La gen­te de los pá­ra­mos

Semana Sostenible - - CONTENID -

El afán por de­li­mi­tar los com­ple­jos de pá­ra­mos de­jó un pro­ble­ma so­cial en Pis­ba. No se con­sul­tó a la po­bla­ción y mu­cha gen­te que­dó den­tro de los lí­mi­tes. En­tre los cam­pe­si­nos per­sis­te la in­cer­ti­dum­bre so­bre su fu­tu­ro. ¿De qué van a vi­vir? Es­te ar­tícu­lo es una co­la­bo­ra­ción pe­rio­dís­ti­ca en­tre Se­ma­na Sos­te­ni­ble y Mon­ga­bay La­tam. No es la nie­bla. Des­de hace un tiem­po el pa­no­ra­ma es bo­rro­so en el com­ple­jo de pá­ra­mos de Pis­ba, ubi­ca­do en la fron­te­ra en­tre los de­par­ta­men­tos de Ca­sa­na­re y Bo­ya­cá, en el orien­te de Co­lom­bia. Sus ha­bi­tan­tes sien­ten que el go­bierno na­cio­nal los pu­so en una gran disyuntiva: es­co­ger en­tre su sus­ten­to o el agua. La in­ten­ción de pre­ser­var y con­ser­var el re­cur­so hí­dri­co lle­vó a que en 2015 se prohi­bie­ran las ac­ti­vi­da­des mi­ne­ras y la ma­yo­ría de prác­ti­cas agro­pe­cua­rias en zo­na de pá­ra­mo. La sen­sa­ción pa­ra ellos es que eso sig­ni­fi­ca­rá, de fac­to, la obli­ga­ción de aban­do­nar sus tie­rras an­ces­tra­les. La de­li­mi­ta­ción de Pis­ba, la úni­ca que fal­ta de los 36 com­ple­jos de pá­ra­mos co­lom­bia­nos, de­ter­mi­na­rá en qué zo­na los po­bla­do­res pue­den se­guir tra­ba­jan­do nor­mal­men­te. An­te­rior­men­te, hu­bo un pro­yec­to de de­li­mi­ta­ción que co­bi­jó a cer­ca de 6500 cam­pe­si­nos –y con­vir­tió a Pis­ba en el pá­ra­mo más ha­bi­ta­do del país–, pe­ro que­dó apla­za­do por una ac­ción de tu­te­la que fa­lló el Tri­bu­nal Ad­mi­nis­tra­ti­vo de Bo­ya­cá el 9 de agos­to de 2018. Ahora, el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te y Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (Mads) tiene un año pa­ra de­fi­nir nue­va­men­te el área que se­rá ob­je­to de pro­tec­ción.

La lí­nea in­vi­si­ble

To­do em­pe­zó hace po­co más de un año, cuando unos con­tra­tis­tas del Mi­nis­te­rio de Am­bien­te lle­ga­ron a “so­cia­li­zar” el pro­yec­to so­bre la de­li­mi­ta­ción del pá­ra­mo que es­ta­ba ela­bo­ran­do la en­ti­dad. Jo­sé Li­san­dro Ro­jas, un lí­der de la co­mu­ni­dad del mu­ni­ci­pio de Tas­co, los ayu­dó a con­vo­car a los cam­pe­si­nos de la zo­na y a or­ga­ni­zar di­ver­sos ta­lle­res. No lle­ga­ron a con­sul­tar, sino a co­mu­ni­car: “Tal es la ‘nue­va’ zo­na de pá­ra­mo y, por ley, ahí no pue­den vol­ver a ex­plo­tar la tie­rra”. “Na­die ve­ri­fi­có dón­de es­tá­ba­mos, dón­de ha­bía po­tre­ro o eco­sis­te­ma vir­gen; so­lo tra­za­ron la fron­te­ra des­de un es­cri­to­rio”, cuen­ta Jo­sé Li­san­dro, con el tono se­co y ta­jan­te pro­pio de esa re­gión de Bo­ya­cá. Bá­si­ca­men­te les di­je­ron que mon­ta­ña aden­tro de la ca­rre­te­ra de la ve­re­da Ca­lle Arri­ba, mon­ta­ña aden­tro, es pá­ra­mo y que allá no po­dían de­di­car­se a nin­gu­na ac­ti­vi­dad. No hay una lí­nea na­tu­ral geo­grá­fi­ca de dón­de em­pie­za el pá­ra­mo. En al­gu­nas zo­nas es arri­ba de los 2900 y en otras so­bre los 3100. Es más, en otras oca­sio­nes la de­li­mi­ta­ción si­gue la lí­nea de una ca­rre­te­ra. Una di­vi­sión apa­ren­te­men­te alea­to­ria que, co­mo po­dría es­pe­rar­se, tiene muy molestos a los oriun­dos de los 12 mu­ni­ci­pios que com­par­ten es­te com­ple­jo de pá­ra­mos: Chi­ta, Gá­me­za, Je­ri­có, La­bran­za­gran­de, Mon­gua, Pis­ba, So­co­tá, So­cha y Tas­co, en Bo­ya­cá, y La Sa­li­na, Sá­ca­ma y Tá­ma­ra, en Ca­sa­na­re. A Jo­sé Li­san­dro le pa­re­ce ab­sur­do que con­si­de­ren que su par­ce­la hace parte del pá­ra­mo. En sus dos hec­tá­reas de tie­rra no hay frai­le­jo­nes, ni pa­ja blan­ca, ni mus­go, ni nin­gu­na ca­rac­te­rís­ti­ca tí­pi­ca de es­te eco­sis­te­ma. Su te­rreno, en la ve­re­da Ca­lle Arri­ba, se ve exac­ta­men­te igual que el de sus ve­ci­nos al otro la­do de la ca­rre­te­ra: una par­ce­la de pas­to, otra de tie­rra ne­gra re­vuel­ta por la pa­pa re­cién co­se­cha­da y la ve­ge­ta­ción propia de un bos­que al­toan­dino. Ellos pue­den se­guir cul­ti­van­do sin pro­ble­mas, pe­ro él no.

Es­ta es la si­tua­ción ge­ne­ra­li­za­da de mu­chos de los 6234 ha­bi­tan­tes del pá­ra­mo de Pis­ba. Allá lle­ga­ron sus an­ces­tros hace más de 200 años a co­lo­ni­zar los va­lles de las que­bra­das que ba­jan de las montañas en­tre los 3000 y 3500 me­tros, cuen­ta Freddy Ace­ve­do, otro po­bla­dor de la re­gión. Des­de en­ton­ces se vi­ve de la mi­ne­ría de car­bón, la ga­na­de­ría y el cul­ti­vo de pa­pa, ama­po­la, maíz, habas, tri­go y ce­ba­da. Freddy, por ejem­plo, ha pa­sa­do sus 33 años cul­ti­van­do pa­pa en su par­ce­la, a unos 3100 me­tros de al­tu­ra, en el mu­ni­ci­pio de Gá­me­za, Bo­ya­cá. Con es­te tra­ba­jo sos­tie­ne a su esposa y sus dos hi­jos, pe­ro ahora te­me que el go­bierno lo obli­gue a ir­se. “No nos co­rrió la gue­rri­lla, que es­ta­ba por to­dos es­tos la­dos –hu­bo dos to­mas del mu­ni­ci­pio en 1995 y 2000–. Y ahora es el go­bierno el que nos va a sa­car co­rrien­do”. A pe­sar de ese mie­do, el des­pla­za­mien­to de las per­so­nas no es­tá con­tem­pla­do en la nor­ma. La re­cien­te Ley de Pá­ra­mos es cla­ra en que las úni­cas prohi­bi­cio­nes so­bre la zo­na pro­te­gi­da se­rán las ac­ti­vi­da­des de mi­ne­ría, la cons­truc­ción de in­fra­es­truc­tu­ra, la que­ma y dis­po­si­ción fi­nal de re­si­duos, la fu­mi­ga­ción y el uso de ma­qui­na­ria pa­ra ac­ti­vi­da­des agro­pe­cua­rias. La pe­que­ña agri­cul­tu­ra se­rá posible, pe­ro de­pen­de­rá del Plan de Ma­ne­jo Am­bien­tal que ex­pi­dan las cor­po­ra­cio­nes au­tó­no­mas re­gio­na­les (CAR) so­bre la zo­na. En es­te ca­so Cor­po­bo­ya­cá y Cor­po­ri­no­quia. Pe­ro, de to­das for­mas, el ru­mor que co­rre en­tre los po­bla­do­res del pá­ra­mo es que los van a des­alo­jar, de una ma­ne­ra u otra. El mis­mo al­cal­de de Gá­me­za, Édgar Cruz, lo ase­gu­ra: “Sí va a ha­ber ex­pro­pia­cio­nes por­que si la gen­te no va a po­der cul­ti­var, cui­dar un ani­mal o ex­plo­tar la parte mi­ne­ra, ¿de qué va a sub­sis­tir? Es­te ti­po de re­so­lu­cio­nes, ob­via­men­te, va a obli­gar a que la gen­te aban­do­ne sus par­ce­las. En Bo­go­tá, el se­na­dor po­nen­te del pro­yec­to, Lu­ciano Gri­sa­les, lo que nos di­ce es que la de­li­mi­ta­ción se hace por­que se hace. ‘Así nos to­que me­ter el Es­mad’ (gru­po es­pe­cial de la Po­li­cía co­lom­bia­na que ope­ra en ma­ni­fes­ta­cio­nes, pro­tes­tas y dis­tur­bios)”, ase­gu­ra. Ahora, la preo­cu­pa­ción del al­cal­de Cruz es que las au­to­ri­da­des am­bien­ta­les no apro­ve­chen los 11 meses ex­tra que les dio el Tri­bu­nal Ad­mi­nis­tra­ti­vo de Bo­ya­cá pa­ra con­sul­tar la de­li­mi­ta­ción con los ha­bi­tan­tes. Ya ha trans­cu­rri­do un mes y aún no ha te­ni­do con­tac­tos con el mi­nis­te­rio. En teo­ría, el 10 de sep­tiem­bre la car­te­ra ter­mi­nó el cro­no­gra­ma de ac­ti­vi­da­des pa­ra la nue­va de­li­mi­ta­ción, y así lo pre­sen­tó a los me­dios de co­mu-

ni­ca­ción. Pe­ro aún no se co­no­cen los de­ta­lles y el al­cal­de Cruz nie­ga ha­ber­los re­ci­bi­do. Se­ma­na Sos­te­ni­ble y Mon­ga­bay La­tam con­tac­ta­ron al Mi­nis­te­rio de Am­bien­te pa­ra co­no­cer más de­ta­lles so­bre el pro­ce­so, pe­ro no hu­bo respuesta. An­te la fal­ta de cla­ri­dad, los ru­mo­res en la zo­na vuelan. “A es­te rit­mo, va a ha­ber una ex­plo­sión so­cial”, di­ce Jo­sé Li­san­dro.

¿Por qué no con­sul­ta­ron?

El 26 de ma­yo, el Mads pu­bli­có el pro­yec­to de re­so­lu­ción con el que de­li­mi­ta­ba el pá­ra­mo de Pis­ba, ape­gán­do­se en su to­ta­li­dad a la lí­nea que tra­zó en 2013 el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción de Recursos Bio­ló­gi­cos Ale­xan­der von Hum­boldt a es­ca­la 1:100.000. Pe­ro, Car­los Sarmiento, exin­ves­ti­ga­dor del ins­ti­tu­to y quien coor­di­nó la re­co­lec­ción de es­tos in­su­mos, ex­pli­ca que se pen­só co­mo una su­ge­ren­cia pa­ra el go­bierno, mas no co­mo al­go de­fi­ni­ti­vo. “Pa­ra el Hum­boldt, la de­li­mi­ta­ción era una de­ci­sión más po­lí­ti­ca que téc­ni­ca, ya que se pue­de ha­cer por di­fe­ren­tes va­ria­bles: se po­dría re­co­no­cer lo que que­da de ve­ge­ta­ción de pá­ra­mo, y po­si­ble­men­te li­mi­tar su ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción y de abas­te­ci­mien­to de agua, o de­li­mi­tar lo que de­be­ría ser pá­ra­mo, y ter­mi­nar afec­tan­do a un mon­tón de gen­te”, se­ña­la Sarmiento. El ins­ti­tu­to op­tó por es­ta úl­ti­ma op­ción, cons­cien­te de que en 2002 el mi­nis­te­rio ha­bía emi­ti­do una re­so­lu­ción en la que re­co­no­cía co­mo zo­na de pá­ra­mo to­do lo que alguna vez lo fue, in­clu­yen­do el te­rreno trans­for­ma­do. Ade­más, se­gún Car­los Sarmiento, el pro­yec­to ‘In­su­mos pa­ra la de­li­mi­ta­ción de eco­sis­te­mas es­tra­té­gi­cos: pá­ra­mos y hu­me­da­les’ que re­por­ta­ron al go­bierno de­bían ser so­lo una guía. En otras pa­la­bras, la in­ten­ción era de­le­gar­le al mi­nis­te­rio la de­ci­sión po­lí­ti­ca de in­te­grar o no los fac­to­res so­cia­les. Ahora bien, el Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo 2014-2018 de­jó es­cri­to que se de­bían se­guir los cri­te­rios del Hum­boldt y que cual­quier cam­bio de rum­bo en la lí­nea de­bía es­tar ple­na­men­te sus­ten­ta­da cien­tí­fi­ca­men­te. “En la prác­ti­ca, le di­je­ron al mi­nis­te­rio que se li­mi­ta­ra a los in­su­mos que ya ha­bía tra­za­do el Ins­ti­tu­to”, ex­pli­ca Sarmiento. De ahí que la de­li­mi­ta­ción pa­se ac­tual­men­te por mu­chos lu­ga­res a 2900 me­tros de al­tu­ra, en zo­na de bos­que al­toan­dino y por pre­dios co­mo los de Freddy y Jo­sé Li­san­dro.

Arri­ba en el pá­ra­mo

Mien­tras tan­to, en­tre los 3400 y 3600 msnm, don­de se em­pie­zan a ver las pri­me­ras mues­tras de pá­ra­mo vir­gen y algunos frai­le­jo­nes de has­ta 90 cen­tí­me­tros de al­tu­ra, se si­gue apre­cian­do una de­gra­da­ción del eco­sis­te­ma. Es­to su­ce­de, en parte, por­que la de­li­mi­ta­ción que­dó en ve­re­mos. El fa­llo de la ac­ción de tu­te­la alar­gó un año más la prohi­bi­ción de la mi­ne­ría. No por na­da fue­ron los em­plea­dos de una gran

mi­ne­ra mul­ti­na­cio­nal, Bulk Tra­ding, quie­nes pre­sen­ta­ron la tu­te­la –me­ca­nis­mo le­gal que bus­ca pro­te­ger los de­re­chos fun­da­men­ta­les de los co­lom­bia­nos–. Hoy, mu­chas mi­ne­ras siguen ope­ran­do en la ve­re­da El Mor­ti­ño del mu­ni­ci­pio de So­cha, “arro­jan­do to­das las aguas re­si­dua­les a la que­bra­da El Tir­que”, di­ce Cam­po Elías Rodríguez, pro­fe­sor de la ve­re­da y ac­ti­vis­ta am­bien­tal. En 2017, Rodríguez pre­sen­tó por me­dio de la De­fen­so­ría del Pue­blo una ac­ción po­pu­lar que lo­gró ce­rrar una mi­na de la em­pre­sa Car­bo­nes An­di­nos y con la que el Tri­bu­nal Ad­mi­nis­tra­ti­vo de Bo­ya­cá ex­hor­tó al Mads a de­li­mi­tar el pá­ra­mo en es­ca­la de 1:25.000 (más de­ta­lla­da que la ac­tual 1:100.000) pa­ra di­ciem­bre del año pa­sa­do. Pe­ro el mi­nis­te­rio no cum­plió con esa fecha, y ahora, “por las ac­cio­nes de las em­pre­sas mi­ne­ras, que han en­ga­ña­do a la gen­te di­cien­do que los van a sa­car, re­ver­sa­ron ese man­da­to”, cuen­ta. Mien­tras tan­to, Rodríguez ase­gu­ra que em­pre­sas mi­ne­ras siguen ex­plo­tan­do car­bón a so­lo un par de me­tros de la la­gu­na de So­cha y echan­do su aguas re­si­dua­les a la que­bra­da El Tir­que. Her­nan­do Be­llo, so­cio de Agro­coal, una de ellas, se de­fien­de di­cien­do que “la gen­te es en­vi­dio­sa. Mu­chos di­cen que es­ta­mos pin­chan­do acuí­fe­ros y con­ta­mi­nan­do el agua, pe­ro na­da que ver, acá el agua que se in­fil­tra es muy po­ca”. Co­mo sea, las aguas de El Tir­que, de las que se sur­te el acue­duc­to del mu­ni­ci­pio de So­cha, mues­tran el Ín­di­ce de Riesgo de la Ca­li­dad del Agua pa­ra Con­su­mo Hu­mano más al­to de la zo­na y el se­gun­do más al­to de Bo­ya­cá, se­gún da­tos de 2016.

Malos ma­ne­jos

Mu­chos cam­pe­si­nos que vi­ven en lo más al­to de Pis­ba siguen sa­can­do su ga­na­do a pas­tar en zo­nas de pá­ra­mo vir­gen. Son po­cos los que, co­mo Car­los Már­quez, tie­nen la op­ción de po­ner sus 400 hec­tá­reas a la ven­ta e ir­se a tra­ba­jar de­ba­jo de la lí­nea de pá­ra­mo –aun­que no hay có­mo, ya que an­te la even­tua­li­dad de una de­li­mi­ta­ción, na­die quie­re com­prar­las. Él es­pe­ra, al me­nos, tres mi­llo­nes por hec­tá­rea, pe­ro la ven­ta no sa­le ni por ese pre­cio–. Már­quez sa­be que la úni­ca op­ción es que las com­pre el Es­ta­do. Es­to es, de he­cho, lo que pi­den mu­chos de los due­ños de pá­ra­mo vir­gen. Si no se pue­de to­car la tie­rra, que el mu­ni­ci­pio se en­car­gue de ella y les re­co­noz­can su va­lor. “Uno no en­tien­de, si no se po­día vi­vir acá, pa­ra qué pu­sie­ron es­cue­las en el pá­ra­mo (hay dos), y pa­ra qué nos pu­sie­ron luz, y sin que lo pi­dié­ra­mos si­quie­ra”, cuen­ta Ca­mi­lo Cruz, otro ha­bi­tan­te de la ve­re­da de San­ta Bár­ba­ra, en Tas­co. Una vez de­gra­da­do el eco­sis­te­ma de pá­ra­mo, es­te pue­de tardar mu­cho en re­cu­pe­rar­se. De­pen­de de la zo­na, la in­ten­si­dad y el ti­po de ex­plo­ta­ción, di­ce Car­los Sarmiento, pe­ro, en general, “allá los tiem­pos de re­cu­pe­ra­ción son muy di­fe­ren­tes. La ac­ti­vi­dad mi­ne­ra en el pá­ra­mo de Chin­ga­za fi­na­li­zó en los años se­ten­ta, y has­ta hoy la re­cu­pe­ra­ción de la zo­na es ape­nas un pa­que­ti­co de mus­go pe­que­ño. Na­da que ver con lo que era. Y eso es po­co; en algunos ca­sos, el da­ño es irre­ver­si­ble”.

Edu­car más que prohi­bir

Lo ex­tra­ño es que la ma­yo­ría de cam­pe­si­nos en­tien­den que la de­li­mi­ta­ción sí se de­be ha­cer, pe­ro in­sis­ten en que de­be ha­cer­se con la co­mu­ni­dad. “Acá ha cam­bia­do la cul­tu­ra. An­tes la gen­te lle­ga­ba y tum­ba­ba frai­le­jo­nes pa­ra ha­cer po­tre­ro. Ya no. Uno qui­zás no es el más cons­cien­te, pe­ro sí en­tien­de un po­qui­to, y sa­be que si cui­da la fuen­te de agua eso lo va a be­ne­fi­ciar”, di­ce Mar­tín Sa­la­man­ca, ad­mi­nis­tra­dor de una fin­ca en la ve­re­da Dai­ta, en Gá­me­za. En el mu­ni­ci­pio de Tas­co, por ejem­plo, los gru­pos am­bien­ta­lis­tas mon­ta­ron hace dos años un pa­ro en la vía pa­ra sa­car a la mi­ne­ra Hun­za Coal por ex­plo­tar en el pá­ra­mo. Mau­ri­cio Re­yes, uno de los ma­ni­fes­tan­tes y hoy con­ce­jal del mu­ni­ci­pio, cuen­ta que lo­gra­ron, “a pun­ta de que­jas a Cor­po­bo­ya­cá y vi­si­tas a me­dios, que las au­to­ri­da­des al fin se atra­ve­sa­ran”. Y en So­cha es­tá el ca­so del pro­fe­sor Cam­po Elías Her­nán­dez co­mo mues­tra de que en la zo­na ca­da vez hay mayor con­cien­cia me­dioam­bien­tal. Pa­ra Car­los Sarmiento, las co­sas van por buen ca­mino: la Ley de Pá­ra­mos, co­mo el fa­llo del Tri­bu­nal Ad­mi­nis­tra­ti­vo de Bo­ya­cá, su­gie­re la ne­ce­si­dad de ayu­dar a cam­biar po­co a po­co el mo­do de vi­da de los cam­pe­si­nos. Eso sí, “el ma­ne­jo tiene que ser di­fe­ren­cial. De­be ha­ber una zo­ni­fi­ca­ción que re­co­noz­ca unas áreas de conservación es­tric­ta, pe­ro otras de uso sos­te­ni­ble”. En ese sen­ti­do, el con­ce­jal Mau­ri­cio Re­yes ase­gu­ra que “se pue­de ha­cer un cam­bio de ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va, lo que no se pue­de es que sea de un día pa­ra otro. Tiene que ser con apo­yo téc­ni­co del Es­ta­do”. Re­yes es­tá a la es­pe­ra de ver “qué se in­ven­ta el go­bierno”. Eso sí, pa­ra él, la co­sa no se lo­gra mien­tras el Es­ta­do quie­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de­trás de un es­cri­to­rio, sin me­ter­se la mano al bol­si­llo pa­ra apo­yar la re­con­ver­sión pro­duc­ti­va de los cam­pe­si­nos y sin me­ter­se los pies en las bo­tas, pa­ra recorrer la re­gión de prin­ci­pio a fin.

“Pa­ra el Hum­boldt, la de­li­mi­ta­ción era una de­ci­sión más po­lí­ti­ca que téc­ni­ca, ya que se pue­de ha­cer por di­fe­ren­tes va­ria­bles”. Car­los Sarmiento

El com­ple­jo de pá­ra­mos de Pis­ba es el úni­co que fal­ta por de­li­mi­tar de los 36 que hay en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.