por for­tu­na con­ta­mos con un ban­co que nos ha da­do la mano pa­ra las gran­des in­ver­sio­nes, pe­ro que tam­bién nos ha ase­so­ra­do en la op­ti­mi­za­ción de la ges­tión

fi­nan­cie­ra de la com­pa­ñía”, re­co­no­ce Hin­ca­pié. En ese sen­ti­do, los in­ver­sio­nis­tas, miem­bros de jun­ta y alia­dos co­mo Ban­co­lom­bia tu­vie­ron una vi­sión de fu­tu­ro que hoy ha ren­di­do fru­to.

Con to­do, al­gu­nas ci­fras con­fir­man el éxi­to de es­ta es­tra­te­gia que com­bi­na la ló­gi­ca eco­nó­mi­ca con una fuer­te con­cien­cia am­bien­tal. Tras la lle­ga­da de Hin­ca­pié, la deu­da de la com­pa­ñía, que era de $320 mil mi­llo­nes, se re­du­jo en un 97 por cien­to fal­tan­do cin­co años pa­ra cum­plir el pla­zo es­ti­pu­la­do. En­tre tan­to, las ven­tas in­ter­na­cio­na­les han au­men­ta­do del 25 al 40 por cien­to en el mis­mo pe­rio­do. “Cuan­do em­pe­zó es­te pro­ce­so no so­lo bus­ca­mos ren­ta­bi­li­dad, sino pro­duc­tos que con­ta­ran una his­to­ria po­si­ti­va, y lo es­ta­mos lo­gran­do", con­clu­ye Hin­ca­pié.

En­ka tie­ne una ca­pa­ci­dad pa­ra trans­for­mar 32.000 to­ne­la­das de bo­te­llas de plás­ti­co ca­da año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.