Ban­cos ‘fre­nan’ au­tos usa­dos

Pri­ma, ta­sa y pla­zo cas­ti­gan a clien­tes que bus­can ca­rros más vie­jos

El Financiero (Costa Rica) - - Portada - Ma­ría Fer­nan­da Cis­ne­ros ma­ria.cis­ne­ros@el­fi­nan­cie­rocr.com

Al com­prar un vehícu­lo, la pri­me­ra du­da es si bus­ca un mo­de­lo ce­ro ki­ló­me­tros o uno usa­do.

En esa de­ci­sión, en­tra­rán en jue­go di­fe­ren­tes fac­to­res, co­mo el cos­to del man­te­ni­mien­to, pe­ro, sin du­da, la ofer­ta de fi­nan­cia­mien­to se­rá lo que más de­ter­mi­ne su de­ci­sión.

Los ban­cos cuen­tan con cré­di­tos di­fe­ren­cia­dos pa­ra vehícu­los nue­vos y usa­dos, pe­ro los gran­des be­ne­fi­cia­dos son los mo­de­los de las agen­cias, mien­tras que los de ma­yor an­ti­güe­dad son cas­ti­ga­dos pues re­pre­sen­tan un ma­yor ries­go, al tra­tar­se de un bien más de­pre­cia­do.

Por la mis­ma ra­zón, la ban­ca se ha en­fo­ca­do en brin­dar me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra que el con­su­mi­dor pue­da y pre­fie­ra ad­qui­rir un vehícu­lo del año.

En la ofer­ta, la pri­me­ra di­fe­ren­cia es­tá en el por­cen­ta­je del va­lor del vehícu­lo que le fi­nan­cia­rá un ban­co –lo que tam­bién de­ter­mi­na­rá la pri­ma que de­be can­ce­lar el clien­te–.

Di­cho por­cen­ta­je es más ba­jo pa­ra mo­de­los usa­dos, lo que sig­ni­fi­ca una pri­ma más al­ta pa­ra el clien­te.

El se­gun­do pun­to por des­ta­car es que los ban­cos ofre­cen un me­nor pla­zo pa­ra el fi­nan­cia­mien­to de un vehícu­lo usa­do. En es­te sen­ti­do, la cuo­ta ten­de­rá a ser más al­ta que la de un mo­de­lo nue­vo.

Las ta­sas de in­te­rés tam­bién mues­tran una di­fe­ren­cia­ción, por lo que, en al­gu­nos ca­sos, son más al­tas pa­ra au­tos más vie­jos.

En otros ca­sos, el clien­te que ne­ce­si­ta un ca­rro usa­do no es castigado pues, du­ran­te un pe­rio­do (uno o dos años), tie­ne ta­sa fi­ja, aun­que, lue­go de ese pla­zo, cuan­do la ta­sa pa­sa a ser va­ria­ble, sí se mues­tra un por­cen­ta­je más al­to en com­pa­ra­ción con las au­tos nue­vos.

Es­tas con­di­cio­nes se re­fle­jan en el com­por­ta­mien­to del co­mer­cio de au­tos.

De las 55.000 uni­da­des que se im­por­tan por año al país, el 65% co­rres­pon­de a au­tos nue­vos y so­lo el 35% res­tan­te a usa­dos. Ha­ce cin­co años la re­la­ción era in­ver­sa, ex­pli­có Jo­sé Carballo, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Cos­ta­rri­cen­se Au­to­mo­triz.

Las fe­rias de au­tos co­mo la Ex­po­mó­vil mues­tran que la ban­ca lan­za con­di­cio­nes atrac­ti­vas pa­ra mo­de­los nue­vos, mien­tras que los au­tos usa­dos cho­can con con­di­cio­nes que des­ani­man la com­pra de mo­de­los, aun­que sean re­cien­tes.

Los im­por­ta­do­res de au­tos usa­dos tam­bién han lle­va­do a ca­bo fe­rias que ayu­dan a di­na­mi­zar las ven­tas, pe­ro sin con­tar con una par­ti­ci­pa­ción tan vo­lu­mi­no­sa, aña­dió Carballo.

Pri­ma, pla­zo y ta­sas

Si es­tá du­dan­do en­tre com­prar a cré­di­to un vehícu­lo usa­do o un mo­de­lo ce­ro ki­ló­me­tros, ten­drá que va­lo­rar as­pec­tos bá­si­cos co­mo la pri­ma, la cuo­ta men­sual en fun­ción del pla­zo del cré­di­to, la ta­sa de in­te­rés y los re­qui­si­tos.

La pri­ma se­rá ma­yor (en pro­por­ción al va­lor del au­to) si com­pra un au­to usa­do.

Las en­ti­da­des ban­ca­rias fi­nan­cian en­tre el 60% y el 75% del pre­cio del vehícu­lo, lo que ubi­ca la pri­ma en­tre un 25% y un 40%.

Ese por­cen­ta­je va­ria­rá de acuer­do con los años de an­ti­güe­dad del au­to, por lo que cuan­to más vie­jo sea el mo­de­lo, me­nor se­rá el mon­to que le fi­nan­cia­rá el ban­co, en la ma­yo­ría de ca­sos.

La ex­cep­ción se da en el Ban­co de Cos­ta Ri­ca (BCR), que fi­nan­cia has­ta el 100% del au­to, siem­pre que brin­de una ga­ran­tía adi­cio­nal, y tam­bién en Sco­tia­bank, que le fi­nan­cia­rá has­ta el 80%.

En los vehícu­los nue­vos, el fi­nan­cia­mien­to ron­da en­tre el 80% y 100% (en es­te ca­so tam­bién en el BCR), por lo que la pri­ma se re­du­ce a un 20% del va­lor del au­to o a 0%.

Por ejem­plo, pa­ra un vehícu­lo nue­vo con un va­lor de $20.000, la pri­ma ron­da­ría los $4.000, pe­ro en un mo­de­lo con uno o dos años de an­ti­güe­dad, po­dría su­bir a $5.000.

Si el au­to tie­ne más de cin­co años de an­ti­güe­dad, la pri­ma se­ría de $8.000, pe­ro de­pen­de­rá de la en­ti­dad ban­ca­ria que se­lec­cio­ne.

Res­pec­to a la cuo­ta men­sual, es­ta ten­de­rá a ser ma­yor y a un pla­zo me­nor.

La ofer­ta del mer­ca­do ofre­ce un pla­zo má­xi­mo de 84 me­ses (7 años), en el ca­so de La­fi­se pa­ra au­tos del año 2012 al 2015; en Pro­mé­ri­ca, pa­ra mo­de­los de 2010 en ade­lan­te, y Sco­tia­bank pa­ra mo­de­los re­cien­tes. El lap­so se acor­ta­rá se­gún la an­ti­güe­dad del vehícu­lo.

Más allá de es­tos tres ca­sos, el res­to del mer­ca­do ofre­ce un pla­zo má­xi­mo de 60 me­ses (5 años), in­clui­da la ofer­ta de lea­sing a car­go de la Fi­nan­cie­ra Desy­fin, y los ban­cos Da­vi­vien­da y Sco­tia­bank.

El ter­cer as­pec­to por eva­luar es el in­te­rés que le co­bra­rán por el prés­ta­mo.

El fi­nan­cia­mien­to de au­tos usa­dos per­ci­be un gol­pe fuer­te en las ta­sas de in­te­rés, tan­to en la ta­sa fi­ja co­mo en la ta­sa va­ria­ble, en la ma­yo­ría de ca­sos.

La ofer­ta en dó­la­res si­gue sien­do la pre­fe­ri­da por el con­su­mi­dor por­que, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, con­ti­núa mos­tran­do la ta­sa más ba­ja, y exis­ten di­fe­ren­cias de has­ta tres pun­tos por­cen­tua­les en­tre vehícu­los nue­vos y usa­dos.

En au­tos usa­dos, las ta­sas de in­te­rés se ini­cian en 6,20% los pri­me­ros 24 me­ses, en el ca­so del Ban­co Na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca (BNCR), que man­tie­ne las mis­mas ta­sas in­de­pen­dien­te­men­te de si el au­to es ce­ro ki­ló­me­tros o no. La ta­sa más al­ta la ofre­ce el BCR (8,50%).

En co­lo­nes, tam­bién pa­ra au­tos usa­dos, la ofer­ta arran­ca en 8,50% en Sco­tia­bank y al­can­za has­ta 12% en el BCR.

En el ca­so de los vehícu­los nue­vos, el in­te­rés en la mo­ne­da es­ta­dou­ni­den­se co­mien­za en 5,50%, de igual ma­ne­ra los pri­me­ros dos años y la más al­ta es de 7%.

En la mo­ne­da na­cio­nal tam­bién pa­ra au­tos nue­vos, la ta­sa em­pie­za en 7,2% mien­tras que el to­pe es de 8,80%, ofre­ci­das por el BCR y el BNCR, res­pec­ti­va­men­te.

En cuan­to a los re­qui­si­tos, son muy si­mi­la­res en­tre las en­ti­da­des. La di­fe­ren­cia es que con au­tos usa­dos, el ban­co rea­li­za­rá un ava­lúo, más si la ven­ta del ca­rro se rea­li­za en­tre ter­ce­ros.■■

ADRIAN SO­TO EF

Com­pe­ten­cia. La co­mer­cia­li­za­ción de vehícu­los nue­vos lle­va las de ga­nar en lo que a la ofer­ta fi­nan­cie­ra res­pec­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.