Una trans­for­ma­ción ne­ce­sa­ria

Semana Sostenible - - Pfizer Equidad De Género - POR Die­go Fo­re­ro Ge­ren­te general de Pfi­zer Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la

Hay quie­nes afir­man que las ba­rre­ras en equi­dad e in­clu­sión de gé­ne­ro en el mun­do em­pre­sa­rial han des­apa­re­ci­do. Na­da más le­jano. So­lo en Co­lom­bia el 32 por cien­to de las mu­je­res tiene po­si­ción de li­de­raz­go.

Si bien hoy son más las mu­je­res que ocu­pan po­si­cio­nes de li­de­raz­go en las com­pa­ñías, la ci­fra se si­gue que­dan­do cor­ta. Se­gún Ae­qua­les, em­pre­sa que rea­li­za con­sul­to­ría pa­ra trans­for­mar las or­ga­ni­za­cio­nes me­dian­te equi­dad de gé­ne­ro y di­ver­si­dad, el por­cen­ta­je de mu­je­res en po­si­cio­nes de li­de­raz­go so­lo au­men­tó 1 por cien­to en el úl­ti­mo año y no ha cre­ci­do más de 8 por cien­to en los úl­ti­mos 13 años. Así mis­mo, de acuer­do con un es­tu­dio rea­li­za­do por el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo, 63 por cien­to de las em­pre­sas la­ti­noa­me­ri­ca­nas no cuen­tan con mu­je­res en sus car­gos di­rec­ti­vos y 73 por cien­to ni si­quie­ra tiene re­pre­sen­tan­tes del gé­ne­ro fe­me­nino en la al­ta ge­ren­cia. Es­tas son evi­den­cias alar­man­tes que po­nen a la equi­dad de gé­ne­ro co­mo uno de los gran­des re­tos de las so­cie­da­des mo­der­nas: des­de la re­duc­ción de la bre­cha sa­la­rial has­ta la crea­ción de es­pa­cios in­clu­yen­tes y di­se­ña­dos con to­das las per­so­nas en men­te nin­gún detalle re­sul­ta irre­le­van­te. Y es­te no es un pro­ce­so ex­clu­si­vo de los go­bier­nos o las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, allí la em­pre­sa pri­va­da tiene un pa­pel fun­da­men­tal co­mo ges­to­ra del cam­bio. Des­de Pfi­zer, en es­tos 65 años he­mos sos­te­ni­do que la di­ver­si­dad trae una gran ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va, le apos­ta­mos a la equi­dad y por eso nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos de con­tar con un Co­mi­té de Di­ver­si­dad e In­clu­sión y un Con­se­jo de Mujer, que tra­ba­jan pa­ra ge­ne­rar un mayor im­pac­to en­tre los co­le­gas y así man­te­ner un am­bien­te de res­pe­to. Gra­cias a eso, ac­tual­men­te, pa­ra nues­tro or­gu­llo, la re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na en la com­pa­ñía es ma­yo­ría: más de la mi­tad de los co­le­gas son mu­je­res y 63 por cien­to del equi­po de al­ta di­rec­ción es­tá com­pues­to por ellas. Es­te nú­me­ro con­tras­ta de ma­ne­ra im­por­tan­te con los ha­llaz­gos de Ae­qua­les en Co­lom­bia, que de­mues­tran có­mo en el país tan so­lo 32 por cien­to de las mu­je­res se encuentran en po­si­cio­nes de li­de­raz­go y 20 por cien­to son CEO. Es­te tra­ba­jo nos per­mi­tió ser la em­pre­sa re­co­no­ci­da por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo co­mo la nú­me­ro uno en el Ran­king PAR de Equi­dad de Gé­ne­ro de las Or­ga­ni­za­cio­nes, de Ae­qua­les, la Se­cre­ta­ría Dis­tri­tal de la Mujer y el Ce­sa. Más allá del pre­mio, es­tas son ac­cio­nes que nos im­pul­san a se­guir rom­pien­do esas ba­rre­ras invisibles a las que se en­fren­tan las mu­je­res. Es im­por­tan­te re­cor­dar que un am­bien­te de igual­dad re­quie­re un tra­ba­jo cons­tan­te y que las com­pa­ñías so­lo po­drán cap­tu­rar los di­vi­den­dos de la di­ver­si­dad si re­vi­san de ma­ne­ra pe­rió­di­ca sus po­lí­ti­cas y el es­ta­do de di­ver­si­dad de su talento hu­mano. Lo esen­cial pa­ra lo­grar­lo es el com­pro­mi­so des­de la al­ta ge­ren­cia pa­ra ha­cer­lo reali­dad, con me­tas cla­ras e in­di­ca­do­res de se­gui­mien­to que res­pal­den el es­tí­mu­lo de una cul­tu­ra de res­pe­to, in­clu­sión, di­ver­si­dad y con­fian­za a to­dos los ni­ve­les. Lo­grar una trans­for­ma­ción pro­fun­da y du­ra­de­ra no se li­mi­ta a dis­po­ner de un pre­su­pues­to ne­ce­sa­ria­men­te am­plio, sino de la vo­lun­tad ge­nui­na pa­ra ha­cer­la posible. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, no hay un ar­gu­men­to que les im­pi­da a to­das las em­pre­sas en Co­lom­bia aten­der ese lla­ma­do a ge­ne­rar con­di­cio­nes de equi­dad que cam­bien po­si­ti­va­men­te nues­tra so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.