Los in­ver­sio­nis­tas aban­do­nan Mé­xi­co en me­dio de un de­rrum­be de la mo­ne­da

El Financiero (Costa Rica) - - The Wall Street Journal Americas -

opues­ta al pre­cio, han sal­ta­do de 6% an­tes de la vic­to­ria de Trump a cer­ca de 7,68%. Los pre­cios de los ac­ti­vos me­xi­ca­nos po­drían sen­tir nue­vas pre­sio­nes en las pró­xi­mas se­ma­nas, es­ti­man ana­lis­tas e in­ver­sio­nis­tas, a me­di­da que los no­mi­na­dos al ga­bi­ne­te de Trump de­ta­llen sus pos­tu­ras en sus com­pa­re­cen­cias an­te el Con­gre­so.

“Una re­ne­go­cia­ción del Naf­ta bá­si­ca­men­te ani­qui­la­ría el mo­de­lo de cre­ci­mien­to de Mé­xi­co”, di­ce Juan Car­los Ro­da­do, di­rec­tor de in­ves­ti­ga­ción de Amé­ri­ca La­ti­na del ban­co de inversión Na­ti­xis. “Es­to se­ría muy ne­ga­ti­vo pa­ra la con­fian­za de los in­ver­sio­nis­tas”.

Es­te cam­bio de suer­te mues­tra có­mo Mé­xi­co po­dría es­tar pa­gan­do el pre­cio de vol­ver­se de­ma­sia­do de­pen­dien­te de un so­cio co­mer­cial. Cer­ca de 80% de las ex­por­ta­cio­nes me­xi­ca­nas se di­ri­gen a EE.UU.

Los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros fue­ron ven­de­do­res ne­tos de US$1.400 mi­llo­nes de deu­da me­xi­ca­na a cor­to pla­zo en di­ciem­bre, re­du­cien­do sus te­nen­cias en 11,3%, se­gún da­tos de Na­ti­xis y el Ban­co de Mé­xi­co. Se tra­ta de la ma­yor ola de ventas en un mes en ca­si 10 años en tér­mi­nos por­cen­tua­les.

La eco­no­mía me­xi­ca­na po­dría caer en re­ce­sión, con­tra­yén­do­se has­ta 3,3% en 2017 si EE.UU. im­po­ne con­di­cio­nes co­mer­cia­les más es­tric­tas, es­ti­ma Ro­da­do. La eco­no­mía de Mé­xi­co cre­ció 2,1% el año pa­sa­do. Ca­si 30% del Pro­duc­to In­terno Bru­to pro­vie­ne del co­mer­cio con EE.UU., cal­cu­la Na­ti­xis.

La ca­li­fi­ca­do­ra de ries­go Fitch Ra­tings re­du­jo a prin­ci­pios de di­ciem­bre su pers­pec­ti­va pa­ra la deu­da a lar­go pla­zo de Mé­xi­co de es­ta­ble a ne­ga­ti­va, una se­ñal de que la de­pre­cia­ción de la di­vi­sa a cau­sa de la vic­to­ria de Trump ha in­cre­men­ta­do la in­cer­ti­dum­bre al ex­tre­mo de que pue­de lle­gar a gol­pear las fi­nan­zas pú­bli­cas de Mé­xi­co.

La ines­ta­bi­li­dad del pe­so ya ha ele­va­do la in­fla­ción y pro­vo­ca­do do­lo­res de ca­be­za a pe­que­ños em­pre­sa­rios co­mo Abraham Bleier, fun­da­dor de la ca­de­na de res­tau­ran­tes y pas­te­le­rías Ga­ra­ba­tos. Bleier, que po­see unos 35 lo­ca­les en Ciu­dad de Mé­xi­co y Que­ré­ta­ro, pre­ten­día inau­gu­rar dos lo­ca­les al año, pe­ro tu­vo que con­ge­lar sus pla­nes de­bi­do a que las fluc­tua­cio­nes de la di­vi­sa au­men­ta­ron sus cos­tos.

Los pre­cios de la man­te­qui­lla y el cho­co­la­te que im­por­ta des­de Nue­va Ze­lan­da y Sui­za, y por los que pa­ga en dó­la­res, subie­ron más de 40% a lo lar­go de cua­tro me­ses el año pa­sa­do, lo que ele­vó el cos­to de sus ga­lle­tas y pas­te­les.

“Pue­do su­bir los pre­cios, pe­ro si la gen­te no tie­ne el di­ne­ro, no pa­ga­rán. Es una es­pi­ral ne­ga­ti­va”, di­ce. “Ver el va­lor de tu ne­go­cio de­va­lua­do 40% o 50% en tér­mi­nos de dó­la­res, sin que tenga na­da que ver, sin que ha­ya co­me­ti­do un error, es muy frus­tran­te”.

Los ges­to­res de fon­dos que tra­ba­jan con ac­ti­vos de­no­mi­na­dos en pe­sos tam­bién es­tán asus­ta­dos. La aus­tra­lia­na Mac­qua­rie In­fras­truc­tu­re & Real As­sets, que in­vier­te en in­fra­es­truc­tu­ra en Mé­xi­co, pla­nea­ba re­cau­dar has­ta 10.000 mi­llo­nes de pe­sos (US$459 mi­llo­nes) en sep­tiem­bre, pe­ro tu­vo que sus­pen­der la ini­cia­ti­va lue­go de la vic­to­ria de Trump y aho­ra pre­vé que sea aún más di­fí­cil le­van­tar fon­dos.

Una di­vi­sa dé­bil a me­nu­do aca­rrea be­ne­fi­cios al ha­cer que las ex­por­ta­cio­nes de un país sean más com­pe­ti­ti­vas, pe­ro la caí­da del pe­so qui­zás no im­pul­se a la eco­no­mía me­xi­ca­na tan­to co­mo lo ha­ría una de­va­lua­ción en otra eco­no­mía emer­gen­te. Si Trump cum­ple con su ame­na­za de im­po­ner nue­vos aran­ce­les a los bie­nes me­xi­ca­nos si el país no ajus­ta sus tér­mi­nos co­mer­cia­les, los gra­vá­me­nes po­drían com­pen­sar par­cial­men­te la ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va de un pe­so más dé­bil, advierten los eco­no­mis­tas.

“Si se im­po­nen aran­ce­les, los ex­por­ta­do­res me­xi­ca­nos se­rán me­nos ren­ta­bles”, di­ce Alberto Ra­mos, eco­no­mis­ta je­fe pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca de Gold­man Sachs Group Inc.

Luis de la Ca­lle, un ex fun­cio­na­rio de co­mer­cio de Mé­xi­co, se­ña­la que los co­men­ta­rios y po­lí­ti­cas de Trump que han cau­sa­do el des­cen­so del pe­so po­drían vol­ver­se en su con­tra. Es­tas me­di­das mer­ma­rían la ca­pa­ci­dad de los me­xi­ca­nos de com­prar bie­nes es­ta­dou­ni­den­ses, lo cual po­dría ex­pan­dir el dé­fi­cit co­mer­cial de EE.UU. Ade­más, la de­pre­cia­ción del pe­so alen­ta­ría una ma­yor mi­gra­ción de in­do­cu­men­ta­dos si la eco­no­mía me­xi­ca­na tam­ba­lea. “Trump es­tá ma­ni­pu­lan­do la di­vi­sa de Mé­xi­co a tra­vés de sus tuits, en con­tra de los in­tere­ses de EE.UU.”, ma­ni­fies­ta De la Ca­lle.

Gorky Ur­quie­ta, co­di­rec­tor de deu­da de mer­ca­dos emer­gen­tes de Neu­ber­ger Ber­man, con­si­de­ra que el ban­co central me­xi­cano lo­gra­rá fre­nar el des­cen­so del pe­so. El ges­tor re­cien­te­men­te can­ce­ló sus apues­tas con­tra el pe­so, ase­gu­ran­do que es­tá sub­va­lua­do, aun­que agre­ga que has­ta que no se acla­re la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se, no se ve­rá una re­cu­pe­ra­ción sus­tan­cial.

Du­ran­te dé­ca­das, la eco­no­mía me­xi­ca­na os­ci­ló en­tre ci­clos de au­ge y caí­da, al igual que mu­chos paí­ses emer­gen­tes. Eso co­men­zó a cam­biar en 1994 con el Naf­ta, el cual im­pul­só los in­gre­sos por ex­por­ta­cio­nes de Mé­xi­co e hi­zo que sus com­pa­ñías fue­ran me­nos vul­ne­ra­bles a la dis­mi­nu­ción del ape­ti­to chino por ma­te­rias pri­mas que las de paí­ses co­mo Bra­sil y Chi­le.

En 1995, EE.UU. coor­di­nó un res­ca­te de Mé­xi­co por US$50.000 mi­llo­nes, lue­go de que una mal ad­mi­nis­tra­da de­va­lua­ción del pe­so pro­du­jo una re­ce­sión. Es­ta vez, di­ce Win Thin, es­tra­te­ga de mer­ca­dos emer­gen­tes de Brown Brot­hers Ha­rri­man & Co., los in­ver­sio­nis­tas no de­be­rían con­tar con que EE.UU. sal­ga al res­ca­te de Mé­xi­co. “Trump tie­ne una re­la­ción muy ten­sa con Mé­xi­co y pro­ba­ble­men­te sea mu­cho me­nos coope­ra­ti­vo en tér­mi­nos de ayu­da bi­la­te­ral”, ase­ve­ra.

—David Luh­now y Ant­hony Ha­rrup con­tri­bu­ye­ron a es­te ar­tícu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.