Cos­ta Ri­ca sí res­pe­ta las con­sul­tas po­pu­la­res

'Se­ma­na Sostenible' ha­bló con Éd­gar Gu­tié­rrez, mi­nis­tro de Am­bien­te de Cos­ta Ri­ca, acer­ca de los re­tos am­bien­ta­les de Amé­ri­ca La­ti­na, los lo­gros y desafíos de uno de los paí­ses con­si­de­ra­dos más ver­des y de las po­lé­mi­cas con­sul­tas po­pu­la­res so­bre ac­ti­vi­dad

Semana Sostenible - - PORTADA -

E Sd­gar Gu­tié­rrez es es­ta­dís­ti­co con én­fa­sis en Bio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca, y tie­ne un pos­gra­do en Bio­me­tría Fo­res­tal de la Uni­ver­si­dad de Io­wa en Es­ta­do Uni­dos. Tam­bién ha si­do coor­di­na­dor de los dos pri­me­ros in­for­mes am­bien­ta­les de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, y es el ac­tual pre­si­den­te de la Asam­blea Am­bien­tal de es­ta mis­ma or­ga­ni­za­ción.

EMANA SOSTENIBLE: Cos­ta Ri­ca tie­ne fa­ma in­ter­na­cio­nal de ser ver­de y ami­go del me­dioam­bien­te, ¿cuá­les son los prin­ci­pa­les avan­ces del país en esa ma­te­ria?

ÉD­GAR GU­TIÉ­RREZ: Te­ne­mos una le­gis­la­ción am­bien­tal que es bas­tan­te pro­gre­sis­ta, don­de no so­lo se po­ne en or­den el uso de los re­cur­sos sino que se exi­ge la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en su ges­tión. Cos­ta Ri­ca se ha tra­za­do am­bi­cio­nes al­tas fren­te al te­ma del cambio cli­má­ti­co y pa­ra ello he­mos que­ri­do ba­sar­nos en la trans­pa­ren­cia de la in­for­ma­ción a tra­vés de los sis­te­mas de mo­ni­to­reo y mé­tri­ca.

Exis­ten pa­rá­me­tros cla­ros so­bre el uso y cambio del sue­lo, no te­nía­mos los re­cur­sos y he­rra­mien­tas su­fi­cien­tes de­bi­do a li­mi­ta­cio­nes pre­su­pues­ta­les, pe­ro hoy he­mos ad­qui­ri­do tec­no­lo­gía de pun­ta a par­tir de imá­ge­nes de sa­té­li­te que nos per­mi­tan com­pa­rar có­mo han cam­bia­do los usos del sue­lo, te­nien­do co­mo referencia el año de 1995.

To­do el país es­tá di­vi­di­do en áreas de con­ser­va­ción y de­sa­rro­llo sostenible, no so­lo en sis­te­mas de áreas pro­te­gi­das. Es­to nos per­mi­te, co­mo mi­nis­te­rio, te­ner una com­pe­ten­cia di­rec­ta en la ad­mi­nis­tra­ción de las áreas sil­ves­tres pro­te­gi­das, pe­ro tam­bién en có­mo los pri­va­dos ha­cen uso de los re­cur­sos na­tu­ra­les. Se­ma­na Sostenible: Abar­car to­dos los pre­dios pú­bli­cos y pri­va­dos de­be re­pre­sen­tar un enor­me de­sa­fío.

E.G.: Es un de­sa­fío im­por­tan­te, pe­ro el más gran­de que te­ne­mos creo que es el mis­mo que tie­ne Co­lom­bia: ¿có­mo ha­ce­mos cum­plir la ley?

Da­das las li­mi­ta­cio­nes pre­su­pues­ta­les que tie­nen las le­yes am­bien­ta­les, es­tas so­lo se­rán cum­pli­das cuan­do las co­mu­ni­da­des y los ve­ci­nos de las áreas pro­te­gi­das pue­dan par­ti­ci­par de for­ma ac­ti­va. La con­ser­va­ción tie­ne que ha­cer­se no pa­ra la gen­te sino con la gen­te.

Se­ma­na Sostenible: ¿Y có­mo han he­cho pa­ra con­ser­var con la gen­te?

E.G.: En el Sis­te­ma Na­cio­nal de Áreas de Con­ser­va­ción y De­sa­rro­llo Sostenible te­ne­mos con­se­jos lo­ca­les, re­gio­na­les y uno na­cio­nal. Es­te úl­ti­mo es el ór­gano má­xi­mo de la con­ser­va­ción y to­ma de­ci­sio­nes. Es­tá in­te­gra­do por los di­rec­to­res de ca­da una de las áreas de con­ser­va­ción más un re­pre­sen­tan­te de los con­se­jos re­gio­na­les.

A su vez, es­tos con­se­jos son de par­ti­ci­pa­ción abier­ta y los in­te­gran aso­cia­cio­nes co­mu­na­les y ONG. En esos pro­ce­sos el go­bierno no par­ti­ci­pa pa­ra no ses­gar las de­ci­sio­nes. Te­ne­mos tam­bién los co­mi­tés de vi­gi­lan­cia de los re­cur­sos na­tu­ra­les. Se­ma­na Sostenible: ¿Es fac­ti­ble que es­te es­que­ma per­du­re en el tiem­po?

E.G.: Crea­mos un co­mi­té con­sul­ti­vo ciu­da­dano so­bre cambio cli­má­ti­co pa­ra que lle­ve la lí­nea es­tra­té­gi­ca de las ac­cio­nes que es­ta­mos desa­rro­llan­do. De es­ta for­ma po­de­mos ga­ran­ti­zar que la po­lí­ti­ca cli­má­ti­ca no cam­bia­rá

ca­da cua­tro años, cuan­do cam­bie el co­lor po­lí­ti­co del go­bierno. Es­tá plan­tea­da pa­ra ser una po­lí­ti­ca de Es­ta­do. Crea­mos áreas ma­ri­nas de ma­ne­jo don­de son los mis­mos pes­ca­do­res y or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les los que par­ti­ci­pan y se po­nen de acuer­do en có­mo ma­ne­jar y go­ber­nar un área es­pe­cí­fi­ca del océano, por su­pues­to, con el acom­pa­ña­mien­to téc­ni­co del mi­nis­te­rio, pe­ro son ellos los que de­ci­den.

To­do se re­su­me en que hay que ha­cer go­bierno pen­san­do en las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes, no en las si­guien­tes elec­cio­nes.

Se­ma­na Sostenible: En Co­lom­bia, el Mi­nis­te­rio de Mi­nas no ha es­ta­do a fa­vor de las con­sul­tas po­pu­la­res don­de la gen­te le ha di­cho no a la ex­plo­ra­ción y ex­plo­ta­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les en sus te­rri­to­rios, ¿có­mo fun­cio­na el te­ma en Cos­ta Ri­ca? E.G.: No es­toy muy fa­mi­lia­ri­za­do con es­te te­ma en Co­lom­bia, pe­ro pue­do de­cir­le lo que ha­ce­mos no­so­tros. El re­cur­so mi­ne­ro, que es­tá en el sub­sue­lo, le per­te­ne­ce al Es­ta­do y es es­te el que en pri­me­ra ins­tan­cia lo pue­de ex­plo­tar o con­ce­sio­nar. Sin em­bar­go, en nues­tro país las in­ver­sio­nes tie­nen que ser so­me­ti­das a con­sul­ta pú­bli­ca, pa­ra que la gen­te opi­ne, con in­for­ma­ción cien­tí­fi­ca de ca­li­dad a su al­can­ce, si quie­re o no ex­plo­tar un re­cur­so.

En Cos­ta Ri­ca la con­sul­ta pú­bli­ca no so­lo es im­por­tan­te sino vin­cu­lan­te. El go­bierno cos­ta­rri­cen­se tie­ne un pro­yec­to pa­ra cons­truir una re­pre­sa muy gran­de en el sur del país, es ne­ce­sa­ria pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad eléc­tri­ca en esa zo­na, pe­ro el pro­yec­to re­quie­re no so­lo de la con­sul­ta pú­bli­ca sino de con­sul­ta in­dí­ge­na. Si ellos no es­tán de acuer­do, el pro­yec­to no va, así de fá­cil. Ha­bría que mi­rar otras op­cio­nes. Se­ma­na Sostenible: Us­te­des han to­ma­do de­ci­sio­nes ra­di­ca­les co­mo la de no per­mi­tir la ex­plo­ra­ción de hi­dro­car­bu­ros, ¿tu­vie­ron mu­cha opo­si­ción?

E.G.: La se­gui­mos te­nien­do. Exis­ten gru­pos muy im­por­tan­tes que es­tán pre­sio­nan­do pa­ra que Cos­ta Ri­ca vuel­va a ha­cer ex­plo­ra­cio­nes pe­tro­le­ras. La ad­mi­nis­tra­ción de la pre­si­den­ta Chin­chi­lla hi­zo una mo­ra­to­ria de cua­tro años pa­ra prohi­bir el te­ma en el país y no­so­tros, en es­ta ad­mi­nis­tra­ción, la ex­ten­di­mos has­ta 2021. Es­to se hi­zo si­guien­do el cla­mor po­pu­lar, por­que de acuer­do con las en­cues­tas, los cos­ta­rri­cen­ses no quie­ren es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des. Muy pron­to pre­sen­ta­re­mos un pro­yec­to de ley a la Asam­blea Le­gis­la­ti­va pa­ra que se cam­bie de­fi­ni­ti­va­men­te el có­di­go mi­ne­ro.

Ade­más, de­ci­di­mos se­guir el rum­bo de la des­car­bo­ni­za­ción de nues­tra economía y no tie­ne sen­ti­do si por otro la­do ha­bla­mos de ex­plo­ra­ción pe­tro­le­ra. Se­ría una in­con­gruen­cia bo­rrar con el co­do lo que ha­ce­mos con la mano.

Se­ma­na Sostenible: ¿Có­mo ve el com­por­ta­mien­to de Amé­ri­ca La­ti­na en te­mas am­bien­ta­les?

E.G.: La re­gión de­be en­ten­der que con­ser­va­ción y de­sa­rro­llo no son an­tó­ni­mos. El de­sa­rro­llo mo­derno de nues­tros paí­ses tie­ne que com­pren­der que el en­torno na­tu­ral de­be usar­se ra­cio­nal­men­te. No po­de­mos se­guir con po­lí­ti­cas ex­trac­ti­vis­tas del si­glo pa­sa­do.

No­so­tros so­mos un ejem­plo. Fui­mos de­pre­da­do­res en los cin­cuen­ta y se­sen­ta, cuan­do em­pe­zá­ba­mos a le­van­tar nues­tra ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va. Des­nu­da­mos de bos­ques el país has­ta el pun­to de lle­gar a un 27 por cien­to de co­ber­tu­ra ve­ge­tal. Sin em­bar­go, al dar­nos cuen­ta de las im­pli­ca­cio­nes que eso su­po­nía en el me­diano y lar­go pla­zo, to­ma­mos la de­ci­sión de re­ver­tir esa ten­den­cia y hoy por hoy do­bla­mos nues­tra co­ber­tu­ra fo­res­tal y es­ta­mos apos­tán­do­le al 60 por cien­to.

Se­ma­na Sostenible: ¿Cuál es la deu­da que Cos­ta Ri­ca to­da­vía tie­ne con el me­dioam­bien­te? E.G.: A pe­sar de nues­tra fa­ma ver­de, exis­te un gran pro­ble­ma pa­ra re­sol­ver y aún no te­ne­mos la ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra pa­ra ha­cer­lo en es­te mo­men­to y me re­fie­ro al sa­nea­mien­to de las aguas re­si­dua­les. Nos preo­cu­pa mu­cho la ca­li­dad de las aguas de los ríos, so­bre to­do de los más gran­des que son don­de lle­gan los re­si­duos de las ur­bes prin­ci­pa­les.

Es­ta­mos ha­cien­do un gran es­fuer­zo pa­ra cons­truir plan­tas de tra­ta­mien­to, pe­ro es­tas son in­ver­sio­nes ele­va­dí­si­mas que no po­de­mos eje­cu­tar en el cor­to pla­zo. Re­co­no­ce­mos que te­ne­mos un re­za­go de 50 años en nues­tra in­fra­es­truc­tu­ra de sa­nea­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.