Fon­dos pa­ra in­no­var con cuen­ta­go­tas

Con­tra­lo­ría ad­vier­te de len­ta eje­cu­ción

El Financiero (Costa Rica) - - Tecnología - Car­los Cor­de­ro Pé­rez car­los.cor­de­ro@el­fi­nan­cie­rocr.com

Los re­cur­sos pa­ra cien­cia e in­no­va­ción nun­ca han si­do su­fi­cien­tes y siem­pre han te­ni­do di­fi­cul­ta­des pa­ra lle­gar con flui­dez a las em­pre­sas y a los la­bo­ra­to­rios.

Lo an­te­rior se jus­ti­fi­ca en el des­equi­li­brio en­tre la de­man­da de re­cur­sos y las ca­pa­ci­da­des ins­ti­tu­cio­nes.

El 1 de abril del 2014, se apro­bó el Pro­gra­ma de In­no­va­ción y Ca­pi­tal Hu­mano pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad (PIIN), fi­nan­cia­do con un cré­di­to de $35 mi­llo­nes otor­ga­do por el Ban­co In­ter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID).

La idea era apo­yar pro­yec­tos de in­no­va­ción de pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas (py­mes) y otor­gar be­cas pa­ra la for­ma­ción de re­cur­sos hu­ma­nos avan­za­dos. La eje­cu­ción que­dó a car­go del Mi­nis­te­rio de Cien­cia, Tec­no­lo­gía y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (Mi­citt).

Dos años des­pués, aún es­tá dis­po­ni­ble el 82% de los re­cur­sos, ape­nas se han apro­ba­do pro­yec­tos y be­cas por $9 mi­llo­nes y, de ellos, so­lo se han pa­ga­do $2,4 mi­llo­nes.

Un in­for­me de la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca –ba­sa­do en una au­di­to­ría con­clui­da el 31 de di­ciem­bre y pre­sen­ta­do a fi­na­les de abril pa­sa­do– es con­tun­den­te: hay una len­ta eje­cu­ción.

Aun­que se re­co­no­ce que en los pri­me­ros me­ses del 2016 se au­men­ta­ron los re­cur­sos uti­li­za­dos, la Con­tra­lo­ría sos­tie­ne que la can­ti­dad “es li­mi­ta­da” y que re­quie­re una aten­ción prio­ri­ta­ria del Mi­citt.

El mi­nis­tro de la car­te­ra, Mar­ce­lo Jen­kins, ar­gu­men­ta que más bien pa­ra el BID hay un avan­ce “más que sa­tis­fac­to­rio”, pues en 36 me­ses se al­can­zó el 26% del mon­to (los $9 mi­llo­nes). Re­co­no­ce que hu­bo “un le­ve atra­so” de se­tiem­bre a di­ciem­bre pa­sa­dos, que se ha­bría sub­sa­na­do en los pri­me­ros me­ses del 2016.

Pa­ra el Mi­citt, la len­ti­tud tie­ne que ver con la can­ti­dad de so­li­ci­tu­des de py­mes y de be­cas re­ci­bi­das. “La ra­zón fun­da­men­tal del re­tra­so ra­di­ca en el éxi­to en la par­ti­ci­pa­ción”, di­jo Jen­kins.

De he­cho, el Mi­citt des­ta­có que se re­ci­bie­ron 451 so­li­ci­tu­des en cua­tro con­vo­ca­to­rias, 341% más que la me­ta plan­tea­da.

Mal en­dé­mi­co

A fi­na­les de la dé­ca­da de los 80, se ha­bía apro­ba­do un pri­mer em­prés­ti­to del BID pa­ra el Pro­gra­ma de Cien­cia y Tec­no­lo­gía, el cual es­tu­vo a car­go del Con­se­jo Na­cio­nal de Rec­to­res y el Con­se­jo Na­cio­nal pa­ra In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas y Tec­no­ló­gi­cas (Co­ni­cit).

La eje­cu­ción tam­po­co fue ágil. El re­za­go de los des­em­bol­sos tar­dó 10 años, seis más de los cua­tro pre­vis­tos, de­bi­do a la len­ta eje­cu­ción y al des­fa­se de las pró­rro­gas pa­ra el cie­rre del pro­gra­ma.

Esa ex­pe­rien­cia pe­só –se­gún el mi­nis­tro– pa­ra que en la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior, la Asam­blea Le­gis­la­ti­va de­ci­die­ra que la uni­dad eje­cu­to­ra fue­ra el Mi­citt.

La Con­tra­lo­ría apun­ta aho­ra a va­rias de­bi­li­da­des de ges­tión, que in­clu­ye la fal­ta de li­nea­mien­tos for­ma­les y de sis­te­mas de in­for­ma­ción y de re­gis­tro. Jen­kins di­jo que es­tán aten­dien­do las re­co­men­da­cio­nes del in­for­me. k Vea re­cua­dro “Pun­to por pun­to”.

En­tre ellas, sin du­da, pe­sa la fal­ta de per­so­nal en la uni­dad eje­cu­to­ra del Mi­nis­te­rio, en la que ape­nas hay un ana­lis­ta fi­nan­cie­ro, un ase­sor le­gal, un asis­ten­te y un coor­di­na­dor. Ya se pi­die­ron pla­zas adi­cio­na­les a la Au­to­ri­dad Pre­su­pues­ta­ria, pe­ro la crea­ción de es­tos pues­tos es­tá su­je­ta a las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de con­ten­ción del gas­to que apli­ca el Go­bierno.

En el pro­ce­so de apro­ba­ción se re­ci­be el apo­yo de la Pro­mo­to­ra de Co­mer­cio Ex­te­rior, el Co­ni­cit, la Co­mi­sión de In­cen­ti­vos y el BID, en­ti­da­des que, jun­to al Mi­nis­te­rio, de­ben ve­ri­fi­car re­qui­si­tos y que se cum­pla la nor­ma­ti­va del Es­ta­do y el mis­mo Ban­co “en to­das las eta­pas del pro­ce­so pa­ra ga­ran­ti­zar la trans­pa­ren­cia” que de­ben cum­plir las asig­na­cio­nes.

En al­gu­nos ca­sos, se han pre­sen­tan­do di­fe­ren­cias de cri­te­rios, so­bre to­do, en so­li­ci­tu­des de be­cas que el Co­ni­cit ha­bía re­cha­za­do por­que –en su cri­te­rio– no se re­la­cio­na­ban con las áreas prio­ri­ta­rias de­fi­ni­das en el Plan Na­cio­nal de Cien­cia, Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción.

Sin em­bar­go, lue­go el Mi­citt ha­bría com­pro­ba­do que las be­cas eran pa­ra pro­gra­mas don­de se “so­bre­pa­sa­ba” el por­cen­ta­je re­que­ri­do de ma­te­rias de cien­cia, tec­no­lo­gía e in­no­va­ción. De ahí que se aco­gie­ra la re­co­men­da­ción y se apro­ba­ra la be­ca.

Des­pués vie­ne el cal­va­rio pa­ra que se con­cre­te el be­ne­fi­cio. Por ejem­plo, en dos con­vo­ca­to­rias se re­ci­bie­ron 77 pro­yec­tos de py­mes y se apro­ba­ron 65, sie­te ve­ces más de lo pre­vis­to Ala fe­cha, ape­nas se han for­ma­li­za­do cin­co con­tra­tos.

Los mis­mos des­fa­ces se pre­sen­tan al apro­bar las be­cas. La me­ta ori­gi­nal era lle­gar a 123 be­ne­fi­cia­rios en el 2015. Co­mo pro­duc­to de dos con­vo­ca­to­rias, se re­ci­bie­ron 374 so­li­ci­tu­des, se re­co­men­dó ad­ju­di­car 305 y ape­nas se ha for­ma­li­za­do me­nos de una ter­ce­ra par­te de los con­tra­tos.■■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.