Fe­mi­nis­mo y sos­te­ni­bi­li­dad

Semana Sostenible - - Opinión - An­drea Me­jía POR Es­cri­to­ra y fi­ló­so­fa Au­to­ra de La na­tu­ra­le­za se­guía pro­pa­gán­do­se en la os­cu­ri­dad

El desa­rro­llo sos­te­ni­ble su­po­ne la pro­tec­ción y el cui­da­do de los recursos na­tu­ra­les frente a las “le­yes” del mercado. La sos­te­ni­bi­li­dad im­pli­ca el con­trol de­mo­crá­ti­co de los mer­ca­dos. Las cri­sis am­bien­ta­les, glo­ba­les y si­tua­das pue­den te­ner múl­ti­ples cau­sas, pe­ro sue­len es­tar li­ga­das a prác­ti­cas eco­nó­mi­cas neo­li­be­ra­les. En el ca­so de Co­lom­bia, es­tas prác­ti­cas son es­cen­cial­men­te ex­trac­ti­vis­tas: frac­king, mi­ne­ría des­bo­ca­da, mo­no­cul­ti­vos. ¿De qué ma­ne­ra el fe­mi­nis­mo, com­pren­di­do co­mo una co­rrien­te de pen­sa­mien­to crí­ti­co, vi­vo y en mo­vi­mien­to, no co­mo una ideo­lo­gía an­qui­lo­sa­da, pue­de con­tri­buir a re­sis­tir a es­tas prác­ti­cas? La pri­me­ra respuesta posible me pa­re­ce un lugar co­mún: las mu­je­res son las que cui­dan la vi­da, las que siem­bran las se­mi­llas. Es­ta es un po­co la figura fe­me­ni­na que reite­ra la ONU cuando es­ta­ble­ce la igual­dad de gé­ne­ro co­mo uno de los ob­je­ti­vos del desa­rro­llo sos­te­ni­ble. Es una vi­sión ro­man­ti­za­da que fi­ja a las mu­je­res a cier­tos es­pa­cios de cui­da­do, li­ga­dos a la ma­ter­ni­dad y a las la­bo­res agrí­co­las, es­pa­cios que pue­den ocu­par, si quie­ren, pe­ro a los que no ten­drían por qué es­tar abo­ca­das por na­tu­ra­le­za o por prin­ci­pio. Hay tam­bién un cier­to fe­mi­nis­mo li­be­ral, ur­bano, que pue­de en­ca­jar muy bien en los avan­ces del ca­pi­ta­lis­mo y en sus pro­ce­sos de desa­rro­llo in­sos­te­ni­ble. Un fe­mi­nis­mo que ce­dió sus recursos crí­ti­cos frente a las vio­len­cias del ca­pi­ta­lis­mo, por­que aban­do­nó el es­ce­na­rio estatal, de eco­no­mía po­lí­ti­ca, que es des­de don­de se ejer­ce, de ma­ne­ra ne­ga­ti­va, el dominio neo­li­be­ral: es a ni­vel estatal que se de­bi­li­ta o se di­suel­ve el es­ta­do co­mo me­ca­nis­mo de re­dis­tri­bu­ción y de pro­tec­ción so­cial y am­bien­tal, de­jan­do ex­pues­tos a los más vul­ne­ra­bles a la su­pues­ta inexo­ra­bi­li­dad del mercado. Aban­do­nar por completo es­te es­ce­na­rio y es­ta lu­cha por la jus­ti­cia so­cial y la igual­dad es uno de los “erro­res” del fe­mi­nis­mo, que ha avan­zan­do sin em­bar­go en con­quis­tas cul­tu­ra­les muy im­por­tan­tes.

Ex­plo­rar los la­zos en­tre la pro­tec­ción so­cial y am­bien­tal, por un la­do, y la eman­ci­pa­ción, por otro, des­de una pers­pec­ti­va de gé­ne­ro, pue­de ser una ma­ne­ra pa­ra que el fe­mi­nis­mo re­cu­pe­re su po­ten­cial crí­ti­co frente a un dominio que si­gue sien­do estatal. Pe­ro, por otro la­do, el desa­rro­llo sos­te­ni­ble pa­sa por la pro­tec­ción de las co­mu­ni­da­des que ha­bi­tan el te­rri­to­rio co­mo un es­pa­cio de vi­da, y no lo ocu­pan tran­si­to­ria­men­te pa­ra ex­plo­tar­lo y de­jar­lo con­ver­ti­do en un cas­ca­rón vacío. Es evi­den­te que las co­mu­ni­da­des se ha­cen más fuertes si son fuertes sus mu­je­res, co­mo es el ca­so de La To­ma, en el Cau­ca, ba­jo el li­de­raz­go de Fran­cia Elena Már­quez, o la co­mu­ni­dad de Valle En­can­ta­do, en Cór­do­ba. El fe­mi­nis­mo pue­de ar­ti­cu­lar sus lu­chas con es­tas ba­ta­llas te­rri­to­ria­les, pue­de pres­tar su ima­gi­na­ción crí­ti­ca pa­ra que las mu­je­res en los te­rri­to­rios ar­ti­cu­len sus exi­gen­cias, pue­de vi­si­bi­li­zar y am­pliar los ca­mi­nos que ellas han abier­to em­pí­ri­ca­men­te, mo­vi­das por sus his­to­rias y sus afec­tos, y no por teo­rías de es­cue­la. Hay un ra­di­ca­lis­mo feminista que es­tá sien­do rein­ven­ta­do al unir­se a otras fuer­zas so­cia­les eman­ci­pa­to­rias. El ima­gi­na­rio feminista pue­de ser sen­si­ble a las lu­chas en los te­rri­to­rios, pue­de com­bi­nar he­rra­mien­tas po­lí­ti­cas y ju­rí­di­cas pa­ra pro­te­ger a la so­cie­dad y a la na­tu­ra­le­za de un mercado “desata­do”, que no es otra co­sa que el es­pa­cio de re­ten­ción del po­der de quie­nes ya lo tie­nen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.