Cuando el pai­sa­je se re­ve­la

Semana Sostenible - - Tendencias - Ma­ría Ale­jan­dra Gó­mez POR

Con­cen­trar la exu­be­ran­cia de más de 28 mi­llo­nes de hec­tá­reas de par­ques y áreas pro­te­gi­das en un so­lo li­bro es lo que aca­ban de ha­cer Par­ques Nacionales de Co­lom­bia y Vi­lle­gas Edi­to­res. Un re­co­rri­do por los pai­sa­jes e his­to­rias con­te­ni­das en es­ta aven­tu­ra editorial.

Cuen­ta el re­co­no­ci­do eco­lo­gis­ta An­drés Hur­ta­do García que gra­cias a las his­to­rias que le na­rra­ban sus pa­dres so­bre las montañas na­ció el leit­mo­tiv de su vi­da: “Los lar­gos ca­mi­nos exi­gen lar­gas fi­de­li­da­des y, a me­di­da que se alar­gan los ca­mi­nos, las fi­de­li­da­des se tor­nan más her­mo­sas”. La fra­se se hace ma­ni­fies­ta en los emo­ti­vos tex­tos que Hur­ta­do es­cri­bió pa­ra el li­bro Par­ques Nacionales Na­tu­ra­les de Co­lom­bia y que sir­ven co­mo preám­bu­lo al gran des­plie­gue de mag­ni­fi­cen­cia y ri­que­za de pai­sa­jes cap­tu­ra­dos por el fo­tó­gra­fo Ga­briel Ei­sen­band, quien por más de dos años se de­di­có a recorrer fiel­men­te 41 de las 59 áreas de­cla­ra­das ba­jo pro­tec­ción. Con el apo­yo de Ben­ja­mín Vi­lle­gas, su edi­tor; Ju­lia Mi­ran­da Lon­do­ño, di­rec­to­ra de Par­ques Nacionales, y la par­ti­ci­pa­ción del fo­tó­gra­fo An­drés Mau­ri­cio Ló­pez, es­tas 304 pá­gi­nas con­den­san los ho­ri­zon­tes, los atar­de­ce­res y ama­ne­ce­res de lu­ga­res que pa­re­cen in­tac­tos de las ma­nos del hom­bre, pe­ro que de­bi­do a su es­ta­do de vul­ne­ra­bi­li­dad se encuentran pro­te­gi­dos y dis­tan­tes pa­ra mu­chos co­lom­bia­nos. De es­ta ma­ne­ra, re­cor­dan­do los via­jes que ha em­pren­di­do, Hur­ta­do na­rra, a sus 77 años, las ex­pe­rien­cias co­mo via­je­ro a par­tir de las imá­ge­nes cap­tu­ra­das por Ei­sen­band y Ló­pez. Cuen­ta en el li­bro có­mo fue el día en que es­tu­vo más cer­ca de un ja­guar, cuando en me­dio de la fron­do­sa sel­va de la Re­ser­va Na­cio­nal Na­tu­ral Pui­na­wai (Guai­nía) vio có­mo el fe­lino ata­ca­ba a una dan­ta que bus­ca­ba des­pren­der­se de sus afi­la­dos col­mi­llos, in­crus­ta­dos en su nu­ca, y huir. Igual­men­te, des­cri­be el co­lor ne­gro de los ríos de la sel­va, co­mo el del Iní­ri­da, que hace algunos años se veía ro­ji­zo pe­ro cu­ya co­lo­ra­ción es hoy un re­cuer­do di­suel­to en aguas tur­bias, con­se­cuen­cia del im­pac­to de la mi­ne­ría. “Ahora to­das las fo­to­gra­fías del río Iní­ri­da se ven co­mo si sus aguas lle­va­ran ba­rro. Por la can­ti­dad de mi­nas que hay, han re­mo­vi­do el fon­do, en­ton­ces el río ya no es ne­gro, co­mo son los ríos en la sel­va: ne­gros, di­vi­nos, per­fec­tos. Ahora to­dos tie­nen co­lor cho­co­la­te”, afir­ma. En me­dio de to­das las re­fle­xio­nes que las imá­ge­nes sus­ci­tan, ca­da fo­to­gra­fía del li­bro se con­vier­te en un con­jun­to de mo­men­tos de­ci­si­vos en los que el lente cap­tu­ra ins­tan­tes pre­via­men­te es­tu­dia­dos por los fo­tó­gra­fos; ins­tan­tes irre­pe­ti­bles que sur­gen de ca­mi­na­tas ex­te­nuan­tes, no­ches en ve­la y tiem­po de pro­duc­ción. “Cuando lle­ga­mos a la pla­ya de Acan­dí nos di­mos cuen­ta de que to­mar la fo­to era di­fí­cil. La pla­ya, por las con­di­cio­nes del río Atra­to, se lle­na de re­si­duos, ra­mas y plás­ti­cos. El mar de­vuel­ve la basura del río y es­ta pe­ga con­tra la pla­ya. Aun­que to­do el tiem­po es­tán ha­cien­do lim­pie­za, no re­sul­ta su­fi­cien­te. Es di­fí­cil en­cua­drar. Por eso la ima­gen se to­mó de no­che”, cuen­ta An­drés Mau­ri­cio Ló­pez mien­tras se­ña­la la fo­to en el li­bro, esa que to­mó so­bre un trí­po­de con un tiem­po de ex­po­si­ción de trein­ta se­gun­dos. “Al Guai­nía, a un par­que que se lla­ma Pui­na­wai, lle­ga­mos en lancha por el río Iní­ri­da. Tar­da­mos

tres días. Que­ría to­mar­le una fo­to a un rau­dal que es­tá me­ti­do en la sel­va. De pron­to lle­ga­ron los po­bla­do­res de la zo­na. Un se­ñor ase­gu­ró que no po­día­mos en­trar. Ha­bía­mos avi­sa­do que ve­nía­mos, y él di­jo: ‘Us­te­des no en­tran acá por­que no nos da la ga­na y pier­den su via­je’. Eso fue frus­tran­te por­que uno es­tá ahí con bue­nas in­ten­cio­nes y que­rien­do ha­cer las co­sas bien, uno no es un depredador”, se­ña­la Ei­sen­band. Si bien al­gu­nas imá­ge­nes fue­ron más sen­ci­llas de ob­te­ner, am­bos fo­tó­gra­fos coin­ci­den en que no hay mayor dificultad a la ho­ra de cap­tu­rar pai­sa­jes que re­tra­tar la es­pe­su­ra de la sel­va. “Ca­si siem­pre hay que fo­to­gra­fiar­la des­de afue­ra, por­que en­tras en un lugar os­cu­ro, caó­ti­co, de mi­les de plan­tas com­pi­tien­do en­tre ellas por es­pa­cio y luz”, afir­ma el fo­tó­gra­fo. Las fo­to­gra­fías ha­blan por sí mis­mas. Les apun­tan a en­cua­dres e ins­tan­tes en los que la luz se cue­la pa­ra di­bu­jar pai­sa­jes que, ba­jo las lluvias de los pá­ra­mos de la re­gión An­di­na, las sel­vas de la Ama­zo­nía, la hu­me­dad de los man­gla­res y pla­yas de la re­gión Ca­ri­be y Pa­cí­fi­ca, son ca­pa­ces de trans­mi­tir la ne­ce­si­dad de con­ser­var ca­da una de las 28,9 mi­llo­nes de hec­tá­reas que ha­cen parte del Sis­te­ma Na­cio­nal de Áreas Pro­te­gi­das de Co­lom­bia (Si­nap). A sim­ple vis­ta, la ex­ten­sión pro­te­gi­da pa­re­ce mo­nu­men­tal, pe­ro co­rres­pon­de a me­nos del 14 por cien­to del te­rri­to­rio na­cio­nal, mien­tras que las ci­fras de des­truc­ción son des­alen­ta­do­ras. Aún así, el ob­je­ti­vo es que las fo­tos creen con­cien­cia. “Quie­ro que la veas y di­gas: ‘No quie­ro ver nun­ca un edi­fi­cio ahí; no quie­ro ver nun­ca un ca­rro. Ese si­tio es una be­lle­za. Eso hay que pro­te­ger­lo. Que no va­yan cons­truc­to­res, agri­cul­to­res ni ga­na­de­ros. Que lo dejen quie­to’. Pien­so que esos lu­ga­res hay que mos­trar­los por­que si la gen­te no sa­be que exis­ten, ¿quién los va a pro­te­ger?”, di­ce Ei­sen­band, fiel a su con­vic­ción de se­guir re­tra­tán­do­los. Por eso el li­bro es so­lo un preám­bu­lo, una mues­tra breve de la abun­dan­cia na­tu­ral de un país que tiene to­do, des­de pla­yas has­ta nie­ve, des­de sel­va has­ta llano y que, en pa­la­bras de Hur­ta­do, es “un re­ga­lo cal­cu­la­do y pri­mo­ro­sa­men­te di­se­ña­do por los dio­ses co­mo mo­de­lo digno de pro­po­ner el cos­mos”; un país di­ver­so cu­yos pai­sa­jes en per­ma­nen­te cam­bio son res­guar­da­dos por un es­fuer­zo de conservación al que las imá­ge­nes cap­tu­ra­das pa­re­cen ren­dir tri­bu­to.

1.Dis­tri­to Na­cio­nal In­te­gra­do Ca­bo Man­gla­res, Ba­jo Mi­ra y Fron­te­ra. 2. Par­que Na­cio­nal Na­tu­ral San­quian­ga. 3.Par­que Na­cio­nal Na­tu­ral Sie­rra de La Macarena

El li­bro de lu­jo Par­ques Nacionales Na­tu­ra­les de Co­lom­bia bus­ca mos­trar y con­ser­var la ri­que­za na­tu­ral del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.