La ga­na­de­ría arra­sa los bos­ques del Pu­tu­ma­yo

Semana Sostenible - - Impacto - POR Cé­sar Mo­li­na­res y Edil­ma Pra­da

Un in­men­so hue­co ama­ri­llo en me­dio de la sel­va mues­tra las imá­ge­nes sa­te­li­ta­les de Puer­to Le­guí­za­mo, Pu­tu­ma­yo, fron­te­ra con Pe­rú. Allí, du­ran­te años, ga­na­de­ros han ta­la­do cien­tos de hec­tá­reas de bos­ques, con­vir­tién­do­lo en uno de los fo­cos de de­fo­res­ta­ción de la Ama­zo­nía co­lom­bia­na.

Un enor­me pas­ti­zal se abre pa­so en pleno corazón de la sel­va ama­zó­ni­ca co­lom­bia­na. Co­mo si se tra­ta­ra de pa­rá­si­tos, ga­na­de­ros y co­ca­le­ros del Pu­tu­ma­yo se han ido apro­pian­do de 900 hec­tá­reas del Par­que Na­tu­ral Na­cio­nal La Pa­ya. Pe­ro es­ta re­ser­va no es la úni­ca que ha su­fri­do la de­fo­res­ta­ción, sus ve­ci­nos tam­bién la pa­de­cen. En los úl­ti­mos diez años, las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas Nu­kan­chi­ru­na, Chai­ba­jú y Uai­ma, que vi­ven en La Ta­gua, un co­rre­gi­mien­to de Puer­to Le­guí­za­mo con­si­de­ra­do la entrada a la sel­va ama­zó­ni­ca co­lom­bia­na y que co­nec­ta al río Pu­tu­ma­yo con el Ca­que­tá, han visto có­mo ga­na­de­ros ocu­pan y tum­ban sel­va pa­ra sem­brar pas­tos.

Pa­ra lle­gar a es­tas tres co­mu­ni­da­des se parte en ca­rro des­de el cas­co ur­bano de Puer­to Le­guí­za­mo has­ta un lugar co­no­ci­do co­mo el ki­ló­me­tro ocho. Lue­go se ca­mi­na por más de cin­co ho­ras en me­dio de tro­chas y pas­ti­za­les. En to­do el tra­yec­to, un área agres­te y hú­me­da, se ven tron­cos de ár­bo­les que­ma­dos, ga­na­do y cer­cos que se­pa­ran los po­tre­ros. Los in­dí­ge­nas ex­pli­can que al­gu­nas de las tie­rras que se ven en­tre la ca­rre­te­ra y las tres co­mu­ni­da­des son de co­lo­nos y que otras son de ellos, pe­ro han si­do in­va­di­das. Puer­to Le­guí­za­mo es uno de los ocho mu­ni­ci­pios en los que, se­gún el úl­ti­mo re­por­te de aler­tas de de­fo­res­ta­ción del Ins­ti­tu­to de Hi­dro­lo­gía, Me­teo­ro­lo­gía y Es­tu­dios Am­bien­ta­les (Ideam), se con­cen­tra ca­si el 50 por cien­to de la pér­di­da de los bos­ques na­tu­ra­les del país. Los otros son San Vi­cen­te del Ca­guán (12,1 por cien­to), Car­ta­ge­na del Chai­rá (10,3 por cien­to), San Jo­sé del Gua­via­re (8,8 por cien­to), Calamar (4,6 por cien­to), El Re­torno (3,4 por cien­to), Solano (3,1 por cien­to) y Puer­to Guz­mán (2,5 por cien­to). En los úl­ti­mos cua­tro años, en Puer­to Le­guí­za­mo se de­fo­res­ta­ron 16.925 hec­tá­reas de bos­que na­tu­ral, un área del ta­ma­ño del área me­tro­po­li­ta­na de Ba­rran­qui­lla, de las cua­les cer­ca de la ter­ce­ra parte (4950) fue­ron de­rri­ba­das el año pa­sa­do. Ma­ría Soi­la Sa­la­zar, in­dí­ge­na kich­wa lí­der de Nu­kan­chi­ru­na, una co­mu­ni­dad de 140 familias, ase­gu­ra que los ga­na­de­ros han ocu­pa­do y que­ma­do 170 hec­tá­reas, una ci­fra que co­rro­bo­ra­ron con la ayu­da de geó­gra­fos de WWF, en re­co­rri­dos en 2014 y 2017. Ba­jo un sol ar­dien­te, la in­dí­ge­na mues­tra la tum­ba de ár­bo­les que han ve­ni­do de­jan­do los ga­na­de­ros y que hoy son sa­ba­nas de pas­ti­za­les que se mez­clan con tron­cos po­dri­dos. “Es­ta si­tua­ción nos sig­ni­fi­ca un per­jui­cio, to­do es­tá des­trui­do”, di­ce re­sig­na­da. Ella se­ña­la a un ga­na­de­ro de Puer­to Le­guí­za­mo de apro­piar­se de sus tie­rras, que años atrás eran sel­va. Cuen­ta que su co­mu­ni­dad ya le ha exi­gi­do que re­ti­re su ga­na­do, pe­ro es­te, se­gún los in­dí­ge­nas, se nie­ga adu­cien­do que tiene de­re­chos so­bre esos po­tre­ros. Ma­ría Soi­la re­co­no­ce que los go­ber­na­do­res de su co­mu­ni- dad no fre­na­ron la in­va­sión a tiem­po, por lo que ha si­do di­fí­cil lle­gar a un acuer­do. Las co­mu­ni­da­des Nu­kan­chi­ru­na, Chai­ba­jú y Uai­ma se asen­ta­ron en 2007 en el te­rri­to­rio de La Sa­ma­ri­ta­na, que hace parte del Res­guar­do Al­to Pre­dio Pu­tu­ma­yo, a 3,2 ki­ló­me­tros de Le­guí­za­mo, gra­cias a un acuer­do con lí­de­res de la Aso­cia­ción de Au­to­ri­da­des Tra­di­cio­na­les y Ca­bil­dos de los Pue­blos In­dí­ge­nas de Puer­to Le­guí­za­mo y del Al­to Res­guar­do Pre­dio Pu­tu­ma­yo (Aci­lapp), ya que no te­nían tie­rra y es­ta­ban dis­pues­tos a ayu­dar a fre­nar la ocu­pa­ción y la ta­la de bos­ques. Los acuer­dos se dieron en una reunión en­tre go­ber­na­do­res in­dí­ge­nas de di­fe­ren­tes et­nias, lí­de­res de Aci­lapp y fun­cio­na­rios del Ins­ti­tu­to Co­lom­biano de Desa­rro­llo Ru­ral (In­co­der), que los ava­la­ron.

Más pas­tos, me­nos sel­va

La in­va­sión de tie­rras tam­bién la su­fren sie­te familias de la et­nia co­re­gua­je, que per­te­ne­cen al asen­ta­mien­to Chai­ba­jú. Es­te pue­blo in­dí­ge­na lle­gó a esas tie­rras del Pu­tu­ma­yo en 2003, des­pla­za­dos del Ca­que­tá por el con­flic­to ar­ma­do que habían pa­de­ci­do des­de 1990 en los mu­ni­ci­pios de Mi­lán y Solano, a 104 ki­ló­me­tros de allí. En Chai­ba­jú tie­nen va­rias ca­sas y una ma­lo­ca don­de ce­le­bran asam­bleas y ce­re­mo­nias de ya­gé. Des­de allí tra­tan de re­cu­pe­rar sus tradiciones, su lengua y sus cos­tum­bres ali­men­ti­cias. “Ahora es­ta­mos en paz, an­tes sí era gue­rra, ma­ta­ban in­dí­ge­nas (...), por eso or­ga­ni­cé ve­nir­me pa­ra acá con mi fa­mi­lia”, cuen­ta su go­ber­na­dor, Ger­mán Ibáñez. La otra co­mu­ni­dad que vi­ve en me­dio de la pre­sión ga­na­de­ra es Uai­ma, con­for­ma­da por 140 familias de la et­nia mú­rui

miu­na. Ro­dol­fo Rodríguez, su go­ber­na­dor, ex­pli­ca que una de las ma­ne­ras que han uti­li­za­do pa­ra fre­nar la ex­pan­sión de ga­na­do ha si­do de­li­mi­tan­do el te­rri­to­rio, al­go que res­pe­tan las au­to­ri­da­des. “No te­ne­mos in­je­ren­cia so­bre esos acuer­dos”, di­ce Ramiro Mu­ñoz Ma­ca­ni­lla, ex­se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra de la Al­cal­día de Puer­to Le­guí­za­mo. El go­ber­na­dor de Uai­ma cuen­ta que a co­mien­zos de 2014 las mis­mas co­mu­ni­da­des de­fi­nie­ron los lin­de­ros de sus tie­rras, pe­ro no sa­ben con exac­ti­tud el nú­me­ro de hec­tá­reas que le co­rres­pon­de a ca­da una. En 2016 y 2017, WWF ayu­dó a ve­ri­fi­car los lí­mi­tes y tam­bién hi­zo un diag­nós­ti­co de la de­fo­res­ta­ción. La ONG en­con­tró que las áreas más cer­ca­nas al cen­tro del po­bla­do es­ta­ban bas­tan­te afectadas y “ge­ne­ran ac­tual­men­te ten­sión por la pre­sen­cia de fin­cas ga­na­de­ras”. Los na­ti­vos temen que si los ga­na­de­ros siguen avan­zan­do aca­ben con sus fuen­tes de agua, co­mo la que­bra­da Se­je­rí, don­de no so­lo se abas­te­cen ellos, sino tam­bién los ani­ma­les. WWF y Aci­lapp re­co­rrie­ron las 66.885 hec­tá­reas que con­for­man el eje ca­rre­tea­ble La Ta­gua y en­con­tra­ron que el 60 por cien­to de esas tie­rras pre­sen­tan al­gún ti­po de trans­for­ma­ción: de co­ber­tu­ra na­tu­ral a pas­tos. En un in­for­me con­clu­yen que en­tre 2004 y 2017 se ha per­di­do en ve­ge­ta­ción na­tu­ral más de 5200 hec­tá­reas, de las cua­les 600 han si­do de­fo­res­ta­das en los úl­ti­mos cin­co años. En el Al­to Res­guar­do Pre­dio Pu­tu­ma­yo tam­bién han iden­ti­fi­ca­do otro ca­so de de­fo­res­ta­ción que in­vo­lu­cra a Jai­me Ja­ra­mi­llo Vermeo, ga­na­de­ro de Puer­to Le­guí­za­mo, so­bre quien pe­san va­rias de­nun­cias en Cor­poa­ma­zo­nía que afir­man que ha ta­la­do bos­ques pa­ra am­pliar su fin­ca ga­na­de­ra, cer­ca a la que­bra­da La Ta­gua. A es­ta per­so­na tam­bién la han de­nun­cia­do por­que se ha­bría apro­pia­do de 700 hec­tá­reas de tie­rras que es­tán en ju­ris­dic­ción del Par­que Na­tu­ral Na­cio­nal La Pa­ya. Se­gún in­for­ma­ron fun­cio­na­rios, con­tra el ga­na­de­ro se es­tá ade­lan­tan­do una in­ves­ti­ga­ción de ti­po ad­mi­nis­tra­ti­vo am­bien­tal. Es­te ca­so tam­bién lo lle­va la Fis­ca­lía. Pa­ra Luis Al­ber­to Co­te, coor­di­na­dor del área de te­rri­to­rio de Aci­lapp, si bien es­te ga­na­de­ro no ha pa­sa­do los lí­mi­tes del res­guar­do, su ac­cio­nar ha te­ni­do un im­pac­to gra­ve so­bre las tie­rras in­dí­ge­nas. “Co­mo no es­tá cer­ca­do, el ani­mal se pa­sa por el mon­te y eso es un pro­ble­ma”, afir­ma. So­bre las co­mu­ni­da­des Uai­ma, Nu­kan­chi­ru­na y Chai­ba­jú, Co­te sos­tie­ne que la ex­pan­sión de la ga­na­de­ría sí to­có sus te­rri­to­rios y se “re­gis­tra bas­tan­te pér­di­da de bos­que na­tu­ral, la parte acuí­fe­ra se ve ame­na­za­da y la sel­va, que es la más im­por­tan­te, no ha te­ni­do quién ve­le por ella”.

Im­pac­to en el mun­do in­dí­ge­na

En es­ta re­gión del Pu­tu­ma­yo, el pro­ble­ma con los ga­na­de­ros no se tra­ta so­lo de la ocu­pa­ción de tie­rras. Las re­ses des­tru­yen los cul­ti­vos de yu­ca y plá­tano que los in­dí­ge­nas siem­bran pa­ra su sub­sis­ten­cia. Ma­ría Soi­la di­ce que el ga­na­do aca­ba con to­do. An­te la in­va­sión, la co­mu­ni­dad Nu­kan­chi­ru­na no ha lo­gra­do or­ga­ni­zar­se. So­lo han po­di­do cons­truir una ca­sa co­mu­nal y algunos ca­mi­nos de he­rra­du­ra. “La gen­te di­ce que có­mo se van a po­se­sio­nar de los pre­dios si el ga­na­do es­tá ahí”, ase­gu­ra la lí­der. Los abue­los in­dí­ge­nas re­cuer­dan que en 2009, acom­pa­ña­dos por el an­ti­guo ins­ti­tu­to de tie­rras, In­co­der, las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas aso­cia­das en Aci­lapp re­cu­pe­ra­ron tie­rras que apa­ren­te­men­te ha­cían parte del Pre­dio Pu­tu­ma­yo. Sin em­bar­go, la ga­na­de­ría no pa­ra de avan­zar. En esa zo­na abun­da­ban es­pe­cies va­lio­sas de ár­bo­les co­mo ce­dro, gra­na­di­llo, are­ni­llo y pol­vi­llo, que los na­ti­vos usa­ban pa­ra cons­truir sus ca­sas. En Uai­ma, por ejem­plo, los in­dí-

ge­nas ta­lan el bos­que, pe­ro de ma­ne­ra cí­cli­ca pa­ra abrir cha­gras, co­mo lla­man a las áreas don­de cul­ti­van plá­tano, yu­ca, pi­ña, ta­ba­co y co­ca. Lo ha­cen, di­ce su go­ber­na­dor, Ro­dol­fo Rodríguez, “sin afec­tar los eco­sis­te­mas”. A los in­dí­ge­nas tam­bién les preo­cu­pa que los cam­bios de co­ber­tu­ra de bos­ques se pre­sen­tan cer­ca a los na­ci­mien­tos de las que­bra­das La Ta­gua y Se­je­rí, y a los ríos Cau­ca­yá, Pu­tu­ma­yo y Ca­que­tá, cla­ves pa­ra su su­per­vi­ven­cia. El au­men­to de la de­fo­res­ta­ción en es­ta zo­na de la fron­te­ra en­tre Co­lom­bia y Pe­rú coin­ci­de con el desar­me de la gue­rri­lla de las Farc, pro­duc­to del acuer­do de paz fir­ma­do en 2016. Va­rios in­dí­ge­nas y co­lo­nos afir­man que la gue­rri­lla ma­ne­ja­ba el ne­go­cio del nar­co­trá­fi­co, con­tro­la­ba las ru­tas te­rres­tres y flu­via­les, y ha­bía im­pues­to nor­mas de con­vi­ven­cia y am­bien­ta­les, co­mo el nú­me­ro de ár­bo­les que se po­dían cor­tar y el uso que se les de­bía dar. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, con su desar­me, el caos rei­na en es­tas tie­rras por­que la pre­sen­cia estatal es ca­si inexis­ten­te.

En Puer­to Le­guí­za­mo el pro­ble­ma no so­lo con­sis­te en la ocu­pa­ción de tie­rras pa­ra la ga­na­de­ría, sino en que las re­ses des­tru­yen los cul­ti­vos.

A los in­dí­ge­nas les preo­cu­pa tam­bién que los cam­bios de co­ber­tu­ra de bos­ques se pre­sen­tan cer­ca a los na­ci­mien­tos de que­bra­das y ríos cla­ves pa­ra su sub­sis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.