‘Es­tán afec­tan­do a los co­lo­nos’

Semana Sostenible - - Impacto -

Ga­na­de­ros lo­ca­les se de­fien­den. Ase­gu­ran que el Es­ta­do es el res­pon­sa­ble his­tó­ri­co de lo que ocu­rre en la re­gión.

La Jun­ta Ga­na­de­ra de Puer­to Le­guí­za­mo, aso­cia­ción que in­te­gran 150 ga­na­de­ros, se de­fien­de de las acu­sa­cio­nes de los in­dí­ge­nas. Ar­gu­men­ta que los lin­de­ros de las tie­rras que in­va­die­ron no es­ta­ban bien de­fi­ni­dos o que es­tas habían si­do aban­do­na­das. Luis Ale­jan­dro Va­len­zue­la lle­va 18 años en Puer­to Le­guí­za­mo, es due­ño de 350 hec­tá­reas y es uno de los ga­na­de­ros en dispu­ta con los in­dí­ge­nas. Ase­gu­ra que se han for­ma­do gru­pos de in­dí­ge­nas pa­ra pe­dir­le más tie­rra al Es­ta­do, re­fi­rién­do­se a los co­re­gua­jes y a la co­mu­ni­dad Ni­kan­chi­ru­na. “Es­tán afec­tan­do a co­lo­nos que llevan más de 20 años en la zo­na”, di­ce. Jo­sé Mi­guel Ló­pez Ama­ya, otro ga­na­de­ro que po­see 315 hec­tá­reas y quien lle­va 30 años vi­vien­do en la re­gión, se­ña­la al Es­ta­do co­mo el his­tó­ri­co res­pon­sa­ble de los con­flic­tos de tie­rras y del ini­cio de la de­fo­res­ta­ción en Puer­to Le­guí­za­mo. “Si yo no te­nía pas­to, el Ban­co Agra­rio no me pres­ta­ba pla­ta. En­ton­ces tum­bé mon­te y sem­bré pas­to. Con eso sa­qué a mi fa­mi­lia ade­lan­te. Si hi­ce al­go mal (si­len­cio), fal­tó co­mu­ni­ca­ción del Es­ta­do con el cam­pe­sino al fun­dar es­ta re­gión”, se ex­cu­sa. El ga­na­do que se cría en Le­guí­za­mo es co­mer­cia­li­za­do en Puer­to Asís, Ca­li, Bo­go­tá y Leticia. Algunos mi­li­ta­res con­sul­ta­dos pa­ra es­te reportaje ase­gu­ran que bue­na parte de las re­ses son con­tra­ban­dea­das en las fron­te­ras de Pe­rú y Ecua­dor. De las ma­de­ras ta­la­das, los ga­na­de­ros men­cio­na­ron que fue­ron apro­ve­cha­das pa­ra ha­cer cer­cos y me­jo­ras en las vi­vien­das. El res­to fue que­ma­da. Se des­co­no­ce si las es­pe­cies fo­res­ta­les de gran va­lor fue­ron tra­fi­ca­das. La reac­ción de la au­to­ri­dad am­bien­tal frente a la ta­la in­dis­cri­mi­na­da ha si­do tí­mi­da. Cor­poa­ma­zo­nía in­for­mó que es­tá ade­lan­tan­do in­ves­ti­ga­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas y hay en cur­so una pe­na­li­dad por la Fis­ca­lía, pe­ro no ha ha­bi­do ma­yo­res resultados. Lo cier­to es que la Ama­zo­nía es­tá más que nun­ca ba­jo es­cru­ti­nio en el país y en el mun­do. Re­cien­te­men­te, un fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma de Co­lom­bia es­ta­ble­ció que la re­gión es su­je­to de de­re­chos, lo que im­pli­ca que sus eco­sis­te­mas de­be­rán es­tar pro­te­gi­dos por las le­yes y las au­to­ri­da­des del país. Ramiro Mu­ñoz Ma­ca­ni­lla, ex­se­cre­ta­rio de la Al­cal­día de Le­guí­za­mo, pre­ci­sa que, se­gún el Plan de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial, las tie­rras en Puer­to Le­guí­za­mo sí es­tán de­li­mi­ta­das y se dis­tri­bu­yen así: 36,3 por cien­to son del Par­que Na­cio­nal Na­tu­ral La Pa­ya; una pro­por­ción si­mi­lar co­rres­pon­de a re­ser­vas de la Ley Se­gun­da de 1959; 25,4 por cien­to son de res­guar­dos in­dí­ge­nas y una mí­ni­ma ex­ten­sión “son hec­tá­reas que es­tán cons­ti­tui­das co­mo pro­pie­dad pri­va­da o que per­te­ne­cen a co­lo­nos”, ex­pli­ca. Tam­bién hay tie­rras des­ti­na­das por el Es­ta­do pa­ra la ex­plo­ra­ción y ex­plo­ta­ción de hi­dro­car­bu­ros, y otras son de las Fuer­zas Mi­li­ta­res. En­tre tan­to, el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te es­tá co­rrien­do pa­ra cum­plir con los pla­zos que le es­ta­ble­ció la sen­ten­cia de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal. Es­te des­pa­cho es­tá coor­di­nan­do con las cor­po­ra­cio­nes au­tó­no­mas, las au­to­ri­da­des lo­ca­les y la so­cie­dad ci­vil de la Ama­zo­nía un Plan de Ac­ción y un Plan In­ter­ge­ne­ra­cio­nal que les per­mi­ta po­ner freno a la de­fo­res­ta­ción y a las ame­na­zas que se cier­nen so­bre es­ta re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.